Páginas vistas en total

viernes, 11 de marzo de 2011

Se impone el sentido comun en Cuba?


Parece que el gobierno de Cuba obligado por la situacion actual en el pais y el mundo esta dando pasos realistas, han liberado a Biscet,un opositor pacifico al que han mantenido encarcelado mas de una decada por manifestarse en contra del regimen. Despues de medio siglo en el poder controlando el destino del pueblo cubano ya es hora de que el regimen de la isla aprenda de que cada vez somos mas los cubanos que queremos tener la libertad de pensar libremente sin que eso signifique, que querramos destruir nuestra patria o convertirla en una neocolonia yanqui, ya es hora de que aprendan de la historia y entiendan que un pais no se gobierna como a una columna guerrillera, que la economia,la politica y los derechos civiles no se administran a base de imposiciones ni voluntarismos, sino respetando sus propias leyes, mientras mas demoren en aceptarlo mas dura sera la hipoteca que le dejaran a las generaciones futuras de cubanos.

El disidente cubano Oscar Elías Biscet recibe un beso de su esposa Elsa Morejón minutos después de que fuese liberado de la cárcel.- ADALBERTO ROQUE (FRANCE PRESS)

Cuba libera a Biscet, el preso más emblemático del Grupo de los 75

Fue condenado a 25 años en 2003, cuando 75 opositores fueron sancionados a penas de privación de libertad

MAURICIO VICENT La Habana - La Habana - 11/03/2011

El Gobierno de Raúl Castro ha excarcelado al disidente Oscar Elías Biscet, el opositor cubano más emblemático del Grupo de los 75, quien llevaba en prisión desde finales de 2002 y rechazaba el exilio en España como condición para salir de la cárcel. Tras su liberación, quedan en prisión tres miembros de dicho colectivo -Librado Linares, José Daniel Ferrer y Félix Navarro- todos condenados a severas penas en la primavera de 2003 y considerados prisioneros de conciencia por Amnistía Internacional. Desde julio del año pasado, gracias a la mediación de la Iglesia Católica el Gobierno cubano ha puesto en libertad a 48 presos del denominado Grupo de los 75, de los cuales 40 aceptaron la condición de exiliarse en España.

"Nunca he dejado de luchar desde que tomé este camino, he seguido la doctrina de Gandhi y de Martin Luther King y las apliqué en la cárcel también", ha declarado a Efe Oscar Elías Biscet tras su liberación. "Las autoridades cubanas no pudieron convertirme como ellos querían en un enfermo mental", manifestó.

Biscet, de 49 años, es médico y líder de la Fundación Lawton, una asociación de derechos humanos opuesta al aborto que organizó diversos actos de protesta en las calles antes de su detención. En 1999 fue arrestado y condenado a tres años de cárcel por sus labores opositoras. Salió en libertad en octubre del 2002, pero un mes después fue nuevamente detenido y acusado de realizar actividades subversivas y de cometer delitos contra "la seguridad nacional". Fue condenado a 25 años de cárcel durante los juicios sumarísimos de abril de 2003, cuando 75 opositores fueron sancionados a penas de privación de libertad de entre 6 y 28 años, en la mayor ola represiva contra el movimiento disidente en décadas.

Biscet pertenece a un reducido grupo de una docena de presos de conciencia que se han negado a viajar a España como condición para ser puestos en libertad. Así lo confirmó hoy nada más salir de la cárcel: "Siempre he vivido en Cuba y soy de Cuba. No le he hecho daño nunca a nadie siempre he dado amor, mucho amor, y por dar amor me dieron mal, principalmente el Gobierno".

Desde julio, luego de un inédito compromiso del régimen con la Iglesia Católica, un total de 94 presos políticos -54 de ellos no pertenecientes al Grupo de los 75- han aceptado salir de la isla en compañía de sus familiares. El jueves, el arzobispado de La Habana anunció la próxima salida hacia España de otros nueve presos condenados por hechos violentos, aunque algunos de ellos por causas asociadas a delitos políticos. Según la Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, que preside Elizardo Sánchez, cinco presos de este grupo estaban en sus listas, pero del resto no disponen de información. Según Sánchez, una vez que sean puestos en libertad Biscet y los otros tres miembros del Grupo de los 75 que siguen presos, en Cuba quedaran alrededor de un centenar de presos políticos, algunos de ellos condenados por delitos violentos como piratería o terrorismo.