Páginas vistas en total

martes, 29 de septiembre de 2009

Mas censura

Uno lee la prensa y se encuentra noticias como esta, realmente la libertad de expresion en este mundo es otro lujo de minorias, evidentemente no existe en la inmensa mayoria de los paises del mundo, hay dictaduras de todos los tipos y colores, lo que parece que algunas son mas digeribles para los poderes mundiales como la marroqui,no creo que valga la pena comentar mas nada.



El Gobierno marroquí demanda a un diario por publicar una caricatura de la Familia Real

28/09/2009 Actualizada a las 23:01h Internacional

Rabat (EFE).- El Ministerio marroquí del Interior ha decidido demandar al diario en árabe Akhbar Al Youm por haber publicado "una caricatura en relación con la celebración por la Familia Real de un evento de carácter estrictamente privado".

En un comunicado difundido por la agencia oficial MAP, el ministerio destaca que el dibujo, publicado en la edición de fin de semana del 26 y 27 de septiembre, "constituye manifiestamente un ataque al respeto de un miembro de la Familia Real".

El pasado viernes, el rey Mohamed VI de Marruecos presidió la ceremonia de conclusión del acta de matrimonio de su primo, el príncipe Mulay Ismail, con la alemana musulmana Anissa Lahmkuhl, una noticia que ha sido tratada con profusión en los medios marroquíes.

La caricatura muestra a Mulay Ismail con un brazo alzado, sonriendo, ante una bandera de Marruecos en la que aparece la Estrella de David (símbolo judío) de seis puntas, en lugar de la estrella de la bandera marroquí, de cinco puntas.

Según la MAP, Mulay Ismail también ha decidido ejercer acciones legales contra la publicación. "Por encima de ello, con el recurso a la utilización tendenciosa de la bandera nacional, la caricatura ataca a un símbolo de la nación, ultrajando al emblema del Reino", añade la nota.

"La utilización de la Estrella de David (símbolo judío) en la caricatura suscita, por otro lado, interrogantes sobre las insinuaciones de sus autores y denota inclinaciones antisemitas flagrantes", continúa el comunicado de Interior.

El ministerio ha decidido "conforme a las leyes vigentes, demandar judicialmente al diario 'Akhbar Al Youm' y proceder a su embargo, tomando todas las medidas apropiadas al respecto de sus medios y locales".

El Gobierno de Marruecos secuestró las ediciones especiales de agosto del francófono "Telquel" y del arabófono "Nichane", ambos pertenecientes al mismo grupo editorial, que iban a publicar un sondeo sobre la popularidad del rey Mohamed VI entre los marroquíes, que mostraba un amplio respaldo al monarca.

Ciberhormigas

leyendo noticias online como hago cada dia me encontre con esta,la idea resulta original pero con mi natural desconfianza tambien me pregunte,que sucederia si los malos al final tambien terminan apropiandose de ella?, pienso que se crearia un escenario de horror, quizas funcione en pequeñas redes, pero aunque curiosa la idea no ha logrado vencer mi excepticismo, en este caso cibernetico, es que la base de todo es la naturaleza humana y en estos dias que corren......


Los expertos en computación que están desarrollando el sistema de ciber-hormigas para proteger los ordenadores: Errin Fulp (izquierda), Brian Williams (centro) y Wes Featherstun- WAKE FOREST UNIVERSITY



'Ciberhormigas' para luchar contra los intrusos en los ordenadores

Un sistema de seguridad informática explora las máquinas en las redes marcando los casos de 'malware' para desactivarlos

EL PAIS - Madrid - 28/09/2009

Los intrusos, virus, gusanos y demás construcciones informáticas para dañar los ordenadores, apropiarse de información o parasitarlos abundan, para desesperación de los usuarios que, en el mejor de los casos, notan cómo baja la velocidad de sus máquinas. Por muchas medidas de protección, antivirus y alertas que se desarrollen e instalen, otros tantos crean los malintencionados de la informática para evitar las barreras de protección. Tres investigadores estadounidenses han ideado una estrategia nueva, o nueva en la informática, porque las hormigas son muy antiguas en la naturaleza, y precisamente en el comportamiento de estos insectos se basa esta nueva defensa contra lo que llaman el malware, o software creado con propósitos maliciosos, en las redes.

Esta idea de defensa informática es dinámica, a diferencia de las protecciones más corrientes, que se son estáticas. Las ciberhormigas merodean por las redes de ordenadores buscando amenazas como gusanos (programas que se autorreplican, diseñados para robar información o facilitar el uso no autorizado de las computadoras). Cuando una hormiga lo encuentra, atrae a otras muchas hacia el punto crítico, provocando la alerta y la investigación -humana- de ese sitio sospechoso, explica la universidad de Wake Forest (EEUU), donde se está haciendo el desarrollo en colaboración con el Pacific Northwest National Laboratory (PNNL).

Los expertos tienen muchas esperanzas en esta estrategia porque el concepto de ciberenjambre se adapta muy rápidamente a las amenazas cambiantes. "Sabemos que en la naturaleza las hormigas desarrollan defensas que tienen mucho éxito contra las amenazas. Estos insectos pueden montar su defensa rápidamente y luego reanudar su comportamiento rutinario en cuanto se ha detenido el problema. Estamos desarrollando la misma estrategia en un sistema de ordenadores", explica Errin Fulp, de la Universidad Wake Forest.

Fulp y sus colegas han probado ya su solución en una red de 64 ordenadores. El objetivo es desplegar unos 3.000 tipos diferentes de hormigas digitales, especializándose cada una en un tipo de amenaza, y si dan con ella al merodear por la red, dejan un rastro (algo así como el rastro olfativo que dejan las hormigas de verdad para avisar a sus congéneres). Ese ciberrastro atrae a más ciberhormigas hasta formar un ejército que marca la potencial infección del ordenador.

Fulp considera que este nuevo enfoque es especialmente apropiado para redes informáticas grandes con muchos ordenadores. Los usuarios, advierten estos expertos, no deben temer que las ciberhormigas se queden como residentes en su ordenador complicando su funcionamiento. No pueden sobrevivir sin el software-centinela que informa de las incidencias a los sargentos del sistema que, a su vez, informan a los operadores humanos que supervisan la red y mantienen el control.

sábado, 26 de septiembre de 2009

La otra cara del concierto

Como bien sabemos los cubanos en Cuba casi nada es secreto, a la larga o la corta siempre se acaba por saber cuando algo importante sucede, esta es la grabacion de la bronca que montaron Juanes y sus compañeros antes del concierto, cuando descubrieron la vigilancia a que estaban siendo ( como es habitual alli ) sometidos por la Seguridad del Estado sin respetar su aporte solidario al pueblo de Cuba, hasta en eso ha perdido calidad el regimen ,en los ultimos tiempos solo saben hacer el ridiculo y en este caso tuvieron la suerte de que los participantes si son amigos del pueblo de Cuba y no quisieron prestarse a armar un escandalo internacional. No creo que los que gobiernan en la isla saquen conclusiones responsables de todo esto y cambien algo en su politica de vigilancia y represion, ellos viven hace mucho tiempo fuera de la realidad. Seria interesante conocer la opinion de Silvio Rodriguez o Amaury Perez sobre lo acontecido.


video

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Concierto en La Habana


Cubanos de Miami destruyen con una apisonadora discos de Juanes. | Reuters


Cuando se dio a conocer la noticia del concierto de Juanes en la Habana y la polemica posterior que creo, dije siempre que estaba por su celebracion, a pesar de que estaba claro que seria bien politizado por todos los interesados, mi naturaleza exceptica no cambio ni un apice pero tambien reconozco que mi pueblo cubano tiene derecho a disfrutar siempre que pueda de lo que le esta negado, la opinion del regimen por sabida me la ahorro, supongo que ya se lo habra anotado como otra victoria de la revolucion, tambien me alegra que los cavernicolas cubanos de Miami no se hayan salido con la suya en su intento de boicoteo y hayan tenido que conformarse con su quema hitleriana de cds, ahi demuestran realmente lo frustrados que estan algunos por alla y la imagen del regimen de intolerancia y venganzas que impondrian en la isla si pudieran alcanzar el poder, por suerte esos tambien son solo una minoria en la Nacion cubana, el optimismo posterior me lo ahorro, no creo que nada cambie en Cuba por ahora, como no estuve ( tampoco habria ido si pudiera ) me he limitado a pegar algo que fue publicado en uno de los blogs de el Mundo el periodico español, lo mas cercano que he encontrado a mi manera de pensar sobre lo sucedido



Juanes, junto con Miguel Bosé y otros cantantes, al finalizar el concierto 'Paz sin Fronteras' celebrado en La Habana. STR

La Habana sin fronteras

ERNESTO FUNDORA

desde Cuba 23 de septiembre de 2009.-

Todavía La Habana resuena con los gritos de 'Paz sin frontera'. La gente se quedó cargada, en trance, bajo los efectos de una gigante aspirina emocional; acunando la esperanza de una apertura hacia reformas que provoquen un mejor bienestar a la sociedad cubana. Ni siquiera hablan de transición política, como en otras partes reclaman los cubanos. Aquí la gente tiene la energía síquica ocupada en resolver qué comer, en sacar adelante el día a día, y gracias al evento del pasado domingo, la carga se hace más llevadera. Juanes y sus invitados dejaron una siembra trans-ideológica, tocaron una fibra sensible de cohesión multinacional, una huella de voluntad progresista para romper el hielo de la inercia, las aguas estancadas, promover nuevas formas de acercamiento y diálogo entre las diferentes percepciones del tema cubano, que entorpecen el consenso inevitable entre la diáspora y los de la Isla, entre los gobernantes cubanos y los de naciones vecinas. Alguna vez le escuché decir a Alejandro Sanz que una canción no era capaz de detener un tanque pero sí podía movilizarle el corazón al soldado que lo conduce. Eso hicieron los artistas de 'Paz sin fronteras': pusieron oxígeno en vena demostrando a Cuba y al mundo que es posible tender alianzas con otras concepciones y modelos de pensamientos. Y que en ello se regocija el respeto y se debilita la intransigencia. Resulta curiosa la diversidad de credos de los artistas participantes. Y cómo, afiliados bajo una sensibilidad trascendente y un propósito noble, fueron capaces de catalizar y estremecer a la nación y a la opinión publica internacional. Católicos, ateos, yorubas, neoliberales, anarquistas, izquierdos, socialdemócratas, de centro y escépticos se juntaron a cantar, reír, bailar y llorar en una fiesta de sana promiscuidad que, sin lugar a dudas, dejará fértil la futura siembra de la concordia y el progreso. Algo que nos evoca la reunificación de Jamaica a través de la música de Bob Marley. Y no estamos hablando de utopías redentoras ni sensibleras, ni de transformaciones que acontecerán de un día para otro de forma mágica. Todo el que estuvo el domingo en La Plaza sabe que desde ese instante algo empezó a curarse, que allí se gestó una nueva forma de armonía con un lenguaje propio, con sutilezas de las que hacen temblar a los sistemas dominantes, ya sean los del Imperio o los de la Isla. Fue un idioma entre artistas y pueblo, entre músicos y un público joven que reclama con austeridad ideológica entrar por fin a decidir la parte especifica de la historia que le toca. Los políticos de todas partes, empeñados en sacar su tajada de provecho del dilema cubano, saben que a partir de ahora afrontan nuevas complejidades, y que el acto de comunión mágica alcanzado en dicho concierto tiene resonadores trascendentes. Un extraño privilegio les otorgó a estos músicos de moda tomar el timón de las reconciliaciones e impedir la injusticia de que un pueblo tan especial siga abatido por la ira y la desesperanza. Los ojos del mundo se han posado nuevamente sobre Cuba y dependerá de su gente y su gobierno que esta acuciosa atención no sea, una vez más, desaprovechada. Cuba puede resucitar y ganar la complicidad de esa parte civilizada del mundo para burlar los muros ideológicos en busca de salidas emergentes y reabrir 'caminos clausurados' por los dogmas desde y hacia la isla. Pasados dos días renuncio a mi insistencia de buscarle la 'quinta pata al gato' acerca de las razones ocultas o manipuladas para este concierto, donde además coincidían de forma interactiva más de un millón de jóvenes dispuestos a pasar un buen rato. Prosigo a continuación mi safari de anécdotas entre la millonaria concurrencia. Los presentes aprovecharon para conformar nuevas tribus y redes humanas, lo que le aporta al evento un plus de valor cultural. Hoy sienten y se regocijan con una energía renovadora, participativa, integrista. Se juntaron con homólogos de toda América Latina en el disfrute de un trance propulsado por una complicidad generacional, animista, lúdica y comprometedora a la vez. Desde la visita del Papa el mundo no paseaba por Cuba convocando a tanta multitud. Muchos me preguntan por algún gesto de desobediencia civil y, en honor a la verdad, reconozco que no me tocó verlo. Creo que no estaba en el espíritu de la concentración. Apenas vi a un negro de sesenta años decir, mientras caminaba mascullando entre dientes su desesperación: "Pan y circo, pan y circo", me recordó a Pánfilo, pero no hizo eco en los jóvenes eufóricos. Cambié de rumbo y me encontré con Luisa, una de las pocas señoras de avanzada edad. Le pregunté y respondió orgullosa que venía desde Lawton, del barrio del comandante Camilo Cienfuegos, para rematar jactanciosa: "También el de Celia Cruz", dejando entrever su pasión por las dos Cuba, la republicana y la revolucionaria. De ambos períodos confesó tener recuerdos felices y terroríficos. "La vida siempre ha sido una de cal otra de arena", me dijo en tono de tristeza antes de ofrecerme un cucurucho de maní. "De esto vivo, ayúdame, papito", me dijo jacarandosa. Le compré varios cucuruchos a cambio de su impresión del concierto: ¡Chico, la verdad, este pueblo es muy fiestero. Al cubano, bailando, se le olvidan todas las penas. Así somos. Si viene Juanes, bienvenido, aquí se le quiere a todo el que traiga un poco de alegría! Jaime, un mexicano venido de Oaxaca interrumpió mi diálogo con la anciana. Aproveché para preguntarle cómo la está pasando y con una sonrisa despampanante confesó: "Ojalá y todos los días del año se hicieran estos conciertos. ¡Viva Bosé, viva Juanes, viva la virgen de la Guadalupe, viva la Revolución, viva la paz, viva La Caridad del Cobre!". La abuela para no quedarse atrás le cortó el aliento al ranchero: "Y viva el futuro". Un grupo de adolescentes irrumpió intercediendo entre la anciana y el mexicano y quedé a merced de una madeja humana que me desplazó hacia otra zona del concierto. Se me erizaba la piel involuntariamente. Pude sentir la vibración del clamor humano, al apogeo emocional que se suscita solo en las grandes congregaciones. Un factor de comunión y emociones nos enlazaba a todos: la música, la más religiosa de las creaciones humanas. Caminé, bailé, conversé, rocé, interactué, opiné, coqueteé, debatí, seduje y fui seducido. Me diluí en la masa, fui público devoto, espectador despierto, sumé mis manos a la ovación cerrada. Pedí por Cuba, por Colombia, por mi tiempo, por la humanidad entera, tan confundida y necesitada de sonreír. Terminé juntando mi voz a miles de jóvenes cubanos y del mundo entero: colombianos, brasileños, venezolanos, mexicanos, costarricenses... que al unísono con Juanes, reclamaron a través de un estribillo simple y visceral la necesidad de un mundo sin fronteras. "Ese muchacho se ha ganado un lugar en nuestra historia", me dijo un padre de familia con ojos llorosos mientras cargaba en los hombros a su pequeño hijo. "Muévete, Cuba, muévete, muévete", gritaba Giovanotti, incitando a romper la inercia. Mayito, el cantante de Los Van Van, se desgañitaba 'soneando' los versos de José Martí. Yothuel, el de Orishas, rapeó en yoruba una plegaria misericordiosa a favor del destino de Cuba. "Es tiempo de cambiar", decía Juanes, y el retumbe coral estremecía al auditorio. Quienes lo vieron en televisión también fueron subyugados. Los artistas lloraban en escena y yo aproveché la oportuna curación que ofrecen los abrazos. Recogí las serpentinas hasta el próximo carnaval

sábado, 19 de septiembre de 2009

Cambio o maquillaje otra vez?

En cuba son bien conocidas las diferentes fobias del sistema, las discriminaciones de todo tipo existentes, despues de asumir la direccion del regimen el hermano menor se crearon algunas expectativas de cambios en la isla, yo sigo exceptico, creo que la clase gobernante alla esta anquilosada en el pasado supuestamente glorioso y aunque quisiera, es incapaz de conectar con la realidad del presente, en realidad esta claro que los que gobiernan Cuba saben perfectamente que su sistema con el diseño actual no tiene futuro alguno, pero tambien saben que todo cambio pasa por la perdida del poder o al menos una parte substancial de el, asi que por lo tanto pienso que el cambio se demora. Otra cosa muy evidente es lo lejos que esta de la realidad cubana la hija del nuevo gobernante de Cuba.



ENTREVISTA: MARIELA CASTRO Hija del presidente cubano en funciones y sexóloga

"Fidel es un revolucionario, Franco era un fascista"

GUILLERMO ABRIL - Madrid - 25/04/2007

Mariela Castro Espín (La Habana, 1962) se ha paseado casi de incógnito por España. La hija del presidente en funciones de Cuba, Raúl Castro, y sobrina de Fidel ?alejado del poder desde julio del año pasado por una complicada enfermedad?, asegura que, a diferencia de su familia, ella no es "política".

Ha estado en España como sexóloga y directora del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (Cenesex), invitada por el Ayuntamiento de Gijón (Asturias).

Durante las conversaciones mantenidas en esta ciudad y en Madrid con EL PAÍS, explica que el concepto de transición "no es aplicable a Cuba, tal cual lo conocen los españoles", pero reconoce que la isla se encuentra en un periodo "interesante" y "creativo" y que "las cosas van cambiando".

Sobre todo, en lo que se refiere a los derechos de homosexuales y transexuales, tema en el que está especializada. "Se cometieron errores en el pasado que no deben volver a ocurrir", explica a este respecto. En algunos casos "abusos", pero "nunca torturas".

Habla de su padre como una persona "dialogante", capaz de reconocer estas cuestiones. Sobre su tío Fidel afirma casi con rotundidad que "va a volver porque está mejorando rápidamente", aunque espera, dice, "que no lo haga de la misma manera que antes". Y plantea un reto para el futuro: "Cuba está en condiciones de fortalecer sus mecanismos de participación".

Pregunta. Su padre, Raúl Castro, es ministro de las Fuerzas Armadas desde 1959, y en la década de los sesenta hubo Unidades Militares para la Producción donde fueron enviados los homosexuales. Usted goza del respeto de la comunidad gay y transexual en la isla por defender sus derechos. ¿Ha discutido con su padre por este motivo?

Respuesta. Yo he peleado por muchas cosas y he conversado muchas cosas con él. Y él es capaz de reconocer y de decir "mira, en esto me equivoqué, en esto no me equivoqué". Su idea fue crear una especie de servicio militar para jóvenes obreros y campesinos que acababan sacando el título de obreros cualificados. En esa época de los años sesenta y setenta hubo gente muy dogmática que defendía que en esas unidades había que meter a los vagos, a los peludos, para integrarlos en la sociedad, hacerlos hombres y fortalecerlos. Lo mismo ocurrió con los homosexuales, que en esa época eran incomprendidos y se les veía como enfermos. No sólo en Cuba, en el mundo entero. Mi madre [Vilma Espín, presidenta de la Federación de Mujeres] fue una de las primeras en denunciar que se estaban llevando a estas unidades a muchachos que eran homosexuales para reformarlos. Pero allí no se torturó, como cuenta Reinaldo Arenas. Hubo casos de malos tratos. Gente abusadora hay en todas partes. Lo importante es que se denuncie. Estas cosas hay que hablarlas, ponerlas en un lugar de la Historia y crear los mecanismos para que no vuelvan a ocurrir.

P. ¿Ha habido cambios en la isla desde que su padre asumió el poder?

R. Mi padre sigue la misma política, la misma línea que ha liderado Fidel, que no es una línea de él, es una contribución colectiva; por supuesto, cambian las personalidades, el estilo cambia?

P. ¿Cuál es el estilo de su padre?

R. Él tiene mucho sentido práctico, muy buen sentido del humor, es muy organizado. A mí me ha gustado cómo ha asumido la responsabilidad en este momento, porque lo ha hecho con mucha humildad, con modestia, con mucha inteligencia, muy cuidadoso del respeto que él siente por la figura de Fidel. Éstá siguiendo estrictamente el acuerdo de trabajar colectivamente. Es un hombre con mucho sentido de la crítica y de la autocrítica. Que tiene el valor de reconocer los errores, no como a veces pasa con gente que culpa a otros.

P. ¿Un error que haya reconocido, por ejemplo?

R. Precisamente, dice que en los sesenta y setenta fueron incapaces de darse cuenta de todas las cosas que estaban pasando. Eran todos muy jóvenes, machistas, muy homófobos. No fueron capaces de darse cuenta del error, del disparate, de la falta de humanidad que podían tener actitudes de este tipo.

P. ¿Y cómo es Fidel?

R. Es un hombre incapaz de soportar las injusticias, que ahora incluso defiende a los transexuales. Es un ciclón, pero también un cabeza dura y eso ha influido en su estado de salud. Verle reaccionar ante las dificultades es como ver una partida de ajedrez entre genios. Es un hombre impresionante. Va a haber Cuba para rato con él.

P. ¿Va a volver?

R. Sí, sí va a volver. Se está recuperando y mejorando rápidamente. Pero no sé, yo quisiera que no vuelva de la misma manera, porque ya tiene 80 años y quiero que se cuide. Le pediría que no se sobreexija tanto.

P. ¿Le ha visto últimamente?

R. No, desde que está enfermo no lo he visto. La última vez fue el 3 de junio, en el cumpleaños de mi padre, un encuentro que yo aproveché para tocar el tema de los transexuales. Me dijo que creía que estaba haciendo un buen trabajo, que ya había recopilado suficiente información científica como para adoptar una decisión política para reconocerles su derecho de cambiar al sexo que sienten como propio. Mi padre sí le ve y habla con él casi todos los días. A mí me dice que cuando Fidel esté completamente recuperado nos contará todo lo que pasó.

P. ¿Su marcha ha supuesto algún cambio de rumbo?

R. Claro que hay cambios. Cuba es un país en cambio constante. En cualquier caso, nosotros respetamos muchísimo la figura de Fidel y se va a seguir la estrategia liderada por él. Aunque desde que dejó el poder está siendo muy respetuoso y no quiere interferir en las decisiones que se están tomando, siempre le consultan cosas. Sin embargo, él tiene mucho cuidado de no influir en las decisiones del grupo, porque cualquier criterio suyo tiene gran autoridad moral. Lo que sí es cierto es que con su marcha, al asumir muchas personas más responsabilidad, la gente se pone más creativa, aporta otras iniciativas, se aporta otra energía.

P. ¿A qué tipo de iniciativas y energías se refiere?

R. Me refiero a la participación. Yo siempre aprendí que es necesario desarrollar estilos de trabajos participativos. La participación es que todos asumimos responsabilidad y, al asumirla, todos aportamos elementos. Yo considero que Cuba debe fortalecer sus mecanismos de participación. Debe fortalecerlos mucho más de lo que están ahora y está en condiciones de hacerlo. Creo que eso nos va a enriquecer. La actual fórmula de Gobierno es participativa, sólo que tiene que mejorar el mecanismo en la práctica y potenciar la gobernabilidad popular.

P. ¿Va a haber una transición en Cuba?

R. Algunos españoles mantienen un pensamiento colonizador y creen que el mismo análisis que hacen de la historia española pueden aplicarlo a la de Cuba. Me refiero a la transición. La gran diferencia está en las personalidades. Fidel es un líder revolucionario comunista que llevó al pueblo al cambio socioeconómico más radical de toda la historia del continente americano. Franco era un fascista: ésa es la diferencia.

P. ¿Cómo se imagina Cuba dentro de 15 años?

R. En 15 años, Cuba será una democracia socialista más participativa, más fortalecida, en el sentido de su madurez, con un socialismo muy creativo.

P. ¿Se refiere a la posibilidad de que existan otros partidos?

R. Para Cuba, ahora mismo, en estos momentos, creo conveniente el partido único. Es lo que ha permitido mantener su unidad como nación soberana e independiente y sus conquistas sociales.

P. En círculos empresariales e incluso periodísticos se rumorea que su padre es un admirador del modelo chino de apertura económica. ¿Es cierto?

R. No creo que sea un admirador del modelo chino. Al menos, nunca le escuché decir tal cosa; al contrario, él observa constantemente qué está pasando en China y en un montón de lugares. Y dice que los chinos, resolvieron algunas cosas, pero que hay otras que no han resuelto. Hay cosas que no le gustan y otras que sí, como en todas partes. Hasta en Cuba hay cosas que le gustan y otras que no.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Dubai



Dubai es una ciudad impresionante, asombra su limpieza, la monumentalidad de sus construcciones, lo anchas y bien pavimentadas que estan sus calles y autopistas, la inmensidad de sus centros comerciales, el lujo reinante por todos lados ( hasta las paradas del bus tienen aire acondicionado), lo barato que es alli la gasolina y lo caro que es el alcohol,la ciudad vieja con su mercado ( zoco )y la variedad tan increible de especias,el enorme comercio con oro, los jardines verdes y con flores.

Cuando volvi alli me dedique a explorar la ciudad bien, descubri que alla viven muchisimos europeos, la mayoria por contratos de trabajo, tambien que se esta desarrollando un tipo de turismo de alto poder adqusitivo, que hay ciertos lugares donde se hace un tipo de vida nocturna de estilo occidental, conoci a un cubano residente en Moscu e ingeniero de caminos al igual que su esposa rusa, ambos trabajando en Dubai con unos sueldos de vertigo y unas condiciones de trabajo y vivienda increiblemente buenas.

la cara fea de ese pais de las mil y una noches, son los trabajadores asiaticos y africanos encargados de hacer los trabajos mas duros y tiene que ser muy duro por ejemplo, el hacer trabajos manuales en la construccion con ese clima horrible por un sueldo miseria.

La cara linda de mi experiencia es que finalmente vi el desierto,aunque no todo lo que me habria gustado,aunque la puesta de sol que vivi jamas la olvidare, tambien el disfrutar de una cultura tan alejada de la mia, el conocer gente de todo el mundo, viajeros como yo.


miércoles, 16 de septiembre de 2009

Santeria cubana e identidad cultural

A estas alturas de la Historia creo que ya casi nadie duda que la Santeria es parte fundamental de la cultura popular cubana, con su aporte esencial en los campos de las creencias religiosas populares, la musica, la danza, la artesania, la cocina etc, de que es la mejor demostracion de las raices africanas injertadas en nuestra cultura.Siempre me he acercado a las religiones de origen africano en Cuba desde el punto de vista cognoscitivo porque no soy creyente, aunque provengo de una familia con fuertes y antiguas raices en la Santeria, quizas esa distancia me ha permitido observar y analizar mejor ese fenomeno de la transculturizacion que esta en el origen de la nacionalidad cubana tambien,la conceptualizacion sobre lo que realmente es la Santeria es bastante contradictoria y la mayoria de los autores al alcanze de los lectores comunes simplifican bastante el tema,por eso decidi poner este excelente articulo que refleja mejor mi forma de pensar al respecto, que pudiera resumir en dos palabras, aunque evidentemente la Santeria tiene una raiz africana es verdaderamente un fenomeno cubano y el intento de reafricanizarla que se hace por parte de algunos intelectuales manipuladores desde hace algun tiempo, me parece simplemente una agresion cultural mas porque nosotros somos cubanos y no africanos.



Caldero de Oggun



Santería cubana e identidad cultural

Jesús Guanche

De las religiones populares cubanas, la que sin dudas posee un creciente arraigo en una parte de la población es la santería: tal como le denominan desprejuiciadamente muchos creyentes. Sin embargo, tanto algunos estudiosos como otros practicantes habíamos preferido llamarle "Regla de Ocha", "Ocha", "Culto a los orichas", u otra denominación distinguible de la "Regla de Ifá", pero más aferrada a sus históricos antecedentes subsaharanos, y habíamos caído en la vieja trampa difusionista de calificar los hechos de la cultura (incluso los religiosos) según su procedencia o su apariencia y no según lo que realmente son, de acuerdo con sus cualidades esenciales. Es decir, se ha denominado la resultante de un complejo proceso de transculturación en el ámbito religioso más en atención a sus "raíces" que a la rica diversidad de sus "frutos" [1].

Junto con los indudables aportes del difusionismo a la etnología comparada en su desarrollo histórico, no podemos olvidar sus profundas limitaciones metodológicas que separaron los fenómenos culturales de sus creadores y portadores humanos, lo que generó una concepción mecanicista de la cultura como conjunto de cosas que se desplazan en el espacio [como lo muestra la obra de Fritz Graebner (1877-1934) y la teoría de los "Círculos culturales"]; o la idea de que la cultura es una especie de organismo vivo e independiente de los pueblos [como puede ejemplificarse en los trabajos de Leo Frobenius (1873-1928) y su "Morfología cultural"]; o que la cultura surgió de una vez en un territorio elegido [por algún Dios] y luego se expandió por el orbe [como se infiere de las obras de Graften Elliot-Smith (1871-1937) y de William James Perry (¿-1949) y sus ideas sobre el "Panegiptismo"] [2].

Este es un largo y discutido problema metodológico que diferencia el conocimiento científico de otras formas sensoriales del conocimiento: la actividad científica radica, precisamente, en descubrir las regularidades esenciales de los objetos, hechos y procesos estudiados y no sólo en el acercamiento empírico de describir el fenómeno en sus cualidades externas.

No debemos exigírsele a un creyente sincero que a partir de su fe religiosa llegue a estas consideraciones; pero sí constituye un principio para quien, desde el punto de vista científico, trata de interpretar esta u otras formas de religiosidad popular.

Pero la santería cubana también padece de otros calificativos poco precisos que minimizan u ocultan su originalidad nacional y su identidad propia. Tampoco han sido claros la denominación de "cultos sincréticos" ni mucho menos la de "religión afrocubana".

En el primer caso, es un término "oficial" [3] demasiado genérico para denominar una práctica religiosa con cualidades particulares; ya que todas las religiones sin excepción poseen determinadas actividades cultuales o de culto, que las diferencian o las relacionan entre sí; y al mismo tiempo, también el sincretismo es una peculiaridad de todas las religiones, en tanto acumulación selectiva de tipo histórico-cultural, desde las formas rituales más simples a las formas más complejas y elaboradas.

En segundo lugar, esta forma de religiosidad tampoco es hoy "afrocubana", sino sencillamente cubana, ya que su práctica habitual dentro del país y su diseminación internacional ha estado realizada por personas cubanas radicadas tanto en Cuba como en otros países de América y Europa fundamentalmente; pero a partir del modo en que se ejecuta y transmite en las dos principales áreas difusoras de la santería: La Habana y Matanzas. En este sentido, la santería fuera de Cuba también asume modalidades propias que con el tiempo deben formar parte de las respectivas culturas de los países receptores [4].

Uno de tantos ejemplos lo emplea el profesor norteamericano Conrad Phillip Kotak en su volumen sobre Antropología. Una exploración de la diversidad humana con temas de la cultura hispana, quien en el capítulo 15 dedicado a La religión, reproduce un artículo del New York Times (3 de noviembre de 1992) sobre los problemas jurídicos a los que tuvo que enfrentarse el santero cubano Ernesto Pichardo para ser autorizado a sacrificar animales en su casa-templo en Miami dedicada a Changó [5]. Recordemos que esta práctica religiosa dejó de ser transmitida en Cuba por africanos desde los primeros decenios del siglo XX, ya que aquella población originaria tendió a desaparecer por el cese de la inmigración forzada y el peso demográfico principal de la transmisión intergeneracional hasta el presente ha dependido esencialmente de la población cubana con independencia de la composición "racial" (epitelial) de ésta [6].

Tampoco es posible extrapolar mecánicamente un término revitalizado por Fernando Ortiz en 1906 con el objetivo de valorar la significación de la presencia africana en la formación de la cultura nacional cubana, a la problemática finisecular de hoy. Aunque el término "afrocubano" había sido empleado por Antonio de Veitía hacia 1847 con poco éxito, Ortiz lo reutiliza justamente con un sentido táctico, como medio para demostrar la esencia de la cubanidad, jamás para regodearse en los antecedentes de ésta y sin el ánimo de confundirse ni confundir a los demás; aunque después se haya puesto de moda y sea una denominación más "comercializable" para el turismo internacional. Por ello ya hace años lo consideramos un vocablo "impropio y anacrónico" [7], que lejos de aclarar, tergiversa la riqueza, complejidad y diversidad actual de la cultura nacional.

En este sentido, el dinámico concepto de transculturación, aportado por Fernando Ortiz, es infinitamente más útil y preciso para comprender y explicar los procesos de cambios culturales cuyos resultados históricos son necesariamente distintos a sus componentes originarios. De este modo, la santería cubana es un vivo ejemplo respecto de las prácticas religiosas de los yoruba y de otros pueblos vecinos como los ewe y los fon, así como del catolicismo, el palo de monte y el espiritismo que también la ha nutrido y enriquecido.
Diversos trabajos han logrado adentrarse en el estudio de esta religión popular cubana sin perder de vista sus antecedentes, pero sin dejar de analizar sus transformaciones sustanciales durante casi dos siglos [8].

Desde fines de la década del 50 el mexicano Carlos A. Echanove había escrito un artículo sobre La santería cubana [9] sin mayores añadiduras innecesarias y con la claridad pertinente como para tomar plena conciencia de los procesos de cambio operados en la historia de esta práctica religiosa.

A principios de la década del 60, Argeliers León Pérez abordó la compleja figura de Elebwa: una divinidad de la santería cubana [10] y profundizaba — como le era habitual — en el carácter cualitativamente nuevo que ha adquirido ésta y otras deidades en el contexto espacio-temporal cubano.

Cuando a mediados de la década del 70 ambos elaboramos una de las ponencias leídas durante el Segundo Festival de Artes y Culturas Negras y Africanas efectuado en Lagos, Nigeria, cuyo resumen publicó más tarde la revista Revolución y cultura [11], también tratamos de explicar los procesos de desintegración y de reintegración de la santería cubana como parte de una herencia cultural euro-africana, pero recontextualizada y enriquecida considerablemente por la población de esta Isla.

A principios de la década del 80 se publica un ensayo de Miguel Barnet sobre las Divinidades yoruba en la santería cubana [12] cuyo título deja explícito el contenido que guía todo el trabajo. En 1983 también dediqué un largo capítulo de Procesos etnoculturales de Cuba [13] a establecer diferencias sustanciales entre la práctica del culto a los orichas en distintas partes del área sudnigeriana, respecto de su realización en Cuba. De los datos allí expuestos se podía inferir sin dificultad que: si hipotéticamente el culto a los orichas en Cuba no hubiera recibido influencia alguna del catolicismo institucional y del popular; y si conservara sólo sus ingredientes subsaharanos originarios, también hubiera sido esencialmente nuevo; es decir, cubano, debido al intenso sincretismo religioso intra-africano que se efectúa aquí y a la compleja refuncionalización y adaptabilidad de los ritos y el conjunto de creencias al nuevo medio. Sirvan de ejemplos la peculiar concepción de los orichas Elegguá [que hoy es resultado de la transculturación de una deidad fálica de los ewe (Legbá) y de Shigidi de los yoruba]; Babalú Ayé [cuyo origen ewe-fon se fusiona con los atributos de Chakpaná, yoruba]; Osain [que asume en Cuba los atributos y funciones del oricha Aroni] y el hermafroditismo de Yemayá-Olokun [fusión mítica entre la madre diosa de las aguas corrientes y uno de sus hijos, el dios del mar] [14] con todas sus respectivas implicaciones en la tradición oral, que incorpora y justifica en la práctica religiosa estos cambios.

De manera semejante, la investigadora alemana Jutta Paul estudia "La santería como resultado del proceso de transculturación en Cuba" [15] y mediante diversos ejemplos llega a conclusiones análogas.

La posterior monografía sobre Yemayá a través de sus mitos, de Rosa María de Lahaye Guerra y Rubén Zardoya Loureda es otro vivo ejemplo cuyo análisis de contenido (vínculos con la naturaleza, el parentesco y el poder) en la cultura de tradición oral rebasa sus orígenes y se inserta fuertemente en la vida cotidiana y en el pensamiento religioso de los practicantes cubanos.

En la Sección VIII del libro de mapas correspondiente al Atlas de los Instrumentos de la Música Folclórico-Popular de Cuba, dedicada a la Distribución territorial de las manifestaciones musicales que emplean instrumentos y conjuntos instrumentales, tratamos de sintetizar todo el contenido de esta obra "a partir de la concentración y variedad de los instrumentos en uso; la presencia de las principales manifestaciones religiosas y laicas [...]; y el establecimiento de áreas y subáreas histórico-culturales propias de estas manifestaciones" [16].

En esta obra, una manifestación religiosa como la santería se observa a través de la distribución y variedad de los conjuntos instrumentales de batá, bembé, dundún y güiro o agbe. De ellos, los conjuntos de bembé son los más extendidos por casi todo el territorio del país; ya que los otros se extienden más en la mitad occidental de la Isla.

No obstante, como hemos señalado en esa oportunidad, "para el estudio tanto de la música como de la práctica de estas formas de religiosidad popular cubana, la presente clasificación [de manifestaciones más y menos extendidas] sólo funciona como una abstracción para el ordenamiento metódico del conocimiento; pues cada vez el palomonte — por ser más antiguo — se fusiona con la santería y ambos se entremezclan con diversos cultos del espiritismo "cruzao" (con uno, otro o ambos), a la vez que se aprecian sus comunes nexos sincréticos con el catolicismo. De modo que la práctica musical inherente a la práctica religiosa [...] es mucho más abarcadora [...], porque tanto los miembros de los conjuntos instrumentales como los propios practicantes se trasladan con gran frecuencia de un lugar a otro del país; bien al ser contratados para tocar en determinada ceremonia o simplemente como parte de su devoción religiosa" [17].

Sin embargo, en los últimos años ha vuelto a resurgir cierta tendencia desnaturalizadora que pude también observar en Brasil en 1988, durante las actividades del Congreso Internacional por el centenario de la abolición de la esclavitud, con algunos estudios sobre el candomblé y el umbanda, por ejemplo. Debido a la influencia de investigadores ajenos a los contextos culturales de Cuba y de Brasil se pretende "reafricanizar" manifestaciones de la cultura latinoamericana y caribeña que tienen ya una historia y un sedimento propios, con independencia del justo reconocimiento e identificación de sus procedencias originarias. Se trata de trasladar la crisis de identidad que pueden tener otros, a la falsa interpretación de manifestaciones culturales propias como si fueran ajenas [18].

La santería cubana ha sido y es no sólo un medio de resistencia cultural contra los diversos embates y actividades hostiles catolizantes y "ateas" desde la etapa colonial hasta nuestros días; sino que al mismo tiempo representa un importante canal de comunicación, tanto para el desarrollo de la cultura de tradición oral de una parte del pueblo cubano (por la riqueza de mitos, cuentos, medicina popular, artesanía, alimentación, y muchas otras), como para la re-creación artística profesional o vocacional de sus fundamentales imágenes (artes escénicas [19], visuales [20] y musicales); con la obligada precaución ante el también creciente proceso de mercantilismo inescrupuloso que impone la crisis actual, la irrupción del turismo internacional, el auge del "ocha-tur", de los llamados "diplo-babalawos" y más recientemente del periodismo sensacionalista sobre estos temas.

Aunque no es, ni tiene necesariamente que ser, una práctica religiosa común a todo el país, debido a su mayor arraigo en la mitad occidental y no obstante su actual proceso de expansión hacia oriente, sí forma parte indisoluble de la identidad cultural cubana contemporánea en evidente proceso de internacionalización.



Notas

Varios trabajos de gran interés analizan el sincretismo de la santería, entre otras religiones populares, pero no logran calificar de manera explícita su salto cualitativo como parte de la cultura nacional. Entre estos pueden verse el de Rafael L. López Valdés. "Elementos para una caracterización de los cultos populares de origen africano en Cuba", en Componentes africanos en el etnos cubano, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1985, pp. 186-229. La propia monografía de Aníbal Argüelles Mederos e Ileana Hodge Limonta sobre Los llamados cultos sincréticos y el espiritismo, La Habana, 1991; no obstante la rica información que estudia, también se mantiene a distancia al considerarlas como "expresiones religiosas derivadas delos cultostribales introducidos en Cuba por los africanos"; como algo ajeno a la cultura popular cubana.

Véase A.S. Tókarev. "La corriente difusionista", en Historia de la etnografía, La Habana, 1989, pp. 109-138 y Marvin Harris. "El difusionismo", en Introducción a la antropología general, Madrid, 1995, p. 620.

Véase la Tesis sobre la religión, la Iglesia y los creyentes. Primer Congreso del PCC, La Habana, 1975, p. 7.

Véase entre otros trabajos los de Stephan Palmié. Santería en Miami y Luz María Martínez Montiel. La santería, una religión afroantillana de resistencia cultural. Ponencias del Simposio Afroamerican Religion in Transition. 48 Congreso Internacional de Americanistas. Estocolmo/Uppsala, julio de 1994.

Op. cit., Madrid, 1994, pp. 358-359.

Véase Jesús Guanche Pérez. "Aspectos etnodemográficos de la nación cubana: problemas y fuentes de estudio", en Eres (Arqueología), Santa Cruz de Tenerife, vol. 4 (1), 1993, pp. 37-54.

Guanche, Jesús. "Los estudios etnológicos", en Procesos etnoculturales de Cuba, La Habana, 1983, p. 462.

Véase una bibliografía reciente sobre "regla de ocha" en Tomás Fernández Robaina [comp.]. Cultura afrocubana, no. 1. Cuadernos de Bibliografía Cubana. Biblioteca Nacional José Martí, La Habana, 1994, pp. 44-58.

Véase Revista Bimestre Cubana, Primer semestre, vol. LXXII, La Habana, 1957, pp. 21-35; en Actas del folklore, año 1, no. 1, La Habana, enero de 1961, pp. 21-27 y en Estudios afrocubanos. Selección de lecturas, tomo II, Universidad de La Habana, 1990, pp. 229-247.

En Abhandlungen und Berichte des staatlichen museums für volkerkunde, Dresde, Band 21, 1962, pp. 57-61.

Argeliers León y Jesús Guanche. "Integración y desintegración de los cultos sincréticos de origen africano en Cuba", en rev. Revolución y Cultura, no. 80, La Habana, 1979, pp. 14-19.

En La fuente viva. Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1983, pp. 165-197.

Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1983, pp. 352-400.

Véase A.F. Mac Kler-Ferryman. "Yoruba Speaking Peoples of the Slave Coast", vol IX (Negroes and West African), en Enciplopaedia of Religion and Ethics, by James Hasting, New York, 1951, pp. 279-280.

Revista de la Biblioteca Nacional "José Martí", La Habana, vol. 3, sep-oct. 1984, pp. 123-136.

Véase Victoria Eli y Jesús Guanche. Instrumentos de la música folclórico-popular de Cuba. Atlas, La Habana, 1997 (Carpeta de mapas) pp. 49-50.

Ibídem.

Véanse entre otros trabajos a David H. Brown. "Thrones of the Orichas. Afro-Cuban Altars in New Jersey, New York and Havana", en African Arts, Los Angeles, octubre de 1993, vol. XXVI, no. 4, pp. 44-87; y Mundicarmo Ferreti. O proceso de africanizâo ou reafricanizâo na religiâo afrobrasileira. Ponencia al Simposio Afroamerican Religions in Transition del 48 Congreso Internacional de Americanistas, Estocolmo/Uppsala, junio de 1994.

Véase Ramiro Guerra. Teatralización del folklore y otros ensayos. Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1989.

Véase Ivonne Muñiz. "Complejos religiosos afrocubanos y su apropiación en creadores cubanos contemporáneos", en Anales del Caribe, no. 14-15, La Habana, 1995, pp. 73-81.

jueves, 10 de septiembre de 2009

El camino minado del presidente Obama

Esta mas que claro que en este mundo y en casi todos los paises, los poderes politicos aplican la politica del todo vale para defender y alcanzar sus objetivos, en este mundo globalizado hay muchisima hipocrecia y esta como ha sucedido siempre en la historia de la Humanidad realmente dominado por tres o cuatro potencias, las organizaciones multinacionales como la ONU siguen siendo solo tigres de papel y lo que sigue contando es el poder militar y economico, la utopia que despues de la caida del muro de Berlin y el supuesto fin de la Guerra Fria nos vendian de un mundo pacifico y dedicado al comercio ya hace mucho que se hizo pedazos, lamentablemente los poderes facticos no acaban de aprender que la violencia genera mas violencia, que solo temen a la amenaza de la represion o la guerra aquellos que tienen algo que perder, eso ya ni siquiera tiene valor en el mundo islamico, el morir en combate es la maxima aspiracion de millones de jovenes, ahora si se esta haciendo realidad la frase del poeta, la vida no vale nada.


REPORTAJE: LA GUERRA SUCIA DE BUSH

Así torturaba la CIA

Los métodos de interrogatorio en la era Bush han quedado al descubierto: simulacros de muerte, amenazas e intimidación psicológica. Ahora falta saber si alguien pagará por ello

DAVID ALANDETE 30/08/2009


Mohammed, autor intelectual de los atentados del 11-S, tras su captura en 2003 (izquierda) y en Guantánamo este año (derecha).-

El preso está desnudo. Sólo lleva una capucha. Se le retiene sentado, esposado de manos y pies. Lleva horas en la celda. Sin ver. Sin saber lo que pasa a su alrededor. El interrogador de la CIA entra, sigiloso, con una pistola. Abre el tambor y lo gira varias veces junto al oído del detenido, para que sepa que hay un arma de por medio. Le pide información. El preso sigue callado. El agente sale, y entra con un taladro eléctrico. Otros interrogadores han puesto al preso de pie, esta vez en medio de la celda. El interrogador enchufa el taladro y juega con él, acercándoselo al preso oído, advirtiéndole de que le puede taladrar una pierna. De lo mucho que duele.


Los agentes de la CIA pensaban que nunca se habían corrido tantos peligros. Intuían que podrían ir al banquillo
La desorientación es total. Las celdas están iluminadas las 24 horas del día. La temperatura ambiente, manipulada, para hacer que los presos pasen calor o frío. Se les desnuda. Se les encapucha. Se les ducha con agua fría. En las duchas, entran agentes que les friegan el cuerpo con los mismos cepillos que se usan para limpiar suelos. Se les obliga a arrodillarse y, una vez están de rodillas en el suelo, se les empuja para que caigan con todo su peso sobre su espalda. Se les enfunda en pañales. Se les ridiculiza y desorienta. Se les restriega por los suelos. Se les humilla. No son nadie. No tienen derechos. Nadie sabe que están allí, en un lugar secreto, por razones que no se les revelan. Y lo peor, el dolor físico, está por llegar.

Es sólo una pequeña muestra de cómo torturó la CIA. Lo ha revelado esta semana un informe elaborado por el Inspector General de la agencia en 2004, en el que se da detallada cuenta de una serie de métodos inhumanos para sacar información, desclasificado por un juzgado federal de Nueva York gracias a una demanda de la Asociación de Libertades Civiles de América y Amnistía Internacional.

El grupo de interrogadores de la agencia, aprendices en el arte de la tortura, llegó lejos. En el informe se detallan casos extremos. Un agente, por ejemplo, está interrogando al preso. De repente, en el pasillo, se oye un disparo. Gritos. Carreras. Insultos. "Le has matado". "¿Qué has hecho?". El interrogatorio acaba, bruscamente. El agente acompaña al preso, sin capucha y esposado, a su celda. Al salir de la sala de interrogatorios, el detenido ve el cuerpo de un hombre, vestido como un preso, encapuchado, en el suelo. Toda la escena, un teatro de la tortura, para hacerle creer que la CIA ha matado a un compañero de cautiverio.

Al preso se le coloca, también, en el centro de su celda. Se le quitan las esposas de las manos. En su lugar, se le ata ambas muñecas a la espalda, con un cinturón. Este cinturón se liga a una cuerda o una cadena, que va enganchada a una polea del techo. El interrogador tira de ella. El preso queda suspendido en el aire, retorciéndose de dolor. Hay que parar antes de que se le disloquen los brazos.

Uno de los métodos más efectivos para obtener información es el de la llamada técnica de los puntos de presión. Se colocan las dos manos sobre el cuello del detenido. Se busca la arteria carótida. Se aprieta con fuerza, mirando a los ojos al detenido, sin titubeos, intimidando. Se aguanta, se sigue apretando, hasta que el preso dé un cabezazo o parezca que vaya a desmayarse. Entonces se le sacude, hasta que se le reaviva. La técnica se puede repetir hasta tres veces.

Estas técnicas de maltrato se probaron, entre 2002 y 2003, sobre un grupo de presos retenidos en diversas cárceles secretas de la CIA, en lugares no revelados. Entre ellos se encontraban Khaled Sheikh Mohammed, supuesto autor ideológico de los ataques contra Washington y Nueva York de 2001; Abu Zubaydah, colaborador de Osama Bin Laden y organizador de la red de transporte de terroristas de Al Qaeda, y Abd al-Rahim al-Nashiri, al que se acusa de perpetrar el atentado contra el destructor USS Cole en Yemen en 2000. Los tres están detenidos en Guantánamo.

Muchas de estas técnicas de tortura se transmitieron del Ejército a la CIA. De hecho, en el informe se admite que un psicólogo del Departamento de Defensa creó un manual de uso interno titulado Reconocer y desarrollar medidas contra la resistencia de presos de Al Qaeda a las técnicas de interrogatorio. Al Ejército, el trato a los prisioneros se le fue completamente de las manos. De la interrogación se pasó a la tortura y, de ella, al sadismo. En la cárcel iraquí de Abu Ghraib, un grupo de soldados convirtió a los presos en sus juguetes, algo que inmortalizó en una serie de fotos de la vergüenza que fueron filtradas a la prensa en 2004. En ellas se ve a soldados sonrientes, atormentando a los detenidos con palos de hierro, armas de fuego y perros; a cadáveres cubiertos en hielo; a hombres desnudos, amontonados como si fueran sólo carne.

Obama tuvo la oportunidad de revelar nuevas fotos de abusos, y así prometió que lo haría al llegar al Gobierno. Pero al ver las fotos, ominosas, cambió de opinión. "La consecuencia más directa de publicar esas fotos sería, creo, enardecer aún más los sentimientos antiamericanos y poner a nuestras tropas en peligro", dijo el presidente en una conferencia de prensa en mayo.

El informe se confeccionó, según se explica en el mismo, porque "un grupo de oficiales de la agencia de diverso rango, implicados en actividades de detención e interrogatorio, está preocupado porque, en el futuro, temen verse expuestos a procesos legales en EE UU o el extranjero y que el gobierno de EE UU puede no respaldarlos. Aunque el actual sistema de detenciones e interrogatorios de la CIA ha sido sujeto a la revisión legal del Departamento de Justicia y a la aprobación de la Administración, diverge considerablemente de la política y las prácticas previas de la agencia". Los propios agentes pensaban que nunca jamás, en la historia de la CIA, se habían corrido tantos peligros. Intuían que podrían verse en el banquillo, como ahora les puede suceder, aunque fuera con el beneplácito de Bush.

Esos agentes creían "que la revelación pública del programa antiterrorista de la CIA es inevitable y dañará seriamente la reputación del personal de la CIA y la reputación y la efectividad de la Agencia en sí misma". Washington respondía que no. Que las técnicas eran legales. Recomendaba, eso sí, que el daño infligido a los terroristas no fuera severo, que el preso no estuviera en riesgo de perder su vida. En ese caso, la información seguiría fluyendo. Mientras, a Sheikh Mohammed se le sometía a ahogamiento fingido 183 veces y se le llegaba a mantener despierto 180 horas, una semana entera. En los descansos, se le amenazaba con matar a sus hijos, que estaban bajo la custodia de soldados estadounidenses y paquistaníes.

En aquella época, en la que los agentes de la CIA experimentaban con lo que se comenzaba a conocer como "técnicas especiales de interrogación", el entonces Presidente George W. Bush emitió un comunicado, en junio de 2003, condenando la tortura: "Estados Unidos declara su gran solidaridad con las víctimas de la tortura en el mundo. La tortura en cualquier lugar es una afrenta a la dignidad humana. Nos comprometemos a construir un mundo en el que los derechos humanos sean respetados y protegidos por el imperio de la ley". Excepto, parece ser, en las cárceles secretas de la CIA.

De hecho, según el informe en el que se han revelado, detalladamente, todos aquellos malos tratos, la Casa Blanca dio autorización expresa para cometerlos. Incluso llegó a aconsejar, en diversos memorandos desclasificados en abril, cómo se debía torturar bien, para no correr riesgos. "La Oficina del Inspector General [de la CIA, autora del informe] ha colaborado estrechamente con el Departamento de Justicia para determinar la legalidad de las técnicas especiales de interrogación", dice el informe.

Los temores de los agentes de la CIA estaban justificados. Sólo ha sido necesario que llegara una nueva Administración, que ha publicado los memorandos del Departamento de Justicia -el llamado manual de la tortura de la CIA- y ha revelado, entre otras cosas, la existencia del programa antiterrorista de la agencia y que dentro de él se contrató a mercenarios para matar a terroristas. Es más, ha descubierto con pavor que el anterior vicepresidente, Dick Cheney, le ordenó a la CIA mentir al Congreso y ocultar la existencia de operaciones de captura de terroristas.

A lo largo de los meses se han ido acumulando evidencias de que la CIA pudo haber quebrantado la ley. "El propio inspector general de la CIA documentó, con una perturbadora minuciosidad, el nivel de tortura cometido y hasta qué punto se violaron las leyes", opina Anthony Romero, director ejecutivo de la Asociación de Libertades Civiles de América, que interpuso la demanda gracias a la que se reveló dicho informe.

Justo el lunes, el comité de control ético del Departamento de Justicia finalizó una revisión de cinco años de duración sobre una docena de casos de supuesta tortura ya investigados por un grupo de abogados del estado de Virginia, por encargo de Bush, y que quedaron cerrados. Ese comité decidió que debían ser reabiertos y recomendaba al fiscal general encausar a los agentes que cometieron aquellas torturas.

El hombre que recibió esta recomendación, Eric Holder, fiscal del Estado, tenía dos opciones. La primera era cumplir la promesa que había hecho previamente, en sintonía con el presidente Obama. Dejar el pasado en paz, no hurgar en los errores de la CIA, y procurar que la historia no se repitiera. Al fin y al cabo, Obama prohibió la tortura por decreto nada más tomar posesión de su cargo. En abril, en un comunicado, el propio fiscal general había dicho: "Sería injusto encausar a aquellos hombres y mujeres abnegados, que trabajan para proteger a América, por un comportamiento que fue aprobado previamente por el Departamento de Justicia".

La segunda posibilidad era reabrir los casos, con lo que aquello implicaba: poder ver a agentes de la CIA en el banquillo. Obama le había dado carta blanca a Holder. Uno de los portavoces del presidente, Bill Burton, dijo que el asunto le atañía ahora, exclusivamente, al fiscal general. El pasado lunes, en una conferencia de prensa en Martha's Vineyard (Massachusetts), donde el presidente pasa sus vacaciones, Burton recalcó que "la decisión final de a quién se investigará y quién será encausado depende del fiscal general".

Eric Holder no tardó en decidir, con su proverbial independencia. Habría investigación. Oficialmente, los agentes pueden acabar en el banquillo. "Como resultado de mi análisis de todo ese material, he concluido que la información a mi alcance me permite abrir una revisión preliminar sobre si se violaron las leyes federales con el interrogatorio de ciertos detenidos en lugares del extranjero", dijo Holder en un comunicado. "Quiero destacar que ni la apertura de una revisión preliminar ni, si así lo permiten las pruebas, el comienzo de una investigación exhaustiva, significa que se presentarán cargos necesariamente".

El hecho de que Holder recalcara que aquello no significaba que fuera a haber acusaciones formales fue un intento patente de calmar a otro hombre de confianza de Obama al que le ha correspondido uno de los papeles más complicados en la nueva administración. Ese hombre es Leon Panetta, abogado de formación, profesor por vocación y veterano del Partido Demócrata. Desde el pasado mes de febrero es director de la CIA. Por distintas razones, ha acabado expresando en público lo mismo que defiende el anterior vicepresidente Cheney. Sobre todo, que sería injusto encausar a agentes de la CIA que en su día sólo actuaron con la aprobación de Washington y con el objetivo de evitarle a su país un nuevo atentado terrorista que causara miles de muertes.

En un correo electrónico filtrado por la CIA a la prensa, Panetta prometió el lunes no achicarse ante las investigaciones. "El uso de técnicas especiales de interrogación comenzó cuando nuestro país respondía a los horrores del 11 de septiembre y acabó en enero. Para la CIA, los desafíos del presente no son las batallas del pasado, sino las guerras de hoy y las de mañana. Como director en 2009, mi interés principal, en lo que se refiere a un programa que ya no existe, es estar del lado de aquellos agentes que hicieron lo que su país les pidió y siguieron el asesoramiento legal que se les facilitó". Además, apuntó al Departamento de Justicia: "La agencia buscó y obtuvo múltiples pruebas escritas que confirmaban que sus métodos eran legales".

Al fin y al cabo, el vivero de ideas de la tortura fue la Oficina de Asesoramiento Legal de la Casa Blanca, adscrita al Departamento de Justicia, la entidad que emitió una serie de memorandos y envió una retahíla de cartas que autorizaron el uso de técnicas de maltrato a prisioneros, como el ahogamiento fingido. En mayo, el propio Departamento cerró una investigación interna sobre la actuación de los tres abogados de la Administración de Bush (John Yoo, Jay Bybee y Steven Bradbury) que redactaron aquellos memorandos que autorizaron técnicas extremas de interrogatorio entre 2002 y 2007.

Algunos de aquellos memorandos, hechos públicos por Obama el pasado mes de abril, son un verdadero manual de la tortura, una antología de la barbarie para el uso a discreción de los agentes de la CIA. Fueron la confirmación de que se seguiría el camino abierto por aquellos pasos que tímidamente se daban en 2002 y 2003, revelados en el informe desclasificado el lunes. En un informe de 2002, escrito por John Rizzo, se aconseja: "Con el uso del bofetón en la cara, el interrogador le da una palmada al individuo en la cara con los dedos ligeramente abiertos. Esa franja hace contacto directo con el área sita entre la punta de la barbilla y la parte inferior al lóbulo de la oreja. El interrogador invade el espacio personal del individuo. La finalidad del bofetón facial no es infligir daño físico que sea duradero o severo. Al contrario, el propósito del bofetón facial es inducir un susto, la sorpresa y/o la humillación". Y, al fin y al cabo, como se dice más adelante, "para que el dolor o sufrimiento se eleven al nivel de tortura, el estatuto requiere que sean severos".

Más consejos sobre como maltratar bien: "El confinamiento conlleva la colocación del individuo en un espacio reducido, cuyas dimensiones restrinjan la libertad de movimiento. El espacio reducido es, normalmente, oscuro. La duración del confinamiento dependerá de las medidas del contenedor. En los espacios confinados de mayor tamaño el individuo puede sentarse y levantarse. En los de menor tamaño, sólo puede sentarse. La reclusión en el espacio grande puede durar hasta 18 horas. El pequeño, no más de dos".

Aquellos memorandos de la tortura incluso llegaban a recomendar amenazas y extorsiones a la carta. Abu Zubaydah, por ejemplo, ahora preso en Guantánamo, tiene terror a los insectos. "Ustedes planean informar a Zubaydah de que van colocar un insecto punzante en su celda, pero en su lugar le van a colocar un insecto inofensivo, como una oruga. Si lo hacen, para asegurarse

[de que cumplen con la ley], deben informarle de que la punzada del insecto no produciría la muerte o un dolor severo". ¿Y sufriría excesivamente Zubaydah? "Una fobia no es una enfermedad mental", dice el informe. "No registra ninguna condición o problema mental preexistente que le haga propenso a sufrir enfermedades mentales prolongadas derivadas de los métodos de interrogación que ustedes proponen". Carta blanca.

Y todo por una misión, filtrada desde las altas esferas del poder, desde la misma Casa Blanca: defender a América. En justificación de aquellas técnicas salió el martes su padre ideológico, el ex vicepresidente Cheney. "Los documentos revelados el lunes demuestran claramente que los individuos sujetos a técnicas especiales de interrogación ofrecieron la mayor parte de datos de inteligencia de los que disponemos sobre Al Qaeda. Esos datos salvaron vidas y previnieron ataques terroristas. Esos detenidos, además, de acuerdo con los documentos, jugaron un papel en casi todas las capturas de miembros de Al Qaeda y sus asociados desde 2002". Y finaliza: "Aquella gente merece nuestra gratitud".

Por las filtraciones de la prensa nacional este mismo mes de agosto, se sabe que incluía dinero y entrenamiento para formar un equipo de agentes secretos capaz de liquidar a yihadistas de Al Qaeda por la vía rápida, matando a sus principales dirigentes, y que después de 2004 incluyó a mercenarios de la empresa privada Blackwater. Por aquel trabajo, Blackwater (ahora renombrada Xe Services) recibió "millones de dólares para entrenamiento y armamento", según publicó recientemente el diario The Washington Post.

Blackwater llegó a ser el mayor contratista de Washington en Irak, ingresando millones de dólares por misiones de seguridad privada y protección de miembros del cuerpo diplomático. El Departamento de Estado rescindió los contratos con la empresa a principios de este año, tras recibir informes que revelaban la existencia de un supuesto fraude en las facturas, algo que la empresa ha denegado en repetidas ocasiones. Previamente, el gobierno de Irak había expulsado a la empresa por la muerte de 17 civiles en una misión de protección de diplomáticos norteamericanos en Bagdad en 2007.

Panetta decidió cancelar fulminantemente el plan antiterrorista de la CIA en junio y acudió al Capitolio a informar de él a diversos representantes y senadores. "El director Panetta pensó que debía informar al Congreso, y así lo hizo, Además, sabía que el programa no había ofrecido resultados, así que lo acabó", dijo el portavoz de la CIA George Little el pasado jueves a Associated Press. "El director Panetta no le contó a ningún comité que la agencia hubiera mentido al Congreso o hubiera roto la ley".

Esta revelación le costó a Panetta un encontronazo con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, que afirmó públicamente en mayo que la CIA le había mentido a ella y a los demás legisladores. "La CIA sólo me informó una vez sobre los interrogatorios especiales, en septiembre de 2002, en mi calidad de miembro demócrata de mayor rango en el Comité de Inteligencia. Se me informó de que los asesoramientos legales del Departamento de Justicia habían llevado a la conclusión de que el uso de técnicas especiales de interrogación eran legales. La única mención sobre el ahogamiento fingido en aquellas sesiones fue para negar que se estuviera utilizando". De modo que, según la persona que ocupa el puesto de tercer rango en la sucesión de poder del país, la CIA mintió consciente y reiteradamente al Congreso.

Entonces, en mayo, Panetta hizo suyas por primera vez las heridas infligidas a la CIA por la anterior Administración, y se dispuso a curarlas con una defensa cerrada a su personal. Desmintió a Pelosi. Se enfrentó a los demócratas en el Congreso. Abrió una guerra en el partido. En un correo electrónico enviado a sus subordinados, Panetta dio garantías a los suyos el pasado 15 de mayo de que "la CIA nunca ha mentido al Congreso". Pronto, los hechos le desmintieron.

Días después se enteró de que estaba en vigencia el programa secreto para matar terroristas. Fue entonces cuando tuvo que acudir al Congreso a informar de él, forzosamente. A los dos días, en defensa de Pelosi, un grupo de demócratas de la Cámara de Representantes le envió una carta pidiéndole que se retractara de lo dicho en aquel correo electrónico enviado a sus subordinados. "Recientemente, usted testificó que tenía noción de que diversos oficiales de mando de la CIA han escondido actos de gran calado a todos los miembros del Congreso y han engañado a los congresistas durante diversos años, desde 2001 hasta esta semana", dijeron. "En vista de su testimonio, le pedimos que corrija públicamente su comunicado".

En ese estado, maltrecho, está la CIA. Herida por una Administración que la utilizó a su antojo para torturar y probar experimentos con los presos, los derechos humanos y la dignidad de las personas. Cheney defiende aquellos años truculentos. Desde que dejó el gobierno no se ha cansado de repetir que aquellos interrogatorios aportaron mucha información valiosa que salvó miles de vidas. Y refiere, una y otra vez, a los informes que van viendo la luz.

"La información extraída a los detenidos ha ayudado a identificar a terroristas", según el documento de 2004. "Por ejemplo, información de Abu Zubaydah ayudó a identificar a José Padilla y a Binyam Muhammed (que planeaban detonar una bomba sucia de uranio en Washington o Nueva York). Riduan Hambali Isomuddin proporcionó información que llevó al arresto de otros miembros de Al Qaeda antes no identificados en Karachi. Todos habían sido designados como pilotos para un ataque aéreo en EE UU".

En las páginas finales del informe, se relata todo un rosario de ataques terroristas frustrados, el misal de Dick Cheney para justificar la tortura: planes para el bombardeo del consulado norteamericano en Karachi; estrellar un avión en el aeropuerto de Heathrow, en Londres; descarrilar un tren y hacer explotar simultáneamente diversas gasolineras en EE UU; cortar los cables de suspensión de diversos puentes de Nueva York para derrumbarlos, y un ataque calcado al del 11 de septiembre de 2001 pero en Los Ángeles.

No ha habido un atentado en suelo americano desde 2001. Sobre las razones, hay ahora dos versiones en juego. Cheney y la anterior Administración asegurando que es así, en gran parte, gracias a la CIA. Eric Holder y los líderes de la mayoría demócrata en el Congreso, que opinan que hay razones que pueden sustentar el argumento de que el país es más seguro a pesar de la tortura de la CIA.

Obama ha evitado pronunciarse sobre este nuevo informe o sobre la reapertura de investigaciones de Holder. Pero le ha dado un golpe mortal a las actividades antiterroristas de la agencia. La semana pasada creó, a recomendación de una comisión que formó un día después de tomar posesión de su cargo, un nuevo equipo de élite que se encargará de interrogar a los terroristas detenidos.

El equipo estará compuesto por agentes de diversas agencias, pero estará albergado en la sede del FBI y dirigido por un agente de ese cuerpo de policía, dependiente del Departamento de Justicia. Lo supervisará directamente la presidencia, a través de Consejo de Seguridad Nacional, y se regirá únicamente por el Manual de Campo del Ejército, que prohíbe, a todos los efectos, la tortura. Obama quería cerrar un episodio, ciertamente oscuro, en la historia CIA. Esperaba, con ello, pacificar los ánimos en la sede de la agencia, después de años de confusión y graves errores. No contaba con que su propio fiscal general iba a considerar que las heridas del pasado son todavía demasiado profundas como para poder ignorarlas.

domingo, 6 de septiembre de 2009

Memorias de un guerrillero

Queria escribir sobre este libro como he hecho sobre algunos aca, pero aun no he podido leermelo al igual que el otro al que hace referencia el articulo, asi que paciencia ya hare la cronica cuando me los lea.


Memorias de un guerrillero

Carlos Montemayor

He leído el manuscrito de las Memorias 1945-1979 de José Luis Alonso Vargas, de próxima aparición. Se trata de una contribución relevante a la documentación testimonial y al análisis de ciertos procesos de los movimientos armados en México en la década de los años setenta del siglo XX. Particularmente, revela los vasos comunicantes de organizaciones armadas en muchas regiones del país a partir del núcleo original de Los Guajiros con las Fuerzas Revolucionarias Armadas del Pueblo (FRAP), los Lacandones, el Frente Urbano Zapatista (FUZ) e incluso el Partido de los Pobres (PDLP) de Lucio Cabañas. El proceso de evolución ideológica de las juventudes comunistas a finales de los años 60 y principios de los 70 está planteado aquí con una perspectiva amplia y con abundantes referencias personales de figuras claves en varias partes del país. Destacan las referencias a los cuadros que de Baja California se integraron en la Liga Comunista 23 de Septiembre y de Guadalajara en las FRAP; de manera especial, sobresalen las menciones a figuras como Raúl Ramos Zavala, Arturo Ignacio Salas Obregón y Diego Lucero, tanto por su aportación de ideas o planteamientos polémicos, como por la concreción de los grupos armados y su capacidad de ordenamiento, disciplina y expansión. El libro aclara, a través de la descripción del contexto social e ideológico de las juventudes comunistas de México en los años de referencia, los límites, contradicciones y carencias del Partido Comunista Mexicano señalados ya por José Revueltas en su clásico Ensayo sobre un proletariado sin cabeza. El análisis y los testimonios sobre el año 1971 son útiles y novedosos, entre otros momentos de la obra, por la aportación clara y abundante de las acciones coordinadas de varias organizaciones a partir, por supuesto, de la perspectiva del “Grupo N” de Los Guajiros.

Hacia enero del año 1990, el general Mario Arturo Acosta Chaparro publicó el Movimiento subversivo en México, obra que contiene los listados de los integrantes de las agrupaciones guerrilleras identificadas a lo largo de la guerra sucia de los años setenta y ochenta. Los listados y análisis del general Acosta Chaparro son útiles para entender los alcances y también las limitaciones que sobre la guerrilla mexicana lograron articular los cuerpos militares y policiales de la contrainsurgencia. El general desconoció el grado de coordinación que alcanzaron las organizaciones guerrilleras en el año de 1971, por ejemplo, y postuló una presencia tan desmedida como equivocada de la injerencia ruso-cubana en las juventudes guerrilleras de México. En las notas sobre el “Núcleo guerrillero urbano de Chihuahua”, el general Acosta Chaparro situó en el sexto lugar del listado compuesto de nueve integrantes a Pablo Martínez Pérez, nombre clandestino de José Luis Alonso Vargas, que en 1990, cuando publicó su libro Acosta Chaparro, ya tenía más de 10 años de haber regresado a México de su exilio en Cuba y de haber recuperado su nombre civil. Estas Memorias de José Luis Alonso Vargas permiten, pues, encontrar algunas limitaciones de los seguimientos y análisis oficiales.
Con el nombre de Pablo Martínez Pérez, el autor de estas Memorias fue apresado y procesado por el frustrado triple asalto del 15 de enero de 1971 a tres bancos de la ciudad de Chihuahua; también con ese nombre fue enviado a Cuba como parte del canje político que el gobierno mexicano aceptó realizar cuando las FRAP secuestraron al cónsul estadunidense en la ciudad de Guadalajara, Terence Leonhardy, el 4 de mayo del año 1973. Con ese nombre encubierto vivió parte de su vida clandestina y todo su exilio en Cuba; regresó a México en julio de 1979 y retomó su nombre legal. Es una buena muestra de que no siempre las labores de inteligencia en el gobierno mexicano han llegado a ser eficientes y precisas, lo cual no ha excluido, por supuesto, la barbarie ni la impunidad de la violencia de Estado.

Pues bien, como si fuera otra obra, aunque perfectamente integrada a la secuencia de los hechos y a la narración del autor, a partir del capítulo CXLV estas Memorias revelan un proceso desconocido: el del exilio de más de 30 guerrilleros mexicanos en Cuba durante los años de 1973 a 1979. El valor de estos documentos y testimonios para entender la relación de Cuba con los grupos guerrilleros mexicanos y el comportamiento de ellos en la isla, es enorme. Ayuda a confirmar la congruencia política de Cuba, a entender la decisión de la isla de no apoyar con entrenamiento militar a la guerrilla mexicana y a conocer las discrepancias de los guerrilleros mexicanos en tareas y análisis incluso en el exilio mismo.

La desigual composición de los exiliados mexicanos y su divergencia ideológica creciente, la entrevista con el comandante Manuel Piñeiro, el entrenamiento del “Grupo N” con el guatemalteco José María Ortiz Vides, los contactos con elementos de los Tupamaros de Uruguay, del MIR chileno y del ELN boliviano, las tareas de estudio, balances, análisis políticos y la vida misma de los exiliados en la isla, es una aportación crucial al conocimiento de la historia de México.