Páginas vistas en total

miércoles, 3 de septiembre de 2008

CENSURA

Cuando leo este tipo de noticias me pongo de mal humor y me repito la misma pregunta, hasta cuando los seres humanos seguiran haciendo uso de la censura?, la señora de la noticia evidentemente no entiende nada de arte y es simplemente una mas de los millones de censores con los que convivimos, como cubano lo se perfectamente, la represion no viene siempre de los regimenes dictatoriales o seudodemocraticos, la principal censura la aplican y transmiten los ignorantes,los manipuladores, los intolerantes y los imbeciles.



El artista asiático Terence Koh deberá responder ante la Justicia británica por atentar contra la moral y las buenas costumbres

03/09/2008 | Actualizada a las 15:52h
Londres. (dpa) - Después del sapo crucificado en Italia, ahora es un Jesucristo con una erección el que causa indignación entre cristianos en el Reino Unido.

Un museo británico que expuso la obra del artista asiático Terence Koh deberá responder ante la Justicia por atentar contra la moral y las buenas costumbres. Además de Jesucristo, la instalación "Gone, Yet Still" expuesta en el Centro Báltico de Arte Contemporáneo en Gateshead, en el noreste de Inglaterra, también incluía al ratón Mickey y a ET con erecciones.

La cristiana Emily Mapfuwa se sintió herida en sus sentimientos religiosos e inició medidas legales. La mujer de 40 años añadió que el museo no se habría atrevido a exhibir a Mahoma de esa manera.

Un portavoz del museo confirmó que se presentó una demanda por lo civil. La pena máxima por el delito es de seis meses de cárcel y 5.000 libras de multa.

El centro de asesoramiento legal a cristianos Christian Legal Centre, que apoya la demanda, aseguró que la escultura "no tenía otro objetivo que ofender a los cristianos y calumniar a Cristo".

El Centro Báltico ya fue noticia en el pasado en varias ocasiones por exposiciones controvertidas. Hace pocos días, una escultura de una rana crucificada expuesta en el Museo de Arte Moderno de Bolzano generó fuertes protestas, incluso del papa Benedicto XVI.

El consejo de la fundación del museo decidió mantener en exposición la obra del artista Martin Kippenberger, pese a que el Papa dijo que la escultura agrede los sentimientos religiosos de muchas personas.