Páginas vistas en total

domingo, 29 de noviembre de 2009

Referendum

Pues ya se celebro el referendum aca, los votantes aprobaron la prohibicion de construir minaretes y votaron en contra de prohibir la exportacion de armas de guerra, cada pueblo recibe lo que merece, ya veremos que nos trae el futuro, pero consecuencias seguro que habran

Carteles de promoción del referéndum. Foto: M.M.
Meritxell Mir Zúrich

El comercio de armas suizas, a referéndum

Actualizado sábado 28/11/2009 19:48 horas

Suiza no es sólo sede de organizaciones internacionales que velan por la paz y los derechos humanos, sino también de importantes empresas de armamento que exportan a países que no respetan esos mismos derechos humanos. Pakistán fue, por ejemplo, el principal importador de armas suizas el año pasado.

"Suiza no es consecuente", asegura Joseph Lang, diputado del Partido Verde. "Cada año, la Confederación Helvética se gasta 180 millones de francos suizos [120 millones de euros] en países en vías de desarrollo. Esos mismos países, después, nos compran armas por valor de 150 millones [100 millones de euros]", añade el líder de los verdes en el Comité de Seguridad Nacional.

El Grupo por una Suiza sin Armas (GSoA, por sus siglas en francés) lleva un cuarto de siglo luchando por un país alejado de la violencia. En 2007, reunió las 100.000 firmas necesarias para celebrar el referéndum vinculante de este domingo. El principal objetivo de la iniciativa es acabar con las contradicciones del país alpino y contribuir "sin hipocresías" a la paz en el mundo.

Suiza es el segundo productor de armas per cápita del mundo, y las cuatro compañías que operan en el país (RUAG, Pilatus, MOWAG y Oerlikon Contraves) lideran varios sectores del negocio armamentístico. RUAG, 100% pública, es la empresa exportadora de munición para armas pequeñas más grande de Europa.

Los escándalos han salpicado en más de una ocasión al gigante aeronáutico Pilatus. "Sus aviones vendidos para fines civiles son posteriormente armados", dice el activista de Goza Andreas Weibel, quien recuerda que se han utilizado contra civiles en Myanmar, en Angola y en el Kurdistán iraquí, por parte de Sadam Hussein.

La última provocación fue la venta de un Pilatus PC-9 a Chad en 2006, a pesar de las advertencias del GSoA al Gobierno para que no autorizara la operación. El Ejecutivo hizo oídos sordos y, finalmente, se descubrió que el avión había sido utilizado para bombardear a la población civil en Darfur.

"Lo hicieron en contra de lo que estaba estipulado en el contrato", dice Christen Ruedi, portavoz de Swissmem, la organización que aglutina a más de mil empresas del sector metalúrgico y electrónico. "También se le puede dar un uso perverso a un chuchillo, y no por eso vamos a detener la producción de cuchillos", agrega Ruedi.

La actual ley que regula el comercio de armas en Suiza es de las más estrictas de Europa... por lo menos, sobre el papel. La normativa se endureció a finales de 2008, aunque este año acabará con Arabia Saudí como mayor importador de armas suizas.

"No creo que esta prohibición tuviera demasiado impacto en el mundo", dice Urs Rellstab, miembro ejecutivo de la federación de empresas suizas Economiesuisse, quien apunta que es Estados Unidos quien controla el 70% del comercio mundial de armas.

La crisis económica, su aliado
En 2008, Suiza exportó material de guerra por valor de 722 millones de francos (480 millones de euros) a 72 países. Esta cifra supone menos de un 0,5% del total de las exportaciones del país y alrededor de un 0,1% de su PIB.

Aun así, tanto el Gobierno —que ha recomendado el 'no' a los votantes—, como las organizaciones empresariales tienen en la crisis económica su mejor aliado. El paro en el país alpino roza el 5%, una cifra a la que no están acostumbrados los habitantes de este país de economía robusta. Por eso, la pérdida de entre 5.000 y 10.000 puestos de trabajo que supondría el 'sí' asusta a los suizos.

"Entiendo la preocupación de las personas que se verían afectadas por la prohibición", dice Weibel, aunque asegura que el tamaño de la industria armamentística suiza es tan "pequeña" como la de ventanas de madera.

Ésta será la tercera vez que la Confederación Helvética votará en referéndum la prohibición para exportar armas. En 1972, el 'sí' consiguió su mejor resultado con un 49,7% de los votos. Ese porcentaje descendió hasta el 22,5% en 1997. Tampoco parece que este domingo Suiza vaya a convertirse en el primer país europeo en prohibir el comercio de armas. El último sondeo, llevado a cabo por la televisión pública del país, estima que un 50% de los votantes se decantará por el 'no'.

'No' a las armas pequeñas
El GSoA consiguió recoger este año 100.000 firmas más para la celebración de otro referéndum, en este caso contra las armas de uso personal. A pesar de sus bajos índices de criminalidad, Suiza es un país armado hasta los dientes. Se calcula que en el país helvético hay unos 2,5 millones de armas en manos privadas, la gran mayoría como resultado de la ley que permite que los suizos se queden con el arma una vez acabado su servicio militar.

sábado, 28 de noviembre de 2009

La realidad suiza

Volviendo al tema del desconocimiento de la realidad politica suiza fuera de sus fronteras, aporto esta informacion sobre la participacion politica real de muchos extranjeros en suiza, sobre este tema se podria hablar mucho, pero solo agregaria que en uno de los municipios mas conocidos, el de Ginebra, los extranjeros con residencia permanente pueden votar en las elecciones municipales y su voto cuenta mucho, porque la poblacion extranjera alli es el 40% del total, aqui no existe en la realidad ese miedo al extranjero que se alimenta en otros paises europeos, por eso han sido derrotadas todas las iniciativas politicas excluyentes y discrimantorias, impulsadas por el Partido Popular de derechas, este pais se derrumbaria economicamente sin el aporte de los extranjeros, como sucede en otros paises europeos donde su clase politica hace demagogia con el tema de la inmigracion y su poblacion en general esta muy desinformada.


llegó a Suiza hace 25 años como solicitante de asilo y hoy asesora legalmente a otros extranjeros. Lumengo fue uno de los siete candidatos negros al Parlamento helvético. (SF1, Julie Hunt)

El Obama helvético, perspectiva lejana para un país con asignatura migratoria pendiente

La elección del primer presidente negro de EE.UU. reactualiza participación de extranjeros en política suiza.

La “Obamanía” ha desencadenado sus efectos en Suiza, país de fuerte inmigración extranjera, donde la posibilidad que un extranjero –negro más encima- acceda a las altas esferas del Consejo Federal parece aún lejana.

No obstante, la cuestión se ha convertido en un asunto de actualidad, al menos en los comentarios de prensa, también un tema ahora recurrente en los círculos intelectuales, motivo de conversación preferido de las tertulias políticas otoñales.

Es que hasta ahora ningún descendiente de extranjero en Suiza ha llegado a la cúpula del Consejo Federal, pero analistas coinciden en que la posibilidad existe, aunque aún lejana, pero es una cuestión de tiempo, afirman los más optimistas, como el politólogo René Knüsel.

Una cantera bien nutrida

En todo caso hay señales que permiten pensar que así será. En efecto, si se considera la actual composición del Parlamento federal, se observa que los suizos lograron designar a la cámara de diputados (Consejo Nacional) al primer parlamentario negro, Ricardo Lumengo, por las filas del partido socialista. El diputado llegó a Suiza como refugiado político procedente de Angola en los años 70.

Otro político de origen africano que ocupa un cargo elevado, esta vez en el plano cantonal, es Carl-Alex Ridoré, abogado de origen haitiano, electo en el cargo de “prefecto” (gobernador civil) en el cantón de Friburgo, también por las filas del Partido Socialista.

Tal vez el Obama helvético no será de origen africano, pero si extranjero, seguramente europeo e hipotéticamente de origen latinoamericano. En todo caso la cantera existe, ya sea en el plano parlamentario, cantonal, y especialmente comunal, con una plétora de electos “secondos”, es decir hijos de inmigrantes de la primera generación.

Latinoamericanos en la pista

Los latinoamericanos consiguieron su primer representante en el Parlamento Federal con la elección de Antonio Hodgers, hijo de un desaparecido argentino, elegido diputado por el Partido de los Verdes, en representación de Ginebra. De hecho es uno de los consejeros nacionales (así se llaman oficialmente los diputados) más jóvenes del Parlamento; un camino aún largo para él…

Por otro lado, en el Parlamento predominan políticos “mestizos” de origen europeo, esencialmente originarios de Europa del Este, ya sea por parte de madre o padre, o sencillamente naturalizados, como es el caso del ex presidente del Consejo Nacional, el diputado socialista de Basilea Claude Janiak, de origen checo.

Fuerte presencia en el plano municipal

Pero por donde más empujan los inmigrantes, es en el plano comunal, donde los políticos surgidos de la inmigración ya se cuentan por docenas. Es el caso del cantón de Ginebra, donde Después de la comuna de Lancy que eligió hace tres años presidente de la asamblea municipal al uruguayo suizo Alberto Pérez-Iriarte, la ciudad de Ginebra designó en el 2007 a una emigrante gallega, Dolores Bolay Cruz al puesto del presidenta del Gran Consejo.

En la comuna de Vernier, siempre en el cantón de Ginebra, el Consejo municipal cuenta con 3 concejales de origen chileno provenientes del exilio: María Gaulin, Patricio Herrera y Alberto Pérez Yáñez. Los chilenos cuentan con el mayor números de concejales en el cantón de Ginebra. A los mencionados se agrega Christián López-Quirland y Pablo García.

Mujeres latinas concejalas

A este grupo se agrega la primera mujer de origen chileno en ser elegida miembro del Consejo Ejecutivo de la pequeña comuna de Avully (1.176 habitantes) Marozia Carmona-Fischer. Cabe también mencionar a las concejalas Silvia Machado (Argentina) y Luisa Pentzke (Nicaragua) y a Javier Alonso, concejal de Lancy. Una primicia, en uno de las cantones con mayor número de extranjeros.

Cierto es que candidatos “estilo moda Obama” existen, pero aún el camino para llegar al Consejo Federal es largo, debido esencialmente a que durante muchos años los inmigrantes no contaban con derechos políticos. Pero los tiempos cambian y la máquina se ha puesto en marcha. Es tiempo de soñar.

La democracia en Suiza

En este pais donde vivo casi cada domingo del año hay alguna votacion, bien a nivel cantonal o a nivel federal, aqui los parlamentos cantonales o el federal, apenas aprueban alguna ley antes que esta sea discutida publicamente durante semanas o meses, generalmente en los casos de la aprobacion de leyes muy importantes se forman comites de organizacion de referendums pro o en contra, porque esta precisamente es una de las peculiaridades del sistema politico suizo mas fascinante. He podido comprobar el gran desconocimiento que existe en Europa sobre las realidades de la democracia suiza, por lo que supongo que el desconocimiento sera mayor en el resto del mundo, realmente aqui rige un sistema de gobierno tan cercano al ciudadano de a pie como no he visto en ningun lugar del mundo, las atribuciones de poder real para gobernar de municipios y cantones aqui son muchisimo mas amplias que las que existen en otros famosos estados federales, como Alemania, Canada o los Estados Unidos. Este es un pais formado por cuatro culturas diferentes integradas cada una con los mismos derechos independientemente del numero de habitantes pertenecientes a cada cual, a eso habria que sumarle que un cuarto de la poblacion total del pais somos extranjeros, por lo que evidentemente su sistema politico ha demostrado ser exitoso en la integracion cultural. Yo aqui jamas me he sentido discriminado, hasta el mas racista se cuidaria de expresar su odio abiertamente, eso aca se castiga a la suiza con fuertes multas, pero aun asi hay fuerzas politicas que como en otros paises necesita ganar votantes aun al precio de apelar a los mas bajos y egoistas instintos, gente ignorante y manipulable siempre habra y mucho mas cuando el poder economico controla los medios de comunicacion. El tema de este referedum sobre la prohibicion de la construccion de minaretes en Suiza es un buen ejemplo de la manipulacion mediatica a la que estamos todos sometidos, porque aunque es un tema sensible e importante sobre todo para la poblacion de creencia mulsulmana aca, lo que mañana realmente importante se va a votar incluido en este paquete de referendums es la prohibicion total o no de las exportaciones de armas y casualmente, la gran prensa europea e internacional apenas se ha referido a ello.

La Gran Mezquita de Petit-Saconnex con su alminar en la periferia de Ginebra. (Keystone)

Suiza vota para prohibir los minaretes en las mezquitas

La iniciativa fue presentada en 2007 por cargos del Partido Popular de Suiza, una formación nacionalista y xenófoba, aunque no parecen existir grandes problemas de integración en el país

R. CARRIZO COUTO - Ginebra - 28/11/2009

Los suizos están convocados mañana a las urnas en referéndum federal para tomar una decisión sin precedentes y polémica como pocas que, de ser adoptada, causaría una tormenta diplomática mayúscula para su país. Se trata de la inclusión en la Constitución de una cláusula que prohibiría la construcción de minaretes en las mezquitas que vayan a construirse en Suiza.

La espinosa iniciativa fue presentada en mayo de 2007 por cargos del UDC-SVP, o Partido Popular de Suiza. En este país cualquier ciudadano puede proponer un referéndum, si obtiene el apoyo de 100.000 votantes. En el caso de los minaretes, el comité logró reunir nada menos que 114.895 firmas. Y ello en la totalidad de los 26 cantones que componen la Confederación Helvética.

Los partidarios de la prohibición ven el minarete como "un signo de dominación política y de voluntad de poder", más que como símbolo religioso. Estos temen una Suiza repleta de minaretes en un futuro cercano y critican la "discreta invasión" musulmana, que buscaría "establecer un orden jurídico y social contrario a las libertades garantizadas por la Constitución". Según un informe, la justificación de los partidarios del "no" es en un 53 % de casos "para mandar un claro mensaje contrario a la implantación en Suiza de la sharia, o ley islámica".

El Ejecutivo ha expresado su oposición a la propuesta y ha recomendado a los ciudadanos votar contra esta modificación del artículo 72 de la Constitución. Las últimas encuestas darían el triunfo a los partidarios del "no" con algo más del 50% de los votos. Pero los analistan afirman que un margen de partidarios de la interdicción superior al 30% sería igualmente muy preocupante para la imagen internacional de Suiza. El peso global del electorado del partido SVP-UDC a nivel nacional equivale a más de un cuarto del censo. La formación nacionalista, populista y xenófoba obtuvo un 29 % de votos en las elecciones federales de 2007.

De momento, en territorio suizo solo existen cuatro minaretes, siendo el más famoso el de la Mezquita de Ginebra. A diferencia de las serias dificultades de integración que se observan en los suburbios de París, Bruselas o Londres, la inmigración musulmana parece integrarse aquí sin grandes dificultades, lo que añade aún más incomprensión sobre las verdaderas razones de la iniciativa del Partido Popular. Los musulmanes de Suiza son mayoritariamente provenientes de Turquía, Albania y la ex-Yugoslavia. Su número se calcula en unas 400.000 personas.

Las consecuencias de una posible aprobación serían catastróficas para la imagen de Suiza en el mundo árabe-musulmán y afectaría de forma grave a los intereses económicos de la nación alpina. La ministra de Asuntos Exteriores, la socialista Micheline Calmy-Rey, dejó planear en varias intervenciones públicas la posibilidad de que una prohibición pusiera a Suiza en el punto de mira del terrorismo islámico internacional. Una posibilidad doblemente grave dado que Suiza es un país tradicionalmente bien visto por los países musulmanes y es un destino privilegiado para los ricos emires del Golfo Pérsico.

viernes, 27 de noviembre de 2009

Y siguen con la misma cancion de siempre



Pobre Cuba, desde que tengo uso de razon he tenido que escuchar que la isla seria invadida por los vecinos del norte, el mas minimo sentido comun deberia de indicar, que si en los años mas calientes de la Guerra Fria esto no sucedio, mucho menos ahora que el presidente Obama esta tendiendo la mano. Aca en Europa todavia hay ingenuos que consideran el embargo economico contra la isla como la causa de todas sus penurias, los que opinan asi solo demuestran ignorancia y desinformacion, quizas ahora cuando lean como yo esta noticia empiezen a reflexionar, estos juegos militares en tiempos en los que se le esta exigiendo al pueblo cubano prepararse para mas penurias economicas, son solo una demostracion de fuerza para la opinion publica interna, eso lo han hecho cada vez que alguna crisis se avecinaba, lo unico que se olvidan de algo,el repetir viejos metodos de manipulacion de la opinion,de desempolvar el nacionalismo mas primario, de blandir las armas en la Cuba actual tan polarizada, puede que haga que algunos que aun no pueden o no quieren ver abran los ojos, la historia siempre es muy impredecible.

Soldados cubanos participan en los ejercicios militares- AP

Castro prepara a su Ejército para una improbable invasión de EE UU

Las maniobras militares son las más importantes de los últimos cinco años.-Castro dice que aún persiste la "confrontación entre Cuba y el imperio"

AGENCIAS - La Habana - 27/11/2009

En el momento de mayor distensión en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, el Gobierno de Raúl Castro ha querido romper cualquier atisbo de acercamiento a Washington con el anuncio de unas maniobras militares, las de mayor envergadura llevadas a cabo en los últimos cinco años, para mantener al Ejército alerta ante una hipotética invasión militar estadounidense, algo que se antoja remoto a la vista de los cambios políticos habidos tanto en La Habana como en Washington.

Desde que Barack Obama ocupa la presidencia de EE UU la política de la Casa Blanca hacia Cuba ha tenido como eje la búsqueda de un acercamiento. Y para ello se han aprobado medidas como la restauración del servicio directo de correos o el inicio de negociaciones sobre emigración. De hecho, el presidente demócrata se declaró este mismo mes a favor de una "diplomacia directa y sin condiciones" con Cuba, aunque reclamó al mismo tiempo pasos hacia la democratización y el respeto de los derechos humanos. En respuesta a un cuestionario enviado por la bloguera cubana Yoani Sanchez, Obama dejó claro que su país "no tiene intención de usar la fuera militar en Cuba".

Pero los guiños de Obama a Castro parecen no hacer mella en la rígida política exterior cubana. El presidente cubano ha desempolvado el viejo lenguaje de la confrontación para anunciar por la televisión estatal el inicio de las operaciones militares. "El objetivo es no rendirse nunca, no dejar de luchar nunca. "Luchar sin tregua hasta la victoria definitiva, por difíciles que puedan ser las circunstancias", ha dicho.

Los ejercicios, que durarán tres días, abarcarán toda la isla y para los que se ha movilizado a 100.000 soldados y reservistas, son una "necesidad de primer orden" porque aún persiste la "confrontación entre Cuba y el imperio".

Según medios oficiales, el mandatario cubano recibió este jueves los informes de los jefes de sus ejércitos en la primera jornada de la maniobra bélica, que busca preparar a la isla para una "agresión militar a gran escala". "Nunca dejar de luchar en cualquiera situación, aunque no tengamos información. Combatir y combatir hasta agotar al enemigo y derrotarlo", ha insistido el presidente.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Numerati


Este es un libro que me leere sin falta, el tema me apasiona y trato de mantenerme bien informado sobre el, opiniones hay para todos los gustos, pero el hecho es que la tecnologia llego para quedarse entre nosotros, como dijo un conferencista en una disertacion que vi por video sobre el mundo 2,0, la WEB es una maquinaria que desde su introduccion jamas ha fallado y sigue creciendo, desarrollandose independientemente, asi que quizas la profecia de George Orwell se esta cumpliendo ya

Fotografía de ilustración para el reportaje sobre el libro "Numerati", de Stephen Baker.- PEDRO WALTER

REPORTAJE

Nos vigilan

STEPHEN BAKER 22/11/2009

Ahí fuera hay un 'Gran Hermano' que lo sabe todo sobre nosotros. Quizá George Orwell tuviera razón. Nos adentramos en un mundo vigilado y medido. Varios miles de ingenieros, matemáticos e informáticos rastrean y manejan la información que generamos a cada instante. Una llamada con el móvil, un pago con tarjeta de crédito, un 'click' en Internet... datos valiosísimos para un imperio de recopiladores que trabajan para empresas, Gobiernos y partidos políticos. Cientos de miles de ojos pueden adivinar nuestros gustos, nuestras aficiones y hasta nuestras pasiones. No estamos tan solos como pensamos frente al ordenador. ¿Dónde se encuentra el límite de la privacidad? ¿Hasta qué punto es lícito tener acceso a determinada información? ¿Es posible que hoy alguien no sepa absolutamente nada sobre usted? Stephen Baker, autor del libro 'numerati', publicado en España por Seix Barral, narra en este texto exclusivo para 'El País Semanal' las entrañas de un universo opaco formado por misteriosos personajes que ponen en jaque a legisladores de ambos lados del Atlántico. Los llamados 'numerati' controlan hasta nuestros pasos. Y están dispuestos a escribir el guión de nuestras vidas.

El actor norteamericano Michael J Fox padece de Parkinson. Cuando los investigadores clínicos repasan ahora sus programas de televisión de los noventa, mucho antes de que se le diagnosticase la enfermedad, pueden detectar cambios sutiles en su voz y su forma de andar. El actor, sin quererlo, nos presenta el caso perfecto para poder estudiar su comportamiento, ya que ha pasado gran parte de su vida delante de las cámaras. Pero hoy en día no resulta tan distinto del resto de los mortales. Imprevisiblemente, nos adentramos todos en un mundo vigilado y medido.

En Portland, la ciudad más poblada del Estado de Oregón, tenemos ya una muestra de lo que se nos puede venir encima. Allí, centenares de personas mayores han invitado a Intel Corp, el fabricante de semiconductores, a colocar sensores en sus hogares. Esta maquinaria realiza mapas de sus movimientos en sus casas y calcula la media de sus pasos. Registra el tono de sus voces y el tiempo que tardan en reconocer a un amigo o pariente al teléfono. Los sensores debajo de sus colchones no sólo toman nota del peso y de sus vueltas en la cama, también de sus paseos al baño. El cepillado de dientes, las visitas a la nevera a medianoche... Todo queda registrado, y todo viaja a través de Internet a los ordenadores de Intel.

Con este acopio de información, los científicos de Intel están desarrollando lo que ellos llaman los puntos de partida de comportamiento de cada hogar. Cualquier desviación de las normas es señal de que algo puede estar fallando. La investigación está en sus albores. Pero, con el tiempo, esperan programar los ordenadores para que sean capaces de reconocer los patrones de las enfermedades desde los primeros estadios de Parkinson o Alzheimer. Confían en que eventualmente se podrán reemplazar enfermeras bien retribuidas mediante artilugios de vigilancia cada vez más baratos -sin mermar la calidad de vida de los pacientes-.

Mientras se desarrolla ese escenario, una nueva casta de profesionales despunta. Éstos no son médicos ni enfermeras, pero sí especialistas en encontrar patrones significativos entre las cada vez mayores montañas de datos digitales. Les llamo los numerati. Son ingenieros, matemáticos, o informáticos, y están cribando toda la información que producimos en casi todas las situaciones de nuestras vidas. Los numerati estudian las páginas web que visitamos, los alimentos que compramos, nuestros desplazamientos con nuestros teléfonos móviles. Para ellos, nuestros registros digitales crean un enorme y complejo laboratorio del comportamiento humano. Tienen las claves para pronosticar los productos o servicios que podríamos comprar, los anuncios de la web en que haremos click, qué enfermedades nos amenazarán en el futuro y hasta si tendremos inclinaciones -basadas puramente en análisis estadísticos- a colocarnos una bomba bajo el abrigo y subir a un autobús. El publicista Dave Morgan es uno de ellos. Desde su empresa Tacoda, ubicada en Nueva York, ha contratado a estadísticos para rastrear nuestras correrías por la Red y predecir nuestros pasos. La misma tarde que conversé con él vendió su empresa por más de 200 millones de dólares.

No es fácil determinar el número total de numerati, pero a un alto nivel existen varios miles de personas que realizan estas tareas. Y están orgullosos de lo que hacen. Creen que sirve para curarnos, para encontrar amigos, para conocer amantes. Muchos de ellos trabajan en universidades y empresas privadas. Intercambian información en congresos y conferencias. Si bien no puede hablarse estrictamente de una especie de mafia matemática, una parte importante de ellos lleva a cabo estas actividades de manera coordinada. Estados Unidos es su tierra prometida. En Europa, en cambio, regulaciones más estrictas dificultan su tarea, sobre todo en países como Alemania y Francia.

Quiero dejar muy claro desde el principio que esta ciencia, basada en la estadística, determina solamente la probabilidad. No puede predecir con certeza el comportamiento de un individuo. Por eso, los numerati empiezan a proliferar en sectores en los que se pueden cometer errores de forma regular sin causarse (o causarnos) problemas. La publicidad y el marketing son sus campos de pruebas, y Google, una compañía que resuelve nuestras búsquedas con escalofriante aproximación en nanosegundos, es el primer emperador del reino.

Llevo meses dando conferencias sobre los numerati por Norteamérica y, cuando describo sus averiguaciones sobre lo que llevamos en nuestros carritos de compra o lo que tenemos en los botiquines de casa, observo que la gente empieza a menearse en sus asientos y a hablar en voz baja con los de al lado. Les preocupa el asalto a la privacidad y les alarma saber que Yahoo! captura una media mensual de 2.500 datos sobre cada uno de sus 250 millones de usuarios. Al final de las conferencias, alguien suele preguntar si podemos hacer algo para protegernos de los inquisitivos numerati.

Esta creciente preocupación está empujando a políticos y legisladores a ambos lados del Atlántico para poner freno a una forma de marketing por Internet conocida como targeting del comportamiento. Están implicadas compañías como Yahoo! y Google y cientos de pequeñas empresas de publicidad. Llegan a acuerdos con editores, incluyendo los principales periódicos y revistas, para colocar a cada visitante un código informático identificador conocido como una cookie (galleta). Esto les permite seguir muchos de nuestros movimientos por la web. La mayoría de estas compañías ni siquiera se molestan en conseguir nuestros nombres y direcciones (seguramente eso les daría problemas con las autoridades de protección de datos). Nuestros patrones de navegación les son suficientes. Un madrileño que lee un artículo sobre París y consulta los precios sobre un tinto de Burdeos tendrá más probabilidades que los demás usuarios, según decide un programa automatizado, de hacer click en un anuncio de Air France. Así que le colocan uno mientras navega por la Red.

Aquellos preocupados con la privacidad pueden borrar las cookies de forma periódica, o incluso dar instrucciones a su ordenador de que no las acepte. Al hacer esto, están optando a no ser tratados como una persona conocida, sino como un punto negro intercambiable. Eso es lo que millones de nosotros hemos sido durante décadas en centros comerciales y supermercados y en las aceras de las grandes ciudades: virtualmente indistinguibles de los demás. Muchos lo asociamos con la privacidad.

Sin embargo, no todo el mundo comparte la misma opinión. Ni de lejos. Sentados uno al lado del otro entre el público, algunos están tan preocupados con la privacidad, que juran "salirse de la pantalla". Pero hay muchos otros que publican los detalles más íntimos de sus vidas en Facebook, MySpace, Tuenti y en las ráfagas de 140 caracteres de Twitter. Mucha de esta gente no tiene inconveniente en contestar encuestas en sitios web de libros, cine o citas. Quieren sistemas automatizados que les conozcan mejor para poder recibir un servicio personalizado o ampliar sus conocimientos de obras de creadores que les son desconocidos.

Hay un foso divisorio entre aquellos que quieren que las máquinas estén informadas y sean inteligentes y los que prefieren que se queden en la oscuridad. Así que la línea divisoria sobre privacidad no es entre los numerati y el resto de la humanidad; existe (y se hace cada vez más ancha) entre las personas que tienen diferente opinión sobre ese tratamiento de la acumulación de datos personales. Como sociedades, no tenemos claro todavía qué papel deben tener las máquinas que cada vez más van a ayudar a gestionar nuestras vidas.

También hay algo evidente. Las cantidades de datos digitales que producimos continuarán creciendo exponencialmente. Y si está usted preocupado con la publicidad que estudia su conducta cuando navega por la Red, ya está viviendo un adelanto de lo que se nos viene encima. Veamos Sense Networks. Es una pequeña y joven compañía startup en Nueva York que estudia los senderos que vamos dibujando mientras nos movemos con nuestros teléfonos móviles. En los ordenadores de Sense, cada uno de los millones de personas que rastrean no es más que un puntito parpadeante en un mapa. Pero los científicos de Sense pueden estudiar esos puntos y sacar toda clase de información sobre esas personas. Si el punto se pasa muchas noches en el mismo barrio, Sense puede (cruzando datos del censo) calcular sus ingresos o el valor medio de su vivienda. Los puntos que pausan en paradas regulares camino del trabajo son usuarios de trenes de cercanías. Es fácil ver los que van de copas por la noche. Los que juegan al golf, los que van a la iglesia, los que duermen en distintos sitios, todos están fichados por los datos.

Esto es sólo el comienzo. Mientras el sistema de Sense sigue los movimientos de los puntos, empieza a reconocer patrones similares. Asigna a cada grupo o tribu su propio tono de color. No es posible siempre definir estas tribus, porque los patrones son seleccionados por el ordenador, no por personas. Pero ahora las tribus trascienden los tradicionales segmentos demográficos con los que se han guiado los profesionales del marketing durante décadas. En el esquema de Sense, dos gemelos idénticos podrían tener puntos de colores distintos. Después de todo, conductas similares pueden ser más determinantes que las mismas edades o el color de piel.

¿Por qué centrarse en todos estos puntos? Supongamos que un cervecero monta una promoción exitosa en los barrios madrileños de Moncloa y Argüelles. Mirando uno de los mapas de Sense, la compañía podría rápidamente ampliar la campaña a otros barrios que estén parpadeando con los mismos puntos. O podría anunciar la promoción en líneas de autobuses que llevan viajeros del mismo colorín. Los políticos, que empiezan a usar técnicas de análisis complejos de datos para llegar a los votantes potenciales, podrían estudiar los sombreados de los puntos en sus mítines. Luego podrían buscar grupúsculos de esas mismas tribus en otro pueblo o ciudad. Un partido centrista podría encontrar que personas en barrios que habían descartado como socialistas o nacionalistas podrían mostrarse receptivas a su mensaje.

El estudio de los movimientos de las personas a través de sus teléfonos móviles es sólo el principio. Con terminales cada vez más sofisticados, entregamos más y más información sobre nuestro comportamiento a los numerati. A través de nuestras búsquedas en el móvil, los anunciantes, por ejemplo, pueden empezar a estudiar cuándo y dónde nos entran el estimulo para ir de compras o las ganas de cenar en un buen restaurante. Nokia contempla analizar a la gente a través de los sitios desde los que envían fotos. ¿Qué puede inferir una compañía sobre los que hacen fotos del palacio de Buckingham o del puente de Londres? No lo sabrán hasta que no estrujen los datos.

Al mismo tiempo que muchos se rebotan por la noción de ser seguidos a través de un punto coloreado, a otros les gusta. En febrero, Google lanzó su programa Latitude en 27 países. La aplicación permite que la gente con terminales de gama alta comparta datos de localización con sus amigos -y con Google-. En pocos meses, más de 25 millones de personas se han bajado la aplicación móvil de Facebook. Ésta permite que la compañía de redes sociales, que ya almacena un inmenso tesoro de información personal, estudie los movimientos y patrones de comportamiento de una comunidad grande y creciente.

Mientras la economía global flaquea, las posibilidades de los numerati aumentan. Sus esfuerzos para ser capaces de refinar las búsquedas de los consumidores potenciales conllevan la promesa de eficiencia y menores costes. En ningún sitio es esto más evidente que en el lugar de trabajo, donde las empresas pueden escudriñar los patrones de tecleos y de búsquedas en la web. En San Francisco, Cataphora ha desarrollado un método para evaluar a los trabajadores basándose en sus correos electrónicos. Aquellos cuyas frases son reenviadas más a menudo a los demás son valorados como "generadores de ideas". Y aquellos que transmiten estas perlas reciben buena nota como "trabajadores sociables". En un diagrama que Cataphora preparó para una compañía de Internet, cada trabajador es representado por un disco de color. Los discos grandes y de colores oscuros son considerados activos y eficaces. ¿Y los pequeños y claritos? Puede que sean los primeros que se tengan en cuenta para un ERE.

El sistema de Cataphora es primitivo, y los directivos que se guíen a ciegas por él sin duda merecen sus propios pequeños discos claros. Al fin y al cabo, los mensajes más reenviados podrían ser chistes verdes o chascarrillos de la oficina. Estoy convencido de que la cuantificación del trabajador en su puesto está a la vuelta de la esquina. Los gerentes cada vez tendrán más en cuenta sus conclusiones. Y las técnicas se harán cada vez más sofisticadas.

Los investigadores del Massachusetts Institute of Technology e IBM, un referente en análisis del lugar de trabajo, estudiaron recientemente las redes sociales de varios miles de consultores de tecnología de IBM. Se dieron cuenta de que los trabajadores que mantenían mucha actividad de correo electrónico con uno solo de sus superiores traían alrededor de 1.000 dólares más de ingresos al mes que la media; aquellos con una actividad menor, pero mantenida con más de un superior, tenían peores resultados, 88 dólares menos al mes de media. Estas conclusiones no sorprenden. Pero mientras nosotros los trabajadores producimos más datos, las máquinas van a desarrollar unos análisis cada vez más precisos.

No es que los numerati no tengan que asumir grandes retos. Gran parte de los estudios sobre los empleados de IBM están basados en los mismos algoritmos que la compañía usa para mejorar las cadenas de suministro de componentes para sus clientes industriales. Pero los humanos somos distintos de las piezas de maquinaria en cosas importantes. Aprendemos, cambiamos y conspiramos cuando están en riesgo nuestros intereses. Y somos expertos en manipular los mismos sistemas diseñados para vigilarnos y controlarnos.

Para enfrentarse a esta complejidad, los numerati en IBM trabajan con equipos de antropólogos, psicólogos y lingüistas. Su objetivo es colocar a cada trabajador en la función correcta en el momento justo, con sólo el mínimo entrenamiento necesario y rodeado de colegas que lo apoyen para ser tan productivo como sea humanamente posible. Aunque suena un poco tétrico, tiene su lado positivo. Los estudios no dejan lugar a dudas de que los trabajadores de la información más felices son más productivos y se les ocurren mejores ideas. Así que algunas de las premisas para mejorar la satisfacción en el empleo tendrán que encontrar sitio en estos algoritmos de productividad.

Mientras estudiaba los distintos laboratorios de los numerati, llegué a la conclusión de que en algunas áreas, su metodología nos viene impuesta. En la oficina, claramente, muchos de nosotros vamos a ser humildes siervos de los datos. Pero en otros apartados, como citas online, mantendremos el control. Podemos decidir si queremos mandarles nuestros datos (e incluso calibrar cómo de ciertos queremos que sean).

Para un experimento, mi esposa y yo nos apuntamos a un servicio de citas online llamado Chemistry.com. Queríamos ver si podríamos dar el uno con el otro a través de los algoritmos supuestamente avanzados de la compañía. Contestamos a docenas de preguntas íntimas e intrusivas porque teníamos interés en que la máquina tuviese información veraz nuestra y que nos conociese mejor. Al final, la ruta para encontrarnos nos hizo vivir algunas aventuras incómodas (y admito que no me gustaron nada algunos pretendientes que las matemáticas seleccionaron para mi mujer). No obstante, durante todo el proceso, dimos detalles para nuestros propios fines. Nosotros éramos los dueños de los datos.

Pero me gustaría añadir otra nota inquietante sobre aquellos hogares vigilados de Portland. Casi todo lo que hacemos -si se estudia con minuciosidad- da pistas sobre lo que ocurre en nuestras mentes. Me lo cuentan muchos investigadores. Cuando analizan los cambios en la rutina de las pisadas sobre el suelo de la cocina o el grado de seguimiento de un tratamiento médico añaden: "Esto también nos da una buena lectura cognitiva". Es una especie de dos por uno. Analiza cualquier conducta y obtienes lo que pasa en el cerebro de propina.

Y a mí, hay algo que me da verdadero miedo: se pueden sacar las mismas conclusiones analizando las palabras que escribimos.

La novelista británica Iris Murdoch padeció Alzheimer hasta su muerte en 1999. Años después, los investigadores vieron que el vocabulario de sus escritos empezó a perder su riqueza y complejidad más de una década antes de que se le diagnosticase la enfermedad. Supongo que ya pueden ir comparando estas palabras que están leyendo ahora mismo con mis escritos de los ochenta y noventa y, quizá, llegar a conclusiones parecidas sobre mí. Semana tras semana, todos nosotros agregamos correos electrónicos y otros documentos a nuestros archivos digitales; estamos dejando pistas para que se pueda investigar nuestro desarrollo cognitivo. O su declive.

Tal vez algunos quieran estar informados (tengo claro que yo, desde luego, no). Pero pongamos que le llega una oferta en el correo. ¿Permitiría que le colocasen monitores en casa por, digamos, una reducción de 100 euros al mes en el seguro de salud o en sus impuestos? ¿Y si fueran 500? Con mayor frecuencia vamos a tener que enfrentarnos a estas preguntas. Apuesto a que inicialmente muchos aceptaremos un ojo electrónico para "supervisar" a aquellos de los que nos sentimos responsables. Sí, un sensor para que nos diga cuándo la abuela de 90 años se pasa el día en la cama puede tener sentido... Y las cajas negras que las aseguradoras están probando para medir patrones de tráfico y bloquear el encendido si detectan alcohol o drogas podrán hacer que un conductor novel de 18 años siga vivo (o cuando menos, bajar el coste del seguro).

Por tanto, si la vigilancia tiene sentido para jóvenes y mayores, no pasará mucho tiempo hasta que nos encontremos rodeados de sensores. Nos espiaremos a nosotros mismos y mandaremos informes digitales. De hecho, el proceso ya está bastante avanzado. Mire todas esas cámaras de seguridad que llevan años en nuestras calles y edificios. Para los numerati, ya estamos entregando las películas de nuestras mundanas vidas en sus laboratorios, cada día con mayor detalle.

Traducción de Antonio Sanz Domingo. 'Numerati', el libro de Stephen Baker, está publicado en España por Seix Barral.

sábado, 21 de noviembre de 2009

Habla el nieto del Che Guevara



Por Canek Sánchez Guevara

Nací en La Habana en 1974, en una casona en Miramar, sobre la Quinta Avenida: en resumen, en plena Aristocracia esquina con Burguesía. La vida en casa, empero, era cualquier cosa menos aburguesada. Además de mis padres (Hilda Guevara Gadea y Alberto Sánchez Hernández) habitaba el lugar un grupo de guerrilleros mexicanos llegados a la isla un par de años atrás. Ellos no eran técnicos extranjeros ni nada por el estilo, eran unos malditos revoltosos que estaban en Cuba -digamos- sin haber sido invitados por el gobierno (en otras palabras: secuestraron un avión en México y aterrizaron en La Habana; para hacer corta la historia).

Creo que vivíamos unas doce o quince personas en aquella casa, no sé bien -por supuesto, mis recuerdos de aquella época no son míos, sino recuerdos de los recuerdos de otros, recuerdos de conversaciones, pues. En algún momento los revoltosos mexicanos (comunistas, anarquistas, socialistas libertarios, qué se yo) decidieron que esa realidad socialista distaba mucho del ideal de libertad que ellos tenían, así que mandaron a la mierda la realidad y se largaron de Cuba en pos de la Idea (creo recordar que alguno de ellos, incluso, fue invitado a salir del país…). Y allá nos fuimos todos -me llevaron, quiero decir- hasta la lejana Italia.

Durante los años 70, Italia era un hervidero de refugiados latinoamericanos de todas las tendencias de la izquierda. No "refugiados" en el sentido pasivo del término, sino militantes de sus respectivas causas en el exilio. Había argentinos, colombianos, nicaragüenses, salvadoreños, peruanos y sí, mexicanos también. Qué hacían mis padres en Italia es algo que no concierne al texto en cuestión, baste saber que cuando me preguntan algo relacionado con canciones infantiles, siempre respondo: Bandiera Rossa... Sí, creo que Bandera Roja y La Internacional fueron las primeras canciones que aprendí de niño. Recuerdo (no sé por qué) que en esos años llevaba siempre colgada del cuello una tira de cuero negro con un puño verde olivo. Tengo vagos recuerdos también (como flashazos) del minúsculo departamento que habitábamos en Milán. En serio, minimalista...

Cuando tenía cinco años mi madre y yo volamos a La Habana. Durante varios meses (y ya sabes como es el tiempo en las Eras Infantiles: un verano puede ser infinito y un año entero apenas un segundo) vivimos en un apartamento en un edificio recién estrenado, justo tras el Hotel Riviera. En realidad eran dos edificios, de esos que llaman de Microbrigada, de unos siete pisos, pequeñas ventanas y balcones aún más chicos. Y yo la pasaba de lo más bien: había tantos niños con los que jugar, tanto sol y tanta vida...

Bien, ese año en La Habana asistí al preescolar y francamente, no tengo muchos recuerdos de la escuela... En realidad sí: recuerdo los días de vacunación (no tienes idea de lo cobardón que era -soy- para las inyecciones). Recuerdo también a un par de gemelos (jimaguas) que eran un verdadero desastre juntos, y ahora me vienen a la memoria las interminables repeticiones de ejercicios caligráficos. En fin, cosas de preescolar.

Terminado ese curso, mi madre y yo viajamos a Barcelona para reunirnos con mi padre. Habían pasado pocos años desde la muerte de Francisco Franco (estoy hablando del setenta y nueve u ochenta) y las izquierdas estaban, como quien dice, desatadas. Mis padres siempre colaboraron con sindicatos y publicaciones diversas, tanto periódicos como revistas de izquierda. Colaboraron profundamente, quiero decir.

El caso es que crecí entre salas de redacción y manifestaciones de tres días; el cuarto oscuro de revelado y un concierto de rock; entre mesas de diseño e interminables discusiones sobre el sujeto y el objeto de la revolución. Estudié el primer año de la primaria en una escuela bilingüe (castellano-catalán) de acuerdo con el discurso libertario de la época en España: el rescate de las Autonomías y sus valores culturales, comenzando por la lengua, claro. Recuerdo a mis amigos argentinos, hijos de unos refugiados amigos de mis padres, y recuerdo también las abiertas discusiones que los adultos sostenían por encima de la mesa -y los vinos- sobre la revolución permanente, mundial, en un sólo país, no sé; y siempre citando nombres en ruso, alemán, italiano o francés (vamos, no recuerdo qué discutían, sino el hecho de discutir -algo que, por supuesto, pasó a formar parte intrínseca de mi ser). Yo no entendía nada, y para ser franco, tampoco me interesaba: si Batman lucha por el bien, de qué se preocupan estos tontos, pensaba yo...
Mi padre pudo volver a México cuando el presidente López Portillo dictó una amnistía general para todos los involucrados en los movimientos armados de los 70. Mi madre tenía siete meses de embarazo y yo siete años de edad. (Aquí debo aclarar que apenas dos años atrás, cuando salimos de Italia, pude decir abiertamente los verdaderos nombres de mis padres, siempre sujetos al rigor del clandestinaje. Mi familia entonces eran los compañeros de ruta de mis padres, y sus nombres -los de todos ellos- otros muy distintos a los verdaderos...). Mi hermano Camilo nació en Monterrey, la ciudad de la que es mi padre y en medio de la numerosa familia paterna, tan ajena y acogedora a la vez: lo desconocido para mí.

Poco antes del primer cumpleaños de mi hermano nos mudamos a la ciudad de México -una mole impresionante que contiene un mundo alucinante- y mis padres, por ironía o yo-que-sé, me inscribieron en una escuela de nombre José Martí. Mi hermano era asmático y yo estudié un año y medio en esa escuela. (Ya sé que una cosa no tiene relación con la otra, sólo intento resumir dos hechos en una sola frase). Camilo pasó su segundo cumpleaños en una cámara de oxígeno en el hospital cercano a casa, y la casa -toda- medía unos siete metros de largo por cuatro de ancho: la sala era también la habitación de mis padres, con la cocina a un lado, apenas separada por una barra o una mesa, no recuerdo. El micro-mini-nano baño y una estrecha habitación que compartíamos Camilo y yo completaban nuestro hogar.

Tuve tres buenos amigos cuando viví en ese sitio; uno de ellos murió, no regresó de las vacaciones y cuando le pregunté a su mamá por él, ella se echó a llorar. Después mi madre me explicó. Fue mi primer contacto con la muerte. He perdido a muchos amigos. (El enfrentamiento con la Muerte, afirma Savater marca el inicio del pensamiento en el humano. Cuando por primera vez se piensa en la muerte, se Piensa, en realidad, por vez primera porque la muerte despierta la conciencia de la vida, despierta el miedo y despierta las preguntas también…).
Terminé la primaria en la ciudad de México, en una pequeña escuela de la que tengo buenos recuerdos y en la que hice buenos amigos. Por entonces vivíamos en el sur de la ciudad, en una unidad habitacional con cuarenta y siete edificios, lo recuerdo bien. Estaba cerca de la Universidad Nacional, así que vivían algunos profesores e investigadores de dicha institución... con sus familias, claro. Durante las dictaduras latinoamericanas de los años setenta, México acogió a muchos perseguidos políticos de diversas nacionalidades, sobre todo argentinos y chilenos. Algunos de ellos encontraron trabajo en la UNAM, y unos cuantos vivían en los edificios cercanos al mío. De hecho, mi mejor amigo en esa época era un chileno a quien recuerdo con mucho cariño... nos hemos visto un par de veces después, seguimos siendo amigos. Entre nosotros teníamos un pacto, un secreto que nadie más debía compartir: éramos comunistas... (es decir, sabíamos que había algo diferente en nuestro pasado, en nuestra historia, y teníamos la vaga idea de que un vago sentimiento de justicia justificaba esa diferencia... En fin, todo un trabalenguas infantil).

Mi madre, mi hermano y yo nos fuimos a vivir a La Habana en el verano de 1986, e inmediatamente después, entré a la secundaria Carlos J. Finlay, en Línea y G, en pleno Vedado. Honestamente, fue un choque tremendo. No tanto por las diferencias tangibles, materiales, como por las otras, las incorpóreas, las no-cósicas: de ser la revolución una utopía o una conversación, se convirtió para mí en una realidad absoluta. Entendámonos, yo no entendía un carajo de la revolución, tan sólo intuía que era el núcleo de nuestra vida (de la vida que yo había vivido con mi familia) y que se trataba de algo de lo que sólo se hablaba en voz alta cuando se estaba en confianza. De hecho, mi relación familiar con Ernesto Guevara nació en Cuba, donde irremediablemente fui bautizado como El Nieto del Che, y eso ya a los doce años.

Me costó mucho aprender a lidiar con esa suficiencia revolucionaria tan llena de carencias, con ese discurso que se contradecía al abandonar el aula y con la maldita obsesión de algunos de mis profesores con que yo tenía que ser el mejor. Por otra parte, recuerdo con especial cariño a mi maestro de Español, a quien le agradeceré siempre la severidad con que revisaba mis trabajos; a cierta profesora de Matemáticas con quien de inmediato hice amistad, y a otro más de la misma asignatura, que era serio y jocoso a la vez; recuerdo a una profesora de Química de quien no aprendí mucho, pero me caía muy bien y a una de Fundamento de los Conocimientos Políticos que, involuntariamente, me hacía pensar.

Ser El Nieto del Che fue sumamente difícil; yo estaba acostumbrado a ser yo, a secas y de pronto comenzó a aparecer gente que me decía cómo comportarme, qué debía hacer y qué no, qué cosas decir y qué otras callar. Imaginen, para un preanarquista como yo, eso era demasiado. Por supuesto, me empeñé en hacer lo contrario. Mis padres me educaron (como a mis hermanos) con absoluta libertad. De hecho, a veces pienso que me educaron para ser desobediente... aunque quizás sólo esté buscando excusas, no lo sé. Lo cierto es que pronto comencé a sentirme a disgusto con tal situación.

Vivíamos en un apartamento amplio y confortable (quizá el único inconveniente es que estaba en un piso doce y el ascensor pocas veces funcionaba), pero bastante alejados de la nomenklatura. De los pocos contactos que tuve con la "alta sociedad" cubana no tengo recuerdos memorables (y no incluyo aquí a los buenos amigos que encontré en esos estratos: pocos pero sinceros), a no ser por el gusto amargo que me quedaba al comparar sus palabras y su forma de vida con las palabras y la vida del llamado Pueblo. Pero yo apenas me hacía adolescente, las valoraciones las hago ahora, en aquel momento no las comprendía del todo.
No quiero que pase por sus cabezas la idea de que yo era un niño superdotado o algo por el estilo, sencillamente fui educado en el análisis, y el análisis decía que algo andaba mal. Digamos que sabía sin comprender; o que comprendía sin saber a ciencia cierta qué demonios ocurría a mi alrededor. Porque yo no vivía encerrado en una burbujita de cristal, de ninguna manera. Mis amigos vivían en el Vedado mismo, o en Centro Habana, o en Marianao, o en Miramar, o en Alta Habana, o en Alamar o en La Lisa.

Mi vida no quedó circunscrita al discurso oficial, si bien formaba, consciente o inconscientemente, parte de ese discurso... Asistía a conciertos de rock (semi-clandestinos mas tolerados... a veces), vagaba por la ciudad como uno más de sus habitantes; era joven y por ello sospechoso. ¿Sospechoso de qué? Pues eso, de ser joven, supongo. A veces me detenían en la calle y revisaban mis papeles y mis pertenencias, y una vez me revisaron el culo. En serio, recuerdo que estaba en la cola de Coppelia y se me acercó un tipo vendiendo pastillas (psicotrópicas, claro). Le dije que no quería y en cuanto dio dos pasos me cayeron encima. Me llevaron a los baños de la heladería, hicieron que me desnudara y me obligaron a hacer cuclillas mientras uno de ellos, con su uniforme de civil (la sempiterna guayabera blanca) se asomaba a ver si alguna pastillita asomaba por el ano... Qué obsesiones las de los policías...

En fin, era yo un greñudo más, un "desafecto", "antisocial" y algo muy cercano -según los cánones policíacos- a un lúmpen. Claro que no lo era, pero eso no importaba, y además en cuanto salía a relucir mi árbol genealógico, simple y llanamente me soltaban, no sin antes recordarme que esas no eran las actitudes que se esperaban de alguien como yo: El Nieto del Che no podía frecuentar tales compañías; en otras palabras, que no me juntara con "el pueblo", que no me contaminara con ellos. Comencé a comprender que Pueblo es una hermosa abstracción que tiene múltiples usos, sobre todo retóricos... Tendría yo unos quince o dieciséis años y por entonces ya había abandonado el Pre.
Sí, como tantos otros estudiantes de mi generación fui un desertor escolar. Navegaba con bandera de NadaMeImporta entre otras cosas para restarme importancia o, mejor aún, para restarle importancia a la imagen que de mí se esperaba (si es que a estas alturas se esperaba algo de mí). Por esos años adquirí la costumbre de discutir, aún en términos superficiales, sobre lo real y lo simbólico, sobre el fondo y la forma, sobre la esencia y la apariencia. Comencé a enamorarme de las palabras y de las ideas. Me apasioné con Kafka y -lo admito con rubor- el primer pensador que en verdad me "llegó" fue Schopenhauer, tan antitropical él. Me interesaban por igual el rock y el mito de Trotsky, los dadaístas y el sonido electrónico; y al mismo tiempo, todo me daba igual. Era un chico un tanto silencioso: no triste ni nada de eso, por el contrario, siempre he sido feliz; quiero decir que era bastante introspectivo: Existencialista, decían mis amigos mayores, y aunque a mí no me quedaba muy claro qué significaba aquello, la palabrita me gustaba.

Comencé a interesarme en las formas culturales, a leer sobre pintura y música, a hundirme en novelas y películas, ensayos filosóficos y teorías artísticas; no sé, simplemente a buscar. Mi lucha, empiezo a darme cuenta, siempre ha sido cultural: digamos que el hombre es hombre a pesar de sí mismo, pero se hace plenamente humano por encima de su ser. Ser lo que somos es natural; lo cultural entonces, es preguntarnos qué somos, a dónde vamos, y también de dónde venimos. Y cuando afirmo que soy un hombre "culto" no refiero con esto al sentido aristocrático que se oculta tras el término; entiendo por hombre culto a aquel que sabe que además de su propia cultura hay otras más, ni mejores ni peores, tan sólo diferentes. Y en Cuba la dictadura es también cultural. O, ante todo, quizás... (Recuerdo ahora un acontecimiento que al igual que a tantos cubanos, me marcó como hierro candente. Me refiero al telenovelesco juicio al General Arnaldo Ochoa, a los hermanos De la Guardia y demás implicados en el tráfico de drogas, marfil, diamantes y divisas.

Si utilizo el término "telenovelesco" es sólo para acentuar el modo en que yo lo viví: a través del televisor, noche tras noche, a las ocho en punto, esperando un desenlace que de antemano conocíamos, con el morbo exacerbado y ese desagradable tonito inquisitorio que permeó todo el (pre)juicio… Entendámonos, no insinúo que esos hombres fueran inocentes, sino que a todas luces sus superiores conocían tales manejos. A nadie podía caberle en la cabeza (a menos que el cerebro dejase mucho espacio libre dentro de la cavidad craneana) que el mismísimo Comandante no estuviera al tanto de todo el asunto.

Evidentemente se trató de una operación de Estado, como muchas más que hemos presenciado; una operación destinada a procurar de preciosos dólares al gobierno cubano… Nadie en su sano juicio podía aceptar tal locura, tamaña farsa, tremenda broma de pésimo gusto. Sin embargo, mucha gente perdió el juicio en esos meses… Se hacían los locos, para decirlo en buen cubano; admitieron a pies juntillas la mentira judicial pero, ¿qué otra cosa podían hacer? Yo tampoco decía en voz alta lo que pensaba, lo comentábamos entre los amigos, nada más.
Lo discutíamos como uno de los tantos temas que por entonces nos interesaban: las tetas de Fulanita o la fiesta de mañana, la proyección de Metrópolis o el concierto de Carlos Varela, no sé… Se discutía mucho, pero nada se decía: ¿Cómo expresar la ausencia de expresión; ésa que silencia al individuo y lo vuelve zombi parlante?)

Después viví en El Cerro, en un minúsculo apartamento a unas cuadras de la Biblioteca Nacional, donde por cierto trabajé: restauraba libros. Olvidé decir que entre los quince y los diecisiete años fui aprendiz de fotógrafo, primero en Juventud Rebelde y luego en Granma (además de adentrarme en lo que, con algo de autoelogio, se da en llamar fotografía artística). Edité junto con algunos amigos una pequeña revistita fotocopiada dedicada al rock (unos pocos ejemplares, nada más), y comencé a escribir. Debo decir que todo esto lo hacía con la mayor ingenuidad del mundo, no como parte de un plan maestro sino con la espontaneidad del antojo. Me interesé por las vanguardias artísticas, culturales, estéticas, y también, claro, por las ideológicas y políticas. Me hundí en los ismos, he de admitirlo. Empecé a dedicarme al diseño gráfico, al tiempo que hacía fotografía, componía música y escribía pésimos poemas "abstractos". Me hice buen lector y poco a poco, editor.

En 1996 salí de Cuba, un año después de la muerte de mi madre y a diez de mi llegada a La Habana -mi hermano salió de Cuba justo después de la muerte de Hilda. Salí con el corazón hecho mierda y las ideas más revueltas que cuando llegué: había vivido desde los doce hasta los veintidós años ahí. Me hice en Cuba: la amé y la odié como sólo se puede amar y odiar algo valioso, algo que es parte fundamental de uno...

Ahora vivo en la ciudad de Oaxaca, en México, alejado voluntariamente de la comunidad cubana en este país, y del exilio en general -debo admitirlo, me harta la sola idea de dedicarme a hablar de Cuba: me interesan tantas cosas! Soy diseñador, editor, a veces promotor cultural o crítico de la cultura, según el caso. Colaboro con algunas publicaciones culturales o políticas; sigo componiendo música y me involucro en discusiones artísticas. Estoy editando una revista cuyo número 0 está pronto a aparecer (se llama El Ocio Internacional y aparecerá en papel y en internet a la vez -ya les avisaré): una revista dedicada al análisis y la discusión cultural; y además, escribo una novela, La inmortalidad del cangrejo, de la cual llevo unas 280 cuartillas. (En 1996 publiqué un librito titulado Diario de Yo -que para colmo ni siquiera es un diario-, texto que pronto pondré en red por si a algún despistado le interesa… La publicación corrió a cargo de una pequeñísima editorial hoy desaparecida y hasta donde yo sé, no se vendió un sólo ejemplar, lo que aumenta mi orgullo anticapitalista... jejeje!)

En cuanto a mí... ¿qué puedo decir? Sólo soy un egoísta que aspira a ser un hombre libre. Un egoísta que sabe que el Egoísmo nos pertenece a todos y que éste ha de ser solidario si se quiere pleno: en otras palabras, que mi libertad sólo es válida si la tuya también lo es, si mi libertad no aplasta tu libertad ni la tuya a la mía... Como decían los "Pistols: And I am an anarchist..."

(Publicado en la web de la Unión Liberal Cubana el 14 de julio de 2006)

notas:Hilda Guevara (1956-1995).



La hija mayor del "Ché" Guevara. Fue bibliotecaria de la Casa de las Américas en La Habana (Cuba). Ernesto "Ché" Guevara conoció a Hilda Gadea en Méjico en 1954, donde ella lo adoctrinó en el marxismo; se casaron en Guatemala en 1955 y Hilda le presentó a Raúl y Fidel Castro. En 1956 nació su primogénita Hilda "Hildita" Guevara. Tenía 11 años cuando murió su padre en la selva boliviana. En apariencia vivió una vida tranquila en Cuba, en un importante centro de propaganda oficial y añorando ver llegar "la cara humana del comunismo". Murió a los 39 años de un tumor cerebral. En una famosa carta póstuma del Ché a sus hijos les decía "Crezcan como buenos revolucionarios. Estudien mucho para poder dominar la técnica que permite dominar la naturaleza. Acuérdense que la revolución es lo importante y que cada uno de nosotros, solo, no vale nada. Sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario". Tengo aquí una bonita nota escrita desde Cuba por su aniversario. Su hijo, el mejicano Canek Sánchez Guevara, nieto mayor del Ché, dice "La revolución en Cuba no fue democrática y tampoco es comunista ahora, sino un vulgar capitalismo de Estado llamado también 'fidelismo'.


Mitin en La Habana

Es ironico que solo semanas despues del tan controvertido Concierto por la Paz del cantante Juanes y compañia, en La Habana se repitan las escenas del periodo mas represivo de su historia reciente, cuando las turbas de colaboradores de la policia y de militantes partidistas fanatizados golpeaban en los años ochenta a todo aquel que habia decido emigrar al Norte via puerto del Mariel, el hecho este que ha saltado como noticia es solo continuacion de la ola represiva ya iniciada, esta claro que el regimen esta endureciendo su politica de control de la opinion ante la crisis economica en la que esta sumida la isla, se nota el temor a la posible reaccion popular y lo que no quieren ver ni parece que veran, es que con tanta represion solo estan acelerando lo inevitable, porque aunque los que gobiernan y los que les hacen el coro, sigan vendiendo y proclamando la vision de la sociedad revolucionaria e igualitaria, no creo que en su fuero interno ninguno de ellos se lo crea a no ser que fuera un perfecto imbecil, creo que en los proximos meses veremos el comienzo de la estampida final

la ciencia sigue su avance

Centro de control del acelerador del CERN- CERN

El primer haz de partículas circula ya por el nuevo acelerador LHC
Los expertos del CERN preparan las primeras colisiones de protones en los próximos días

ALICIA RIVERA - Madrid - 20/11/2009

El nuevo gran acelerador de partículas LHC está a punto de producir en los próximos días las primeras colisiones de protones aunque aún a baja energía. Tras 14 meses dedicados a la reparación de la grave avería que se produjo el año pasado en la máquina cuando apenas se habían empezado a inyectar los haces y antes de producir ninguna colisión, los expertos del Laboratorio Europeo de Física de partículas (CERN), junto a Ginebra, han hecho que el primer haz de protones complete la circunferencia de 27 kilómetros de la gran máquina científica. El siguiente paso es inyectar y hacer circular el haz que debe ir en sentido opuesto y luego hacerlos colisionar en algunos puntos del acelerador.

"Es estupendo ver el haz circulando en el LHC otra vez", ha dicho el director del CERN, rolf Heuer. "Todavía nos falta un tramo por recorrer para empezar a hacer física de nuevo pero este hito significa que vamos bien encaminados". El primer haz de partículas circuló por primera vez en el LHC el 10 de septiembre de 2008, pero nueve días después se produjo el accidente que ha paralizado las operaciones durante más de un año.

La puesta en marcha tras la reparación comenzó hace unas semanas con el enfriado hasta 271 grados bajo cero del acelerador (temperatura de operación de los imanes superconductores del LHC). Luego, el 23 de octubre pasado, los expertos empezaron a inyectar haces de protones en el nuevo acelerador para ir probando sector por sector, pero sin completar todo el anillo. El plan, tras completar los dos haces, es iniciar las colisiones a baja energía, es decir, sin acelerar las partículas en el gran acelerador. Eso será en el plazo de una semana si todo va bien, según ha informado el CERN en un comunicado. Luego se irá aumentando la potencia poco a poco para llegar a 3,5 TeV (teraelectronvoltios) por haz el año que viene.

El LHC está formado por centenares de grandes imanes alineados hasta completar la circunferencia de 27 kilómetros excavado a una profundidad de unos 100 metros en la frontera franco-suiza. Los haces de protones, acelerados hasta casi alcanzar la velocidad de la luz, circulan en ambos sentidos y se harán chocar en cuatro puntos, justo en medio de los cuatro gigantescos detectores que registrarán los efectos de esas colisiones. Los detectores (Atlas, CMS, Alice y LHCb) están listos desde hace un año. En los efectos de las colisiones de partículas los físicos investigarán las leyes que rigen el funcionamiento de los componentes fundamentales de la materia.

MIAMI VICE

Parece que muy pocos paises se salvan de la corrupcion generalizada, lo que demuestra las debilidades de los sistemas politicos vigentes, esta es endemica en los Estados Unidos a pesar de las continuas campañas de limpieza, en el caso de la Florida esta claro que alla han sido importadas las malas practicas de gobierno comunes en toda Latinoamerica, las mismas que han frenado y hasta atrasado su desarrollo econocmico-social. Cuando uno lee este tipo de noticias donde resaltan politicos corruptos de origen cubano, logicamente se plantea la pregunta de y que pasaria en Cuba si....?, vivir durante tanto tiempo aca en Suiza me ha enseñado que libertad y democracia no estan reñidas con gobernar honestamente, asi que seguire confiando en la condicion humana, en la Cuba actual tambien hay corrupcion a todos los niveles con la diferencia de que no se publica en la prensa, asi que por ahi habria que empezar en el futuro si algo se quiere cambiar en la isla tambien.

Panorámica del puente McCarthur Causeway que conecta Miami con South Beach.- AFP

La nueva corrupción en Miami

Los despilfarros monetarios y el tráfico de influencias de los políticos sacuden la capital turística floridana en medio de una grave crisis financiera

JUAN-JOSÉ FERNÁNDEZ - Miami - 21/11/2009

Miami vice, 30 años después. Corrupción en Miami, versión siglo XXI. En el pasado, la droga acaparó el protagonismo en la capital turística floridana. Hoy, sigue circulando como en tantas capitales del mundo, pero la delincuencia se ha diversificado hasta tal punto que los despilfarros monetarios y el tráfico de influencias han pasado al primer plano.

El corazón de Latinoamérica en Estados Unidos tiene una cardiopatía aguda por endeudamiento y hasta saqueos generalizados, recordando incluso el año 1996, cuando llegó al borde de la bancarrota. Esta vez, la crisis ha dado la puntilla a una ciudad que ya vivía de las reservas pese a los multimillonarios ingresos por los impuestos del boom inmobiliario, bruscamente cortado. Tampoco puede soportar los inflados sueldos y pensiones de políticos y funcionarios, una carga tan pesada como el cemento en sus distintos usos, desde los inmobiliarios hasta las grandes obras públicas, siempre muchísimo más caras de lo presupuestado.

El aeropuerto internacional de Miami abrió a primeros de mes una nueva terminal que no estará operativa hasta 2011, pero que ha costado ya 2.000 millones de dólares más de lo previsto. Ha sido el penúltimo ejemplo de los desfases habituales en las grandes obras. El polémico nuevo estadio del equipo de béisbol de los Marlins ya ha dado sus primeros frutos. Sólo el coste del aparcamiento ha subido, antes de empezar, de 94 a 135 millones de dólares, y los puestos de trabajo y contratos con empresas locales no se cumplen. Casi con pánico se hacen cálculos de lo que pasará con la obra más faraónica, un túnel bajo la bahía de Biscayne para mejorar el acceso al puerto. Costaría, en principio, cerca de los 1.000 millones. Tony, un trabajador, dice con sorna: "Y además, no hay barcos". Sólo cruceros. Con la crisis ha descendido el tráfico de mercancías a niveles nunca vistos.

Los acontecimientos se han precipitado la última semana con la elección del nuevo alcalde de Miami, Tomás Regalado, periodista y veterano político, comisionado (equivalente a concejal) desde 1996. Su rotundo triunfo en las urnas sobre Joe Sánchez -71,67% frente a un 28,33%-, más joven y también de origen cubano, ha sido un claro mensaje de los votantes hacia la moderación en los sueldos -él mismo se lo ha bajado- y en el malgasto en obras que teóricamente embellecen Miami, pero a costa de unos ciudadanos que malamente resisten la crisis. Sánchez era considerado como el continuismo del anterior alcalde, Manny Díaz, alabado por muchos y criticado por otros, entre ellos, Regalado, que apela a la ética.

Los legítimos delirios de grandeza de Miami cuestan muy caros cuando la ciudad tiene dos caras, luces y sombras. Por un lado, la imagen de la jet, un tanto difusa, y por otro, la más real de una mayoría que habita en una de las urbes más pobres del país. Sin trabajo y con elevados impuestos, cada vez más personas abandonan la ciudad.

Mientras tanto, la mitad de los funcionarios cobran sueldos que superan 100.000 dólares al año y llega a ser impactante en el caso de policías y bomberos, hasta en escalas inferiores, sin incluir horas extra, que actúan, a veces, como chóferes de los comisionados. Éstos tienen sueldos bajos, pero a cambio cuentan con muchos y discutibles gastos de representación. Así, todo queda en casa, con grandes pensiones al final de las carreras. Arreglar la insostenible suma, un agravio comparativo sonrojante para los que no son funcionarios, es el gran reto de Regalado.

En agosto estalló el escándalo en el condado de Miami Dade,cuando en plena crisis y con la amenaza de subir los impuestos, el alcalde, Carlos Álvarez, tras pedir austeridad, subió aún más sus suculentos sueldos a colaboradores. Había despertado esperanzas, pero se convirtió en otro villano. Se pidió hasta su dimisión.

Lo último en el condado ha sido la pasarela de viajes de los comisionados por el mundo, con más de 200.000 dólares gastados desde 2007 sin que hubiera una gestión concreta. Al menos, de la visita de la comisionada Rebeca Sosa a España sí ha surgido algo concreto: un vuelo directo de Air Europa de Miami a Tenerife y Madrid.

En la ciudad, nada más tomar posesión Regalado el día 11 de noviembre, dos de los cinco comisionados cayeron al ser acusados de distintos delitos por la fiscalía. El lastre no se soltó en la anterior etapa de Díaz, y el Gobierno municipal quedó colapsado durante una semana por falta de quórum.

Ángel González, comisionado desde 2001, tuvo que renunciar por pactar un sueldo sin trabajar para su hija en la empresa de un constructor de obras municipales. González, que cuenta con un historial de condenas por fraude electoral y evasión fiscal, se declaró culpable y llegó a un acuerdo con la fiscalía para colaborar en lo que se interpreta como seguir tirando de la manta. Está en libertad provisional, como Michellle Spence-Jones, elegida hace unos días con el 82,7% de los votos de su distrito, mayoritariamente de raza negra. Spence-Jones ha retado a la ética y a la justicia.

Fue suspendida por el gobernador del Estado, Charlie Crist, tras ser arrestada por robo y falsificación de identidad. Según la fiscalía, imitó la firma de una ex comisionada, también acusada en su día de recibir sobornos, y se llevó 50.000 dólares para un negocio familiar y gastos personales. Crist, criticado y también viajero sin una gestión concreta de por medio, que aspira a más altas metas en Washington, se ha negado a nombrar un suplente temporal, por lo que deberá haber una elección en enero que costará cerca de 200.000 dólares. Y esto quizá arrastre a otra crisis en el caso de González, aunque a él sí podrían sustituirlo por consenso los comisionados supervivientes.

Para completar la carambola, Spence-Jones, objeto de numerosas investigaciones anteriores, ha anunciado que se volverá a presentar como candidata. La ley se lo permite mientras no sea declarada culpable. Su juicio puede dilatarse hasta seis meses y ya ha dejado entrever que hay una persecución racial en su caso.

Ante la proliferación de políticos así, la participación en las elecciones es paupérrima, apenas la cuarta parte del censo. "Sólo van los amigos, los que sacan tajada. ¿Para qué votar si todos roban?", resume Nelson, empleado de mantenimiento en un edificio. Abel, un jubilado que sobrevive a duras penas entre la crisis y los impuestos, busca un consuelo: "Sólo nos queda Tomasito, si le dejan".

El policía del Lexus gratis

La guinda del turbio pastel público de Miami la ha puesto el jefe de policía de la ciudad, John Timoney. Un tipo de 61 años con cara de duro, que recuerda al histórico actor Jack Palance. Llegó de Irlanda a los 13 años y cambió su nombre de Sean por el de John. Fue policía en Nueva York y Filadelfia antes de bajar a Miami en 2003.

El mismo día de la toma de posesión del nuevo alcalde dimitió. Su posición era insostenible y el edil entrante ya le había mostrado su rechazo.

El supuesto primer vigilante de la ley en las calles de Miami se paseaba por ellas con un lujoso coche regalado por un voraz concesionario que hace negocios con el Ayuntamiento.

Tras ser descubierto dejó el coche, pero se negó a aclarar su corruptela ante cualquier comisión de ética y se permitió llegar al desacato ante decisiones judiciales. Desde entonces, se le ha conocido como el "jefe del Lexus gratis".

"Ha sido un bochorno para la ciudad", dijo el presidente del sindicato de policía. El alcalde, más diplomático, señaló: "Es lo mejor que podía hacer". Más del 90% de miembros del cuerpo había votado mayoritariamente en su contra hace unos meses.

Días antes de marcharse dio una conferencia de prensa para señalar que la criminalidad se ha reducido en Miami durante su mandato. El alcalde saliente le defendió. Pero como en muchas otras ocasiones fue acusado de manipular las cifras.

Ayer se nombró un nuevo jefe de policía. Otro veterano que, de momento, luce un historial intachable.

jueves, 19 de noviembre de 2009

El servilismo politico europeo

Esta es la tipica noticia que contribuye a explicar un poco mas porque este mundo anda tan mal, por suerte con la nueva administracion del presidente norteamericano Obama la inmundicia acumulada bajo el nombre de lucha contra el terrorismo va saliendo a la luz, da asco ver como muchos gobiernos de paises que se habian sacudido el yugo sovietico, posteriormente se convirtieron en los vasallos mas fieles de los Estados Unidos accediendo con total servilismo a las peticiones mas sucias de la CIA, supongo que ya iran saliendo a la luz mas detalles sobre esta guerra sucia.

Vista externa de la supuesta prisión. Afp

Descubren una prisión secreta de la CIA en Lituania

Las actividades que se llevaban a cabo eran ilegales

La prisión se encuentra a 20 km de la capital

ELMUNDO.es Miami

Actualizado jueves 19/11/2009 16:05 horas

La CIA construyó una de sus prisiones secretas en una exclusiva academia de equitación a las afueras de la capital lituana, tal y como confirmó a la cadena ABC un funcionario del gobierno lituano y un ex oficial de Inteligencia estadounidense.

En donde una vez se realizaron concursos hípicos, la CIA instaló una estructura de cemento para llevar a cabo interrogamientos a supuestos terroristas, sospechosos de pertenecer a Al Qaeda.

“Las actividades en esa prisión era ilegales”, afirmó John Sifton, defensor de Derechos Humanos. Sifton dijo que en dicha instalación se llevaban a cabo varias formas de tortura a los sospechosos. Entre ellas, no permitirles dormir, mantenerlos de pie durante horas y en posiciones incómodas y dolorosas. Las autoridades lituanas han mostrado documentos de Elite LLC, una empresa tapadera que compró la propiedad para las supuestas actividades encubiertas de la CIA entre 2004 y 2005.

Al parecer, Lituania permitió a la CIA instalarse en el país después de la visita del ex presidente George W. Bush al país en 2002 y tras el gran apoyo estadounidense a los esfuerzos de Lituania por sumarse a la OTAN.

“Los nuevos miembros de la OTAN estaban tan agradecidos a EEUU por su apoyo… que hubieran hecho cualquier cosa que Estados Unidos hubiera pedido en aquel momento”, afirmó el ex jefe de la lucha antiterrorista de la Casa Blanca Richard Clarke. “Estaban ansiosos por agradecer y ansiosos por cooperar en asuntos de seguridad e inteligencia”, añadió.

Revelado el lugar preciso
Lituania fue junto a Polonia y Rumania, uno de los países en los que la CIA interrogó de forma secreta a sospechosos de Al Qaeda, pero hasta ahora el lugar preciso en donde se llevaban a cabo dichos interrogatorios no había sido revelado.

Hasta marzo de 2004 el lugar era una academia de equitación y una cafetería propiedad de una familia de la localidad. La prisión secreta, que se encuentra en la ciudad de Antiviliai, a 20 kilómetros al noreste de Vilna, está cerca de un exclusivo barrio residencial en donde viven numerosos miembros del gobierno.

La crisis economica en Cuba avanza

El hecho se comenta solo, el descenso de la economia cubana es imparable, se podran buscar todas las justificaciones posibles, pero en medio siglo los gobernantes de la isla han sido incapaces de crear una economia real, aun en los tiempos de bonanza gracias a la ayuda del extinto bloque sovietico el pueblo sufrio limitaciones, ahora parece que ya va tocando fondo y los apostoles del igualitarismo, repentinamente intentan explicar porque su estado monopolizador dejara abandonados a su suerte a millones de sus ciudadanos.

Un edificio apuntalado en la Habana Vieja.- REUTERS

El legado del castrismo

La falta de divisas asfixia a los cubanos

Las importaciones se desploman y se agrava el desabastecimiento

MAURICIO VICENT - La Habana - 19/11/2009

Cuba se adentra de nuevo en la negrura de la crisis. La falta de liquidez, que siempre ha sido la espada de Damocles de la economía cubana, es ahora asfixiante. En los últimos nueve meses el intercambio comercial se redujo un 36%, y de esta caída el 80% corresponde a las importaciones. El desabastecimiento en las tiendas de divisas es general y hay recortes leoninos en el consumo eléctrico para evitar los apagones. Algunas empresas han cerrado. El Gobierno ha comenzado a eliminar subsidios y gratuidades sociales, y se pide a la gente "apretarse el cinturón" porque las restricciones en 2010 serán mayores.

El Estado sólo mantendrá la gratuidad en salud y educación

Los llamados al ahorro y a la austeridad son normales y cíclicos en Cuba. Pero esta vez el río parece que lleva piedras. La situación financiera de Cuba es grave. "Muy grave", asegura un economista que no quiere publicidad. Confirma lo que es sabido desde hace meses en despachos de hombres de negocios y embajadas: ya son cientos los empresarios extranjeros que no pueden transferir el dinero que tienen depositado en sus cuentas en bancos cubanos. No hay fondos. Se calcula que hay alrededor de 600 millones de dólares (unos 400 millones de euros) inmovilizados, la mitad de ellos españoles. Pero es sólo una estimación.

El propio Raúl Castro reconoció en octubre al ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que la situación es muy delicada. El presidente cubano dijo a Moratinos que su país cumplirá sus compromisos, pero advirtió que no hay soluciones de inmediato y que habrá que negociar calendarios en cada caso.

Según economistas independientes, este año por primera vez el Producto Interior Bruto (PIB) de la isla podría decrecer después de varios años de números positivos. En 2006, el crecimiento fue del 12,1%; en 2007, del 7,3%, y del 4,3% en 2008. Este año las autoridades pronosticaron un 6% de aumento del PIB, pero después lo redujeron a un 1,8%.

Según el Gobierno, varios factores influyen en la crisis actual: la recesión internacional; la caída de los precios de sus productos de exportación, cuando han subido los de los alimentos y combustibles que importan; las secuelas de los huracanes que arrasaron la isla el año pasado, dejando pérdidas equivalentes a un 20% del PIB; y los efectos del embargo estadounidense. No se menciona otro asunto que para muchos es vital: la ineficiencia demostrada de la economía socialista y la falta de reformas que reactiven la productividad.

Las importaciones cubanas, que el año pasado llegaron a los 14.000 millones de dólares, este año se reducirán cerca de 4.000 millones. Otra cifra: en el mes de agosto, las importaciones de España cayeron un 60%.

En la calle, los efectos de la crisis son visibles. En los anaqueles de las tiendas de divisas, donde obligatoriamente hay que comprar artículos de primera necesidad (desde el aceite de cocinar al champú), cada vez hay menos cosas, y a precios excesivos para la mayoría. Las mercancías faltan. Y en la misma medida se incrementan las exhortaciones al ahorro, sobre todo de energía eléctrica. Cada empresa y cada provincia tienen un estricto plan de consumo que se revisa a diario. En las tiendas y centros laborales del Estado se prohíbe usar el aire acondicionado durante gran parte de la jornada, y empresas que no aportan divisas a la economía han sido cerradas.

El Gobierno, mientras tanto, empieza a desmantelar el sistema de subsidios y gratuidades sociales. La eliminación de los comedores obreros, que ha comenzado como experimento en cuatro ministerios, se extenderá a los 24.500 comedores que existen en todo el país (con la medida se espera ahorrar 350 millones de dólares).

La semana pasada, salieron de la libreta de racionamiento los guisantes y las patatas, que ahora se comercializarán mucho más caros. Y es sólo el principio. El vicepresidente cubano, Ricardo Cabrisas, reconocía a principios de mes al comisario europeo de Cooperación, Karel de Gucht, que sólo quedarán las gratuidades reconocidas por la Constitución, es decir, la educación y la salud.

martes, 17 de noviembre de 2009

Embargo y negocio politico

El denominado embargo economico es la base de los argumentos del regimen que gobierna en Cuba para intentar buscar justificaciones ante la falta de democracia, libertades y derechos civiles en la isla, desde hace medio siglo se vende en el mundo la imagen de la pequeña isla en el Caribe bloqueada por el poderoso imperio del Norte. El hecho real es que el sistema impuesto en la isla ha demostrado solamente ser un desastre en la practica, las tan cacareadas conquistas sociales son simplemente propaganda, para mi como cubano algo que me hizo abrir los ojos estando en la isla y que aun actualmente sigo criticando, es la incapacidad de un regimen autoritario y con un total control del poder economico para despues de medio siglo crear una base economica que permita la independencia alimenticia del pais y evite la politica de dependencia. Este articulo ilustra lo que sucede en la orilla norte del estrecho de la Florida, alla arriba tambien hay grupos de intereses a los que la situacion politica actual les conviene, por eso siempre he dicho que en efecto contra el pueblo cubano se aplica un embargo de parte de los Estados Unidos y de parte del gobierno de la isla, en el futuro la Historia ya desvelara toda la verdad sobre este asunto, sobre el entresijo de relaciones entre ambas orillas del estrecho que ha condenado a la mayoria del pueblo cubano a la miseria, porque no creo que el regimen que gobierna en la isla acabe por entender que de nada sirve tener la mejor ideologia, el mas puro modelo de sociedad en la teoria, si en la practica millones de gentes estan sometidas a todo tipo de penurias y carencias, no hay que ser demasiado inteligente como para saber lo que piensa un hambriento.


Un exiliado cubano sostiene un retrato de Fidel Castro en la Pequeña Habana, en Miami, en abril de 2008- AFP

Millones para el embargo cubano

Cerca de 400 legisladores estadounidenses han recibido dinero desde 2004 para seguir la línea dura con Cuba, según un informe de un grupo independiente

JUAN-JOSÉ FERNÁNDEZ - Miami - 17/11/2009

Casi 400 legisladores y candidatos estadounidenses han recibido desde 2004 cerca de 11 millones de dólares de "mecenas" partidarios de mantener el embargo y contra cualquier medida aperturista respecto a Cuba, según un informe de Public Campaign, grupo independiente que aboga por la financiación pública de las campañas políticas. Encabezan la lista de beneficiarios los tres congresistas republicanos por Florida, furibundos defensores de la política más dura contra el castrismo, así como el último candidato republicano a la presidencia del país, John McCain. También es significativo que las donaciones a demócratas, cercanas ya al millón de dólares, hayan aumentado los últimos cuatro años un 50%, especialmente tras alcanzar el control de las cámaras en 2006. Recientemente, 53 de ellos enviaron una carta a la presidenta del Congreso, Nancy Pelosi, oponiéndose a cualquier cambio de política respecto a Cuba, incluyendo la apertura de viajes para ciudadanos estadounidenses.

En un último sondeo efectuado por la empresa World Public Opinion, un 70% de los encuestados se mostró partidario de levantar la prohibición de viajar a la isla como ya sucede con los cubanos y cubano-estadounidenses.

La línea dura del exilio ya ha criticado el informe de Public Campaign como un contrataque oportunista y ha vuelto a recordar la falta de libertad y democracia en Cuba por encima de los intereses económicos o turísticos.

Pero hace mucho tiempo ya que expertos independientes comprobaron que la posición de Estados Unidos sobre Cuba se mueve mucho más por intereses económicos que políticos. Por algo, los agricultores y ganaderos estadounidenses venden a la isla, "por razones humanitarias", cerca de 1.000 millones de dólares al año en animales y vegetales. Vamos, socios preferenciales.

La guerra fría terminó y se calentaron mucho más los negocios. "Estados Unidos se puede equivocar en decisiones políticas, pero en el money difícilmente", dice Roberto, un exiliado que critica la hipocresía del país que le acogió, pero que lo entiende, "porque es su negocio". Lo que le indigna mucho más es la intransigencia de cubanos exiliados que "no quieren cambiar, porque viven de ello". Y añade: "Y siguen invirtiendo dinero en lo que sea para seguir otros cincuenta años igual".

Lincoln Diaz-Balart, según Public Campaign, ha recibido 366.964 dólares; su hermano Mario, 364.176, e Ileana Ross-Lehtinen, 240.050. McCain, 183.415, y el senador demócrata de origen cubano Bob Menendez, 165.800. Curiosamente, los siguientes mayores beneficiarios en la lista, salvo el independiente Joseph Lieberman, son ya demócratas, entre ellos los cuatro de Florida. Eran de los que había que invitar a cambiar de opinión. Los Diaz-Balart se han cansado de repetir que no peligra el levantamiento del embargo porque "tienen controlada a la mayoría de legisladores". Pero sólo han hablado de su capacidad de convencer a amigos. El cabildeo es un arte legal estadounidense que mueve mucho dinero e influencias.

David Donnelly, director de campañas de Public Campaign, ha dicho: "Pensamos que es una trampa involuntaria. Se trata de buenas personas atrapadas en un sistema. Si los legisladores tienen que dedicar mucho tiempo a recaudar dinero no les queda más remedio que oír a los que se lo dan. Pero la realidad es que parece existir una clara diferencia entre lo que quieren los ciudadanos y lo que algunos políticos defienden en el Congreso". En el informe se dice que al menos 18 legisladores cambiaron su opinión sobre Cuba tras recibir las donaciones.

El comité de acción política del grupo US-Cuba Democracy, fundado en 2003, es el canalizador del dinero. Su director, Mauricio Claver-Carone, ha defendido "el derecho constitucional y democrático de apoyar a los representantes afines, lo mismo que hacen los sindicatos, la Cámara de Comercio o el Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel, por ejemplo".

domingo, 15 de noviembre de 2009

Obama y el Magig Cube chino

Cuando se leen estas dos noticias por separado quizas no tienen mucho en comun, pero si se lee bien la letra pequeña en ambas se pone de manifiesto, que el Nuevo Orden Mundial que se esta forjando actualmente pivotara en Asia y seguira basado en el poder economico y financiero de unos pocos, Europa ya esta apeada de ese club por su propia culpa, hace poco celebraron fastuosamente la caida del Muro de Berlin, en lugar de autocriticarse publicamente por haber perdido los veinte años pasados desde entonces mirandose el ombligo, este mundo esta mucho peor que antes de la caida del Muro asi que no veo cual es el motivo de tanta celebracion y mucho mas cuando existen nuevos Muros, sino que le pregunten a los palestinos o a los mexicanos. Volviendo al tema del post, lo que no se dice en los discursos oficiales es que al mundo rico le importan bien poco los derechos humanos cuando de negocios se trata, por eso no me sorprende que la inmensa mayoria de los gobiernos de este mundo sean dictaduras o seudodemocracias, la simple ecuacion de que China tiene 0,8 billon en activos de deuda publica norteamericana mas el poderio tecnologico que ha adquirido, como demuestra esta supercomputadora solo superada en el mundo por una situada en los Estados Unidos o el despliegue de tecnologia militar mostrada en Octubre pasado, demuestra el porque del acercamiento al gigante asiatico obviando los temas molestos, como cubano y con mi natural excepticismo saco la conclusion de que nadie se preocupara por la situacion de la isla porque es demasiado pequeña y demasiado pobre, no es China.



La supercomputadora de fabricación nacional de China, Magic Cube, anteriormente conocida como Dawning 5000A, entró ayer en operaciones en Shanghai.

Se trata de la primera supercomputadora de China con una velocidad mayor a 100 billones de operaciones de punto flotante por segundo (teraFLOPS), informaron los funcionarios locales. Se trata también de la supercomputadora más rápida fuera de Estados Unidos.

La supercomputadora, con una capacidad máxima de 230 teraFLOPS, será utilizada para procesar información e investigación científica fundamental en el centro de Supercomputación de Shanghai, señaló Yuan Jun, subdirector del centro.

La Magic Cube fue fabricada por la empresa Dawning Information Industry Co. con base en Tianjin en septiembre pasado. Fue enviada a Shanghai el 15 de mayo y su nombre fue elegido de entre propuestas enviadas por el público. Estuvo a prueba durante un mes.

Según Yuan, las supercomputadoras son cada vez más importantes para la industrias de alta tecnología de China, como la de diseño de aviación y automotriz, y la de energía nuclear.

La Magic Cube tiene 75 metros cuadrados y consume 700 kilowatts de electricidad por hora. Costó alrededor de 200 millones de yuanes (29 millones de dólares USA) y fue pagada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología y el gobierno municipal de Shanghai.



Obama inaugura con China un nuevo orden

El presidente de EE UU asegura que no quiere contener la pujanza de Pekín.- Washington busca apoyos contra la amenaza nuclear de Irán y Corea del Norte

ANTONIO CAÑO (Enviado especial) - Tokio - 14/11/2009

Sentando por primera vez en público uno de los principios fundamentales de su política exterior, Barack Obama aseguró este sábado que "no pretende contener a China" y que el auge incontenible de ese país no es una amenaza sino "una fuente de fortaleza para la comunidad de naciones". El presidente estadounidense anunció que su intención es la de colaborar con China en su nuevo papel de gran potencia y hacerlo de una manera pragmática, sin permitir que las diferencias sobre derechos humanos creen conflictos que podrían ser peligrosos para la paz mundial.

Se trata de la consumación oficial del nuevo orden internacional que nace en Asia. Un orden que Obama ha venido a validar con esta gira y con un discurso, pronunciado este sábado en Tokio, en el que establece las principales reglas del juego para encarar un futuro que ya está aquí.

Entre esas reglas, explicó Obama, Estados Unidos se mantiene fiel a las alianzas heredadas de la II Guerra Mundial, pero reconoce la necesidad de otras nuevas que reflejen de forma más realista el poder alcanzado por este continente en los últimos años, un poder que no es sólo económico o militar, sino el fruto de una combinación de eficacia colectiva e impulso individual que ha acabado afectando a la actividad cotidiana de cada uno de los seres sobre el planeta. El poder asiático marca nuestras vidas de una forma menos revolucionaria que el comunismo, pero quizá más determinante.

EE UU, como país geográficamente del Pacífico y como potencia aún con los mayores recursos y los valores dominantes, intentará mantenerse al frente de este nuevo orden naciente, pero lo hará en estrecho entendimiento con China, con quien Obama entiende que hoy es necesario negociar cualquier problema global, desde Afganistán hasta el cambio climático o la proliferación nuclear.

El discurso de este sábado en Tokio, por tanto, no es, como han sido otros anteriores en sus desplazamientos al extranjero, una hermosa apelación al entendimiento sino un humilde reconocimiento de que el mundo está cambiando de dueños o, simplemente, está empezando a existir sin dueños claros a los que obedecer.

Pese a todos los años que China lleva pujando en el escenario internacional, éste es apenas el comienzo de su reconocimiento oficial como legítima gran potencia. Gobernado por un sistema opuesto a la democracia y con una cultura ajena a la que hasta ahora ha predominado desde Occidente, las consecuencias del ascenso de China son todavía una gran incógnita, una oportunidad de diversificación para quienes abominan del unilateralismo estadounidense, pero un gran peligro para quienes ponen por encima de todo el aprecio por la democracia y los derechos humanos.

Éste es el contexto histórico en el que Obama llega esta noche a Shanghai y que quiso definir previamente en su importante alocución en Tokio ante representantes de la sociedad civil japonesa. Para esa audiencia, toda esta transformación es confusa y paradójica: un país al que Estados Unidos ha hecho tanto daño y que tanto ha hecho por los propios Estados Unidos después, se encuentra ahora en el medio de un sándwich de la historia, atrapado entre las fuerzas que hoy reinan y las que vienen a reinar.

Para Japón y para otros muchos países asiáticos, tan expectantes como temerosos ante el papel de China, para las viejas potencias europeas que pierden el hilo del futuro, para los ciudadanos estadounidenses que sospechan de que su bienestar es incompatible con el de 1.300 millones de chinos; para todos ellos quiso Obama tener unas palabras de tranquilidad.

"Estados Unidos no pretende contener a China, ni una relación más profunda con China significa un debilitamiento de nuestras alianzas bilaterales", aseguró el presidente. "Al contrario", añadió, "el ascenso de una fuerte y próspera China puede ser fuente de fuerza para la comunidad internacional".

Pero nadie debe llamarse a engaño: la apuesta estadounidense por China es definitiva, estratégica y con todas sus consecuencias. Para quienes todavía tengan un atisbo de duda sobre si Estados Unidos avanza en esta aventura tímidamente o de forma contradictoria, baste un ejemplo: Tíbet o Taiwan, los dos asuntos internacionales que desatan la cólera de China, no fueron mencionados por Obama ni una sola vez en su discurso de este sábado. "El respeto a los derechos y a la dignidad humana está enraizado en Estados Unidos", manifestó el presidente norteamericano. "Pero podemos abordar las discusiones sobre esos asuntos en un espíritu de asociación y no de rencor".

"Estados Unidos se aproximará a China", explicó Obama, "con la mirada puesta en nuestros propios intereses. Y es precisamente por esa razón por la que es importante conseguir una cooperación pragmática con China en asuntos de mutua preocupación, porque ninguna nación puede hacer frente a los desafíos del siglo XXI sola, y tanto Estados Unidos como China seremos mejores si estamos juntos".

"No estaremos de acuerdo en todo", reconoció, "y Estados Unidos nunca dejará de hablar a favor de los derechos fundamentales, y eso incluye respeto a la religión y la cultura de todos los pueblos". Pero, según entiende Obama, sólo en la medida en que China esté convencida de que Estados Unidos no pondrá en riesgo su estabilidad interior en nombre de los derechos humanos, será posible avanzar en ese capítulo.

En todo caso, esos asuntos no son, de momento, la prioridad. Hoy lo más urgente para Estados Unidos es conseguir el respaldo de Pekín en problemas graves e inminentes, como la amenaza nuclear de Irán y Corea del Norte, la guerra de Afganistán o la erradicación del extremismo islamista en distintas regiones del mundo, Asia entre ellas.

Obama, que confía en que una China aceptada como gran potencia sea menos reticente que hasta ahora a colaborar en esa agenda, hablará esta semana de todo ello con el régimen y con un sector de la sociedad china que ha sido elegido para reunirse con el presidente estadounidense mañana en Shanghai en una asamblea.

Una de las medidas concretas a negociar a fin de generar tranquilidad en el nacimiento de este nuevo orden, es un tratado militar para facilitar la comunicación entre las fuerzas armadas de los dos países y evitar los malentendidos que en el pasado han dado lugar a situaciones de tensión. Obama quiere borrar esa palabra del léxico de las relaciones con China. Es un paso arriesgado, como casi todos los que da este presidente, un paso que, probablemente, va a resultar más deseado que deseable y más respetado que respetable.

El discurso

"Estados Unidos no pretende contener a China, ni una relación más profunda con China significa un debilitamiento de nuestras alianzas bilaterales. Al contrario, el ascenso de una fuerte y próspera China puede ser fuente de fuerza para la comunidad internacional", declaró Barack Obama en Tokio.

"No estaremos de acuerdo en tod0", reconoció el presidente, "y Estados Unidos nunca dejará de hablar a favor de los derechos fundamentales, y eso incluye respeto a la religión y la cultura de todos los pueblos".

"El respeto a los derechos y a la dignidad humana está enraizado en Estados Unidos", manifestó el presidente. "Pero podemos abordar las discusiones sobre esos asuntos en un espíritu de asociación y no de rencor".

"Apoyar los derechos humanos proporciona una seguridad duradera que no se puede adquirir de otro modo".