Páginas vistas en total

jueves, 20 de mayo de 2010

La Iglesia en Cuba mueve fichas

Raúl Castro habla con el cardenal Jaime Ortega sobre la excarcelación de presos políticos en Cuba

El encuentro refuerza la idea del papel que puede ejercer la iglesia como posible mediadora para solucionar el tema de los reos y otros conflictos interno

MAURICIO VICENT - La Habana - 20/05/2010

El presidente de Cuba, Raúl Castro, saluda al cardenal cubano, Jaime Ortega, y al presidente de la Conferencia de Obispos Católicos, Dionisio García Ibáñez.- EFE

El Gobierno de Raúl Castro y la jerarquía de la Iglesia católica siguen dando pasos de acercamiento en momentos en que la excarcelación de los presos políticos enfermos y el tema de los derechos humanos está en el centro del ajedrez político cubano. Después de la mediación exitosa del cardenal Jaime Ortega para que las autoridades permitieran los desfiles dominicales de las Damas de Blanco sin "actos de repudio", hoy raúl Castro se ha reunido con Ortega y el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, Dionisio García, en un nuevo gesto de aproximación. El encuentro, primero de estas características desde que Raúl sustituyó en el mando a Fidel Castro, ha levantado numerosas expectativas y refuerza, según analistas, el papel de la iglesia como posible mediadora para solucionar el tema de los presos y otros conflictos internos.

Ambas partes, eso sí, están actuando con suma discreción. El diario Granma publicaba ayer en primera página una foto de Raúl Castro con los dos altos dignatarios de la iglesia católica, sin embargo la información sobre el encuentro era medidísima: en la reunión, dijo el órgano del Partido Comunista, "se analizaron diversos temas de interés común, en particular el favorable desarrollo de las relaciones entre la Iglesia Católica y el Estado cubano, así como la actual situación nacional e internacional". La Iglesia fue un poco más explícita, y admitió que se abordó abiertamente el asunto de los presos políticos enfermos, cuya liberación reclaman las Damas de Blanco, la disidencia y también la jerarquía católica por razones humanitarias.

"Ese tema se tocó y creo que de ambas partes hay disposición...", ha afirmado García, arzobispo de Santiago de Cuba, después del encuentro. En declaraciones a varios medios de prensa desde Santiago, García ha añadido que todavía es pronto para hablar sobre un eventual acuerdo de excarcelación de presos, aunque, dijo, "será un proceso y ese proceso tiene que comenzar con pequeños pasos...". De cualquier modo, ha afirmado que encontró a Raúl Castro con voluntad y disposición de "resolver la situación y el problema" de los presos, que las autoridades consideran "mercenarios" al servicio de Estados Unidos.

Desde la muerte del preso de conciencia Orlando Zapata, el pasado mes de febrero, tras 85 días en huelga de hambre, el tema de los derechos humanos y de la situación de los presos políticos ha pasado a primer plano en Cuba. En protesta por su muerte y para demandar la excarcelación de 26 presos enfermos, el disidente Guillermo Fariñas comenzó una huelga de hambre el 25 de febrero, que es también foco de tensiones. Además de la mediación por las Damas de Blanco, la iglesia ha realizado gestiones para hallar una salida "humanitaria"a su caso.