Páginas vistas en total

martes, 29 de junio de 2010

Sara Gomez, cineasta, negra y cubana

Sara Gómez (1943 – June 2, 1974).

Por Sergio Giral.

Ser mujer y negra ha sido una condición social y económica desfavorable dada la naturaleza pre-establecidas en la mayoría de las sociedades tradicionales. Hoy dia los cambios sociales han generado figuras de este perfil étnico establecidas a niveles superiores de gobierno, medios y finanzas. Generalmente cuando se escribe de un artista desaparecido se celebra su obra y se omiten aspectos inconvenientes a los intereses y puntos de vistas del escritor. Sara Gómez siempre ha sido expuesta en pequeñas crónicas como la directora de cine negra que logró demostrar su talento, pero se desconoce otras cualidades que definen su individualidad. Sara nació en la Habana en 1943, después de haber estudiado piano y periodismo y vivir unos años en la ciudad de New York regresa a Cuba y comienza su carrera cinematográfica en el ICAIC en 1961. Sara provenía de una familia clase media con presencia de músicos y profesionales, que luego mostrará en su documental “Guanabacoa Crónica de mi familia”. En aquellos primeros dias de la experiencia cinematográfica se imponía la búsquda de una entidad expresiva, para Sara el factor racial y social prevalecía sobre los demás y mucho más contando con una nueva sociedad que proponía a un “hombre nuevo”. Sara no se entregaba a este nuevo orden sin criterio personal y por ser. mujer y negra en un mundo de machismo blanco, su proposición de vida y trabajo sólo podía prevalecer por el talento y la inteligencia, ambas cualidades que Sara poseía. Recuerdo sus indagaciones en el mundo cultural del Negro cubano, que la llevaron a ampliar el espectro de investigacion a autores mundiales como Fanon, Aime Cesere y los etnólogos cubano Moreno Fraginal, José Luciano Franco, La Chatañeré entre otros. Sara abrazó esta su cultura ignorada y escondida y se propuso llevarla a un primer plano de autenticiad y criterio individual. Esta posición de la cineasta trajo como consecuencia que algunos de sus trabajos no fueran exhibidos y otros obligadoa a ser transformados. Autodeterminación y la capacidad de elegir eran cualidades que caracterizaban a Sara Gómez. Es interesante analizar el mundo de la mujer intelectual en esta etapa del desarrollo socialista en la isla. En aquellos años asomaba con vigor una corriente oficialista que con el tiempo se convertiría en dogmática. El temor a la censura desviaba a muchos a hacer conseciones temáticas y de estilo. Este no fue el caso de Sara Gomez, ella sabía discutir con la dirección de gobierno al nivel que las circunstancias la obligaran. Defendía sus posiciones y no la deponía por temor a ser marginada o prohibida su obra. Tenía la valentía que en algunos cienasta hombres no la vi tener. Sara siempre estuvo muy cerca de Tomás Gutierre Alea o mejor dicho, Alea siempre estuvo cerca de Sara tanto como de los otros cineastas negros del momento, Nicolás Guillén y yo. Asistí a discuciones entre Sara y Alea donde se apreciaba las diferencias de origen social y la visión del mundo Negro y sus avatares.


Sara Gómez junto al DP Julio Valdés

La pasión investigadora de Sara la hizo visitar Isla de Pinos, a la que el régimen bautizara Isla de la Juventud, por albergar a jóvenes en busca de trabajo o rehabilitación social. Sara y yo visitamos la Isla atraidos por el experimento y encontramos que la población original del lugar se replegaba a la presencia de estos forasteros en su mayoría desenfocados sociales. Más allá de esa primera impresión visitamos el Sur de la isla donde descubrimos el pueblo de Jacksonville. Para nuestra sorpresa nos encontramos en un “no man’s land” fuera de la juridicción del gobierno y de la cultura cubana. Los habitantes de Jacksonville eran de origen caimanero, súbditos ingleses, hablaban ingles y profesaban la religión presbiterana, todo muy lejos de las cultura cubana. Sara quiso llevar esta experiencia en su documental, La Isla del Tesoro y Una isla para Miguel, pero el tema no fue recibido con mucho agrado por la dirigencia y eliminado del documental. Poco tiempo después el gobierno tomó Jacksonville como base militar estratégica y los caimaneros fueron gradualmente abandonando el poblado. De esta experiencia demográfica creo que nada queda. En “Guanabacoa, Crónica de mi familia” Sara brinda una espectro genealógico de su propia familia que va desde los músicos clásicos hasta parientes populacheros , los más preferidos por la cineasta en este trabajo de poca difusión.. “Y tenemos sabor” es una joya didactica que recoge los estilos de la música popular cubana de raices africanas, sus instrumentso y estilos de baile. Con este documental Sara logra definir su teoría sobre la marginalidad y la cultura nacional. “Con cuatro hierros, y cuatro palos, formamos una rumba que no cree nadie!" expresa Miguel Angel Mesa, (Aspirina) y rompen los tambores y la clave en un resonar telúrico.

Uno de los trabajos más característicos de Sara es “Mi Aporte”, un documental que recoge aspectos y criterios de la Zafra de los 10 millones impuesta al pueblo de Cuba, que representó la destrucción de la agricultura tradicional y con ella la economía del país.. El documental se basaba en entrevistas a mujeres que daban su aporte a la gesta azucarera, había de todo, desde la machetera millonaria que tumbaba caña con la fiereza de una Walkiria hasta la madre negra que no quería abandoanr a sus hijos para ir a la zafra, por miedo a que los niños se ahogaran en una zanja cercana. Sara termina su documental con la entrevista a una bella joven residente de una selecta barriada de la Habana. La joven expresa que no puede participar en el trabajo voluntario de la azafra porque su novio es muy celoso y no se lo permite. Sara le pregunta si lo va a dejar y la joven le responde que sí.
_”Entonces vas a hacer tu aporte a la zafra”, pregunta Sara y la joven reacciona con sorpresa y exclama
“¡No!“_
_ ¿Pero no me dijiste que lo vas a dejar?, pregunta Sara…
¡No hija, al novio no, a la zafra!.

El documental fue prohibido por la máxima dirigencia de la Federación de Mujeres Cubanas. Sara fue mi guía en muchos aspectos de la cultura negra cubana. Asidua investigadora al mundo de las religiones de origen africano, visité con ella toques de santo y juramentos de “palo” que nos revelaban el mundo esotérico de los antepasados. La Casa de Oriol, en Guanabacoa, fue uno de esos templos donde se “rayaban” los paleros en nutridas ceremonias donde resonaban los tambores y corría la “chamba”. Enardecidos por el ritual y la bebida, los participantes caían en trance y el lugar se transmutaba en pamdemonium. Sara y yo observabamos y nos enriqueciamos con la experiencia litúrgica, nunca fuimos molestados ni expulsados a pesar que los integrantes conocían de nuestro papel voyerista. “La troponera” era un bar de “mala muerte” justo frente a los predios del ICAIC, llamada así en homenaje al peor de los alcoholes que allí se ofrecía al finalizar la “ley seca” impuesta a la población en nombre de la moral socialista y la union obrero-campesina. Algunos de nosostros nos “resbalaba” la crítica oficial y entre buches de aquella pócima alcohólica discutíamos los nuevos proyectos. Deseoso de conocer la opinión de Sara sobre el guión de mi film, “El otro Francisco” nos reunimos en dicho bar, pero las ocupaciones domésticas de Sara no le habían permitido terminar la lectura. A pesar de la agotadora labor de un rodaje, Sara dedicaba tiempo a sus hijos con el amor y dedicación de cualquier ama de casa, agravada por una dolencia crónica que le acortaba la vida; el asma. Se le veia respirar fatigosamente y echar mano a su inhalador de butamol en medio de las filmaciones o en los momentos más felices de su vida. Fue allí que Sara que me comentó su nuevo proyecto de largometraje, “De Cierta Manera”, una investigación sociológica sobre la marginalidad y el nuevo orden socialista. Sara comenzó a rodar su film en 1973 y terminó su rodaje en 1974 pocos meses antes que yo comenzara la producción de “El Otro Francisco”, mi también primer largometraje. Su oficio documentalista la llevó a concebir “De cierta manera” un film donde la ficción y el documental conviven y se mezclan de tal forma que resulta imposible separar los estilos. Esta fusión enriquece el análisis y crítica de la conducta de sus pesonajes y el medio social en que se mueven. El film relata el romance entre X, un marginal miembro de la secta secreta “Abakuá” y Y una maestra de escuela revolucionaria. Sara manejó esta dicotomía explosiva con mucho tacto y sapiensa para evitar la censura y que su mensaje pudiera difundirse libremente, pero la muerte cercenó su trabajo en medio de la post-producción del film, que fue terminado de editar por su mentor cinematográfico, Tomás Gutierrez Alea. Nunca sabremos hasta donde llegaba el riguroso análisis del tema ni cuales hubieran sido las consecuencias de su discurso de haber sido terminado por Sara y si el discursos fílmico sufrió transformaciones dictadas por el poder oficialista, pero su simple existencia hacen de este film uno de los más sobresalientes en la producción cinematográfica de Cuba.

Publicado por La alcancia del artesano.blogspot.com

sábado, 26 de junio de 2010

La blogosfera china

El 'micromundo' de los foros chinos

Mop es uno de los foros más populares de China, con decenas de millones de usuarios

Hasta en el país más poblado del mundo, un grupo de discusión con 300.000 comentarios huele a chamusquina. Sucedió hace unos meses, y el caso ilustra a la perfección el complejo fenómeno de los foros en una sociedad cada vez más conectada como es la china. Un sencillo mensaje en un grupo de discusión del juego World of Warcraft desencadenó una avalancha de respuestas. "Jia Junpeng, tu madre te llama para ir a cenar", rezaba el escueto comentario, porque al parecer la hija se había pasado de la hora delante de la pantalla. En cuestión de unas horas más se registraron más de 6 millones de visitas.

La frase se extendió con rapidez por la Red y medios de comunicación de todo el mundo tampoco tardaron en dar cuenta. Semanas después varias agencias de marketing reclamaron la autoría de tan gigantesca campaña viral, aunque ninguna ofreció pruebas creíbles. Una de ellas incluso afirmó que aproximadamente 800 usuarios habían trabajado a su servicio escribiendo el 30% de los mensajes mediante 20.000 cuentas diferentes. Por otra parte, algunos usuarios dijeron que el mensaje tenía una doble lectura y expresaba la frustración de los internautas por los numerosos retrasos de World of Warcraft de cara a su desembarco en China.

Sea como fuere, si algo ha puesto al descubierto este fenómeno, según los expertos, es el entramado de intereses alrededor de los foros. Tanto de empresas, como en este caso, que rápidamente quieren atribuirse los méritos, como de usuarios que aprovechan este tipo de herramientas sociales para hacer sus propias reivindicaciones. Lo cierto es que el pastel es demasiado tentador, y no sólo porque China sea el país con más internautas del mundo, sino también por la elevada actividad de los internautas chinos. Según estadísticas recientes, un chino dedica a Internet un 70% de su tiempo libre de media (un 50% en zonas rurales), frente al 30% de un estadounidense.

Los foros, en concreto, tiene un alcance masivo en el país. Se asemejan a portales con decenas de millones de periodistas trabajando sin descanso, una especie de 'ojo que todo lo ve', donde igual se organiza un debate sobre la espeluznante cogida de un torero español que se publican las fotos de un mendigo demasiado guapo para estar en la calle. Los dos principales, Tianya y Mop, tienen más de 40 millones millones de usuarios registrados y cientos de millones de visitas al mes.

No estar presente en los foros equivale a llegar tarde a la fiesta. En la Red hasta circulan decálogos con consejos para hacerse famoso en este 'micromundo' y algunos usuarios con cierta reputación, para seguir agrandando su fama, recurren a 'discípulos' que escriban en su nombre.

Los departamentos de marketing también están al acecho. Uno de las estrellas nacida de los foros fue un vagabundo de Hangzhou -al sureste de China-, que sin buscarlo se convirtió en el personaje más deseado de la Red. Su imagen con el pelo alborotado y un cigarrillo en la boca llamo la atención de un ciudadano con ganas de probar su cámara nueva. Después de publicar las fotos, la figura de este mendigo y su trágica vida inspiraron de tal forma la creatividad de los internautas que comenzaron a circular numerosos carteles al estilo de una película de Hollywood con su imagen como protagonista. La historia tuvo un final feliz: su familia le localizó después de diez años sin saber nada y consiguió que regresase al hogar. Pero poco después, el vagabundo empezó a protagonizar sonadas apariciones públicas con una indumentaria bastante peculiar. ¿Una recuperación acelerada o quizás un buen fajo de billetes?

El catálogo donde elegir es amplio y diverso. Con motivo de la Expo de Shanghai una chica saltó a la fama porque ofrecía besos para poder visitar el evento. Las imágenes de un hombre enmascarado que criticaba a los constructores de su ciudad por desperdiciar dinero también se publicaron a lo largo y ancho de la Red, pero nada en comparación con las de una mujer octogenaria que se autorretrataba con poses peculiares.

Fenómeno en expansión

Por muy rudimentarios que parezcan, los foros no sólo gozan de buena salud en China sino que parece que seguirán siendo un terreno codiciado por un tiempo. El número de internautas que participa en ellos no ha parado de crecer en los últimos años, según el Centro de Información de la Red china. Y lo que es más interesante, su progreso ha sido a pesar del 'boom' de blogs y microblogs.

Ambos servicios se han desarrollado como opciones complementarias y cada uno tiene sus propios seguidores. Los internautas tienden a especializarse cada vez más en unas herramientas u otras, según Hu Yong, columnista de China Media Project. En un mundo cada vez más complejo y frenético "algunos blogueros simplemente no tienen tiempo para participar en foros y mantener al día sus blogs", afirma. Mientras, hay otros incondicionales de los foros que se ven más atraídos por sus posibilidades de interactividad, o tal vez no sólo por eso.

martes, 22 de junio de 2010

Otro regateo humanitario en Cuba


El enviado del Vaticano, Dominique Mamberti (derecha), visita un convento de La Habana.- REUTERS

La Iglesia cubana cree en una inminente liberación de presos

Raúl Castro recibe en La Habana al 'canciller' de la Santa Sede
MAURICIO VICENT - La Habana - 21/06/2010

El viaje a Cuba del canciller de la Santa Sede, Dominique Mamberti, concluyó ayer con un simbólico encuentro con Raúl Castro. La reunión con el presidente cubano fue el colofón de una visita que ha servido de operación de acompañamiento diplomático a la labor mediadora de la Iglesia cubana , y que deja el terreno preparado para lograr nuevos "frutos". Nadie sabe cuándo se producirán las próximas excarcelaciones de presos , ni cuántos serán, pero se da por seguro que habrá liberaciones y que será pronto.

El régimen y la Iglesia local quieren evitar cualquier injerencia extranjera

El objetivo principal del viaje de Mamberti a La Habana no era lograr la excarcelación de un grupo concreto de presos políticos. Más bien, se trataba de respaldar a la Iglesia local y de fortalecer el inédito proceso de diálogo abierto hace un mes por Castro y el cardenal Jaime Ortega. La mediación de la jerarquía católica ha servido ya para que un prisionero de conciencia enfermo fuera liberado y para que otros 12 fuesen trasladados a cárceles cerca de sus hogares. Pero ahora se espera más.

La lista de presos políticos, que el Gobierno considera "mercenarios", es larga: son unos 190, de los cuales 55 son considerados por Amnistía Internacional prisioneros de conciencia, y 25 están enfermos, según datos del disidente Elizardo Sánchez. Todos los ojos ahora están puestos sobre ellos.

Desde el inicio, la jerarquía católica y el Gobierno han dejado claro un concepto: cualquier liberación que se produzca será gracias a las gestiones de la Iglesia, no en atención al Vaticano o a cualquier otro Gobierno extranjero. Se trata de un asunto "entre cubanos" y hay que verlo como un "proceso", recalcan ambas partes. "Diálogo" es otra de las palabras clave.

"No hay solución al problema de Cuba sin diálogo", decía ayer a EL PAÍS el académico cubano-americano Carmelo Mesa-Lago, uno de los participantes en la X Semana Social Católica, celebrada estos días en La Habana. Este profesor emérito de la Universidad de Pittsburgh no viajaba a su país desde hace 20 años -por razones que sólo el Gobierno conoce-, y su presencia en La Habana en sí misma era noticia. Pero, más aún, lo eran sus opiniones.

Mesa-Lago se exilió en 1961 y en 1978 fue uno de los participantes en el famoso diálogo humanitario con Fidel Castro, que al año siguiente permitió la salida hacia Estados Unidos de 3.600 presos políticos y abrió las puertas a las visitas de los emigrados. El actual diálogo entre la Iglesia y el Gobierno de Raúl Castro es, a su juicio, "importante" porque "abre una oportunidad" para Cuba en estos momentos críticos. Si se logra romper la "inercia" y desatascar el problema de los presos, piensa, eso posibilitaría otros avances.

Para él, lo sucedido durante la Semana Social Católica ha sido un buen ensayo: una reunión de cubanos -residentes en la isla y en el exterior- que se sientan serenamente a debatir los problemas de Cuba y hablan de la necesidad de reformas o de la importancia de la tolerancia y la reconciliación, es el principio del camino que más tarde o más temprano deberá andar el país.

sábado, 19 de junio de 2010

El juego de poker politico sobre Cuba

Analisis objetivo y bien documentado de este corresponsal de prensa extranjera en Cuba, el circo politico en Cuba sigue y todas las partes mueven fichas, casi todos para que el status quo del ultimo medio siglo se mantenga, para conservar de esa manera sus cuotas de poder y soportes financieros, nada, mas de lo mismo, cambiar cosas para que en el fondo no cambie nada en la isla.


Fernando García
Corresponsal en Cuba





Torpedos al diálogo

Fernando García 16/06/2010 - 00:27 horas

Cuando empieza una guerra, las trincheras son incómodas y peligrosas para todo el mundo. Pero, a medida que el tiempo pasa y el conflicto parece perpetuarse, muchos combatientes le van encontrando el truquillo a la cosa. Primero ensanchan su espacio en la zanja y se instalan una pequeña poltrona; luego se montan un chiringuito con lo necesario para vivir; después lo van ampliando, haciéndolo más y más confortable; y, al final, le cogen pánico a la idea de que la guerra se acabe. Cuando algunos mandos hablan de paz, diálogo o acercamiento al enemigo, los apoltronados profesionales del conflicto entran rápidamente en acción para alentar su continuidad y torpedear cualquier orden que suene a tregua o armisticio. Entonces vienen los enfrentamientos internos en cada bando.

Esto es lo que ha empezado a suceder en las trincheras cubanas. Las conversaciones entre los jerarcas isleños de la Iglesia y el Gobierno de Raúl Castro, así como los planteamientos favorables al fin o al menos el relajamiento del embargo de Estados Unidos, están poniendo muy nerviosos a los sectores más duros de los tirios y los troyanos. Y abriendo grietas en uno y otro frente.

Las Damas de Blanco, esposas y familiares de los 75 disidentes encarcelados en la primavera del 2003, se fragmentaron hace unos días a raíz de una carta en la que 35 de sus componentes y ex miembros pidieron a las llamadas Damas de Apoyo que dejaran de acudir a las marchas reivindicativas de los domingos. Es lo que les había reclamado el Gobierno cuando la Iglesia consiguió que Raúl Castro autorizara a dichas familiares a marchar cada domingo por las calles de La Habana sin sufrir el acoso de las brigadas oficialistas que venían hostigándolas con sus "actos de repudio".

Más en general, la disidencia en su conjunto vive una curiosa pelea intestina en torno a otra misiva en la que 74 opositores –algunos tan conocidos como Yoani Sánchez o Guillermo Fariñas- solicitaron la a los congresistas de Estados Unidos que apoyen un proyecto de ley que levantaría las restricciones de viajes a Cuba para todos los estadounidenses y facilitaría la venta de productos agrícolas a la Isla. Los grupos y líderes de opinión más recalcitrantes del exilio, defensores a ultranza del embargo y demás medidas de asfixia contra Cuba, están que se suben por las paredes. Unos desprecian a los firmantes por su "inútil" o "dañino idealismo"; otros les acusan de estar manipulados por grupos demócratas anti-bloqueo; y unos pocos los llaman "vendidos". La conclusión es la misma: mejor que siga la guerra.

Algunas maniobras de torpedeo son especialmente sibilinas y sutiles. Sería el caso de la filtración, a cargo de "fuentes diplomáticas de Europa del Este", de una frase atribuida a Moratinos en la reunión de los ministros de Exteriores de la UE, el pasado lunes en Luxemburgo. Para convencer a sus colegas de que dieran tiempo al diálogo Iglesia-Cuba antes de decidir sobre la continuidad o eliminación de la Posición Común aprobada en 1996 a instancias de Aznar –cosa que consiguió-, el representante español habría dicho que el Gobierno de Castro liberaría presos "en una semana"; es decir, que a partir de entonces intensificaría el proceso ya iniciado con la excarcelación de un recluso enfermo y el acercamiento a sus poblaciones de otros doce. Es posible que Moratinos dijera tal cosa, pero seguro que en tal caso lo hizo de manera confidencial. Conociendo la alergia del Ejecutivo isleño a actuar bajo presión, todo indica que el diplomático del Este buscaba dificultar o atrasar las previsibles liberaciones.

Pero tanto o más temibles que los torpedos disidentes son los que proceden de dentro del sistema. No se ven, pero hay indicios de su lanzamiento desde el bunker del estalinismo que cada institución cubana alberga en su seno; la propia lentitud del proceso de los presos es uno de ellos. Con todo, Raúl Castro parece dispuesto ahora a combatir a este adversario interno.

domingo, 13 de junio de 2010

Google TV



Google TV propone la fusión entre la web y el televisor

Sony venderá los primeros televisores en Estados Unidos después del verano.- La compra de un codificador permitirá ver Google TV en televisores de otras marcas.- La plataforma está basada en Android y Chrome.- No hay fechas para el lanzamiento europeo

EL PAÍS - Barcelona - 20/05/2010

Google TV será una nueva plataforma que cambiará la manera de ver televisión. Así han anunciado esta tarde los ejecutivos de Google su propuesta de trasladar Internet a la pantalla del televisor. Google TV, basado en el sistema operativo de móviles Android, será el lugar donde "la televisión se encuentre con la web y la web se encuentre con la televisión". Las cifras del mercado aconsejan esta aproximación de Internet al televisor. Los estadounidenses, han explicado la gente de Google en la conferencia de desarrolladores que celebran en San Francisco, dedican cinco horas diarias a ver la televisión y ésta mueve 70 mil millones en publicidad y cuatro mil millones de personas ven la televisión en el mundo. Hasta ahora, las ofertas de televisores con acceso a Internet limitaban la navegación a unos determinados sitios. Google abre esta navegación a toda la Red.

Google TV ofrecerá un sistema de búsquedas de la programación televisiva similar a la de Internet. Un comando permitirá controlar la oferta de televisión y la navegación por la Red. En la presentación, el control remoto con un móvil ha fallado por un momento y se ha pedido a la sala que los asistentes desconecten sus teléfonos. Sin embargo, reparado el problema, la demostración ha consistido en nombrar en el teléfono móvil un programa para que el sistema lo localizara en el televisor. Es decir, búsqueda de programas a través de la voz. Quien posea un móvil equipado con Android podrá vivir esta experiencia ya que los dispositivos Android se entenderán con el codificador que está en la base de Google TV.

Sin fechas para Europa

El concepto de televisión se extiende a los vídeos que se ofrecen desde Internet. Google TV trabaja con el sistema operativo Android 2.1 y el navegador Chrome. Las aplicaciones del mercado de Android serán visibles desde el televisor y Google invita a los desarrolladores a crear sus propias aplicaciones para Google TV. Google trabaja en este proyecto con Intel, Sony y Logitech y la idea es que haya televisores, lectores de Blu-Ray y codificadores equipados con Google TV. De momento no han hablado de precios. En setiembre u octubre podrían salir en Estados Unidos los primeros televisores Sony equipados para Google TV. El minorista Best Buy canalizará esta primera distribución. Luego, será posible ver Google TV en otras marcas de televisores mediante la compra del codificador que fabricará Logitech. Aunque la plataforma Google TV estará diseñada para funcionar con cualquier operadora y para ver televisión en abierto, en el momento de su lanzamiento solo el dúo Google TV - DISH Network ofrecerá a los usuarios una experiencia totalmente óptima en Estados Unidos.Dish es una plataforma de televisión por satélite. No hay fechas para la llegada de Google TV a Europa

Sony ha hecho públicos sus planes de introducir su televisor con conexión a Internet, la primera gama de televisores del mundo en incorporar la plataforma Google TV. Está previsto que los nuevos modelos se introduzcan en el mercado estadounidense en el otoño de 2010. Los equipos constarán de un modelo de televisor independiente y de una unidad similar a un descodificador con lector de discos Blu-ray incorporado.

Logitech introducirá un dispositivo complementario que llevará Google TV a los sistemas de alta definición de home entertainment y estará preparado para su integración con cualquier marca de televisores de alta definición y descodificadores. Dicho dispositivose manejará mediante un mando con funciones de teclado y mando a distancia. La empresa también tiene previsto introducir además una cámara de alta definición y chat por vídeo para Google TV, así como opciones adicionales de navegación y control, incluyendo aplicaciones para convertir a un teléfono inteligente en un mando a distancia avanzado para Google TV y cualquier sistema de entretenimiento en el hogar.

Adobe Flash Player 10.1 estará integrado directamente en el navegador Google Chrome en Google TV, lo que permitirá a los espectadores acceder apáginas web que emplean Flash para juegos, animaciones, aplicaciones, vídeos, audio, etc.

En la misma jornada se han presentado mejoras en la nueva versión de Android. La más llamativa la posibilidad de escuchar la música que el internauta tenga en el ordenador en su teléfono móvil en streaming (sin descarga).

domingo, 6 de junio de 2010

Cuando el Amor se acaba

El amor, bueno..., segun mi experiencia y tras el fracaso de dos matrimonios este existe, pero solo puede mantenerse si ambos miembros de la pareja estan dispuestos a adaptarse y a renunciar a algunas cosas y sobre todo a defender la relacion ante cualquier tipo de presion o intento de intromision externa, sino existen esas condiciones lo mejor es abandonar y seguir caminando, que es lo que yo hago...yo siempre lo doy todo y pienso positivo.

FOTOS - LEILA MÉNDEZ - 04-06-2010"Detrás del amor que perdura se esconde siempre la voluntad"50 años. 'Coach'. Tomás Suc. 53 años. Técnico químico comercial. Llevan 31 años viviendo juntos y tienen dos hijos. Han aprendido a evolucionar de la mano, creando un vínculo afectivo basado en la responsabilidad y la interdependencia.

REPORTAJE

¿Por qué se termina el amor?

¿Por qué está con su pareja? ¿Qué le mantiene unido a ella? ¿Qué pasaría si la relación se acabara? ¿Cómo la responsabiliza de su felicidad? ¿Qué gana cuando le hace daño a su pareja? ¿Cómo le demuestra que la acepta como es? ¿Qué podría hacer para mejorar la relación?

BORJA VILASECA 06/06/2010

Todos deseamos amar y ser amados. Sin embargo, muchas relaciones afectivas terminan convirtiéndose en sinónimo de rutina, conflicto y sufrimiento. A pesar de nuestras buenas intenciones, muy pocas parejas logran mantener encendida la llama del amor con el paso del tiempo.

¿Por qué son tan complicadas las relaciones? ¿Por qué provocan tanto dolor y sufrimiento? ¿Por qué se termina el amor? Por muy duro que pueda parecer, cada vez más expertos afirman que todo esto sucede porque, en primer lugar, "el amor nunca existió". Así lo piensa y lo escribe la reconocida terapeuta Louise L. Hay, autora de Usted puede sanar su vida y El poder está dentro de ti. "Si bien al principio lo confundimos con el enamoramiento, más adelante volvemos a equivocarnos, creyendo que el amor es el sentimiento amoroso", afirma.

"Amamos cuando experimentamos plenitud propia y nos convertimos en cómplices del bienestar del otro"

"amar de verdad implica asumir la responsabilidad de crear conductas que estén al servicio de la relación"

"Yo soy yo, tú eres tú. Si coincidimos será Maravilloso. Si no, no hay nada que hacer"

No importa la edad, ni nuestro currÍculo afectivo. Nadie quiere renunciar a amar y ser amado
"Muchas personas dejan de amar a sus parejas porque ya no tienen sentimientos de amor hacia ellas", apunta Hay. "Es un enfoque victimista y reactivo. Más que nada porque los sentimientos surgen como consecuencia de nuestras actitudes y comportamientos amorosos. Para amar de verdad debemos asumir la responsabilidad de crear este tipo de conductas, desarrollando nuestra proactividad al servicio de la relación".

El quid de la cuestión radica en que "es imposible amar a los demás si no nos amamos a nosotros mismos primero", sostiene Hay. Esto es precisamente lo que descubrió Sergio Piera tras romperse su relación. "Debido a nuestra falta de autoestima, buscamos en nuestro compañero sentimental el cariño, el aprecio, el reconocimiento y el apoyo que no nos damos a nosotros mismos", señala Hay.

Pero, ¿qué es, entonces, la autoestima? Etimológicamente, se trata de una sustantivo formado por el prefijo griego autos -que significa por sí mismo- y la palabra latina aestima -del verbo aestimare, que quiere decir evaluar, valorar, tasar Así, la autoestima se define como "la manera en la que nos valoramos a nosotros mismos". Y no se trata de sobre- o subestimarnos, sino de vernos y aceptarnos tal como somos. Este es el viaje que propone el autoconocimiento y el desarrollo personal, dos procesos cada vez más integrados y demandados en nuestra sociedad.

Tal como escribió el filósofo John Gray, "los hombres son de Marte, y las mujeres, de Venus". Y es que a pesar de formar parte de la misma especie, somos diferentes biológica, física y psicológicamente. "La posibilidad de unirnos, e incluso fusionarnos emocional y sexualmente, pasa por comprender y aprovechar esta diferencia para poder así complementarnos como pareja", explica el experto en psicobiología, David Deida, autor de El camino del hombre superior y En íntima comunión.

Después de una década dirigiendo proyectos de investigación en la Universidad de California, Deida ha concluido que "una de las claves para que las relaciones perduren es mantener encendida la pasión sexual. Para que la atracción y el deseo no se desvanezcan es necesario que uno de los dos amantes encarne y potencie el rol masculino (vigorosidad, fuerza e iniciativa) y el otro el femenino, en el que destaca la afectividad, la empatía y la receptividad". Según Deida, existen dos tipos de esencias sexuales: la masculina y la femenina, que no necesariamente se corresponden con el hombre y la mujer, sino con el rol que desempeñan en la pareja. "A la esencia sexual masculina le mueve buscar la libertad a toda costa, invierte mucho tiempo y energía en conseguir diferentes metas y objetivos. Es la encargada de dar seguridad y dirección a la relación. La prioridad de la esencia sexual femenina es la búsqueda de amor, cariño y complicidad en su mundo de relaciones afectivas, encabezadas por la que mantienen con su pareja".

En opinión de Deida, "en la medida en que los amantes se polarizan, conociendo y respetando sus diferencias, la atracción, el deseo y la pasión sexual no sólo crecen, sino que se vuelven sostenibles con los años". Para lograrlo, "la esencia sexual masculina debe trascender su obsesión por la libertad, dedicando más tiempo y energía para cuidar su vínculo afectivo". Por su parte, "la esencia sexual femenina ha de vencer su anhelo de ser amada, aprendiendo a ser más autónoma e independiente emocionalmente y dejando espacios para no ahogar a su pareja". Tal como ha descubierto Eulalia Casas, "cuanta más libertad goza la relación, más posibilidades existen de que florezca el verdadero amor", concluye Deida.

No puedo vivir contigo ni sin ti". Este es el estribillo de una conocida canción del grupo de rock U2, tocada en directo por primera vez el 4 de abril de 1987. Dos décadas más tarde, la prestigiosa revista Rolling Stone la consideró una de las 500 mejores canciones de todos los tiempos. A día de hoy se ha convertido en un canto universal sobre nuestra incapacidad para estar en pareja. Por más que nos esforcemos, nos cuesta mucho vivir con la persona que amamos. Y por más que lo intentemos, tampoco soportamos hacerlo sin ella. Nos guste o no, solemos quedar atrapados por esta disyuntiva. Eso sí, a pesar del dolor y del sufrimiento que experimentamos cuando terminan nuestras relaciones sentimentales, jamás nos damos por vencidos. No importa la edad que tengamos. Ni siquiera nuestro currículo afectivo. Al igual que Miguel Elipe, ninguno de nosotros quiere renunciar a amar y ser amado.

Muchos afirman que el amor es algo que no puede buscarse, sino que termina por aparecer en nuestra vida. Sin embargo, es tal la necesidad de compartir nuestra existencia con alguien, que en los últimos años están proliferando las agencias matrimoniales y los centros de relaciones personales. Cupidos profesionales que cuentan con más clientes cada vez debido a la falta de tiempo y dedicación para crear nuevas relaciones afectivas.

Entre otros centros especializados, Alter Ego cuenta actualmente con 10.000 clientes, de edades comprendidas entre los 25 y los 80 años. Eva Sellés, una de sus psicólogas, desmonta la creencia de que "los polos opuestos se atraen". Para que una pareja funcione, "las dos personas han de contar con principios y valores comunes, así como inquietudes, gustos y hobbies parecidos". Eso sí, "dentro de esta compatibilidad emocional hay lugar de sobra para la diferencia, que es lo que permite que los dos se complementen".

Este tipo de agencias elaboran un perfil psicológico de los interesados y a partir de ahí hacen una selección de candidatos que podrían funcionar como pareja; se les proporciona un número de teléfono y ya pueden establecer la primera cita. Sellés asegura que "sólo se necesitan unos minutos para que las dos partes corroboren si existe una cierta química emocional, física y sexual. Esto es algo que un ordenador jamás podrá determinar".

La experiencia de Isabel Lerin y Tomás Suc demuestra que el verdadero amor se sustenta bajo tres pilares: en primer lugar, la responsabilidad personal, que consiste en que cada amante se haga cargo de sí mismo psicológicamente. En segundo lugar, la interdependencia. Una vez conquistada la autonomía e independencia emocional, el aprendizaje radica en construir una convivencia constructiva, honesta y respetuosa. Y por último, valorar y disfrutar de la persona con la que compartimos nuestra vida tal como es.

Esto es precisamente lo que escribió el médico neuropsiquiatra y psicoanalista Fritz Perls, creador, junto con su esposa, Laura Perls, de la terapia Gestalt: "Yo soy yo, tú eres tú. Yo no vine a este mundo para vivir de acuerdo a tus expectativas. Tú no viniste a este mundo para vivir de acuerdo con mis expectativas. Yo hago mi vida, tú haces la tuya. Si coincidimos, será maravilloso. Si no, no hay nada que hacer".

Si hoy por hoy nuestras relaciones están marcadas por la rutina, el conflicto y el sufrimiento es porque nadie nos ha enseñado a amar. Pero como cualquier otro arte, se aprende a base de practicar y cometer errores. Y si no que se lo pregunten a Isabel y a Tomás. Ellos han descubierto que el amor es como la semilla de una flor. Para que brote, exhale su aroma y ofrezca sus frutos a la vida requiere cuidados diarios. Al igual que la flor, el amor necesita ser regado con agua, nutrirse de varias horas de sol y ser mimado con dosis de ternura y cariño cada día. El reto de cada pareja consiste en convertir esta metáfora en una realidad, explorando en cada caso cuál es la mejor forma de conseguirlo. Nunca hemos de olvidar que, tarde o temprano, cosecharemos lo que hayamos sembrado.

El amor es una palabra muy maltratada por la sociedad. Tanto es así, que en un primer momento suele confundirse con el enamoramiento. En opinión del psicólogo clínico Walter Riso, experto en relaciones de pareja, "el enamoramiento es un estado de atracción y pasión que suele durar entre seis meses y dos años, estrechamente relacionado con nuestra necesidad biológica de procreación". Dicho de otra manera: es la trampa en la que caemos cuando vivimos condicionados por nuestro instinto de supervivencia. Durante este periodo "nos obsesionamos con la persona amada, queriendo estar a su lado todo el tiempo y a cualquier precio. Es como un hechizo fisiológico que nos nubla la razón, volviéndonos adictos al objeto de nuestro deseo". A nivel psicológico, "el enamoramiento nos lleva a distorsionar la realidad, proyectando una imagen idealizada sobre nuestra pareja". Tal y como le sucedía a Paquita Gomero, "estamos tan cegados por el intenso torbellino emocional que sentimos en nuestro corazón, que no vemos al otro tal como es, sino como nos gustaría que fuese", reconoce Riso.

Y en base a esta visión deformada, "muchas personas se comprometen, se casan o toman otro tipo de importantes decisiones que son determinantes para su futuro afectivo", sostiene Riso, autor de ¿Amar o depender?, Amores altamente peligrosos y Los límites del amor. Una vez se desvanecen los efectos del enamoramiento, los amantes empiezan a verse tal y como realmente son. "Y es entonces cuando comienza la verdadera relación de pareja, pudiendo cultivar un amor sano, nutritivo y duradero", señala este experto. En este punto del camino es donde se pone de manifiesto el auténtico compromiso de la pareja.

La paradoja inherente a nuestros vínculos afectivos es que todos deseamos ser queridos, pero ¿cuántos amamos realmente? Y es que una cosa es querer, y otra muy distinta, amar. A juicio del psicólogo clínico Walter Riso: "Queremos cuando sentimos un vacío y una carencia que creemos que el otro debe llenar con su amor". En cambio, "amamos cuando experimentamos abundancia y plenitud en nuestro interior, convirtiéndonos en cómplices del bienestar de nuestra pareja".

A menos que cada uno de los dos amantes se responsabilice de ser feliz por sí mismo, la relación puede convertirse en un campo de batalla. De hecho, "muchas parejas terminan encerrando su amor en la cárcel de la dependencia emocional, creyendo erróneamente que el otro es la única fuente de su felicidad", apunta Riso. "Es entonces cuando aparecen en escena el apego (creer que sin el otro no se puede vivir), los celos (tener miedo de perder al compañero sentimental), la posesividad (tratar al otro como si nos perteneciera) y el rencor, que nos lleva a sentir rabia e incluso odio hacia nuestra pareja, creyendo que es la causa de nuestro malestar.

Y por si fuera poco, se sabe que cada conflicto que mantenemos con nuestra pareja deja heridas en nuestra mente y en nuestro corazón. Además, "con el tiempo, nuestro cerebro va tejiendo una red neuronal en la que se archivan todos esos desagradables episodios de violencia psicológica", señala este experto. Esta es la razón por la que a veces, cuando la relación está muy deteriorada, basta un simple comentario para que iniciemos una nueva y desagradable discusión. Lo cierto es que Riso ha trabajado con parejas que, más allá de separarse, han terminado literalmente destruyéndose.

Según los últimos datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el año pasado se produjeron en España 123.450 divorcios, separaciones y nulidades, frente a los 131.317 de 2008 y los 141.246 de 2007. "Esta tendencia a la baja no tiene nada que ver con una mejora sustancial de la convivencia", afirma el abogado matrimonialista José García Berzosa. Por lo visto existen otros motivos menos románticos: "La crisis económica ha obligado a las familias a abrocharse el cinturón", añade García Berzosa

Por más que hayan dejado de amarse, muchas parejas no pueden permitirse los 1.200 euros que cuesta un divorcio de mutuo acuerdo. Y ya no digamos pagar un mínimo de 1.800 euros, que es lo que vale llevar los trapos sucios hasta la sala de un juzgado. Aun así, en muchos casos, la grieta emocional entre los dos cónyuges es tan grande, que no dudan en echar mano de sus ahorros -e incluso pedir algún crédito- para que un juez decida cómo resolver su disputa sentimental. Entre otros casos curiosos, García Berzosa recuerda una pareja que se divorció el día después de su viaje de novios y otra que lo hizo siendo ya octogenarios, una semana después de enterrar a su único hijo.

Lo curioso es que una buena parte de estas separaciones se producen en septiembre, justo después de las vacaciones. "Es cierto que la rutina laboral y conyugal devora día tras día cualquier posibilidad de nutrir el amor en la pareja, pero también lo es que esa misma rutina les mantiene ocupados y distraídos", explica este abogado matrimonialista.

Por eso, cuando los amantes conviven de forma intensiva durante varias semanas seguidas, "es el momento en el que pueden acabar reconociendo que ya no se soportan más". Es entonces cuando la separación puede convertirse en un proceso alquímico, transformando el amor en odio.

Imprescindibles

LIBRO

Juntos, pero no atados, de Maria Mercè Conangla y Jaume Soler (Amat). Este libro describe los principios sobre los que se asientan las �parejas emocionalmente ecológicas�. Es decir, aquellos individuos que se han responsabilizado por ser íntegros, felices y completos y que conscientemente han decidido unirse con otra persona para seguir creciendo y evolucionando juntos de forma libre y respetuosa.

PELÍCULA

Kramer contra Kramer, de Robert Benton. Protagonizada por Dustin Hoffman y Maryl Streep, esta película narra la ruptura sentimental de dos personas que han dejado de ser una pareja por no cultivar el amor en la relación. Y de cómo el proceso de separación puede ser un detonante para reencontrarse con uno mismo, con las cosas verdaderamente importantes de la vida.


21 años. Soltero. Estudiante de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos y aspirante a escritor. Tras tres años y medio de relación, la ruptura le ha abierto las puertas a comprender el verdadero significado del amor"
Con 16 años me enamoré perdidamente de una chica maravillosa con la que he salido los últimos tres años y medio. Estaba convencido de que estábamos hechos el uno para el otro y que nuestro amor iba a durar para siempre. Pero un día, hace cuatro meses, ella me reconoció que ya no sabía si me amaba, y la relación terminó. Las dos primeras semanas fueron duras, pero acepté su decisión. Estar con ella es lo que más deseo en este mundo. Sin embargo, quiero lo mejor para ella, incluso si lo mejor es que no esté conmigo. Por eso no estoy sufriendo. Me estoy dando cuenta de que nos han llenado la cabeza con muchas mentiras acerca de las relaciones. Por ejemplo, nos han enseñado que el amor, igual que la felicidad, se encuentra en el exterior. Y que debemos odiar a nuestra ex pareja y juzgarla por el dolor que nos causó. Sin embargo, yo no me siento capaz de odiarla ni juzgarla. Sólo puedo respetarla por lo honesta y valiente que ha sido. Desde entonces he comprendido que el amor, como la felicidad, está dentro de uno mismo. Creo que las relaciones fallan cuando vemos el amor como una máquina expendedora. Más que nada porque el amor no funciona introduciendo unas monedas y obteniendo a cambio una chocolatina. El amor debe cultivarse en todo momento, pues mientras dos personas se amen, aunque sea durante un segundo, serán de veras una pareja. Si por el contrario, dos personas disponen de un contrato que afirma que son un matrimonio, pero dejan de amarse, ya no son una pareja. El verdadero amor sólo es posible cuando los dos amantes aprenden a ser felices por sí mismos, decidiendo establecer un vínculo en el que puedan compartir su felicidad. Y entonces, uno más uno suma mucho más que dos. Suma infinito�.


42 años. Divorciada, con cinco hijos y actualmente con una nueva pareja. Abogada en proceso de reciclaje profesional. Tras su divorcio mantuvo otra relación de seis años con un hombre que le ayudó a descubrir su propósito en la vida.
Tras mi divorcio, mi mundo se tambaleó. Hubo mucho dolor. De pronto me vi sola, con cinco hijos pequeños y sin saber quién era ni hacia dónde iba. Fue entonces cuando conocí a Javi. Creo que iniciamos una relación a causa de nuestras heridas. Enseguida me impactó su profundo compromiso con su pasión, la literatura. Durante el tiempo que pasé con él crecí muchísimo como persona. A su lado me reconstruí emocionalmente y descubrí cuál era la dirección que quería dar a mi vida. Eso sí, no fue un camino fácil. En paralelo al conflicto generado por mi divorcio y a la falta de apoyo recibido por parte de mi familia, tenía que hacer frente a la falta de solvencia económica de Javi. Todo ello me generaba rabia y frustración. Pero lo peor fue que se fue debilitando la confianza entre nosotros y eso terminó siendo el detonante de nuestra ruptura. Y también en esta ocasión se acabó de forma conflictiva. Incluso nos hicimos la promesa de no vernos ni dirigirnos la palabra nunca más. Sin embargo, ahora mismo sólo conservo palabras y sentimientos de agradecimiento por lo mucho que aprendí con él. Nuestro amor no se ha terminado, se ha transformado. No podemos mantener una relación de pareja, pero sí de amistad. El secreto radica en que yo quiero lo mejor para él y él quiere lo mejor para mí. He encontrado una nueva pareja, Borja, con la que vivo desde hace más de un año. A veces pienso que gracias a relacionarme con Javi experimenté lo que yo no quería en el amor: la falta de confianza, la ambigüedad, la escasa demostración de cariño. Ahora tengo muy claro qué busco en una relación: la entrega, el compromiso y la libertad de ser. Para mí, la clave para que el amor crezca reside en el respeto, permitir el espacio de cada uno y potenciar la confianza�.

Nunca se ha enamorado.
En toda mi vida he mantenido tres relaciones de pareja, que han durado desde unos meses hasta un año y medio. Nunca me he enamorado. No sé lo que es amar a alguien con todo mi corazón. De ahí que en algún momento sintiera la necesidad de recuperar mi libertad, poniendo fin a mi relación con la otra persona. Esta situación provocó que durante el tiempo que estuve emparejado me sintiera culpable por no corresponder de la misma forma el amor que recibía. No me salía y tampoco quería forzarlo. No me quería engañar a mí mismo, construyendo desde esa mentira un vínculo aparentemente amoroso. Sin embargo, debo reconocer que sentía cierto poder. Al ver que las otras personas sí tenían sentimientos profundos hacia mí, en ocasiones les manipulaba, controlando el tiempo que pasábamos juntos según lo que me apeteciera en cada momento. Con mis dos primeras parejas aprendí que no es justo jugar con los sentimientos de nadie. De ahí que con la última fuera sincero desde el principio, diciéndole hasta dónde quería comprometerme. Hoy me doy cuenta de que ser honesto con uno mismo no es la mejor manera de terminar en pareja. Pienso que hay mucha gente que decide juntarse por muchas razones que pueden ser un disfraz que encubra la falta de amor: incapacidad de estar solo, presión social, ganas de tener hijos, supervivencia económica� Y me parece totalmente legítimo. Pero yo no quiero resignarme ni conformarme. Aspiro a algo más. Si algún día aparece esa persona será porque realmente nos compenetremos como pareja y queramos estar juntos de verdad. Para eso la pareja ha de partir de una situación de igualdad en la que los dos se sientan a gusto solos, pero con la seguridad de que juntos están todavía mejor. Para encontrar a esa persona, uno primero tiene que vencer su miedo a la soledad. Yo ya la he vencido. Estoy abierto al amor�.

50 años. Coach. Tomás Suc. 53 años. Técnico químico comercial. Llevan 31 años viviendo juntos y tienen dos hijos. Han aprendido a evolucionar de la mano, creando un vínculo afectivo basado en la responsabilidad y la interdependencia.
�Nos conocimos en plena adolescencia. En medio de una clase de dibujo experimentamos un flechazo. De hecho, los dos intuimos que acabábamos de conocer al amor de nuestra vida. A mí (Isabel) me atrajo la seguridad y confianza que tenía en sí mismo y su sentido del humor. Y a mí (Tomás) me llamó la atención su belleza, sensibilidad e inteligencia. Al poco tiempo nos comprometimos y terminamos casándonos tres años después, completamente enamorados. Por aquel entonces éramos dos seres a medio hacer. Hemos terminado de hacernos juntos. Al principio nos teníamos completamente idealizados el uno al otro. La tele y los cuentos hacen mucho mal al amor, pues lo que se supone que es el final, �se casaron y fueron felices�, es en realidad el verdadero comienzo. Nadie nos había enseñado a amar, con lo que ha sido y sigue siendo un aprendizaje para nosotros. Durante todos estos años nuestra manera de relacionarnos ha ido evolucionando, en la medida en que nosotros hemos ido creciendo y madurando. Primero fue un tanteo de espacios, poniendo límites para que cada uno encontrara el suyo. Pero una vez acotados se fueron diluyendo. Ya no hay dos espacios. Ahora somos uno. Eso sí, respetando nuestra individualidad. La química nos ha ayudado a superar los obstáculos que han ido apareciendo por el camino. El gran trabajo ha consistido en aprender a reinventar cíclicamente nuestra vida en común. Si hemos llegado hasta aquí ha sido principalmente por una cuestión de voluntad. Los dos nos hemos responsabilizado de nutrir la pareja, aprendiendo que el gran regalo consiste en dar. Ahora mismo, lo que más nos sigue uniendo es el deseo de compartir, de aprender, de crecer y de evolucionar como personas y como pareja. Es un trabajo diario, pero merece muchísimo la pena. Nuestra vida tiene más sentido estando juntos que separados�.

47 años. Separada, con un hijo de 18 años. Dependienta encargada en un establecimiento de hostelería. Estuvo 21 años en pareja, y tras la separación, el resto de sus relaciones amorosas han estado marcadas por el desencanto y el sufrimiento.
A los 19 años empecé a salir con el chico que finalmente se convertiría en mi marido. Estaba tan enamorada, que en tan sólo unas semanas nos fuimos a vivir juntos. Las mariposas siguieron revoloteando en mi estómago durante los primeros 10 años. Salía al balcón todas las tardes, esperando con ganas que regresara de trabajar. Pero poco a poco esa ilusión se fue apagando. Fuimos evolucionando por caminos diferentes. Cada vez estábamos más distantes y fríos. Tuvieron que pasar unos años hasta que decidí afrontar una verdad incómoda: ya no había pasión entre nosotros. Nuestra relación de amor había muerto. La decisión de separarnos me vino en un momento de honestidad conmigo misma. Y lo hicimos de mutuo acuerdo. Renuncié a una vida de confort, comodidad y seguridad en lo económico y material. Pero no me arrepiento. Soy una persona que necesita vivir con el alma llena. Y hoy, con perspectiva, confirmo que separarnos fue un acto de amor. Nos estábamos limitando sin necesidad. A día de hoy nos llevamos muy bien. Somos padres de un hijo, y por más separados que estemos jamás vamos a dejar de ser una familia. Hemos desarrollado un cariño y una complicidad que cuando estábamos juntos habíamos perdido. Lo curioso es que todavía no he sido capaz de relacionarme con otro hombre de forma duradera. En los últimos años he experimentado más sufrimiento que en la separación. Y este dolor me ha conectado con la necesidad de conocerme y comprenderme para aprender a aceptarme y amarme a mí misma. Me he dado cuenta de que no he sufrido porque mis parejas me hayan hecho sufrir, sino por las expectativas y las ilusiones que yo misma me había creado con respecto al otro. Ya no parto de una idea preconcebida de cómo ha de ser mi futura pareja. Ahora sé quién soy y cómo puedo amar para mantener vivo este sentimiento en mi corazón�.