Páginas vistas en total

jueves, 19 de agosto de 2010

El racismo en Europa

Esta noticia es solo un ejemplo mas del racismo y el egoismo vigentes en Europa, se podra intentar el buscar la manera de justificar lo que es pura discriminacion racial, pero jamas seran aceptables acciones gubernamentales como estas dictadas por la demagogia y el clientelismo electoral, los rumanos son europeos aunque sean de etnia gitana, asi que no es de sorprender que en muchos lugares intenten tratar como ciudadanos de segunda a las personas que vengan sobre todo del Tercer Mundo, ante hechos como este se ve la verdadera cara de cada quien, Europa ha sido terreno de guerras y atrocidades, pero parece que eso ya esta olvidado en su memoria colectiva.Exceptuando unas pocas islas de prosperidad como Escandinavia,Suiza o el Benelux el resto de Europa no tiene demasiado de que alardear ante los pobres de la tierra, el pueblo que olvida su pasado esta condenado a sufrirlo en el futuro. Europa deberia de dejar de mirarse tanto el ombligo y ser mas humanista y realista, ya el eje del poder politico-economico mundial se desplazo al Pacifico y la vida ( como la tierra ) da muchas vueltas, el racismo es algo para indignarse suceda donde suceda. El Nazismo fue un producto de una crisis economica, como tambien la revolucion Bolchevique.

Ana Maria Putzi, una niña gitana, espera a ser deportada junto a su familia a Bucarest.- REUTERS

Francia deporta a los primeros 93 gitanos a Rumania

París espera la salida de unas 700 personas en situación irregular hasta final de mes y trata de tranquilizar a la Comisión Europea, que anunció que vigilaría las expulsiones
ANA TERUEL / AGENCIAS - París - 19/08/2010

Las autoridades francesas han deportado a primera hora de la mañana a una decena de gitanos romanís desde el aeropuerto Charles de Gaulle, en París mientras que otros 79 han salido desde el aeropuerto Saint-Exupéry de Lyon. En total, 93 gitanos han viajado hoy a Rumania, ha confirmado el ministerio del Interior del país. Pasadas las tres de la tarde, los primeros han tomado tierra en la capital rumana, Bucarest, según ha informado la agencia France Presse.

Estos son los primeros vuelos de los cinco previstos para los próximos días, según anunció el ministro del Interior, Brice Hortefeux, quien hoy ha intentado tranquilizar a la Comisión Europea. "Respetamos totalmente las reglas europeas (...) cuando un ciudadano europeo no tiene medios de subsistir en Francia, no tiene derecho a quedarse más de tres meses", ha dicho Hortefeux en respuesta al anuncio del Ejecutivo de la Unión, que dijo que vigilaría esas expulsiones. En total, se espera evacuar a unos 700 gitanos en situación irregular antes de finales de mes tras el desmantelamiento de medio centenar de campamentos. Otras 132 personas llegarán mañana a Rumania y 160 más lo harán el 26 de agosto, ha precisado el secretario de Estado rumano, Valentin Mocanu.

Los deportados son de la etnia romaní -gitanos de Europa del Este- que se han acogido al llamado Programa de ayudas al retorno, que consiste en un billete de avión y 300 euros por adulto o 100 por niño. El Gobierno francés insiste, por lo tanto, en que se trata de deportaciones "voluntarias" de inmigrantes en situación irregular que aceptan irse a sus países.

Pero las críticas se multiplican ante la ofensiva lanzada por las autoridades contra este colectivo, cuyos campamentos se han ido desmantelando por todo el país. El presidente francés, Nicolas Sarkozy dio la orden al Gobierno de evacuarlos y de destruir la mitad de las instalaciones en las que viven en el plazo de tres meses.

Hortefeux lo está cumpliendo y, en menos de un mes, ya ha desmantelado más de 50 campamentos de chabolas, el último esta misma mañana en Isère, al sureste de Francia. La prefectura (delegación del Gobierno) de la zona ha difundido un comunicado en el que precisa que se ha evacuado a un centenar de gitanos en una operación que "responde a las instrucciones" del ministro del Interior.

En 2009, según las autoridades francesas, unos 10.000 rumanos y búlgaros se acogieron a esas ayudas y regresaron a sus países. Eso sí, han reconocido que, en muchos casos, estas personas acabaron volviendo a Francia.