Páginas vistas en total

sábado, 27 de noviembre de 2010

Mas sobre Corea

Cuando se ve o se lee la limitada informacion que logra salir de un pais tan aislado, esta mas claro que nunca que George Orwell escribio un libro visionario, mi primer contacto directo con la realidad de Corea del Norte fue atraves de las narraciones de un familiar de mi madre que estudio alla a finales de los años sesenta, desde entonces solo he confirmado aun mas lo que se cuenta sobre esa sociedad de robots, el general que sale en el reportaje es la explicacion mas simple sobre el motivo de la aun existencia de ese regimen de pesadilla.






Otro Referendum en Suiza

Fichados, según el Partido Nacional, todos extranjeros.

Los delincuentes extranjeros en Suiza, a un paso de la deportación automática

Los suizos votan este domingo en referéndum una ley que permitiría la expulsión automática de los extranjeros condenados por asesinato, violación, robo, tráfico de drogas o fraude contra la Seguridad Social.

La victoria de la iniciativa, presentada por el Partido Popular suizo (SVP), implicaría un cambio en la Constitución según el cual los foráneos sentenciados serían expulsados de forma automática, tras cumplir su pena, por un periodo de entre cinco y 20 años. La decisión se tomaría sin tener en cuenta su situación socioeconómica, su estado de salud o el tiempo que lleven residiendo en Suiza.

Esta cita con las urnas se celebra justo un año después del voto contra la construcción de minaretes, una decisión duramente criticada por las asociaciones de defensa de los Derechos Humanos de todo el mundo. En la última década los conservadores helvéticos han intentado convencer a sus compatriotas de que en el centro de todos los problemas del país alpino están los extranjeros. Y, hasta la fecha, han tenido bastante éxito.

El 22% de la población del país es extranjera

El SVP considera que la medida es la mejor arma para combatir la criminalidad entre los extranjeros, que constituyen un 22% de la población. "El 70% de los prisioneros no tiene pasaporte suizo", apunta la diputada popular Natalie Rickli.

"En realidad no es una cuestión de nacionalidad, sino de estatus socioeconómico y nivel de formación", dice disconforme la socialista Ada Marra. "El SVP hace terrorismo democrático", denuncia la parlamentaria, porque "siembra el miedo entre los ciudadanos cuando la gran mayoría de los extranjeros no causa ningún problema".

Sin embargo, la conservadora Rickli opina que la iniciativa es una cuestión de "sentido común" puesto que "esas personas han abusado su derecho de permanecer en su país anfitrión".

Problemas con la UE

En su empeño de no dejar que el SVP siga tomando la iniciativa en inmigración, el Gobierno y los partidos de centro-derecha han presentado una contrapropuesta que también se votará mañana. La filosofía es la misma pero la alternativa subraya que las deportaciones tienen que respetar la Constitución suiza y las leyes internacionales por lo que plantea que las deportaciones se estudien caso a caso.

Los sondeos sitúan la victoria de la iniciativa del SVP por un ajustado 54%

De confirmarse las estadísticas, que sitúan la victoria de la iniciativa del SVP en un 54%, Suiza volvería a tensar las cuerdas con la comunidad internacional y, muy en particular, con la Unión Europea. La deportación automática de los criminales que no tengan pasaporte helvético supondría una violación del acuerdo de libre movimiento de personas firmado entre Berna y Bruselas en 1999. Como explica Christine Kaddous, directora del Centro de Estudios Legales Europeos de Ginebra, la expulsión de un ciudadano de la UE sólo puede estar basada en motivos de seguridad pública y debe de cumplir con el principio de proporcionalidad.

Jasmina Causevic, del Foro para la Integración de los Inmigrantes, también recuerda que la medida violaría la Convención Europea de Derechos Humanos y la Constitución suiza porque ambas establecen la "igualdad de todos los ciudadanos ante la ley". Justamente, el argumento más repetido por los opositores a la iniciativa es que es claramente discriminatoria. Marlies Bänziger, del Partido Verde, dice que la propuesta de ley "establece dos raseros diferentes para un mismo delito" en función de si quien lo comete es suizo o extranjero.
Campaña contra los extranjeros

En la última década los extranjeros han sido la diana de las iras del SVP. En 2007, durante la recogida de firmas para celebrar el referéndum, los populares utilizaron un póster con tres ovejas blancas dando una patada a otra negra. La imagen dio la vuelta al mundo y la eficacia del mensaje fue indudable: el SVP consiguió recoger 210.000 rubricas, más del doble de las necesarias para celebrar la votación.

La campaña propagandística que ha precedido a la votación tampoco ha estado exenta de polémica. Además de desempolvar a los borregos, el SVP ha atacado con otros pósteres de calado similar, en los que se puede leer 'Ivan S. violador', 'Ismir K., defraudador social' o 'Maurice C. pederasta', bajo el lema: 'Con la iniciativa podrán ser expulsados'. Los opositores de la iniciativa han contraatacado con un poste irónico en el que se lee 'Benoit S. asesino y suizo desde siempre'. No obstante, las cantidades ingentes de dinero que el SVP se gasta en sus campañas hacen que su presencia en las calles esté en una proporción de uno a 10 respecto a sus oponentes.