Páginas vistas en total

martes, 31 de agosto de 2010

La muerte de un agricultor

El mundo da cada vez mas asco cuando uno lee noticias como esta, la muerte de un hombre en huelga de hambre en defensa de sus derechos ante las decisiones de un estado totalitario,lamentablemente su muerte solo sera noticia unos dias,en Venezuela no hay una guerra como en Irak o Afganistan,el irrespeto hacia la vida humana es el comun denominador de todas las dictaduras,satrapias,teocracias y seudodemocracias que mayoritariamente gobiernan en este planeta, que descanse en paz este venezolano valiente, tiene todos mis respetos.

El agricultor venezolano Franklin Brito en la cama del Hospital Militar en el que ha muerto después de varios meses en huelga de hambre.- REUTERS

Muere el venezolano en huelga de hambre en protesta contra el Gobierno de Chávez

Franklin Brito, un agricultor de 49 años, había dejado más veces de alimentarse en contra de las leyes agrarias que habían llevado a la expropiación de sus tierras

AGENCIAS - Caracas - 31/08/2010

Franklin Brito, agricultor venezolano de 49 años, ha fallecido hacia las 21.00 horas del lunes en Caracas (03.30 horas en la España peninsular), tras una huelga de hambre iniciada hace varios meses para protestar contra la política de expropiaciones y nacionalizaciones desarrollada por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Lo ha comunicado su mujer, Elena de Brito, al diario opositor El Universal, diciendo que los médicos del Hospital Militar Carlos Arvelo le avisaron de la muerte del marido pero sin ofrecerle más detalles.

Según las declaraciones de la mujer, era desde el viernes 20 de agosto que Brito "permanecía en una especie de coma inducido en la terapia intensiva del hospital". El canal Globovisión publicó un comunicado de la familia en la que se dice que "tras una lucha de más de seis años, mas de ocho huelgas de hambre, la mutilación de un dedo y haber sido víctima de una irregular privación de libertad, el cuerpo de Franklin Brito dejó hoy de realizar funciones vitales". El comunicado sigue afirmando que Brito sigue viviendo en la lucha del pueblo venezolano "por el derecho a la propiedad y el acceso a la justicia".

Brito había realizado repetidas huelgas de hambre para protestar por la presunta expropiación de sus tierras en el estado de Bolivar, en el sureste de Venezuela. El pasado mes de junio , Brito, en huelga de hambre y sed, comenzó a recibir tratamiento de hidratación por parte de médicos de la Cruz Roja Venezolana. En ese mismo periodo, el vicepresidente del país, Elías Jaua, afirmó que se había "desatada una campaña, tanto nacional que internacional", sobre el caso del productor agropecuario. Una campaña que quería "inducir a la muerte a Brito para presentarlo como un hecho de violación de los derechos humanos por parte del Estado venezolano".

Antes de las huelgas de hambre, Brito ya protagonizó una protesta el 10 de mayo de 2005, cuando, frente a reporteros a los que convocó en una plaza de Caracas, se cortó un meñique, por el supuesto desconocimiento gubernamental de una propiedad rural de 299 hectáreas.

domingo, 29 de agosto de 2010

La verdadera cara del regimen tiranico de Iran

Casos como este son repugnantes e indignantes, todo el proceso de condena a esta infeliz mujer irani solo pone de manifiesto, la verdadera base oscurantista y de mentalidad medieval del regimen que gobierna en Teheran usando la religion para justificar su tirania criminal, seria interesante leer alguna reaccion publica al respecto de la dictadura cubana, uno de sus aliados en el Tercer Mundo y que tanto se jacta de haber conseguido la igualdad de la mujer en la isla.

Sakineh Mohammadi Ashtiani, de 43 años, lleva cinco años en la cárcel, condenada a ser lapidada.- AFP

REPORTAJE: OPINIÓN

Salvad a Shakineh

El autor pide a la sociedad española que se sume con urgencia a la batalla de la comunidad internacional para impedir la lapidación de esta mujer iraní, condenada por adúltera

BERNARD HENRI-LÉVY 29/08/2010

Sakineh Mohammadi Ashtiani es esa mujer iraní de 43 años que fue condenada a la lapidación y lleva ya cinco años pudriéndose en la prisión de Tabriz, al oeste de Irán, a la espera de que se ejecute la sentencia.

Sakineh ni siquiera tuvo un juicio transparente, en un idioma que pudiese comprender

Es urgente recordar al régimen las promesas hechas en 2002 y 2008 respecto a la abolición de ese tipo de castigos

Y eso por un "crimen" que solo confesó bajo tortura y que consistió, según sus acusadores, en haber mantenido... ¡una relación amorosa extramatrimonial!

La opinión pública internacional, conmocionada por el horror de la situación, esperaba con ella la revisión de un veredicto tan inicuo como bárbaro cuando, el 9 de agosto pasado, tuvo lugar uno de esos golpes de efecto a los que Irán nos tiene acostumbrados: el régimen difundió por televisión, en un programa de gran audiencia, las nuevas "confesiones" de la mujer, que, cubierta con un chador negro que solo dejaba asomar su nariz y uno de sus ojos, y con una hoja de papel entre los dedos -como si recitase una lección mal aprendida- y una voz en off en farsi superpuesta a su propia voz -que se expresaba en su lengua materna, el azerí-, confesaba un segundo crimen: su supuesta complicidad en el asesinato de su marido.

A su actual abogado, Hutan Kian, no le sirvió de nada recordar que Sakineh ya había sido absuelta de esa misma acusación en 2006.

Sin hablar de las dudas que no podía evitar alimentar sobre la identidad de la mujer que, oculta bajo su velo integral, apareció aquella noche en las pantallas, Hutan Kian afirmó que, una vez más, esa declaración -carente de toda verosimilitud- había sido arrancada mediante tortura.

Finalmente, recordó que contradecía abiertamente otras afirmaciones, aparecidas en el diario británico The Guardian ocho días antes, en las que la misma Sakineh explicaba que las autoridades iraníes ya la habían exculpado de esa acusación infame en 2006; que, por tanto, mentían descaradamente al volver a sacar a relucir un cargo delirante abandonado desde hacía tiempo, y que la "justicia" solo se obcecaba en su caso "porque es una mujer" y porque vive "en un país en el que las mujeres están privadas de los derechos más elementales".

Que Sakineh carece de los derechos más elementales queda patente en el hecho de que ni siquiera tuvo un juicio transparente, en un idioma que pudiese comprender ("cuando el juez pronunció la sentencia", declaró a The Guardian, "no comprendí que iba a ser lapidada hasta la muerte, pues ignoraba lo que significaba la palabra rajam; me dijeron que firmase la sentencia y lo hice, y cuando volví a prisión y mis compañeras me advirtieron de que iba a ser lapidada, me desmayé inmediatamente").

Esto queda confirmado por las desventuras de su antiguo abogado, Mohammad Mostafaei, el mismo que atrajo la atención internacional sobre su caso y que, por esa razón, se vio amenazado de cárcel (ese hombre admirable, uno de los últimos abogados libres de Irán, una de las últimas conciencias del país, tuvo que huir a Turquía y luego a Noruega, donde pude entrevistarme con él hace unos quince días para conocer de primera mano todos los detalles de esta macabra farsa judicial).

Pero, más allá de estas consideraciones de derecho, en las que mucho me temo que ya no queda demasiado tiempo para detenerse, es urgente intervenir, sin dilación, para impedir una ejecución cuya inminencia tenemos sobradas razones para temer.

Es urgente responder al llamamiento de los hijos de Sakineh, Fasride y Sajjad Mohammadi Ashtiani, por el que nos conminan a presionar por todos los medios posibles a una "justicia" que parece tener prisa por terminar y convertir el caso Sakineh en el símbolo de la inflexibilidad de la Charía a la iraní.

Cada año, decenas de mujeres son condenadas en Irán al látigo, la lapidación u otras penas cuya barbarie pone los pelos de punta: más allá del caso Sakineh, es urgente recordar al régimen de los mulás las promesas hechas en 2002 y 2008 respecto a la abolición de ese tipo de castigos.

Está en juego la vida de una mujer.

Y también la libertad y la dignidad de cientos de ellas.

Y, finalmente, se trata del honor de un gran país, dotado de una cultura tan magnífica como inmemorial y que no puede quedar reducido, ante los ojos del mundo, al rostro ensangrentado, destrozado, de una mujer lapidada.

Piedad, por tanto, para Sakineh.

Piedad para Irán, cuyo pueblo merece algo mejor que esa abominación.

Es el sentido de la petición que lanzamos en Francia, en el sitio www.laregledujeu.org, junto con Milan Kundera, Patrick Modiano y otros.

Es el sentido de un vasto movimiento de solidaridad que se puso en marcha a partir de ahí y al que se han sumado dos ex presidentes de la República Francesa (Valéry Giscard d'Estaing y Jacques Chirac), los grandes líderes de la oposición (Martine Aubry, Ségolène Royal), la primera dama de Francia (Carla Bruni-Sarkozy) y hasta el actual presidente francés, Nicolas Sarkozy, que declaró, el miércoles pasado, en una conferencia con embajadores, que Sakineh había pasado a estar "bajo la responsabilidad" de Francia.

¡Desearía tanto que el movimiento se extendiese a España!

Desearía tanto que, aquí también, a través de este periódico que sabe, mejor que ningún otro, lo que quiere decir luchar contra la dictadura, las mujeres y los hombres de buena voluntad, al margen de sus orígenes y su filiación, se reuniesen bajo el humilde estandarte de ese: "Hay que impedir la lapidación de Sakineh", que ya ha recogido cientos de miles de firmas en Estados Unidos y Francia...

Prosigamos el combate.

Obtengamos todos juntos la absolución de Sakineh.

Traducción: José Luis Sánchez-Silva.

sábado, 28 de agosto de 2010

Un cura con una vida sexual muy activa


El sacerdote colombiano Rodrigo Carvajal Vargas y su novia, Noelia Quintero.

Dos novias para un cura colombiano
Francisco Argüello | Neiva (Colombia)

Una de sus dos amantes lo delató. La vida oscura del sacerdote colombiano Rodrigo Carvajal Vargas de 73 años fue desvelada por una de las dos mujeres con quien sobrellevaba una relación sentimental desde hace tres años.

La carrera eclesiástica del prelado Carvajal, en la iglesia La Merced, en Cali, Valle, norte de Colombia quedó arruinada y él en la picota pública ante sus feligreses que parecían no entender lo sucedido cuando su historia se conoció.

Noelia Quintero, una de sus amantes, soltó la lengua y confesó que desde hace tres años era su novia. "Creí que era un hombre de Dios bien consagrado, por esto, me tomo el atrevimiento de hacer publica esta denuncia. Pensé que por tener sotana me iba a ser fiel, pero no fue así", dice la mujer de 48 años y madre de dos hijas de 25 y 27 años.

Y es que según ella, el padre Rodrigo Carvajal Vargas tenía una segunda amante con quien llevaba 20 años de relación. "Está de novio con esa mujer", precisa.

El padre Rodrigo y Noelia, quien lo denunció, se conocieron hace 36 meses. "Nos coqueteábamos mucho, lo miraba y él a mí desde que nos conocimos en un confesionario. Un día no me importó y me le lancé. No me da pena decir que como muchas mujeres sienten amor, deseo, se atraen por un camuflado y un arma de un Policía yo siento atracción por las sotanas", expresa la colombiana al precisar que el apartamento donde viven actualmente lo compraron en compañía.

En realidad, la denuncia salió a la luz pública porque Noelia iba con el sacerdote hace un mes cuando se tropezaron en el Hotel Intercontinental de Cali con la propia novia del clérigo que le increpó al cura y se molestó con la presencia de Noelia.

Con temor, el sacerdote negó la infidelidad y dijo que Noelia era su amiga y la mantenía en una casa del barrio San Cayetano con sus dos hijas. Juntas mujeres optaron por abandonarlo.

Desesperada y llena de ira y celos, Noelia contó lo sucedido a Mario Fernando Prado, abogado y columnista del Diario El País de Cali en Colombia, quien en una columna de opinión contó la historia y divulgó una foto donde aparece el capellán con su novia que, según Mario Prado, "tienen una pose de enamorados, felices y dichosos". La imagen está plasmada en un portarretratos que adorna la sala del apartamento de la decepcionada mujer.

, destaca la mujer al narrar que las prácticas sexuales que hacía con el sacerdote no eran las más sanas.

El arzobispo coadjutor de la Arquidiócesis de Cali, Darío de Jesús Monsalve, dijo que el cura denunciado se retiró oficialmente de la iglesia católica el miércoles anterior a través de una carta que envío a su despacho.

Para Monsalve es doloroso que desde hace 20 años el padre Rodrigo haya vivido con una mujer y que nadie se hubiera atrevido a denunciar lo sucedido.

Por ahora, la iglesia católica, a través del Tribunal Eclesiástico de Cali, contempla abrir un proceso disciplinario en su contra y escuchar los testigos para sacar conclusiones necesarias, según precisa monseñor Monsalve.

El sacerdote Rodrigo Carvajal Vargas no se ha referido al tema y su refugio es incierto porque se marchó de Cali, la mujer denunciante replica su historia en la prensa, mientras que la novia oficial del cura con la que llevaba 20 años no da la cara.

viernes, 27 de agosto de 2010

La Declaracion de Suiza

Con su arrempetimiento, Nadja ha logrado que su condena por transmitir el VIH a un amante no la lleve a la cárcel.- REUTERS

REPORTAJE: Vida & Artes

Dos no se infectan si uno no quiere
La condena a una cantante por no decir a una pareja que tenía VIH reabre el debate entre el derecho a la privacidad y a la salud

EMILIO DE BENITO 27/08/2010

Una cantante alemana, Nadja Benaissa, ha sido condenada a dos años de prisión por no informar a tres amantes de que está infectada por el VIH, el virus que causa el sida. La mujer fue denunciada por su ex agente, con quien se acostó cuando tenía 17 años. Es la última persona de la que se sabe que ha sido condenada por transmitir el VIH. Pero no es la única. Desde 1980, cuando se detectó el virus, ha habido numerosos procesos.

La ONU defiende que no se persiga legalmente a quien transmite el virus

En España no avisar puede ser castigado como un delito de lesiones

No es lo mismo una relación de una noche que una estable

En España se calcula que hay unas 3.000 infecciones al año
Y, lo que parece que es jurisprudencia mayoritaria, implica que una persona con VIH debe avisar a sus parejas de que está infectado. De hecho, en ese principio se basan las sentencias que ha habido hasta ahora, y no solo en Alemania.

La abogada Montserrat Mirabet, que asesora al Observatorio de Derechos Humanos de la Red2002, una confederación de organizaciones de infectados y afectados por el VIH que se puso en marcha con motivo de la Conferencia Mundial sobre el Sida de Barcelona 2002, aporta dos sentencias como ejemplos. En una, de 1996, un hombre fue condenado a un año de cárcel y a pagar 10 millones de pesetas (60.000 euros) a una mujer con la que tuvo relaciones sin avisarle de que tenía el VIH y sin tomar precauciones. De ellos, millón y medio eran por la transmisión en sí, el resto, en prevención al futuro daño que la persona infectada podía esperar, sobre todo teniendo en cuenta que en aquella época se trataba de una infección que tenía una evolución muy grave. En la otra, de 1995, se condena a una mujer a seis años de prisión y a pagar 100.000 euros a un hombre.

Las dos "son de los noventa, pero seguro que hay otros casos en los tribunales de primera instancia", afirma Mirabet. Otra cosa es que, teniendo en cuenta lo que se sabe ahora de la infección y de las posibilidades de los tratamientos -que, aunque no curan, reducen mucho los efectos del virus, hasta el punto de que en los países ricos se habla ya sin tapujos de la enfermedad como de una dolencia crónica-, las condenas que se puedan poner ahora sean menores. Pero, en cualquier caso, "la base jurídica está clara: se trata de un delito de lesiones", afirma la abogada.

Pero el debate -y la inquietud de los afectados y quienes temen que este tipo de sentencias aumenta la persecución y la marginación de los infectados- no se cierra con una sentencia. "En este asunto entran en conflicto dos derechos: el de la intimidad del infectado, y el de la salud de su pareja". Y, en caso de conflicto, el segundo debe prevalecer, indica Mirabet. ¿Quiere eso decir que hay que estar contando al primero con el que uno se acuesta, y en cualquier caso, el estado de salud? Aquí la abogada establece un primer matiz: "Hay que tomar precauciones para no infectar, pero no hay que avisar", dice, trazando una fina línea.

Pero esta claridad encuentra enseguida matices, porque si no hay dos personas iguales, menos lo son las relaciones sexuales, en las que intervienen por lo menos dos personas. Fuentes jurídicas coinciden en que "si hay transmisión deliberada, hay delito", pero advierten de que eso es muy difícil de demostrar, y, más aún, de identificar al transmisor. Y señalan que la vía judicial no debe ser la solución para estos casos. Si todo el que se infecta fuera a juicio, eso supondría más de 3.000 pleitos al año en España.

Y en estos casos hay un factor que "parece que nadie ha tenido en cuenta", afirma Mirabet: que el derecho a la salud "a quien primero obliga es a uno mismo". Es decir, que si tener una relación más o menos estable con alguien y no decirle que se tiene VIH es "una muestra de falta de confianza o de ética en las relaciones personales", tampoco la otra persona debería sentirse solo víctima. "Estaba en su mano preguntar o tomar medidas, por si acaso, sobre todo al principio", dice la abogada.

En este equilibrio entre dos derechos (intimidad y salud) se plantea otra pregunta: ¿debe tratarse igual a una persona que no le dice a otra que está infectada por miedo, por vergüenza, o por otras causas, o si lo oculta a propósito con ganas de hacer daño? El responsable del Plan Nacional de Sida español, Tomás Hernández, lo tiene claro: "La ONU dice que no se debe perseguir la transmisión accidental". "Y la transmisión intencionada es excepcional", añade rápidamente.

Además, el tema tiene más matices. La presidenta de la Coordinadora Estatal de VIH-sida (Cesida), la mayor organización de su campo en España, Udarriaga García, cree que no es lo mismo ocultar el estado en una relación estable que en una esporádica. En el primero de los casos, "si me acuesto con alguien sabiéndolo y no pongo barreras o no se lo digo tengo más responsabilidad", dice García. En ese caso parece claro que informar a la otra parte es un "imperativo ético", apunta Mirabet. "No comunicarlo es un abuso de confianza, y debe haber una protección legal para la persona a la que no se ha dado información", añade el coordinador del Observatorio de Derechos Humanos de la Red2002 Joan Bertran.

Otra cosa es qué sucede en relaciones esporádicas, de una noche. Aquí es más difícil que los expertos sean tajantes. "Hay demasiados factores", indica la presidenta de Cesida. "¿Dónde está la responsabilidad de cada uno?", se pregunta. "Es difícil manejar el momento, hacer balance entre el placer y el riesgo para uno o para los demás", indica. Y hay otros elementos, como que se haya tomado alcohol o alguna droga antes, durante o para establecer la relación. U otros condicionantes. "Pongamos un caso como el mío. Crecí en una familia católica, en un entorno en el que me explicaron que era culpa mía tener el VIH, que me lo había ganado", dice Udarriaga García. Obviamente, señala García, quien no haya hecho "el proceso que hice yo para no pensar que soy una cabrona por tener el virus" puede tener más difícil comunicarle a una pareja su situación, indica.

Por eso cree que criminalizar a personas que hayan podido tener relaciones sin protección sabiendo que son seropositivas no ayuda. "De haberla encarcelado será como retroceder 15 años", afirma. Esa palabra, criminalización (que afecta al transmisor) es la que más preocupa a los activistas. Y a los juristas. "El Código Penal no puede ser la solución", indican fuentes jurídicas consultadas.

Bertran recuerda en primer lugar que "Onusida es tajante en que no se debe criminalizar la transmisión. Puede ser perjudicial no solo para las personas, sino para las campañas de Salud Pública, ya que fomentará el miedo, el estigma de los afectados y la discriminación".

El secretario del Plan Nacional sobre el Sida, Tomás Hernández, coincide. Claro que cuando Hernández habla de criminalización no lo hace en sentido figurado. Se refiere a una persecución policial, como a los criminales. En concreto, a que haya leyes que fijen una figura penal específica para quien transmita el VIH. Es a eso a lo que se opone Onusida. Y añade otra consideración: "Sobre todo cuando se oculta la situación [de infectado] por miedo". "En ese caso está clarísimo" que no puede perseguirse el no decirlo, dice.

Jugando a la justicia-ficción, se plantean muchos aspectos que quizá son los que ha tenido en cuenta el tribunal alemán para condenar a Nadja a solo dos años de cárcel que no tendrá que cumplir. La mujer tuvo relaciones con su agente, y su futura carrera musical dependía de este. Es solo un ejemplo de las muchas situaciones en las que una persona puede preferir callar y confiar en que no va a pasar nada (miedo a ser rechazado, a perder un trabajo, a quedarse sin pareja).

Otra cosa, señala Hernández, es lo que él denomina "criminalización social". Él caracteriza esta actitud por "intentar buscar la solución a las infecciones en los tribunales, hacer juicios paralelos en los medios, tratar a los infectados como posibles criminales y cargarlos de connotaciones morales negativas". "Esto desde luego sería un paso atrás; dificulta la prevención y promueve el miedo y el estigma", afirma Hernández. Por eso él cree que, más que llevar los casos -salvo que haya mala intención- a los tribunales, lo que hay que hacer es "lo que se sabe que funciona: potenciar la prevención, hacerse la prueba, luchar contra la discriminación y defender los derechos humanos".

Además, por si la situación no fuera lo suficientemente complicada, la presidenta de Cesida destaca que cada vez se encuentra más casos de personas que se acogen a lo que ella llama "la declaración de Suiza". Se refiere Udarriaga a que las autoridades sanitarias de ese país fueron las primeras, hace ya tres años, en indicar que el riesgo de transmisión del VIH a partir de una persona que toma la medicación y tiene su infección controlada (lo que técnicamente se llama con carga viral indetectable, es decir, sin virus circulante en la sangre) era prácticamente nulo. Una afirmación que este año ha sido confirmada por estudios aparecidos en The Lancet y en el British Medical Journal, este último con datos españoles. ¿Habría que avisar también entonces, cuando no hay riesgo apreciable de transmisión?

Es uno de los modernos retos de la prevención. "Una mujer que yo conozco decidió después de más de 10 años casada aplicarse la declaración de Suiza. Lo habló con su marido y él dejó de usar preservativo. Después de tanto tiempo, estaban hartos. Llevan así tres años; él se hace la prueba cada seis meses y todo va bien", dice. "Pero cuando lo contó en su hospital la miraron como si fuera una asesina en potencia".

Bertran cree que, de todos los comportamientos posibles, la frontera está "en el dolo [legalmente, la mala intención]". "El asunto está sin resolver", admite. Además, el activista apunta a otro aspecto que, aplicando este tipo de políticas represivas, podrá ser sancionable. "¿Qué pasa con quien transmite el virus porque se ha negado a hacerse la prueba? ¿Esa persona también tiene responsabilidad?".

Para Bertran, además, que se haga público un caso de transmisión de VIH y no los de otras enfermedades es una prueba más de que el caso del sida todavía despierta muchos morbos y muchos recelos. "¿Qué pasa con otras enfermedades tan o más graves actualmente como la hepatitis C?", se pregunta.

La abogada Mirabet coincide en que el VIH se trata de una manera especial, pero recuerda que las leyes que sancionan la transmisión de enfermedades son, en España, anteriores a la aparición del virus. "Se dictaron para tratar las enfermedades venéreas", aclara.

En lo que todos coinciden es en que se trata de un problema "que no está resuelto", "que hay que debatir". "Hay mucho miedo, mucho estigma, muchos prejuicios, y faltan herramientas para que una persona pueda comunicar su seroestatus a la pareja", dice Bertran.

En medio de todas las dudas que el tema suscita, hay, al final del discurso de todos los consultados, un punto de acuerdo: "No se puede descargar la responsabilidad en exclusiva en la persona con VIH. El otro miembro de la pareja también la tiene, sobre su salud y la de los demás. Por eso a mí me gusta hablar de corresponsabilidad", zanja el responsable del Plan Nacional sobre Sida. La palabra la repiten como un mantra Bertran, Udarriaga y Mirabet. Porque la prevención es cosa de dos, y, como señala Udarriaga, no parece muy coherente "tener relaciones sin precaución y luego pedir explicaciones".

jueves, 19 de agosto de 2010

El racismo en Europa

Esta noticia es solo un ejemplo mas del racismo y el egoismo vigentes en Europa, se podra intentar el buscar la manera de justificar lo que es pura discriminacion racial, pero jamas seran aceptables acciones gubernamentales como estas dictadas por la demagogia y el clientelismo electoral, los rumanos son europeos aunque sean de etnia gitana, asi que no es de sorprender que en muchos lugares intenten tratar como ciudadanos de segunda a las personas que vengan sobre todo del Tercer Mundo, ante hechos como este se ve la verdadera cara de cada quien, Europa ha sido terreno de guerras y atrocidades, pero parece que eso ya esta olvidado en su memoria colectiva.Exceptuando unas pocas islas de prosperidad como Escandinavia,Suiza o el Benelux el resto de Europa no tiene demasiado de que alardear ante los pobres de la tierra, el pueblo que olvida su pasado esta condenado a sufrirlo en el futuro. Europa deberia de dejar de mirarse tanto el ombligo y ser mas humanista y realista, ya el eje del poder politico-economico mundial se desplazo al Pacifico y la vida ( como la tierra ) da muchas vueltas, el racismo es algo para indignarse suceda donde suceda. El Nazismo fue un producto de una crisis economica, como tambien la revolucion Bolchevique.

Ana Maria Putzi, una niña gitana, espera a ser deportada junto a su familia a Bucarest.- REUTERS

Francia deporta a los primeros 93 gitanos a Rumania

París espera la salida de unas 700 personas en situación irregular hasta final de mes y trata de tranquilizar a la Comisión Europea, que anunció que vigilaría las expulsiones
ANA TERUEL / AGENCIAS - París - 19/08/2010

Las autoridades francesas han deportado a primera hora de la mañana a una decena de gitanos romanís desde el aeropuerto Charles de Gaulle, en París mientras que otros 79 han salido desde el aeropuerto Saint-Exupéry de Lyon. En total, 93 gitanos han viajado hoy a Rumania, ha confirmado el ministerio del Interior del país. Pasadas las tres de la tarde, los primeros han tomado tierra en la capital rumana, Bucarest, según ha informado la agencia France Presse.

Estos son los primeros vuelos de los cinco previstos para los próximos días, según anunció el ministro del Interior, Brice Hortefeux, quien hoy ha intentado tranquilizar a la Comisión Europea. "Respetamos totalmente las reglas europeas (...) cuando un ciudadano europeo no tiene medios de subsistir en Francia, no tiene derecho a quedarse más de tres meses", ha dicho Hortefeux en respuesta al anuncio del Ejecutivo de la Unión, que dijo que vigilaría esas expulsiones. En total, se espera evacuar a unos 700 gitanos en situación irregular antes de finales de mes tras el desmantelamiento de medio centenar de campamentos. Otras 132 personas llegarán mañana a Rumania y 160 más lo harán el 26 de agosto, ha precisado el secretario de Estado rumano, Valentin Mocanu.

Los deportados son de la etnia romaní -gitanos de Europa del Este- que se han acogido al llamado Programa de ayudas al retorno, que consiste en un billete de avión y 300 euros por adulto o 100 por niño. El Gobierno francés insiste, por lo tanto, en que se trata de deportaciones "voluntarias" de inmigrantes en situación irregular que aceptan irse a sus países.

Pero las críticas se multiplican ante la ofensiva lanzada por las autoridades contra este colectivo, cuyos campamentos se han ido desmantelando por todo el país. El presidente francés, Nicolas Sarkozy dio la orden al Gobierno de evacuarlos y de destruir la mitad de las instalaciones en las que viven en el plazo de tres meses.

Hortefeux lo está cumpliendo y, en menos de un mes, ya ha desmantelado más de 50 campamentos de chabolas, el último esta misma mañana en Isère, al sureste de Francia. La prefectura (delegación del Gobierno) de la zona ha difundido un comunicado en el que precisa que se ha evacuado a un centenar de gitanos en una operación que "responde a las instrucciones" del ministro del Interior.

En 2009, según las autoridades francesas, unos 10.000 rumanos y búlgaros se acogieron a esas ayudas y regresaron a sus países. Eso sí, han reconocido que, en muchos casos, estas personas acabaron volviendo a Francia.

lunes, 16 de agosto de 2010

Los Rastafaris en Cuba I

Surgimiento y desarrollo de los rastafari en la Cuba socialista

¿Cómo los rastafari entraron en Cuba, por qué y quiénes lo asumieron, y cómo se manifiestan localmente? Este artículo contempla los modos en que los cubanos adoptaron el movimiento y cómo le dieron sentido, lo adaptaron, lo redefinieron e incluso lo reinventaron según su propio contexto y circunstancias particulares.

por Katrin Hansing



Desde sus comienzos en el decenio de 1930-1939, el movimiento rastafari jamaicano ha captado un amplio número de partidarios locales e internacionales (1). Ahora no sólo se le reconoce como una de las principales religiones afrocaribeñas, sino también como una de las modas culturales de mayor popularidad en el mundo. Hoy día pueden hallarse comunidades de rastafari y jóvenes inspirados por los dreadlocks (2) en todo el Caribe, en partes de Centroamérica y Brasil, Norteamérica y Europa, y en muchas regiones del África, así como entre los maoríes de Nueva Zelanda, algunos grupos indígenas norteamericanos en los Estados Unidos y muchos jóvenes japoneses.

A diferencia de otras tantas religiones transnacionales y movimientos sociales globales, tales como el islam, el catolicismo, el medioambiental y el feminismo, que se han difundido predominantemente de manera conscientemente organizada, y de hecho mediante la participación y el traslado físico de personas, los rastafari presentan otro patrón. El movimiento se ha difundido predominantemente de maneras azarosas y fortuitas, por la vía de la cultura popular, particularmente la música, y mediadas por la tecnología y el capitalismo de consumo. Sonidos e imágenes, en vez de personas, han difundido el mensaje de los rastafari; dicho de otro modo, son los cassettes, discos compactos, camisetas y carteles, en vez de las campañas de proselitismo, demostraciones organizadas, conferencias y maniobras publicitarias, los que han actuado como principales mensajeros internacionales del movimiento.

A través de este proceso de internacionalización, los rastafari perdieron sus anclajes territoriales originales y se convirtieron en una cultura itinerante (3). Sin embargo, aunque se pueda hablar de la globalización de los rastafari, no se puede hablar de una cultura rastafari monolítica, homogénea ni delimitada. En lugar de ello, está siendo constantemente objeto de diferentes apropiaciones y reinterpretaciones, y ello ha dado por resultado el surgimiento constante de nuevas expresiones locales del movimiento.

Este artículo examina la dinámica del viaje transnacional de las ideas, imágenes y música del movimiento, así como los múltiples mecanismos inherentes a su indigenización, con referencia específica al surgimiento y desarrollo de los rastafari en Cuba. Décadas después de su nacimiento y su tour du monde subsiguiente, los rastafari han aparecido en fecha relativamente reciente en la vecindad de su antiguo hogar isleño de Jamaica. Transgrediendo las fronteras geopolíticas, lingüísticas e ideológicas, el movimiento emergía ahora en Cuba. Este trabajo examina cómo los rastafari entraron en la isla, por qué y quiénes lo asumieron, y cómo se manifiesta localmente. En particular, contempla los modos en que los cubanos adoptaron el movimiento y cómo le dieron sentido, lo adaptaron, lo redefinieron e incluso lo reinventaron según su propio contexto y circunstancias particulares.

Raíces / rutas cubanas de los rastafari

Los rastafari son un fenómeno relativamente joven en Cuba. El movimiento ingresó en la isla por vez primera hacia fines del decenio 1970-1979 y ha seguido haciéndolo a través de distintos agentes. La mayoría de los cubanos que se identifican con el movimiento, de un modo u otro, supieron de su existencia escuchando la música reggae. El reggae, que hasta el día de hoy ocupa muy poco tiempo de transmisión en las estaciones de radio cubanas, fue llevado a la isla por marineros y estudiantes, sobre todo caribeños y africanos, a fines de ese decenio. Después, escuchar y grabar las transmisiones de estaciones radiales de Jamaica y la Florida fue la vía principal para acceder al nuevo ritmo. Puesto que hasta la década de 1980-1989 las grabadoras personales no abundaban, las primeras grabaciones fueron hechas por un grupito de entusiastas esforzados, y luego escuchadas en fiestas semanales de reggae organizadas en casas particulares, mayormente en barrios urbanos. Fue así que el ritmo empezó a circular, que se captó a nuevos entusiastas y se estableció un nuevo circuito musical alternativo.

Para valorar las difíciles condiciones en las que el reggae ingresó y se difundió en Cuba, hay que recordar el limitado intercambio cultural del país a fines del decenio de 1970-1979 y a lo largo del siguiente (4). En lo que a música se refiere, esto significó que la música cubana dominaba las ondas radiales del país, mientras que la música extranjera se tocaba menos y ha sido difícil de obtener por vías formales (5). Este y otros factores dificultaron (pero hasta cierto punto hicieron más deseable) la posibilidad de que muchos cubanos adquiriesen música extranjera, que, como muchas cosas nuevas y diferentes, prendió como un fuego en el bosque.

Inspirados en las imágenes de Bob Marley y otros artistas del reggae, algunos entusiastas empezaron a dejarse crecer dreadlocks porque, según explicaban, “les gustaba su apariencia”. Sin embargo, debido a la muy extendida estigmatización de los cabellos largos por su asociación con comportamientos y actitudes no conformistas, a lo largo de los decenios de 1970-1989 el número de personas con dreadlocks permaneció reducido.

Durante ese período temprano, eran menos los cubanos que comprendían o hablaban inglés. Puesto que la mayor parte de las letras del reggae están en ese idioma, la comprensión de los contenidos y significados de las canciones por parte de la mayoría de los entusiastas del reggae de los primeros tiempos fue limitada. Muchos de los aficionados iniciales, ahora rastafaris, comentaban, no obstante, que esa barrera del idioma no importaba, ya que el propio ritmo del reggae porta el mensaje; un ritmo que no sólo transmite vibraciones armoniosas, totalmente naturales y espirituales, sino que también les hace “sentirse más ellos mismos”. Pese a su atracción hacia el reggae y su conexión con él, sin embargo, la mayoría permaneció ignorante de que existiera un movimiento, un modo de vida y una religión asociados a esa música.

Esto cambió con el número creciente de estudiantes angloantillanos, especialmente jamaicanos, que empezaron a venir a Cuba para estudiar en el decenio de 1980-1989 (6). Aunque la mayoría no era rastafari, sí trajeron consigo música reggae y algún conocimiento básico de los rastafari, así como información sobre las historias y culturas de sus propias islas, que compartieron con sus pares cubanos. Si bien esos intercambios sólo permitieron la circulación de información rudimentaria sobre el conocimiento en torno a los rastafari, iniciaron a los entusiastas cubanos del reggae de los primeros tiempos en algunos de los principios fundamentales de su filosofía referidos al amor, la paz y la justicia, además de algunos de sus símbolos, tales como el emblema, los dreadlocks y el vínculo con África.

El modo continuadamente fortuito y fragmentado en que la información sobre los rastafari ingresó a Cuba, sumado al incremento de la discriminación policial padecida por las personas con dreadlocks, dificultaron que el movimiento pudiera crecer y organizarse a lo largo del decenio de 1980-1989. Desde mediados del decenio siguiente, sin embargo, esta situación experimentó un marcado giro y el movimiento, literalmente, inició un período de auge. Cierto número de razones explican el cambio.

En primer lugar, la crisis económica cubana y la apertura y el crecimiento subsiguientes del turismo facilitaron y ampliaron el ingreso, acceso y circulación de información, ideas y estilos extranjeros. Si bien el estado sigue firmemente en control de la producción cultural oficial y mantiene su postura ideológica antimperialista respecto a lo que considera la hegemonía cultural norteamericana, existe menos restricción sobre el influjo de tendencias culturales provenientes del exterior, así como respecto a la atracción que despiertan. En especial los jóvenes están adoptando una amplia variedad de estilos extranjeros y se comportan con mayor audacia en sus formas de autoexpresión. Esto ha inducido a muchos más a dejarse crecer sus dreadlocks y a identificarse abiertamente con el movimiento.

Otra importante razón para su reciente crecimiento fue la presencia de un grupo de rastafaris del Caribe anglófono que estudiaron en La Habana en el decenio de 1990-1999. Al percibir la debilidad y la fragmentación del movimiento en Cuba, estos rastafari angloantillanos se autoimpusieron, según sus propias palabras “la misión de educar y unir a los hermanos y hermanas cubanos.” Aparte de organizar reuniones semanales de las congregaciones, en las que se leía la Biblia y se discutía la doctrina rastafari, tradujeron mucha literatura rastafari, discursos de Haile Selassie y letras de canciones de reggae. Adicionalmente, ejercieron influencia por la vía de motivar a los cubanos a establecer sus propias bandas de reggae, grupos de tambores Nyabinghi y redes por toda la isla. Aunque su influencia fue especialmente fuerte en la formación de un grupo particularmente religioso de rastafari cubanos en La Habana, que ahora ha emprendido su propia misión de proselitismo dentro de la isla, la circulación de sus traducciones tuvo una mayor influencia en el crecimiento y fortalecimiento del movimiento en su conjunto.

Otro catalizador en el reciente desarrollo de los rastafari provino de cierto número de rastafari cubanos que abandonaron la isla. Al fortalecerse en su fe y/o su conocimiento sobre el movimiento en el exterior, algunos de ellos realizaron un esfuerzo consciente por ayudar a sus hermanos y hermanas en Cuba enviándoles literatura rastafari traducida, videos y parafernalia en forma de camisetas, gorros tejidos, bufandas y carteles.

Fue por medio de esas rutas, conexiones y redes transnacionales diversas que el movimiento ingresó en Cuba. Dada la multiplicidad de esas raíces, ¿quiénes, cómo y por qué se han identificado con el movimiento en Cuba?

Rastafari a lo cubano

El rastafarianismo en Cuba puede generalmente caracterizarse como un movimiento juvenil predominantemente masculino y afrocubano. La mayoría de sus miembros provienen de barrios urbanos marginales desde el punto de vista socioeconómico y laboran como pintores, músicos o en el sector informal. Debido a los modos fortuitos y heterogéneos en que se introdujeron y difundieron los rastafari, sumados a la barrera idiomática y al peculiar contexto sociopolítico en que se encuentra, el movimiento no se ha expandido como un sistema coherente de conocimiento, sino más bien en forma de múltiples imágenes, ideas, sonidos y estilos fragmentados.

En vez de aprender del conocimiento rastafari de un modo holístico y totalizador, la gente fue –y sigue estando– expuesta a distintos elementos de la cultura de un modo muy carente de guía y sin orden ni concierto. La ausencia de una estructura centralizada, de una voz dotada de autoridad y de buen acceso a la información en el seno del movimiento cubano, también ha llevado a que la gente pueda elegir libremente los elementos del movimiento que más le atrae, así como reinterpretar y cambiar individualmente esos elementos, con el fin de responder a sus propias necesidades y circunstancias personales. Así, distintos componentes de la cultura han sido copiados, alterados, añadidos o fundidos con elementos de otros sistemas culturales, ya sea de modo selectivo o fortuito. Como resultado, se ha desarrollado una multitud de comprensiones y manifestaciones diferentes de la cultura.

Aunque la diversidad es tan rica que se puede decir que cada individuo tiene su propia manera personal de definirse, relacionarse e identificarse como rastafari, la mayoría, sin embargo, se refiere al movimiento en términos de una religión, de una filosofía, de un medio positivo de identificarse con su condición de negro, o como moda. Si bien es precisamente la multitud de interpretaciones e identificaciones personales la que hace tan rica y variada la presencia de los rastafari en Cuba, estimo que puede identificarse cierto número de “manifestaciones principales”. Estas son: los rastafari como religión, los rastafari como filosofía, y los rastafari como moda. Mi intención, al utilizar estas categorías, no es de ningún modo llegar a la esencia de las identidades de la gente, sino más bien tratar de agrupar algunas de las similitudes que existen entre las distintas formas en que los hermanos se identifican con los rastafari y se manifiestan como tales.

Rastafari como religión

Esta categoría incluye a los hermanos y hermanas que viven del modo más serio y comprometido, según los conocimientos y prácticas ortodoxas de los rastafari que contemplan, se refieren a, y practican el rastafarianismo como religión. Más que cualquier otro grupo de rastafari, los rastafari religiosos se esfuerzan mucho por emular lo que consideran creencias y prácticas correctas del movimiento. Así, ponen mucho énfasis en copiar el conocimiento rastafari recibido con la mayor precisión posible. Sin embargo, en la práctica, muchas de esas ideas y prácticas adoptadas han sufrido cambios, en la medida en que la gente las ha transformado según sus propios contextos y situaciones. Dicho de otro modo, a pesar de su preocupación por la autenticidad, los rastafari religiosos también desempeñaron un destacado papel en la cubanización del movimiento.

Muchos de los hermanos religiosos han “venido a ver la luz”, que es como se refieren a su realización y aceptación en tanto que rastafari como la verdad, a través de las enseñanzas del pequeño grupo de hermanos angolantillanos que mencioné antes. Creen que el antiguo emperador etíope, Haile Selassie I, fue el segundo mesías, y utilizan sus discursos y la Biblia como guías de la vida. Cuba ayudó militarmente a Mengitsu Haile Mariam y libró una fuerte campaña contra el antiguo emperador, describiéndolo como dictador y enemigo del pueblo. Habiéndose criado frente a una imagen tan negativa de Haile Selassie, muchos de estos hermanos admiten que tuvieron dudas iniciales sobre su divinidad y sólo con el paso del tiempo consiguieron ver y aceptar lo que consideran actualmente cierto.

La inmensa mayoría de estos hermanos son descendientes de africanos y se identifican conscientemente con su herencia africana. Sin embargo, aunque muchos se refieren a Etiopía como la Madre Patria, lo hacen de un modo panhumanista, en el sentido de que la reconocen como la cuna de toda la humanidad. Un razonamiento y una explicación que son comunes entre ellos es que, puesto que los seres humanos se originaron en el África, todas las personas son en esencia africanas. Además, a diferencia de muchos rastafari fuera de Cuba, la mayoría de los rastafari cubanos no expresan ningún deseo de repatriarse físicamente al África, pues, tal como explican, África no es sólo un lugar físico, sino también un estado de ánimo espiritual.

La mayoría de los rastafari religiosos siguen una estricta dieta ital (vegetariana), si bien algunos comen pescado y huevos. Aunque no viven juntos (por la política de la vivienda en Cuba esto resulta virtualmente imposible), la mayoría de estos rastafari mantienen un contacto regular entre sí. En La Habana habitualmente se reúnen en la casa de uno de los hermanos, en una de las cuales construyeron un pequeño templo en el patio. Estos sitios se han convertido en centros rastafari inconfundibles, donde los hermanos se congregan, discuten y tocan y escuchan música.

En este grupo, al igual que en otros, la mayoría de los rastafari son varones. Las pocas hermanas llegan principalmente al movimiento a través de sus esposos rastafari. Aunque las relaciones de género difieren entre los variados grupos y las parejas individuales, los rastafari religiosos han adoptado las prácticas de género más tradicionales, patriarcales, asociadas con los rastafari. Las mujeres en este grupo pueden asistir a las reuniones de la congregación, pero habitualmente no hablan durante estas, y se les exige que vistan modestamente y cubran sus cabellos y sus cuerpos; no deben preparar comida durante la menstruación y han de ocuparse de todas las tareas domésticas.

De otro lado, los hombres se encargan de la esfera pública y de mantener a la familia. Para explicar sus papeles y relaciones específicos, ambos sexos en este grupo recurren a pasajes de la Biblia y al concepto rastafari referido a que “el hombre es la cabeza, la mujer es creadora”. Lo que algunas de estas mujeres más aprecian de las relaciones normadas entre géneros de los rastafari es el valor y la importancia conscientes que se atribuyen a su papel como mujeres y a su trabajo en la esfera doméstica. Comparan su situación con la de la mayoría de las mujeres cubanas, abrumadas por una doble jornada (su labor profesional y sus tareas domésticas) que ni se reconoce ni se aprecia. Según estas mujeres rastafari, no sólo se les “libera” de una doble carga de ese tipo, sino que, además, el medio del hogar queda claramente acotado y elogiado como el espacio de ellas.

Aunque su trabajo y su papel como mujeres están rígidamente definidos y confinados en normas patriarcales, de todas formas está impregnado de significado y valor. No obstante, en comparación con los manifestados por la mayoría de las mujeres rastafari, estos puntos de vista son escasos. Aunque ocasionalmente se adoptan algunos aspectos de las prácticas tradicionales de género, tales como la cultura del vestir y de los cabellos, la mayoría de los hombres y mujeres rastafari se ajustan a las normas de género cubanas dominantes.

En este grupo de hermanos religiosos también hay cierto número de etíopes. En las décadas de 1970-1989, cuando las relaciones cubano-etíopes eran fuertes y Cuba estuvo involucrada en la guerra entre Etiopía y Somalia, un gran número de niños etíopes vino a Cuba a estudiar. Con la caída del gobierno de Mengitsu Haile Mariam, las relaciones diplomáticas entre Etiopía y Cuba cesaron (7), por lo que esos estudiantes hoy adultos quedaron en una especie de limbo. Muchos no desean regresar a su país de origen ni son capaces de construirse una vida para sí en Cuba. Buen número de ellos ha perdido contacto con sus familias, y aunque hablan amhárico tienen poco conocimiento de su país, más allá de lo que les han enseñado su educación cubana y los noticieros. Como resultado, algunos se encaminaron en dirección a los rastafari en busca de sus raíces y cultura. Cortados de su país, los rastafari constituyen uno de los pocos medios a través de los cuales pueden abrazar positivamente sus orígenes y aprender de ellos. Además de compartir sus conocimientos y recuerdos de Etiopía con sus hermanos cubanos, algunos etíopes también comenzaron a enseñarles amhárico.

Rastafari como filosofía

De modo distinto a los rastafari religiosos, para quienes el rastafarianismo es primordialmente un modo de vida espiritual y religioso, la categoría rastafari como filosofía incluye a los hermanos y hermanas que se identifican con el movimiento principalmente en un plano filosófico. Lo que atrajo mayormente a esos cubanos al movimiento y los motivó a aprender más al respecto fue su mensaje filosófico de unicidad y énfasis en la igualdad, la libertad y la justicia. Además, algunos también fueron inspirados por la noción de los rastafari sobre el “creador de la cabeza”.

Este término se refiere a la idea de que cada cual tiene una mente propia con la que puede conseguir cualquier cosa con sólo usarla. Es un concepto que autoriza a desarrollar el poder individual y que alienta el pensamiento y la elección individuales y críticos. También fue esta noción la que condujo a que algunos contemplaran a los rastafari como un movimiento holístico, abarcador y progresista, y a aceptarlo a la vez como los cimientos y el marco mediante el cual explorar nuevas ideas y modos de pensar.

Este modo abierto y flexible de entender a los rastafari, además, indujo a esos hermanos a estudiar e incorporar otras ideas, tradiciones y prácticas filosóficas en sus vidas y, sin embargo, llamarse rastafari. Así, por ejemplo, muchos de ellos adoptaron ideas y tradiciones de sistemas de conocimiento tan diferentes como el budismo, el panafricanismo, el catolicismo, el islam, las religiones afrocubanas y los movimientos de la Nueva Era. En vez de aceptar alguna de esas tradiciones religiosas/filosóficas como la verdad, se escogen selectivamente elementos de cada una para, o bien añadirlas, o mezclarlas al repertorio cultural preexistente de un individuo. El desenlace de ese proceso es una rica variedad de identidades y expresiones sincréticas, a pesar de lo cual todas ellas son consideradas rastafari.

Rastafari como estilo

Por último, el rastafarianismo como estilo es una categoría que tal vez requiera menos explicación. Como en muchos otros países, en Cuba el rastafarianismo fue adoptado como una moda. Cada vez se ven más jóvenes cubanos con dreadlocks o con camisetas, collares, gorros tejidos y tatuajes de inspiración rastafari/reggae. Estos a menudo se mezclan con otras vestimentas u otros accesorios tales como pantalones militares, zapatillas de tenis Nike y gafas de sol llamativas. La mayoría de estos jóvenes son entusiastas del reggae y se identifican con las imágenes y los símbolos culturales más populares de los rastafari. Además de verse atraídos por los aspectos divertidos del movimiento, también disfrutan el hecho de ser y verse diferentes de la norma cubana. De ese modo, los atributos culturales populares de los rastafari son consumidos con poca o ninguna referencia a las enseñanzas del movimiento.

Desde el comienzo del “período especial” de restricción económica y subsiguiente crecimiento del turismo, un gran número de ellos también se involucró con fuerza en la industria turística –de nuevo, informalmente. Estos rastafari –mayormente hombres– se han dado cuenta de que muchos turistas no sólo equiparan el aspecto de rastafari con un modo de vida y actitud particulares, sino que muchas turistas se sienten atraídas por la imagen de un hombre negro con dreadlocks, a menudo asociada con nociones exóticas del “hombre ultranatural”, las “hazañas sexuales” y el “ocio”. En consecuencia, un número creciente de jóvenes cubanos están conscientemente dejándose crecer los rizos y “disfrazándose” de rastafari con el objetivo de, ya sea usar la imagen para atraer a turistas y obtener de ellas un beneficio económico, o actuar como intermediarios en la economía informal. Muchos han tenido éxito y han abandonado el país de esa manera, lo que a su vez ha conducido a un mayor incremento de los llamados ”rastafari jineteros” (8).

Al preguntárseles cómo se sienten respecto a ese uso/aplicación del rastafarianismo, se escuchan respuestas diversas de otros sectores de la comunidad de los rastafari. Puesto que la mayoría de los rastafari se identificaron al principio con los elementos culturales populares más superficiales del movimiento, muchos ven en estos jóvenes una versión más temprana de sí mismos. Así, buen número de ellos razonan que estos chicos aún necesitan saber más sobre el rastafarianismo y tienen que ser devueltos al camino recto. También se arguye que, pese a su “mala interpretación” y utilización del rastafarianismo, al menos se atreven a ser diferentes y dejarse crecer los rizos. Dicho de otro modo, hay confianza en que estos jóvenes aprenderán con el tiempo. Otros hermanos, sin embargo, los critican abiertamente y los rechazan. Según ellos, los rastafari jineteros son los culpables de que los rastafari tengan, por lo general, tan mala fama en Cuba. “No son Rastas de verdad”; “son falsos” son algunas de sus expresiones más frecuentes.

Los rastafari verdaderos frente a los falsos

De manera parecida a lo que ocurre en otras muchas comunidades de rastafari en todo el mundo, algunos de los hermanos religiosos más conservadores han introducido un punto de vista y un lenguaje de autenticidad con respecto a lo que significa ser un rastafari. Enmarcándose en un discurso de pureza cultural, hablan de los llamados rastafari “verdaderos” y los “irreales” o “falsos”. Dada la enorme cantidad de maneras en que la gente en Cuba se identifica con el rastafarianismo, ¿quién puede, entonces, considerarse un rastafari “verdadero”?

El objetivo de mi investigación ha sido precisamente trascender las ideas fijas sobre lo que es un rastafari, a fin de entender cómo y por qué la gente se define como tal y qué procesos ocurren para construir esa identidad. Aparte de ese enfoque abarcador, el mismo modo fragmentado en que el movimiento ingresó en Cuba y las múltiples maneras de su apropiación han conducido a una amplia gama de definiciones y expresiones del movimiento. Aunque agrupé ciertas características principales y creé ciertos “tipos” de rastafari con propósitos analíticos, en realidad cada individuo tiene su propia comprensión y modo de manifestarse como rastafari, que dependen de su idiosincrasia. Las opiniones de Ulf Hannerz sobre la organización social de la cultura son particularmente útiles para entender el carácter heterogéneo de los rastafari en Cuba:

La organización social de la cultura siempre depende tanto del flujo de la comunicación como de la diferenciación de experiencias e intereses en la sociedad. En la sociedad compleja, esta última diferenciación es, por definición, considerable. También tiende a producirse un flujo de comunicación más desigual –es decir, diferentes mensajes llegan a gentes diferentes. El efecto combinado tanto del flujo desigual de comunicaciones como de la diversidad de experiencias e intereses constituye una diferenciación de perspectivas entre los miembros de la sociedad (9).

Los rastafari en Cuba se han localizado justamente de un modo similar. Casi con una actitud de consumidores respecto a la cultura, muchos individuos escogieron selectivamente, imitaron y modificaron elementos rastafari, y también los mezclaron y los aparejaron con otras prácticas culturales. Mientras algunos hibridizaron conjuntamente, y de manera consciente, distintos elementos culturales, otros los han mantenido intencionalmente separados por la vía del “cruce cultural” o “mudanza de ambiente” (10). Otros más adoptaron lo que Swidler (11) ha descrito como actitud de “juego de herramientas” hacia la cultura, en la que la gente se involucra en sus actividades cotidianas al “seleccionar ciertos elementos culturales (tanto la cultura tácita de actitudes y estilos como, a veces, materiales culturales tan explícitos como los rituales y las creencias) e investirlos de significados particulares en circunstancias concretas de vida” (12).

Al ilustrar sus habilidades para mantener, mezclar y seleccionar de manera seriada facetas de diferentes modos y estilos de vida, todos los rastafari han demostrado un alto grado de competencia cultural múltiple, así como apego a una multiplicidad de identidades. Además, todos los rastafari cubanos, incluso aquellos que insisten en una ideología de pureza, en mayor o menor grado han yuxtapuesto y fundido objetos, símbolos y prácticas significativos de ámbitos diferentes y separados y, al hacerlo, han producido versiones nuevas, acriolladas, de los rastafari. (13)

Conclusión

De manera general, lo que hemos hallado, entonces, es una amplia variedad de identificaciones con el movimiento en Cuba, que podría quizás describirse mejor como un continuo rastafari, que va desde los hermanos y hermanas religiosos ortodoxos hasta los que se identifican con el rastafarianismo como estilo. Este mismo continuo se halla, además, en un flujo constante, en la medida en que los individuos se involucran en un proceso en marcha de aprendizaje, copia y reinterpretación de los símbolos y la doctrina rastafari. Por tanto, puede afirmarse que, como fenómeno cultural, el rastafarianismo está en un estado constante y continuado de cubanización.


Notas:

1.- Aunque debe tenerse cautela al generalizar sobre los rastafari, pueden hacerse algunas observaciones a grandes rasgos sobre el modo en que el movimiento se desarrolló en el contexto jamaicano. El movimiento surgió en Jamaica en 1930, el año en que Ras Tafari fue coronado como Emperador Haile Selassie I de Etiopía. Los rastafari contemplan a Haile Selassie como Dios (Jah) y adoptaron su nombre para el movimiento. Tres motivos principales caracterizan su ideología: la tradición filosófica del etiopianismo; un fundamentalismo bíblico que incluye tanto el Antiguo como el Nuevo Testamentos; y una exaltación de valores universales como el amor, la verdad, la justicia, etc. En Jamaica su orientación es también profundamente afrocéntrica, y la repatriación colectiva de personas negras al África es un objetivo primordial. Para una exposición más detallada sobre su surgimiento véanse a Barrett (1977); Campbell (1985); Chevannes (1995); Yawney (1978).

2.- N d T: Nombre del peculiar arreglo de cabellos de los rastafari.

3.- Clifford, J.: ‘Travelling cultures’, en Grossberg, L., Nelson, C. and Trerchler, P. (eds) Cultural Studies. London: Routledge, 1992, 96–112.

4.- Obviamente, la autora se refiere a intercambio con países occidentales (Nota de primera edición)

5.- El limitado intercambio se ha debido, en parte, al bloqueo norteamericano, pero también ha sido un rasgo de la política cultural, fuertemente nacionalista y antimperialista. De manera general, la música extranjera se escucha menos en la radio, en parte porque es demasiado difícil y costoso acceder a ella, pero también porque se privilegia la cubana.

6.- Desde fines del decenio de 1960-1969 Cuba ha ofrecido becas universitarias y de estudios vocacionales a estudiantes de países en desarrollo y socialistas. Millares de estudiantes de todo el mundo viajaron a la isla con ese fin. En 1972 se establecieron relaciones diplomáticas entre Cuba y Jamaica, Trinidad y Tobago, Barbados y Guyana, y se firmaron acuerdos para que esos países enviaran a algunos de sus estudiantes a Cuba. Un poco después llegaron estudiantes de algunas de las islas más pequeñas.

7.- N d Ed anterior: Esta fue una situación transitoria. Actualmente existen buenas relaciones entre los dos países.

8.- La palabra jinetero deriva de jinete, o de alguien que va montado sobre las espaldas de otra persona. En la lengua española coloquial de Cuba, sin embargo, el término se utiliza ahora principalmente para referirse tanto a hembras como a varones prostituidos, personas que intentan conscientemente sacar provecho de los turistas y extranjeros. El fenómeno del jineterismo se ha desarrollado especialmente desde la crisis económica de Cuba y la creciente dependencia respecto al turismo.

9.- Hannerz, U.: ‘The world in creolisation’, Africa, 1987, 57: 546–59.

10.- Vertovec, S. and Rogers, A. (eds):) Muslim European Youth: Reproducing Ethnicity, Religion and Culture. Aldershot: Ashgate, 1998.

11.- Swidler, A.: ‘Culture in action: symbols and strategies, American Sociological Review, 51: 273–86, 1986.

12.- Ibíd. p: 281.

13.- Hebdige, D.: Subculture: The Meaning of Style. London: Routledge, 1979.

Publicado en la revista Caminos, no. 29.

Katrin Hansing. Inglesa. Concluyó su ejercicio doctoral en la Universidad de Oxford y en la actualidad es profesora invitada del Centro de Estudios Africanos de la Universidad de Bayreuthen Alemania.

martes, 10 de agosto de 2010

La sensibilidad de los militares cubanos

Este es un ejemplo mas de quien realmente manda y gobierna en Cuba, la evidente ignorancia que reina en el estamento militar de la isla los lleva a cometer errores tan estupidos como el que muestra esta noticia, no encuentro ninguna otra explicacion

En otros países por escribir un artículo, no te citan, te matan

Citación oficial recibida el pasado 7 de agosto. I.G.

El periodista Iván García fue citado por la Seguridad del Estado
Le dieron una advertencia por un artículo publicado en ELMUNDO.es

'En otros países, no te citan, te matan', dijo un coronel cubano
Iván García La Habana
Actualizado martes 10/08/2010 08:54

Las instituciones militares siempre dan miedo. Aunque te traten con respeto. El pasado lunes 9 de agosto, La Habana parecía Londres. Todo el día estuvo cayendo una lluvia fina y molesta que calaba los huesos.

El sábado 7, un oficial de la Seguridad del Estado, me había dejado una citación para una entrevista con el teniente coronel Enrique de la Contrainteligencia militar.

Cerca de las 9 de la mañana, llegué a un centro de las fuerzas armadas, donde entrenan tropas élites. Un amable oficial me ofreció una capa de agua, y me condujo a un edificio pintado de verde limón con ribetes fresa claro.

El inmueble tenía pinta de centro de detención. Un joven corpulento me pasó a una pequeña sala de estar. Antes, me pidió que le entregara mi teléfono móvil.

La estancia era pequeña, con muebles de hierro y cuero negro. Estaba climatizada al tope. Evidentemente, las medidas para ahorrar combustible que se aplican a rajatabla en todo el país no se emplean en esta unidad militar.

El teniente coronel Liván, de la Contrainteligencia Militar, y un mayor vestido de civil que dijo llamarse Águila, y pertenecer a la Seguridad del Estado, fueron mis gentiles interrogadores. Luego de tomar notas, fueron al grano.

Su disgusto era debido al artículo 'La liberación de los presos políticos refuerza a los militares cubanos' publicado en el diario ELMUNDO,es el 14 de julio, donde según los oficiales desprestigiaba "en grado sumo" a las instituciones militares cubanas.

Intercambio de opiniones

Se inició un debate. Alegué que era una opinión personal. Ellos respetaban mi criterio, pero sentían que había sido subjetivo al valorar el papel de ciertos generales.

"Cuba, es un Estado de derecho, y antes de llegar a una sanción penal nosotros advertimos cuantas veces haya que serlo", me comentó en voz baja y tono neutro el mayor Águila.

Salté como un resorte. "¿Usted cree que en un Estado de derecho se cite a una persona por escribir un artículo periodístico?", le cuestioné de forma franca.

"En otros países, no te citan, te matan", intervino el teniente coronel Liván. Los dos oficiales me hicieron ver, que aunque hay una tolerancia relativa en cuanto a la labor de la prensa independiente y la oposición, dejaron claro que no se debe confundir permisividad con impunidad.

Nunca nos pusimos de acuerdo en quien llevaba razón. No era el caso. Les expliqué mis razones como hombre que se siente libre para escribir y tener criterios distantes de la línea oficial.

Lo considero mi derecho. Ellos no se opusieron. Me pidieron que tuviese más respeto a la hora de juzgar a las "valerosas fuerzas armadas, que tanto prestigio se han ganado en el mundo, por su lucha por la liberación de otros pueblos", me dijeron.

Rechazaron escribir una réplica

De cualquier modo, no fue un diálogo de sordos. En un momento, le propuse al teniente coronel Liván que si deseaba podía escribir una réplica y yo me comprometía a enviarla al diario ELMUNDO.es para que se la publicaran, luego de aclararle que su edición online recibe 24 millones de visitas.

Tras el estupor inicial por la invitación, me dijo que las instituciones militares cubanas no necesitan entrar en debate con un simple periodista por un tema en específico.

Al final me levantaron un acta de advertencia, donde la parte militar exponía sus motivos y yo declaraba los míos. Se despidieron y me permitieron marchar, bajo una intermitente llovizna.

A todas luces, los servicios especiales cubanos desean mandar un mensaje directo a la disidencia y el periodismo sin mandato. Que hay una línea tenue que no se puede cruzar.

El punto es que ni ellos mismos saben cuál es la frontera que no se debe traspasar. Aunque los dos oficiales fueron amables, los militares siempre dan miedo. Y no me pregunten por qué.

domingo, 8 de agosto de 2010

Meñique

Imágen de preproducción de 'Meñique'-

Cuba produce su primera película de animación en 3D

'Meñique' está basada en la adaptación de un cuento publicado por José Martí en la revista La Edad de Oro

MANUEL CUÉLLAR - Madrid - 08/08/2010

"En un país muy extraño vivió hace mucho tiempo un campesino que tenía tres hijos: Pedro, Pablo y Juancito. Pedro era gordo y grande, de cara colorada, y de pocas entendederas; Pablo era canijo y paliducho, lleno de envidias y de celos; Juancito era lindo como una mujer, y más ligero que un resorte, pero tan chiquitín que se podía esconder en una bota de su padre. Nadie le decía Juan, sino Meñique". Así comienza la adaptación que el escritor cubano José Martí (La Habana 1853, Dos Ríos 1895) realizó de un cuento popular en el que se traslada a los más pequeños la moraleja de que "más vale maña que fuerza".

La historia del pequeño Juancito se ha convertido en el guión de la que será la primera película de animación en 3D que realiza por la industria cinematográfica Cubana. La revista Juventud rebelde realiza una entrevista en profundidad a Ernesto Padrón, el director del proyecto, en el que se diseccionan las dificultades y los logros para conseguir el reto de llevar a la pantalla el cuento del creador del Partido Revolucionario Cubano.

"Resulta curioso que esta película no se concibió en sus inicios para ser el primer filme 3D cubano. Fue previsto como un largometraje que íbamos a emprender utilizando las técnicas más clásicas. La culpable de todo fue la Polvera mágica, un personaje nuevo que introduzco en la historia, y que diseñé como un mecanismo muy complicado compuesto por muchos aditamentos, entre ellos un proyector que lanza una imagen holográfica, por el cual Meñique descubre a quién estaba destinada a ser el amor de su vida", asegura Padrón.

Por otra parte, en el blog de la diseñadora, modeladora y animadora de los Estudios de Animación del ICAIC, Heidy Curbelo, se pueden ver las primeras imágenes, todavía en desarrollo de los personajes principales de la película y de algunos de los fondos utilizados para llevar a cabo la película

Meñique "es la historia de un pequeño joven campesino que quiere sacar a su familia de la pobreza y se lanza a la ciudad junto a sus hermanos. Se enteran de que un enorme roble encantado tiene al palacio del rey en las tinieblas y sin agua; y que el soberano ha prometido otorgar el título de marqués y dar a su hija, la princesa Denise, en matrimonio, a quien logre cortar el árbol y abrir un pozo", según la sinópsis publicada por el ICAIC

Padrón también cuenta en la entrevista los particulares problemas a los que se ha enfrentado a la hora de ponerse manos a la obra con Meñique: "Ninguno de los grandes estudios dice cómo hacen sus películas. Existen, por supuesto, programas que te ayudan, pero nadie te da sus secretos. El reto mayor que tuvimos que vencer no fue modelar el personaje en 3D, sino construir el sistema de huesos que luego, por medio de unos manipuladores, permitirían accionar los movimientos del cuerpo o los gestos de la cara. Esto era algo que nunca se había hecho en Cuba y para lo cual empleamos el programa que utilizan estudios de renombre como la Pixar"

El cantautor cubano Silvio Rodríguez será el encargado de poner banda sonora a esta película que el día de su estreno será un hito de la cinematografía de la isla caribeña. "Es un proyecto complejo desde el punto de vista técnico, porque por primera vez se van a hacer en Cuba cosas en tercera dimensión utilizando de base al dibujo (...). Será una maravilla, estoy seguro", dijo Rodríguez según declaraciones publicadas en el sitio en Internet del ICAIC

De La Habana a Barcelona


VIDEO - HELENA BELMONTE - 04-08-2010 En Boadas, la coctelería más antigua de Barcelona, se puede degustar esta bebida frozen, es decir, en su versión sorbete

De La Habana a Barcelona

Ron, zumo de limón natural, azúcar líquido y Maraschino. El daiquiri, el cóctel favorito de Ernest Hemingway, preparado en la coctelería más antigua de la ciudad

HELENA BELMONTE - Barcelona - 04/08/2010

Miguel Boadas nació en La Habana en 1895, hijo de emigrantes catalanes de Lloret de Mar. Aprendió a hacer daiquiris en la famosa coctelería La Floridita y en 1933 abrió el mítico Boadas, en el número 1 de la calle Tallers, esquina con La Rambla. La coctelería más antigua de Barcelona es un local pequeño, con barra de madera y taburetes a juego que conserva la decoración original. Fuera, el sol de las seis de la tarde calienta a los turistas en pantalón corto y chanclas de colores. Dentro, estamos en los años 40 y los daiquiris tienen el mismo sabor que en Cuba.

El daiquiri, cuyo nombre viene de una playa de Cuba, lleva tres partes de ron, una de zumo de limón natural, un chorrito de azúcar líquido y dos o tres golpes de Maraschino, que se sirve con tintero. Jerónimo Vaquero tiene 54 años lleva 39 años tras la barra del Boadas. "Como dice la canción de Machín, toda una vida", bromea sin olvidarse de recordar, que le sirvió un whisky en el local al rey del bolero. Llena un vaso de cóctel con hielo picado y una cereza al marrasquino. "El error más frecuente es pasarse con el limón", explica mientras agita la mezcla enérgicamente en la coctelera. Diez segundos y listo: el exótico daiquiri -o el Hemingway, como también se le llama por ser el que bebía el escritor norteamericano cuando vivía en La Habana- está servido.

"Ahora vamos a por el que se hace en La Floridita, el daiquiri frozen [en sorbete]", explica. Tiene los mismos ingredientes pero se mezclan -unos treinta segundos- en la una batidora y es mucho más refrescante. Cuchara en mano, Jerónimo vierte la mezcla cremosa y consistente sobre la copa. "¡Cuidado que está muy frío!", advierte.

Por la puerta, bastón en mano, entra Maria Dolors, de 75 años, hija del fundador y actual propietaria. "Mi padre vino a Cataluña para conocer sus raíces y se enamoró de mi madre", explica señalando una fotografía en blanco y negro enmarcada en la pared en la que aparece Miguel Boadas. Y dejó en herencia a Barcelona el daiquiri perfecto.

sábado, 7 de agosto de 2010

El regreso del inoxidable

Fidel Castro, en su primer discurso en la Asamblea cubana tras cuatro años- REUTERS

Fidel Castro se da el alta

En una reunión con militantes comunistas afirmó que estaba "totalmente recuperado"

MAURICIO VICENT 07/08/2010

Increíble pero cierto. Cuatro años después de decretar su salud "secreto de Estado" y de difundir él mismo la noticia de su grave enfermedad, Fidel Castro acaba de darse el alta. Está "totalmente recuperado". Así dijo sentirse durante una reciente reunión con un grupo de militantes de la Unión de Jóvenes Comunistas, luego de pasar 47 meses lejos de los escenarios públicos y en vísperas de cumplir 84 años. "No hace mucho libré las últimas batallas para poder estar en las condiciones en que me encuentro", dijo a los jóvenes, entre quines estaba Elian González, 'Eliancito, el famoso niño balsero que fue objeto de una batalla legal con el exilio de Miami y que hoy es cadete de las Fuerzas Armadas.

Castro pronunció su último discurso público el 26 de julio de 2006, cuando se celebró el 53 aniversario del asalto al Cuartel Moncada. Ese día, habló dos veces como parte de la conmemoración de la acción que marca el inició de su lucha armada contra el régimen de Batista. El primero discurso fue a las 7 de la mañana, en la ciudad de Bayamo, ante 100.000 personas. Por la tarde, inauguró en Holguin el mayor sistema de grupo electrógenos del país. Los fotógrafos extranjeros que le tuvieron en la mira de sus teleobjetivos durante las dos horas que duró el acto recuerdan que casi al final notaron que algo andaba mal.

"Cuando terminó y salió caminando, se apreciaba que su paso era inseguro y que en su entorno había caras de preocupación", recordó uno de ellos.

Pese al secretismo oficial, poco a poco se filtraron detalles de lo ocurrido después, ninguno confirmado oficialmente. En la misma noche, Castro sufrió una grave hemorragia intestinal provocada por un viejo problema de diverticulitis (la inflamación de bolsas anormales en el intestino). El sangramiento fue tan severo que tuvo que ser trasladado a La Habana en una aeronave y operado en la madrugada del día 27. En las primeras 72 horas, necesitó la transfusión de unas 20 unidades de sangre (más de 8 litros).

Durante la operación, tras extirparle la zona del intestino afectada por la diverticulitis, el equipo médico optó por practicarle una anastomosis (unión quirúrgica directa entre las dos partes del intestino) en vez de hacerle una ostomía (apertura de un ano artificial en el abdomen, que tiene la ventaja de permitir que el intestino grueso cicatrice sin estar sometido al tránsito intestinal).

Mucho se especuló de si fue correcta o no la decisión, y sí fue Castro quién la determinó para evitarse las molestias del ano artificial.

Según fuentes médicas, es improbable que pudiera decidir nada en aquellos momentos ya que fue una operación de extrema urgencia. Otra cosa es cómo condicionó al equipo que el enfermo fuese Fidel Castro.

El 31 de julio de 2006, Castro dio a conocer una proclama en la que delegó provisionalmente todos sus poderes y cargos en un equipo de siete personas encabezado por su hermano Raúl. Aseuró que la intervención quirúrgica le obligaría a "permanecer varias semanas de reposo", y sugirió que el 2 de diciembre estaría recuperado. Lo cierto es que la operación inicial se complicó con la aparición de una fístula, y después una peritonitis lo puso al borde de la muerte.

El equipo médico 'histórico' de Castro, encabezado por el cirujano Eugenio Shelman, fue relevado a finales de año. Durante meses, fue alimentado de forma artificial con catéteres endovenosos hasta que progresivamente admitió nutrición oral y fue recuperándose lentamente.

Las complicaciones y las operaciones se sucedieron, hasta que los médicos finalmente lograron estabilizarlo.

Castro, un hombre de férrea voluntad, ha dedicado durante todo este tiempo varias horas diarias a su rehabilitación. Hasta llegar a lo que él mismo ha calificado como su "recuperación total". El año pasado, la revista Paris Macht lo entrevistó en su residencia privada y puso como título al reportaje: Castro el inoxidable. Algunos criticaron, es una exageración. Pues no.

La musica que escucho

algunos de mis lectores me han pedido que sea mas explicito sobre mis gustos musicales, asi que publico este video de reggae, Bob Marley en Santa clara, California, el tema, Wake up and live

Video contra la violencia de genero



Rihanna y Eminem, en un vídeo sobre violencia doméstica
Ambos artistas estadounidenses sufrieron problemas de violencia doméstica
El nuevo videclip que han grabado se llama 'Love the Way You Lie'

dpa Los Ángeles
Actualizado viernes 06/08/2010 17:19

Ya se ha estrenado el videclip de 'Love the Way You Lie', la canción que grabaron juntos Rihanna y Eminem sobre violencia doméstica, un tema en el cual los dos se vieron involucrados.

En él se ve a los actores Megan Fox y Dominic Monaghan en el papel de una pareja envuelta en un ciclo de peleas, bebida, robos y piromanía.

Rihanna, de 22 años, ocupó los titulares el año pasado tras ser golpeada por su novio en ese entonces, el rapero Chris Brown, poco antes de la entrega de los premios Emmy de música.

Eminem, por su parte, tuvo una relación turbulenta con su ex esposa, Kim, a pesar de que nunca se presentaron cargos de violencia doméstica en su contra. Muchas de sus canciones de rap, de hecho, glorifican la violencia contra las mujeres.

En el video, Rihanna canta fuera de una casa mientras dentro, Fox y Monaghan alternan escenas de violencia con otras en las que se besan. Monaghan dijo a MTV.com que la escena es una metáfora del tormentoso matrimonio de Eminem.

"Es la historia de su tumultuoso matrimonio, la historia del fin de su relación", dijo Monaghan. "Creo que lo que está tratando de decir con la canción es que se debería haber alejado de la relación un poco antes de lo que lo hizo y no permitir que las cosas se complicaran tanto."

Rihanna, por su parte, señaló a la publicación 'Access Hollywood' que la canción es algo que "necesitaba" hacer. "Es algo que, ya sabes, (Eminem y yo) experimentamos, desde distintos lados, diferentes extremos de la mesa", dijo. "Fue auténtico. Fue real. Para nosotros fue creíble grabar algo así, pero también fue algo que había que hacer. Él puso fin a un ciclo de violencia y esto afecta a muchas personas", añadió.