Páginas vistas en total

martes, 12 de abril de 2011

Yuri Gagarin

El fue uno de mis mitos de la infancia y la adolescencia,por imitarlo intente entrar en la escuela militar para educarme como piloto de combate,sueño frustrado por cierto por mi madre, nada entusiasmada por mis ideas en una epoca en la que los pilotos cubanos iban a combatir y a morir en Africa y no precisamente a prepararse como cosmonautas en Baikonur.

Yuri Gagarin

REPORTAJE: EL MAYOR MITO DE RUSIA

Gagarin sigue en órbita

El legendario astronauta aún hace soñar a Rusia con otra hazaña espacial. En el cincuentenario de la primera vuelta tripulada a la Tierra, Putin anuncia un proyecto cósmico impulsado por energía nuclear

PILAR BONET 10/04/2011

El Kremlin ha divulgado documentos secretos relacionados con la muerte de Gagarin para acabar con las especulaciones

"Gagarin es como el buen champaña", afirma María, una periodista que desde la niñez alegrada por Gagarin mantiene en su escritorio un plato decorado con el rostro sonriente del cosmonauta. Incluso su muerte resulta irreal para los rusos, pues por la forma en que se produjo, al estrellarse en marzo de 1968 el Mig en el que se entrenaba, parece haber disuelto al héroe en el cosmos y haberlo hecho inmortal. Según encuestas del Centro Ruso de Estudio de la Opinión Pública (CREOP), Gagarin es una de las tres figuras del pasado siglo más valorada por los rusos y su caché ha pasado del 30% en 1999 al 35% en 2011. Las otras dos son el cantautor Vladímir Vysotski (31%) y un héroe de la Segunda Guerra Mundial, el mariscal Georgui Zhúkov (con un 20% y en declive).

Gagarin es la cima de la Unión Soviética, pero trasciende lo soviético. Hoy, cuando algunos llegan a dudar de la misma existencia de la "identidad soviética", el cosmonauta se afirma como valor universal. "Gagarin estaba por encima del sistema. No tenía complejos", comenta Natalia, una oriunda de Smolensk (como Gagarin) que ve la esencia de su paisano en un banquete con Isabel II de Inglaterra en 1961. El cosmonauta se sentó junto a la soberana y, contemplando los numerosos cubiertos dispuestos frente a él, confesó ser hombre del campo y no saber por dónde empezar. La reina se rio, dijo que ella misma se confundía con tanta cubertería y las barreras culturales y sociales se difuminaron.

"Vamos", dijo Gagarin al despegar en la nave Vostok desde el cosmódromo de Baikanur. Repetía una y otra vez que se sentía bien, incluso muy bien. Cuando el cohete le colocó ya en la ingravidez, su voz se llenó de entusiasmo: "Qué belleza", "la visibilidad es buena, el ánimo excelente", "la ingravidez es agradable". Gagarin miraba la tierra y su aura. La cápsula Vostok cruzó Siberia y entró en el Pacífico por el norte de Japón. El cosmonauta contempló el arco iris y las estrellas, se quedó incomunicado y se perdió en la noche. Luego, emergió de nuevo a la luz del amanecer por el sur de Argentina, cruzó el Atlántico, y, sobrevolando África en diagonal, volvió a su patria. La primera órbita terrestre recorrida por un ser humano había durado 108 minutos y la versión integral del sonido de ese viaje histórico está en el documental La Primera Órbita, del director británico Christopher Riley. El viernes pasado, los niños de la escuela número 1.520 de Moscú vieron parte de la película y conversaron con Riley, invitado por el Centro Internacional de Ciencia y Tecnología (ISTC). Riley ha conseguido que, desde la Estación Espacial Internacional, le filmaran la trayectoria de Gagarin. Su reportaje se estrena el 12 de abril (www.firstorbit.org).

Con ocasión del cincuentenario del primer viaje tripulado al espacio, el Kremlin ha divulgado parte de los documentos secretos relacionados con Gagarin y su muerte. Alexandr Stepánov, uno de los directivos de los archivos presidenciales rusos, manifestó el viernes que la causa más probable del accidente fue una maniobra brusca para esquivar un globo meterológico. Otra causa menos probable, según Stepánov, fue un intento de evitar la entrada en el límite superior de la primera capa de nubes. Stepánov dijo confiar en que la publicación acallaría los rumores sobre la muerte de Gagarin y se refirió a las "muchas especulaciones" que figuran en "libros de pseudohistoria". El dictamen oficial señala que no se encontraron restos de alcohol en el organismo de los pilotos. En fuentes soviéticas no oficiales se comenta que Gagarin no fue el primer cosmonauta enviado a realizar una órbita en torno a la tierra, pero sí el primero que salió vivo de la misión. Su vuelo fue planeado para una sola órbita, ya que las experiencias anteriores con perros mostraban que éstos comenzaban a sentirse mal a las tres o cuatro vueltas, según Vitali Davídov, vicejefe de Roskosmos (Agencia Federal del Espacio en Rusia).

El jueves pasado, el jefe del Gobierno ruso, Vladímir Putin, abogó por incrementar el prestigio y el reconocimiento social de las profesiones relacionadas con el espacio y por atraer a jóvenes talentos al sector. Rusia desempeña el papel principal en el programa de la Estación Espacial Internacional, cuya vida ha sido prolongada hasta 2020 y a la que se le añadirán diversos módulos en los próximos años. Putin subrayó que Rusia no debe limitarse a ser un "transportista espacial", sino ampliar su presencia en el mercado espacial global, que, según dijo, supone un volumen de cerca de 200.000 millones de dólares y es "un gran negocio".

Rusia carece de un cosmódromo propio para lanzamiento de vuelos tripulados y arrienda el de Baikanur, en la estepa de Kazajistán. En 2016, sin embargo, planea inaugurar el cosmódromo Vostochni, en la región del Amur, un gigantesco proyecto para crear puestos de trabajo e incluso una ciudad de 35.000 habitantes en la frontera con China. Rusia trabaja en el desarrollo de una instalación espacial basada en la energía atómica que será el "elemento clave" para abordar proyectos espaciales de otro modo irrealizables, como los vuelos interplanetarios, la exploración de la Luna y el estudio de los planetas del sistema solar, según Putin. El desarrollo de instalaciones cósmicas basadas en energía nuclear es objeto de especial orgullo para Putin, según el cual "aparte de Rusia, nadie tiene de momento semejantes estudios y esta es nuestra prioridad indudable". En la industria espacial rusa trabajan 232.000 personas.

El jefe de Roskosmos, Anatoli Permínov, ha sido criticado tras la caída al Pacífico de tres satélites de navegación (pertenecientes al sistema de navegación Glonass, equivalente ruso del GPS occidental). Sin embargo, Putin dio un espaldarazo a Permínov al afirmar que Glonass confirma "el elevado estatus tecnológico de Rusia". "Hoy Rusia es capaz de garantizar plenamente su "soberanía de navegación" por sí misma, y, sin depender de nadie, resolver problemas en la economía y la defensa".