Páginas vistas en total

domingo, 29 de noviembre de 2009

Referendum

Pues ya se celebro el referendum aca, los votantes aprobaron la prohibicion de construir minaretes y votaron en contra de prohibir la exportacion de armas de guerra, cada pueblo recibe lo que merece, ya veremos que nos trae el futuro, pero consecuencias seguro que habran

Carteles de promoción del referéndum. Foto: M.M.
Meritxell Mir Zúrich

El comercio de armas suizas, a referéndum

Actualizado sábado 28/11/2009 19:48 horas

Suiza no es sólo sede de organizaciones internacionales que velan por la paz y los derechos humanos, sino también de importantes empresas de armamento que exportan a países que no respetan esos mismos derechos humanos. Pakistán fue, por ejemplo, el principal importador de armas suizas el año pasado.

"Suiza no es consecuente", asegura Joseph Lang, diputado del Partido Verde. "Cada año, la Confederación Helvética se gasta 180 millones de francos suizos [120 millones de euros] en países en vías de desarrollo. Esos mismos países, después, nos compran armas por valor de 150 millones [100 millones de euros]", añade el líder de los verdes en el Comité de Seguridad Nacional.

El Grupo por una Suiza sin Armas (GSoA, por sus siglas en francés) lleva un cuarto de siglo luchando por un país alejado de la violencia. En 2007, reunió las 100.000 firmas necesarias para celebrar el referéndum vinculante de este domingo. El principal objetivo de la iniciativa es acabar con las contradicciones del país alpino y contribuir "sin hipocresías" a la paz en el mundo.

Suiza es el segundo productor de armas per cápita del mundo, y las cuatro compañías que operan en el país (RUAG, Pilatus, MOWAG y Oerlikon Contraves) lideran varios sectores del negocio armamentístico. RUAG, 100% pública, es la empresa exportadora de munición para armas pequeñas más grande de Europa.

Los escándalos han salpicado en más de una ocasión al gigante aeronáutico Pilatus. "Sus aviones vendidos para fines civiles son posteriormente armados", dice el activista de Goza Andreas Weibel, quien recuerda que se han utilizado contra civiles en Myanmar, en Angola y en el Kurdistán iraquí, por parte de Sadam Hussein.

La última provocación fue la venta de un Pilatus PC-9 a Chad en 2006, a pesar de las advertencias del GSoA al Gobierno para que no autorizara la operación. El Ejecutivo hizo oídos sordos y, finalmente, se descubrió que el avión había sido utilizado para bombardear a la población civil en Darfur.

"Lo hicieron en contra de lo que estaba estipulado en el contrato", dice Christen Ruedi, portavoz de Swissmem, la organización que aglutina a más de mil empresas del sector metalúrgico y electrónico. "También se le puede dar un uso perverso a un chuchillo, y no por eso vamos a detener la producción de cuchillos", agrega Ruedi.

La actual ley que regula el comercio de armas en Suiza es de las más estrictas de Europa... por lo menos, sobre el papel. La normativa se endureció a finales de 2008, aunque este año acabará con Arabia Saudí como mayor importador de armas suizas.

"No creo que esta prohibición tuviera demasiado impacto en el mundo", dice Urs Rellstab, miembro ejecutivo de la federación de empresas suizas Economiesuisse, quien apunta que es Estados Unidos quien controla el 70% del comercio mundial de armas.

La crisis económica, su aliado
En 2008, Suiza exportó material de guerra por valor de 722 millones de francos (480 millones de euros) a 72 países. Esta cifra supone menos de un 0,5% del total de las exportaciones del país y alrededor de un 0,1% de su PIB.

Aun así, tanto el Gobierno —que ha recomendado el 'no' a los votantes—, como las organizaciones empresariales tienen en la crisis económica su mejor aliado. El paro en el país alpino roza el 5%, una cifra a la que no están acostumbrados los habitantes de este país de economía robusta. Por eso, la pérdida de entre 5.000 y 10.000 puestos de trabajo que supondría el 'sí' asusta a los suizos.

"Entiendo la preocupación de las personas que se verían afectadas por la prohibición", dice Weibel, aunque asegura que el tamaño de la industria armamentística suiza es tan "pequeña" como la de ventanas de madera.

Ésta será la tercera vez que la Confederación Helvética votará en referéndum la prohibición para exportar armas. En 1972, el 'sí' consiguió su mejor resultado con un 49,7% de los votos. Ese porcentaje descendió hasta el 22,5% en 1997. Tampoco parece que este domingo Suiza vaya a convertirse en el primer país europeo en prohibir el comercio de armas. El último sondeo, llevado a cabo por la televisión pública del país, estima que un 50% de los votantes se decantará por el 'no'.

'No' a las armas pequeñas
El GSoA consiguió recoger este año 100.000 firmas más para la celebración de otro referéndum, en este caso contra las armas de uso personal. A pesar de sus bajos índices de criminalidad, Suiza es un país armado hasta los dientes. Se calcula que en el país helvético hay unos 2,5 millones de armas en manos privadas, la gran mayoría como resultado de la ley que permite que los suizos se queden con el arma una vez acabado su servicio militar.