Páginas vistas en total

jueves, 30 de junio de 2011

China construye

Imagen del nuevo puente. Ap

China inaugura el puente sobre el mar más largo del mundo
También inaugura el gasoducto más largo del mundo: 8.700 kilómetros

Efe Pekín Actualizado jueves 30/06/2011 17:21 horas

China inauguró el puente sobre el mar más largo del mundo, de 36,48 kilómetros, en la ciudad costera oriental de Qingdao, informó la agencia oficial Xinhua.

El puente, con una inversión de 2.300 millones de dólares y que ha tardado cuatro años en ser construido, conecta el centro de la ciudad con su área suburbana de Huangdao, a ambos lados de la bahía de Jiazhou.

Con este puente, la distancia entre ambas zonas de uno de los principales puertos de China -y sede de las pruebas olímpicas de vela en Pekín 2008- se acortará de 40 a 20 minutos.

El puente supera al que hasta ahora se consideraba el mayor del mundo sobre aguas marinas, el de la bahía de Hangzhou, también en el este de China, de 36 kilómetros de longitud.

Hay varios puentes más largos sobre tierra en el mundo, pero los tres primeros también se encuentran en China, y el mayor de ellos es un tramo elevado del tren de alta velocidad Pekín-Shanghái, de 164,8 kilómetros de longitud, que precisamente se inaugura también este jueves.

Más récords

La ristra de nuevas obras de infraestructura chinas se completó con la inauguración del gasoducto más largo del mundo, que llevará esta fuente de energía desde Turkmenistán, en Asia Central, hasta el gigante asiático por un recorrido de 8.700 kilómetros.

El gasoducto se ha completado con una inversión de 21.980 millones de dólares, y es el segundo que llevará gas natural de Asia Central al este de China.

Todas estas inauguraciones coinciden con el 90 aniversario del Partido Comunista de China, fundado el 1 de julio de 1921, que también será recordado con actos conmemorativos en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín y muchas otras ciudades del país asiático.

martes, 28 de junio de 2011

Los pro y los contra de la democracia directa

Suizos votan a mano alzada en las montañas del este del país, una tradición del siglo XVIII. Deciden sobre una tasa para atraer a ricos extranjeros

Democracia directa, sí... pero con cuidado

La experiencia de Suiza y California aconseja manejar con gran cautela las armas del referéndum y las iniciativas populares
EL PAÍS 28/06/2011

Las consultas secretas y vinculantes hacen al ciudadano dueño de su destino, pero la democracia directa apuntada por los indignados no es la panacea. Los Gobiernos se sienten atados para tomar decisiones que creen urgentes

Al hablar de democracia directa algunos politólogos usan imágenes tan inquietantes como la "espada de Damocles" o un "cuchillo muy afilado" que corta tan bien el pan como las yugulares. The Economist lo comparaba en un artículo de abril con un genio que, una vez liberado, es muy difícil devolver a la botella; porque a la gente, como a los políticos, también le gusta aferrarse al poder. Muchos de sus defensores creen que es un arma que conviene usar lo menos posible. Y si hay que desenvainarla, hacerlo con todo el cuidado. Porque sus grandes víctimas pueden ser las minorías más débiles.

Suiza y California son los lugares emblemáticos de la democracia directa, allá donde los votantes, a través de los referendos y las iniciativas populares vinculantes marcan en gran medida la política del Ejecutivo. ¿Se puede decir, entonces, que hay más "democracia real" en Suiza que en España? Veamos.

El abogado Daniel Ordás, español y suizo de padres asturianos, de 36 años, miembro del Partido Socialdemócrata de Suiza asume que el sistema tiene "enormes deficiencias", pero cree que es el menos imperfecto.

"El suizo considera que el Estado es suyo aunque le haya dicho a siete señores que lo gobiernen durante cuatro años", explica Ordás. "Pero no les cede todo el poder en esos cuatro años. En Suiza se vota en listas abiertas y no te sirve de nada hacerle la pelota al secretario general. Las cosas públicas el suizo las siente como propias. En España, sin embargo, parece un acto revolucionario romper una cabina, cuando en realidad la pagas tú. Pero la enorme ventaja de la democracia directa es que a menudo no es necesario aplicarla. En Suiza hay muchísimas leyes que se pactan. El hecho de saber que si te pasas de la raya el otro partido te va a convocar un referéndum, hace que te frenes".

Antonio Hodgers, de 35 años, emigrante argentino, miembro del Parlamento suizo, presidente del grupo parlamentario de Los Verdes, opina que la gran ventaja es que el pueblo no puede desentenderse diciendo: "¡Ah, pero es que lo decidieron los políticos!". "No hay una desconexión entre la clase política y el votante", añade. "Pero el punto negativo es que en algunos temas muchos ciudadanos usan el voto para desahogar sus sentimientos más impresentables amparados por el anonimato del voto. Si uno es parlamentario tienes que justificar tu postura. Pero si nadie se entera de lo que votas puedes aprobar leyes racistas".

En noviembre de 2009, el 57% de los suizos apoyaron en referéndum la propuesta de un partido derechista de prohibir la construcción de minaretes en las mezquitas de nueva planta. Justo 12 meses después, los suizos aprobaron en otro referéndum, con un 54% de respaldo, la expulsión automática de los extranjeros condenados por delitos graves.

"Esa ley permitía, por ejemplo, que el hijo de un emigrante español, aunque hubiese nacido aquí, sea expulsado si comete un delito. Todavía no se sabe cómo la vamos a aplicar, porque atenta contra los derechos fundamentales, pero el pueblo la votó, aunque solo la defendía un partido de extrema derecha", lamenta Hodgers. "Sobre otros temas, al margen del racismo, el pueblo puede ser muy maduro. Aquí se propuso aumentar la velocidad en las autopistas y el pueblo votó que no. En algunos cantones incluso se ha aprobado un aumento de impuestos. Pero en Suiza, aunque las minorías de inmigrantes vayan cambiando, el sentimiento discriminatorio no lo ha hecho. Y eso se refleja en los referendos".

Hodgers estima que en Suiza se está generando un problema de "exceso democrático". "Por eso Los Verdes proponemos restringir un poco la democracia directa, un poquito, no más. Las iniciativas que tocan a los derechos fundamentales no pueden ser sometidos a consulta popular", indica.

El pueblo suizo puede someter a referéndum cualquier ley que aprueben sus representantes estatales, autonómicos o municipales. Eso significa, en la práctica, que puede votar unas tres o cuatro veces al año. "Parece muy romántico, suena a que estás viendo el telediario, te indignas ante algo y frenas una ley, recogiendo firmas para un referéndum o iniciativa popular. En realidad son las organizaciones como sindicatos y asociaciones empresariales quienes consiguen reunir 100.000 o 50.000 firmas en un país de casi ocho millones de habitantes", indica el letrado Ordás.

La derecha suiza cree que se vota demasiado, según señala Loly Bolay, parlamentaria de origen gallego, perteneciente al partido socialista suizo. "Y puede que sea cierto. También es cierto que a veces se aprueban en referéndum cuestiones claramente inconstitucionales, como la prohibición de los minaretes en un país como este donde solo hay cuatro o cinco minaretes. Pero si se pone en una balanza lo bueno y lo malo de la democracia participativa, gana sin duda lo bueno", afirma Bolay.

Curiosamente, mientras en España los indignados piden más democracia, los jóvenes suizos no acuden a las urnas. "La generación de 50 y 60 años vota más que la de 20 o 30. Es una pena", admite el representante parlamentario de Los Verdes. "Hace poco perdimos en referéndum una ley para ayudar a los jóvenes que tienen más desempleo. Y la perdimos precisamente porque ellos no se interesaron por votar".

En California, el ciudadano también parece saturado de tantas votaciones. Pero, en este Estado, que empezó a aplicar la democracia directa a principios de siglo acogiendo como modelo el ejemplo suizo, casi el 90% de los californianos cree que su Gobierno no funciona. El desempleo es uno de los más elevados del país, el rango crediticio del Estado es uno de los peores valorados en EE UU. Mientras tanto, el ejercicio de la democracia directa no ha hecho más que crecer. En los sesenta, el número de consultas populares fueron nueve, en los noventa llegaron a 61 y desde 2000 a 2010 se batieron todos los récords, con 74.

En un artículo titulado Los peligros de la democracia extrema, la revista británica The Economist se preguntaba en abril cómo un lugar con tantos factores buenos a su favor como la acumulación de talento en Silicon Valley y en Hollywood y la diversidad de sus bellezas naturales puede estar tan mal gobernado. Concluía que el principal culpable era la práctica de la democracia directa, gracias a la cual en 1978 se aprobó la famosa Proposición 13, mediante la que se han venido congelando desde entonces los impuestos que gravaban las viviendas. La revista advertía que California era un ejemplo exacto para aprender de lo que nunca se debe hacer: "Lo que ha ido mal en California puede ir mal en cualquier otro sitio".

El analista mexicano Luis Rubio, presidente del Centro de Investigación para el Desarrollo (Cidac), cree que California es un paraíso para los promotores de consulta. "Los grupos que organizan referendos son mucho más importantes que la población de los distritos electorales", explica.

A pesar de eso, Rubio cree que la democracia directa, en sociedades de larga tradición democrática puede ser una herramienta muy útil. Pero en lugares como Venezuela o Libia [El Gobierno libio propuso el domingo convocar un referéndum supervisado por la ONU sobre si Muamar el Gadafi tiene que abandonar el poder] "los líderes se sirven de la población para legitimar sus actuaciones", advierte Rubio.

Pero volvamos a California. Henryk Rehbinder, 53 años, jefe de la sección Editorial del diario californiano La Opinión reconoce que el sistema en California ha ido degenerando desde que se implantó a principios de siglo para luchar contra la compañía ferroviaria que compraba voluntades de políticos, jueces y periodistas. "Se ha convertido en un negocio donde priman los intereses de las grandes organizaciones. Aquí se sometió a votación popular una ley para que las petroleras pagasen impuestos de extracción. Y ganaron las petroleras. Asustaron a todo el mundo diciendo que si les imponían los impuestos se perderían empleos. Compraron firmas y publicidad. Hay compañías que reciben entre dos y cinco dólares por las firmas que consiguen. De pronto, aparece gente enfrente de los supermercados explicando al caminante desprevenido por qué ha de votar determinada cuestión. Y un mes antes de cualquier elección nos bombardean con unos anuncios que en 30 segundos resumen a veces temas enormemente complicados. Al final, el votante es manipulado vilmente. Hay temas que no se pueden reducir a un sí o un no. Pero como el legislador, con sus especialistas, no encuentra manera de resolverlos se los tira al votante para que lo decida basándose en anuncios de 30 segundos".

A pesar de las "enormes imperfecciones" de la democracia directa, Henryk Rehbinder también es partidario de ella. "Si no existiera dependeríamos solo de los políticos, que también están sujetos a las presiones de los intereses privados", concluye.

El profesor uruguayo David Altman, autor del libro Direct Democracy Worldwide, de reciente publicación, cree que en California se le echa demasiada culpa a la democracia directa. "La Corte Suprema federal se negó a poner límites al coste de las campañas populares. ¿Entonces, es culpa de la democracia directa o de los jueces?", pregunta.

Altman señala que cada vez son más los países que hacen uso de la democracia directa (Italia, Lituania, Eslovaquia, Eslovenia, Uruguay y "en Estados Unidos, Oregón"). Pero asume que es un "cuchillo muy afilado" y que "una vez que sacas el bicho es muy difícil devolverlo a la jaula".

Todos los consultados señalan que no es un sistema fácilmente exportable de un país a otro. "En el caso de que se quisiera implantar en España habría que hacerlo teniendo en cuenta los errores que otros han cometido", señala el abogado suizo y español Daniel Ordás. "Lo que no se puede hacer es coger la Constitución suiza y donde pone Zurich tacharlo y poner Albacete. Los suizos tienen decenas y decenas de años de tradición en democracia directa y nosotros empezamos en 1978 con la representativa".

Grandezas y miserias de Porto Alegre

El Partido de los Trabajadores (PT) de Luiz Inácio Lula da Silva empezó a gobernar en 1989 la ciudad sureña de Porto Alegre. Muy pronto a sus dirigentes se les ocurrió que podían ser los propios ciudadanos quienes, organizados en asambleas, gestionasen los presupuestos de la ciudad. Y, durante muchos años, el invento funcionó. Los autobuses dejaron de ser una especie de estercoleros móviles, las calles empezaron a asfaltarse e iluminarse. Aquello no se podía enmarcar dentro de lo que los teóricos llaman democracia directa, pero permitió al millón y medio de habitantes involucrarse en las inversiones de la ciudad. El mundo entero fijó su atención en Porto Alegre.

"Como suele ocurrir en todas las asambleas, acudían muchas más mujeres que hombres, pero los hombres hablaban mucho más que las mujeres", recuerda Celi Pinto, profesora de la Universidad Federal de Rio Grande do Sur. "A pesar de todos sus defectos, durante los 16 años en que el PT gobernó la ciudad se hicieron actuaciones muy buenas".

Igual que ahora con el 15-M, las asambleas del presupuesto también eran criticadas por ser "fácilmente manipulables", por servir a los intereses de "grupos organizados", y en concreto, al interés del PT.

Pero Alfredo Alejandro Gugliano, profesor de Ciencia Política de la Universidad Federal de Rio Grande do Sur, cree que las decisiones que se tomaron en las asambleas siempre iban encaminadas a mejorar la ciudad, no a usarlas como moneda de beneficio electoral.

Por otra parte, Gugliano considera lógico que los grupos organizados se impusieran sobre los intereses individuales. "En las estructuras participativas siempre hay una tendencia a que la gente defienda propuestas colectivas. Pero lo importante es que no se le quite espacio de participación a la gente".

Sin embargo, en cuanto el PT perdió la alcaldía en 2004 el presupuesto participativo perdió fuerza. "Con el PT era la principal política de la alcaldía, ahora es solo una más. Muchos intelectuales de izquierda se desentendieron de este sistema, para ellos dejó de ser un sistema con encanto, con magia", añade Gugliano.

"Aquello era demasiado dependiente del PT", lamenta la profesora Pinto. Pero aunque haya perdido mucha fuerza sigue habiendo asambleas de presupuesto. "Nadie en Porto Alegre se atrevería a acabar con él", concluye Pinto.

Tal vez lo peor es que Porto Alegre solo triunfó verdaderamente en Porto Alegre. Gugliano cree que no hay un caso equiparable de democracia participativa, ni siquiera en Brasil. "No hay un consenso en el país para que los ciudadanos participen en la discusión del presupuesto. Al contrario, la mayoría demuestra que no ve eso como una necesidad, incluso en el PT".

A pesar de todo, la costumbre de discutir, de defender una política, una decisión, prendió en las calles de Porto Alegre y muchas ciudades siguen mirando a sus sociólogos y expertos cada vez que pretenden mejorar la participación de sus habitantes.

En España

- La Constitución prevé la participación directa de los ciudadanos en el proceso de producción normativa, configurando al pueblo, mediante la presentación de 500.000 firmas, como sujeto de la iniciativa legislativa. Este reconocimiento constitucional de la iniciativa legislativa popular permite, de un lado, instrumentar la directa participación del titular de la soberanía en la tarea de elaboración de las normas que rigen la vida de los ciudadanos, y posibilita, de otra parte, la apertura de vías para proponer al poder legislativo la aprobación de normas cuya necesidad es ampliamente sentida por el electorado, pero que, no obstante, no encuentren eco en las formaciones políticas con representación parlamentaria.

domingo, 19 de junio de 2011

Las Madres de Plaza de Mayo en la encrucijada

Un grupo de Madres de Plaza de Mayo se dispone a asistir a una reunión de Unasur en el Ministerio de Defensa argentino el pasado 26 de mayo.- JUAN MABROMATA (AFP)

Las Madres de Mayo no son intocables

El escándalo por el millonario fraude en el grupo de defensa de los derechos humanos más conocido de América Latina sacude a la sociedad argentina y a su Gobierno
SOLEDAD GALLEGO-DÍAZ - Buenos Aires - 19/06/2011

Mucha gente sabía en Buenos Aires que el apoderado de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Sergio Schoklender, de 53 años, el hombre con gafas oscuras, siempre al lado de Hebe de Bonafini, andaba en avión privado, tenia un Ferrari e, incluso, paseaba en yate por el río de la Plata. También que el dinero que manejaba podía estar saliendo de los cuantiosos fondos públicos que entregaba el Gobierno a la asociación para realizar obras sociales. Mucha gente lo sabía, pero nadie hizo nada, hasta que el escándalo estalló con toda su fuerza y en pocos días alcanzó a la propia Hebe, presidenta de la asociación y el mejor exponente de los problemas que existen en Argentina con grupos de defensa de los derechos humanos, a los que el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, y buena parte de la sociedad, han considerado, hasta ahora, ajenos a cualquier control o crítica.

En el caso de las Madres, la organización más famosa y activa, dos diputadas de Coalición Cívica presentaron hace ya un año una solicitud para investigar el destino que se estaba dando a los cuantiosos fondos públicos que recibía, pero nadie se sintió con ánimo para abrir el caso y enfrentar a Hebe. Según ella, eran "pelotudeces". Hoy, esta mujer de 82 años, que encarnó como nadie la resistencia a la dictadura, tiene que explicar que no conocía los manejos corruptos de sus protegidos y defenderse alegando que es una mujer anciana, engañada y estafada. Arrastrada por el tumulto, De Bonafini reclama ahora que Sergio Schoklender y su hermano Pablo, que también trabaja en la fundación, sean castigados duramente. "Esos malditos tienen que ir a la cárcel para siempre", se despachó el viernes. Nadie le acusa a ella de haberse beneficiado del dinero sustraído, pero sí de haber permitido tanto descontrol. Claro que la acusación alcanza también, de lleno, a los ministerios de donde salió el dinero, incapaces de seguirle el rastro.

El escándalo Schoklender tiene todos los elementos para pasar por un folletín, pero es una tragedia. Una historia triste que sucede en una sociedad herida, que todavía no termina de arreglar sus cuentas con la brutal dictadura cívico-militar que padeció de 1976 a 1983. Treinta y cinco años después, el tema de los derechos humanos sigue siendo en Argentina, mucho más que en otro país latinoamericano, objeto de disputas y, lo peor, sigue formando parte de la lucha partidaria cotidiana. Para la oposición, gran parte de la responsabilidad recae en el fallecido presidente Néstor Kirchner, que reclamó la defensa de los derechos humanos como si fuera patrimonio exclusivo de su Gobierno, en lugar de un empeño nacional, y en algunos grupos sociales e intelectuales conformes con ese estado de cosas.

Hebe de Bonafini es un caso paradigmático. En febrero de 1977 fue secuestrado su hijo mayor, Jorge. Diez meses después desapareció su otro hijo, Raúl. Al año siguiente fue su nuera, la esposa de Jorge, la que fue capturada. "Yo era una mujer del montón, un ama de casa más. No sabía muchas cosas, no me interesaban. La cuestión económica, la situación política, me eran totalmente ajenas", explicó ella misma. Pero tuvo el suficiente coraje como para ayudar a fundar el grupo de madres de desaparecidos que rompió el silencio manifestándose, día tras día, ante la Casa Rosada, con pañuelos blancos que las identificaron para siempre. Con la llegada de la democracia, y a diferencia de algunas de sus compañeras, Hebe decidió asumir la ideología revolucionaria de sus hijos y acompañar sus reclamaciones por los derechos humanos con una activa propaganda antinorteamericana y anticapitalista. La batalla interna dentro de la organización finalizó con la salida de un grupo que pasó a llamarse "Línea Fundadora" y la creación de las Abuelas de Plaza de Mayo, que preside Estela de Carlotto, y que se concentra en la localización de los bebés secuestrados por la dictadura y dados ilegalmente en adopción.

Poco a poco, De Bonafini fue aumentando su participación en la vida pública y su agresividad: defendió a ETA, se alegró sinceramente por el atentado de las Torres Gemelas y arremetió con vehemencia contra quienes criticaran a Néstor y Cristina Kirchner, sus grandes protectores. Todo quedaba disculpado en la izquierda argentina. "Dura, exagerada, inclemente, extrema, caprichosa, injuriosa como solo sabe injuriar quien fue brutalmente dañado, todo eso ha sido la voz de Hebe", escribe el filósofo Ricardo Foster, cercano al oficialismo. "Pero también ha sido una voz de la memoria, de la recuperación de valores que fueron pisoteados por el odio de los poderosos", agrega.

En ese ambiente, y sin que nadie le ayudara a ponerse límites, Hebe de Bonafini fue creciendo y, con ella, la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, que pasó a desarrollar diversas obras sociales, entre ellas la construcción de viviendas de bajo coste, y a disponer de una radio y una universidad. Por cosas misteriosas de la vida, esta madre despojada de sus hijos fue a caer en manos de los hermanos Sergio y Pablo Schoklender, que, cuando tenían 23 y 20 años respectivamente, asesinaron a golpes a sus padres, Mauricio, ingeniero y empresario, y Silvia, una mujer que se movía en la alta burguesía porteña. Hebe conoció a Sergio en la cárcel y rápidamente le ofreció trabajo para que pudieran disfrutar de libertad condicional. Nunca quedaron claros los motivos del doble parricidio. Se sabe que Sergio quiso asumir toda la responsabilidad y que su hermano Pablo, huido y finalmente condenado también, le escribió una carta conmovedora en la que expresaba su afecto y admiración.

El caso Schoklender, famosísimo en Argentina, tuvo un final feliz, se dijo, porque Sergio se hizo abogado y psicólogo en sus años de cárcel, y porque tanto él como su hermano decían haber encontrado la paz trabajando con De Bonafini, con quien mantenían una relación casi filial. Sergio se convirtió en un eficiente apoderado, empeñado aparentemente en desarrollar la Misión Sueños Imposibles y construir centenares de viviendas sociales. Tras las bambalinas, la realidad era mucho más amarga y los hermanos Schoklender pueden haber estado creando un entramado de empresas paralelas que actuaban de intermediario y cobraban de los fondos, unos 300 millones de dólares (210 millones de euros), que proporcionaba el Gobierno y cuyo rastro intentan seguir ahora jueces, fiscales y auditores. El final, en definitiva, no ha podido ser menos edificante: policías y funcionarios judiciales allanaron esta semana la sede de Madres de Plaza de Mayo, un lugar que hasta hace unos días inspiraba un respeto reverencial, en busca de documentos que den pistas sobre un posible lavado de dinero.

viernes, 17 de junio de 2011

Encuentro en La Habana

Ernest Hemingway y Fidel Castro en 1960.- AP

Hemingway 'regresa' a Cuba pese al embargo estadounidense

El Departamento de Estado no permite el viaje de 14 investigadores para asistir a un homenaje al cumplirse cincuenta años de la muerte del escritor

MAURICIO VICENT La Habana 17/06/2011

El hotel Ambos Mundos recibe estos días a su huésped más ilustre. Ernest Hemingway, o mejor dicho, su espíritu y su legado, ha regresado al establecimiento de La Habana Vieja donde empezó a escribir en 1939 el borrador final de Por quién doblan las campanas. Lo ha hecho gracias a las ponencias y ensayos de una treintena de académicos y investigadores de su obra, casi una secta, llegados de todo el mundo para rendirle homenaje al cumplirse cincuenta años de su suicidio en Idaho (el 2 de julio de 1961). Cuatro días de conferencias y debates, que concluirán el 19 de junio con una visita a Finca Vigía, residencia habanera de Hemingway, y se da la circunstancia de que 14 profesores e investigadores norteamericanos no han recibido a tiempo el permiso del Departamento de Estado de EEUU para participar en el seminario.

A medio camino entre Floridita y la Bodeguita del Medio, los santuarios donde papá Hemingway solía abrevar en la Habana, el hotel Ambos Mundos acoge a estudiosos y expertos tanto de su obra como de su vida. Entre ellos están Jenny Phillips, nieta del editor de Hemingway, Maxwell Perkins, y su esposo Frank, quienes presiden la fundación estadounidense Finca Vigía.

La institución fue creada en 2001 con el propósito de colaborar en la conservación del patrimonio del escritor en la isla -casa, yate, libros, fotos, cuadros, cartas, manuscritos inéditos...-, que se preserva en la quinta situada en el poblado de San Francisco de Paula, a 25 minutos de La Habana, donde el escritor pasó largas temporadas entre 1939 y 1960, y donde escribió El viejo y el mar.

También se cumplen 50 años desde que la última esposa de Hemigway, Mary Welsh, donó Finca Vigía al Gobierno cubano para que se convirtiera en un museo donde se guardaran sus pertenencias. Según Phillips, "a pesar de la situación política tan difícil que existe" entre ambos países, la colaboración entre el Museo Hemingway y la fundación norteamericana se ha dado y han podido realizarse diversos proyectos conjuntos. "Pero todo lo que podamos hacer está limitado de alguna forma por el embargo", indicó, tras lamentar que varios académicos estadounidenses no hayan podido llegar a tiempo al seminario.

Con ayuda del congresista demócrata James Mac Govern, quien en la década pasada viajó a la isla en varias ocasiones, la Fundación Finca Vigía estableció un acuerdo para restaurar y digitalizar los documentos de Hemingway que estaban en su residencia, aproximadamente unas 3.000 cartas, manuscritos, además de documentos como el pasaporte con que el escritor trabajó en España durante la Guerra Civil o el cuaderno de bitácora del yate Pilar.

En 2009 fueron entregadas a la biblioteca John F. Kennedy de Boston las copias digitalizadas de buena parte de estos documentos. Ahora, explicó Phillips, la fundación quiere seguir colaborando en nuevos proyectos, como el estudio de la biblioteca que el premio Nobel poseía en Finca Vigía, más de 9.000 volúmenes y revistas, de los cuales un 20% contienen anotaciones manuscritas del escritor, según los conservadores del museo.

El mundo de Hemingway es grande y a la vez chiquito. Durante el seminario se presentarán ponencias tan precisas como la de Scott Mac Clintock, miembro de la Sociedad Hemingway de Estados Unidos, de título: "Una maravillosa historia de la costa cubana: Carlos Gutiérrez y la bitácora del Anita como testimonio para la cultura oral de los pescadores cubanos". Gutiérrez fue el patrón del Anita, el primer barco en que Hemingway pescó el pez espada en las costas cubanas, allá por 1932, una época en la que, por cierto, no había embargo.

lunes, 13 de junio de 2011

A Gay Girl in Damascus o la deshonestidad 2,0

Imagen que se utilizó en Facebook para pedir la liberación de Amina.

La bloguera lesbiana de Damasco, un heterosexual que vive en Escocia
Mónica G. Prieto Beirut Actualizado lunes 13/06/2011 08:44 horas

No era siria, tampoco lesbiana. No es una activista alzada contra el régimen ni ha desaparecido en sus mazmorras. De hecho, ni siquiera es una mujer. Amina al Araf era tan solo el pseudónimo tras el que se escondía Tom MacMaster, un norteamericano de 40años estudiante en Edimburgo, que anoche escribía la última entrada del Blog con el que escandalizó y concienció a medio mundo Una lesbiana en Damasco.

"No creo haber hecho daño a nadie. Creo haber creado una importante voz sobre asuntos que me preocupan enormemente (...) Estos acontecimientos han sido modelados por gente que los vive a diario", explicaba en una entrada subida a su bitácora anoche titulada 'Disculpa a los lectores'.

"Sólo he intentado iluminar a la audiencia occidental. Esta experiencia confirma tristemente mis sentimientos hacia la a menudo superficial cobertura de Oriente Próximo (...) Saludos, Tom MacMaster. Estambul, Turquía. El único autor de todos los post de este blog".

El ciudadano estadounidense Tom MacMaster, quien ha confesado estar detrás del blog A gay girl in Damascus-

Durante meses, Tom MacMaster se inventó un universo presentado a los lectores como una realidad. Firmaba como Amina, una joven siria-norteamericana recién trasladada a Damasco que describía cómo vivía su homosexualidad en el conservador contexto árabe. A medida que la revolución social adquirió fuerza, Amina comenzó a tomar parte activa de las protestas hasta sufrir un intento de detención frustrado por la intervención de su padre.

La pasada semana, su prima Rula comunicaba a los lectores que Amina había sido detenida y que había desaparecido en las prisiones del régimen. Todo era mentira. Rula era otra personalidad del impostor, algo que sería imposible de saber hasta su propia confesión. La prensa se hizo eco furioso del arresto arbitrario de la joven, la Embajada norteamericana activó sus mecanismos para encontrarla, los lectores se movilizaron en las redes sociales exigiendo la liberación de lo que ya se consideraba un icono de la revuelta siria...

Incluso concedió entrevistas

MacMaster no sólo se inventó dos personalidades y un relato que presentaba como verdadero. Concedió entrevistas por correo electrónico con medios tan prestigiosos como 'The Guardian' en las que ase respondía como si realmente fuese Amina, robó fotos a Jelena Lecic, una joven croata afincada en Londres para elaborar su perfil en Facebook, mantuvo una relación sentimental en la distancia con una joven lesbiana canadiense, Sandra Bagaria -se intercambiaron unos 500 correos electrónicos en seis meses- y se transformó en un símbolo de la represión contra los sirios, contra los árabes, contra la comunidad LGBT regional...

Ha decepcionado a los lectores que seguían su blog, a quienes se movilizaron por la liberación de Amina -15.000 seguidores del más potente grupo Facebook en una semana- y a muchos activistas que ahora se ven desacreditados.

A MacMaster le corresponde, al menos, pedir serias disculpas ante toda la gente que se involucró con su personaje de ficción. Pero también a los periodistas que cubrimos Oriente Próximo y que nos hicimos eco de la supuesta detención de Amina, si bien la situación en Siria nos mantiene en una difícil disyuntiva.

El régimen no nos permite entrar en el país para comprobar lo que ocurre y es difícil que responda a las llamadas telefónicas y las peticiones de entrevistas. No se puede acceder a una versión oficial de los hechos más que por los medios estatales, y al mismo tiempo los vídeos y los testimonios que llegan de Siria no pueden ser ignorados.

Pero darle voz a una parte sin estar sobre el terreno y sin acceder a la otra versión de los hechos nos deja en manos de impostores como MacMaster, capaz de fabular con la revuelta social siria contra 40 años de dinastía Asad desde su dormitorio estudiantil de Edimburgo, entre otros muchos peligros.

La prensa, también engañada

'France 24' acaba de querellarse contra otra impostora que se hizo pasar por la embajadora de Siria en París y que dimitió en una conversación telefónica emitida en directo por el canal. Minutos después, una llamada de la verdadera embajadora a otro canal desmentía semejante dimisión y anunciaba una respuesta legal: los análisis de voz realizados por France 24 desvelaron que se trataba de dos voces diferentes.

Desgraciadamente, alguien se aprovechó de la sensibilidad de la revuelta siria para jugar con la audiencia y con la prensa. Irán también podría querellarse contra algunos periódicos -incluido éste- que han anunciado pomposamente cómo "los basijis exportan la revolución a Siria" basándose en el relato de dos refugiados sirios que, en declaraciones a Afp, aseguraban que las milicias progubernamentales iraníes disparaban junto a las fuerzas sirias.

Las pruebas que éstos presentaban eran haber hallado francotiradores "que no hablaban árabe", a gente que vestía uniforme negro y que llevaba "largas barbas y cráneos rapados". Es decir, la viva descripción de un wahabí o de un salafista, ambos extremistas suníes, precisamente aquellos a quienes dice combatir el régimen.

Los periodistas no se preguntaron por qué el régimen de Bashar Asad -con uno de los Ejércitos más poderosos de la región- iba a necesitar ayuda para enfrentarse a civiles presuntamente desarmados, ni cómo era posible que los dos refugiados hubieran podido intercambiar una palabra con francotiradores iraníes sin morir en el intento.

¿A quién dar credibilidad?

Tampoco barajaron la posibilidad de que la lengua no árabe que hablaban los supuestos iraníes no fuera cualquier otra, que no farsi. Se les dio credibilidad de inmediato porque resulta muy sensacionalista acusar a Irán de lo que ocurre en las calles sirias, como se da credibilidad a las declaraciones de exiliados basados en Europa y que dicen hablar en nombre de los sirios y conocer al detalle las cifras de heridos y muertos de cada ataque del Ejército minutos después de que éste se haya producido.

La necesidad de alimentar la máquina informativa nos expone a este tipo de trampas, y la prensa está cayendo en ellas con verdadero entusiasmo y pocos principios.

La televisión siria da una versión muy diferente de cada evento. Es de temer que mienta, pero está claro que algunos refugiados y activistas también están mintiendo para adquirir notoriedad o para sensibilizar ante los acontecimientos.

Efectivamente, resulta muy difícil escribir sobre Siria sin saber lo que está ocurriendo en su interior. Desde aquí, mis propias disculpas.

A pesar de las explicaciones ofrecidas en el blog, la pregunta que muchos se hacían ayer era por qué. En respuesta a un correo electrónico de 'The Guardian', Froelicher dijo que ella y su marido "darán la primera entrevista a un periodista de [sus] elección en 12-24 horas".

En un mensaje a otro periodista, dijo: "Estamos de vacaciones en Turquía y sólo quiero pasar un buen rato y no hacer frente a toda esta locura en este momento."

La sanidad en Cuba

Cuidados intensivos en un hospital de La Habana.- STR / AFP / GETTY IMAGES

El Gobierno de Raúl Castro reduce en un 14% el área sanitaria
Cuba refuerza su política de austeridad y pone en peligro los logros sociales

MAURICIO VICENT - La Habana - 13/06/2011

Hace unos meses una paciente indignada recordó en la revista Bohemia la queja que había publicado dos años antes en el mismo espacio denunciando la falta de higiene en la consulta oftalmológica del servicio de urgencias del Hospital Calixto García de La Habana. Los médicos no tenían entonces agua para lavarse las manos después de atender a los enfermos, y a comienzos de 2011 la situación seguía igual, expuso crudamente Marieta (así identificada, nada más) en la sección 'Puntillazos' de Bohemia.

El episodio es un ejemplo de lo que hace tiempo ocurre en muchos centros sanitarios de Cuba, donde la atención médica sigue siendo universal y gratuita pero, con la crisis, ya no es lo que era. Mantenido durante décadas gracias a los subsidios de la antigua Unión Soviética, el sistema sanitario cubano, al que el Gobierno de Raúl Castro dedica el 14% de su presupuesto, representa una carga demasiado pesada para el Estado en estos momentos de duros ajustes, cuando las autoridades proyectan eliminar uno de cada cuatro empleos estatales en el plazo de tres años (más de un millón de personas).

Las cifras hablan por sí mismas. En 2009, para una población de 11 millones de habitantes había en la isla 219 hospitales y casi 500 policlínicos. Cerca de 330.000 personas estaban vinculadas al sistema de salud (casi un 7 % de la población activa), de las que 74.880 eran médicos (aproximadamente, uno por cada 150 habitantes) y 11.572 estomatólogos. Desde que asumió la presidencia, Raúl Castro expresó con claridad que ya no era época de despilfarros y subsidios en Cuba y pidió hacer las cuentas "con realismo", empezando por los principales logros de la revolución.

"Los gastos en la esfera social deben estar en consonancia con las posibilidades reales, y ello impone suprimir aquellos de que es posible prescindir, pueden tratarse de actividades beneficiosas y hasta loables, pero simplemente no están al alcance de la economía", fueron sus palabras al Parlamento, en 2009.

Desde entonces, la prensa oficial no dejó de sacar ejemplos de delirios sanitarios y despropósitos diversos, algunos especialmente sangrantes: bases de ambulancias con un vehículo en funcionamiento y 30 empleados a su cargo; hogares de atención materno-infantil con capacidad para tres camas y plantillas de 20 empleados, contando (sic) "personal médico, de enfermería, de recursos humanos, de economía, almacenero, cocineros, ayudantes de alimentación, auxiliares de limpieza, custodios y serenos".

En San José de Las Lajas, un pueblo cercano a La Habana, el policlínico Tamara Bunke, con una plantilla de 75 profesionales, ofrecía servicios de Laboratorio Clínico, Ultrasonido, Electrocardiograma, Estomatología, Rehabilitación, Dermatología y enfermería de urgencia 24 horas. El promedio semanal era de 15 pacientes para cada servicio.

Por supuesto, la tijera llegó. Según los últimos datos publicados por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), el número de trabajadores de la salud se redujo el año pasado en un 14 %, pasando de 329.669 personas en 2009 a 282.248 en 2010. El recorte es especialmente sensible en la plantilla de "técnicos y auxiliares", que pasan de 133.788 personas a 87.628, un 34% menos en un año.

En el caso de las enfermeras hubo también una baja pero menor (de 106.436 en 2009, a 103.014 en 2010), mientras que se incrementó el número de médicos (de 74.880 a 76.506) y de estomatólogos (de 11.572 a 12.144) en el mismo periodo. Aunque no hay datos globales sobre otros recortes, la prensa ha ido publicando noticias aisladas sobre cómo va funcionando la "racionalización" en algunos municipios. En Ranchuelos -en la provincia central de Villa Clara- de cuatro hogares maternales quedó solo uno, según el diario Granma. Esta es la tónica y la política en todo el país y en todos los servicios: concentrar los recursos en determinadas instalaciones priorizadas y prescindir de las demás. En la educación (al que el Gobierno dedica casi el 20% de su presupuesto) también ha habido recortes. Y más que habrá.

miércoles, 8 de junio de 2011

La corrupcion en Cuba

Playa de Varadero,Cuba

Un nuevo caso de corrupción en Cuba lleva a la cárcel a 15 directivos de diversas empresas

Entre ellos está el empresario chileno Marcel Marambio, dueño de una agencia de viajes, y que ha sido condenado en ausencia

MAURICIO VICENT La Habana 07/06/2011

Siguen los casos de corrupción en Cuba. En esta ocasión, son 15 los directivos y funcionarios de la empresa aeronáutica Cubana de Aviación y de la empresa mixta Sol y Son condenados a penas de entre tres y 10 años de prisión por diversos delitos económicos. El tribunal provincial de La Habana también condenó en ausencia a 15 años de cárcel al empresario chileno Marcel Marambio -presidente de la agencia turística Sol y Son-, hermano de Max Marambio, jefe de la escolta del expresidente Salvador Allende y antiguo protegido de Fidel Castro.

Max Marambio -también prófugo de la justicia cubana- fue condenado recientemente a 20 años de cárcel en otro juicio por corrupción que llevó tras las rejas a uno de los ministros cubanos con más tiempo ejerciendo el cargo, Alejandro Roca, titular del Ministerio de la Alimentación durante 30 años.

El diario oficial Granma ha informado hoy que Marcel Marambio -juzgado en ausencia al igual que su hermano- fue condenado por un delito de estafa, cohecho continuado y falsificación de documentos privados. "Marambio se aprovechó de su condición de presidente de la empresa Sol y Son [agencia turística que mueve anualmente decenas de miles de viajeros hacia la isla] para defraudar a la parte cubana en beneficio propio, falseando y ocultando deliberadamente información y sobornando a directivos y funcionarios cubanos implicados para que le secundaran en sus turbios manejos", según la versión oficial.

En cuanto a los 15 funcionarios de la principal aerolínea de la isla y de Sol y Son, el tribunal consideró que actuaron de manera "fraudulenta" y recibieron "sobornos en efectivo y prebendas de lucro personal". Entre los sancionados a mayores penas de privación de libertad están Oscar Pau Leyva y Miguel Ángel Almaguer, quienes durante años fueron representantes de Cubana de Aviación en Madrid. Ambos fueron sentenciados a 10 años de prisión.

El juicio sigue al celebrado a principios de año contra Max Marambio y Alejandro Roca, que fue miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y ministro de Alimentación entre 1980 y 2009. Roca, condenado a 15 años el mes pasado, era la contraparte cubana de Marambio (63 años), dueño de la empresa de Alimentos Río Zaza, de propiedad mixta con el Estado, que contaba con dos plantas de producción en la isla y comercializaba zumos, leche y otros alimentos envasados, con una facturación anual de decenas de millones de dólares.

Roca fue acusado de dejarse corromper, favorecer al empresario y de comprar a su consorcio productos sobrevalorados, causando un grave perjuicio a la economía cubana.

El caso tiene meandros políticos, pues Marambio fue formado por los servicios de la inteligencia cubana en los años sesenta y llegó a convertirse en el jefe de la escolta y miembro del GAP (Grupo de Amigos del Presidente) de Salvador Allende. Exiliado en Cuba, durante la apertura económica de los años noventa y siempre bajo el ala protectora de Fidel Castro, llegó a convertirse en un próspero hombre de negocios y levantó ING (International Network Group), un conglomerado empresarial que llegó a facturar decenas de millones de dólares anuales en negocios relacionados con Cuba.

Uno de ellos era la agencia Sol y Son, que tenía como socio al Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba, una institución que fue dirigida durante dos décadas por el general de división Rogelio Acevedo, un histórico que fue despedido fulminantemente el año pasado. Su esposa, Ofelia Liptak, era directora comercial de la empresa mixta Río Zaza. No se ha informado de sanciones contra ninguno de los dos.

Desde que Raúl Castro relevó a su hermano en el poder en 2006 y anunció mano dura contra la corrupción, se ha incrementado la difusión de los casos de corruptelas y delitos económicos en las altas esferas. No es que antes no hubiera, pero no salían a la luz como ahora, si bien todavía con muchas zonas oscuras.

martes, 7 de junio de 2011

La historia de un cubano que realizo su sueño

José Fernández lanza una bola con su ex equipo, los Alonzo Ravens. New Herald

José Fernández, un balserito en las Grandes Ligas

Jorge Álvarez (Dpa) Miami (Estados Unidos) Actualizado martes 07/06/2011 14:06 horas

José Fernández, el balserito cubano que tras varios intentos de fuga escapó hace cinco años de la isla por vía marítima hacia México, cumplió su sueño: jugar en las Grandes Ligas norteamericanas de béisbol.

Tras tres intentos de fuga que resultaron fallidos y castigados con prisión, al muchacho no le quedó otro remedio que seguir intentando escapar de Cuba. Fernández, ahora con 18 años, fue seleccionado el lunes por los Florida Marlins en el puesto 14 de la primera ronda del 'draft' estudiantil estadounidense, que le abre las puertas para competir en las Mayores.

Para alcanzar este objetivo, Fernández tuvo que sortear grandes obstáculos en su natal Cuba, donde era considerado también una promesa del montículo. En tres ocasiones lo capturaron junto a varios familiares y amigos intentando salir de la isla para reunirse con su padre Ramón, quien abandonó Cuba en 2005 y reside en la ciudad de Tampa, estado de Florida.

Permaneció siete días perdido en alta mar en uno de los intentos, hasta que él y el resto del grupo fueron encontrados por un guardacostas de Estados Unidos que los devolvió a las autoridades cubanas.

Por su decisión de abandonar la isla, Fernández con solo 14 años permaneció 15 días en prisión y fue expulsado de la escuela mientras cursaba el noveno grado de la enseñanza secundaria. "Todo lo que me ha pasado, me ha ayudado mucho en el campo de juego", expresó Fernández al sitio de Internet 'TampaBay.com'.

Recuerda que en una noche durante una de las travesías se lanzó al mar para rescatar a una persona que había caído del bote y cuando la salvó la sorpresa no pudo ser mayor: era su madre Maritza. "Para su corta edad ha experimentado muchas cosas que la mayoría de los muchachos jamás conocerán", dijo Orlando Chinea, ex entrenador de la selección cubana de béisbol y quien ha supervisado el desarrollo de Fernández en Estados Unidos. "Es un verdadero fenómeno físico, con muchas cualidades humanas. Lo tiene todo para triunfar", añadió Chinea.

Enamorado del béisbol desde los cinco años, Fernández integró varios equipos en las categorías infantiles en la central provincia cubana de Villa Clara, por lo que fue elegido para ingresar a la escuela que reúne a los talentos deportivos: la EIDE (Escuela de Iniciación Deportiva Escolar). Y aunque admiraba a los exitosos lanzadores cubanos Pedro Luis Lazo y Norge Luis Vera, Fernández confiesa que su sueño siempre fue "jugar en las Grandes Ligas".

Ya en territorio estadounidese durante su etapa estudiantil finalizó con 30-3 y 314 ponches y solo 59 bases por bolas con los Alonzo Ravens, a los que guió a dos títulos estatales de la Florida en la Clase 6A. En la última temporada acumuló 13 triunfos y un solo revés con dos juegos sin carreras ni hits permitidos.

Un cazador de talentos escribió recientemente sobre sus destacadas cualidades: "Ha llegado a marcar 97 millas por hora en sus lanzamientos, posee una curva de calidad y una 'slider' prometedora". Otro 'scout' también elogió las virtudes de Fernández, quien mide 1,90 metros y pesa 98 kilos. "Es un derecho poderoso y grande, de hombros anchos y piernas sólidas. Tiene mucho a su favor".

lunes, 6 de junio de 2011

David contra Goliath

Pablo Fajardo, el abogado de los indígenas de Ecuador contra Chevron, en Madrid- ÁLVARO GARCÍA

El hombre que humilló a Chevron

El abogado ecuatoriano Pablo Fajardo logró contra el gigante petrolero la mayor indemnización de la historia por un atentado medioambiental

Cuando se licenció en Derecho, a los 32 años, el ecuatoriano Pablo Fajardo llevaba más de una década en los juzgados pleiteando contra una de las empresas más grandes del mundo. En 2005, se sentó en una sala de los juzgados de Nueva York, con una carpeta en la que llevaba la defensa de los pueblos indígenas que habitan la provincia amazónica de Sucumbíos. Frente a él, se sentaron ocho abogados en representación de la petrolera Chevron, demandada por verter lodos tóxicos sin control durante casi tres décadas. En total, se enfrentaba a 39 abogados pagados por la tercera empresa más grande de Estados Unidos. "El que menos, tenía 25 años de experiencia letrada", asegura Fajardo. Él, solo uno. "Pero yo tenía una ventaja", dice Fajardo. "No había que inventarse nada. Yo sólo tenía que contar una historia".

Es la historia de una catástrofe ecológica 30 veces mayor que la del vertido del petrolero Exxon Valdez, según los demandantes. También es la de una sentencia, dictada por un juez del pueblo de Lago Agrio, Ecuador, que fijó la indemnización más cuantiosa de la historia en una acción judicial por delito medioambiental: 8.560 millones de dólares. Entre medias, décadas de sufrimiento y muerte, en un lugar donde ya era suficiente sobrevivir a la miseria.

José Fajardo y María Mendoza dejaron la provincia de Maraví, en la costa de Ecuador, buscando un futuro en el noreste, donde una masiva actividad de extracción de petróleo atraía trabajadores. Se instalaron con sus 10 hijos a finales de los años ochenta en un pueblo llamado Shushufindi (remo, en idioma secoya), en la provincia de Sucumbíos, en plena Amazonia. Pablo Fajardo Mendoza era el quinto de los hermanos. Tenía 14 años.

Es difícil convencer a quien no haya estado allí nunca de que "había petróleo por todas partes". En el campo, mezclado con la tierra. En las casas, en el aire. Desde luego, en los caminos, porque según cuenta Fajardo los camiones de Texaco rociaban los caminos de tierra con petróleo, en una especie de asfaltado improvisado para que no se levantara polvo. Fajardo recuerda una juventud con los pies llenos de petróleo, los pantalones manchados, las paredes... todo. Es habitual perder el calzado por los caminos. Imagínese que sale a la calle después de haber caído un chaparrón y va en chancletas. Ahora imagínese que en vez de agua es petróleo. La vida aún es así en Sucumbíos.

356 pozos petroleros perforados

Según los datos de Fajardo, Texaco perforó 356 pozos de petróleo en la Amazonia ecuatoriana. "Pero además de esto, en cada pozo que perforaba construía cuatro o cinco piscinas para arrojar los desechos tóxicos". Ahí se almacenaba también el agua tóxica usada para extraer el petróleo. "La empresa siempre construía las piscinas de desechos lo más cerca posible a un río. La idea era deshacerse de ellos de una forma fácil y barata". Así, el problema del suelo se trasladó al agua. Esa agua llevaba azufre y otros tóxicos por su contacto con el petróleo. Al evaporarse, caía sobre la selva en forma de lluvia ácida. La tierra, el agua y el aire saben a petróleo.

Texaco, adquirida por Chevron en 2001, empezó a perforar el Amazonas del norte de Ecuador, en las provincias de Sucumbíos y Orellana, con una concesión del Gobierno en 1964. Salió de la zona en 1990 y dejó la explotación a Petroecuador. En aquella zona vivían al menos cinco tribus indígenas antes de que se llenara de trabajadores y de petróleo. Dos de ellas, Tetetes y Sansahuaris, han desaparecido para siempre. El envenenamiento de los ríos acabó con la pesca. El resto de las tribus pasaron de la economía de subsistencia en la selva a la miseria en la economía de mercado, trabajando para la petrolera.

Fajardo también trabajó para Texaco. No había mucho más. Era adolescente y trabajaba ayudando de peón en lo que salía, por ejemplo, tapar con tierra de cualquier manera un derrame de petróleo. Mientras, empezó a colaborar con una misión de religiosos capuchinos navarros, donde pudo estudiar y comenzó a ver qué era el "trabajo con las comunidades". "Al salir al campo te dabas cuenta de que el problema era real. Había contaminación, sus animales morían, sus hijos estaban enfermos, había cáncer, abortos... y la gente no tenía dónde recurrir". Recuerda que la única preocupación de las autoridades locales entonces era proteger a Texaco.

Alrededor de la misión de los padres capuchinos, puso en marcha el embrión de la resistencia, un comité de derechos humanos formado por campesinos e indígenas. Eran 50 personas organizadas por Fajardo. Tenía 16 años. Le echaron de la empresa petrolera y también de una palmicultora que era la única alternativa laboral. Acabó viviendo de su trabajo en la misión. "Los mismos curas me buscaron una beca, de una persona a la que no conozco, que financió mis estudios en la universidad". Estudió Derecho por correspondencia.

"Era una necesidad. Cada vez que recurríamos a una autoridad, nos decían 'busquen un abogado que los ayude". Decidió que él sería el abogado. El pequeño grupo creció con afectados de otros pueblos. El caso se hizo internacional con la publicación de un libro, Amazon Crude, de una abogada estadounidense llamada Judith Kimberling. Eso atrajo la atención necesaria para encontrar abogados que presentaran la primera demanda contra Texaco. Fue el 3 de noviembre de 1993, en un juzgado de Nueva York, por iniciativa de hasta tres abogados estadounidenses distintos atraídos por la historia. En 1994, el adolescente que había organizado a las comunidades afectadas terminó la enseñanza secundaria.

Juicio en Ecuador

La defensa de Texaco a partir de entonces se basó en decir que EE UU no era competente para juzgar el caso. De existir el daño, debía juzgarse en Ecuador. "Tenían influencia en el sistema político y judicial, estaban convencidos de que podrían controlar el juicio. Y de hecho era verdad". La sentencia tardó nueve años en llegar. Texaco ganó la batalla el 16 de agosto de 2002. La Corte de Apelaciones de Nueva York aceptó que el juicio se hiciera en Ecuador, con la condición de que se permitiera a los demandantes un año de plazo para rehacer su caso. La petrolera no tenía ni idea de lo que acababa de conseguir.

El 7 de mayo de 2003, dentro de plazo, se presentó de nuevo la demanda ante la Corte de Justicia de Sucumbíos. Pablo Fajardo colaboraba con los abogados estadounidenses y ecuatorianos que se habían hecho cargo de la causa. El quinto hijo de José Fajardo y María Mendoza se había graduado en Derecho en 2004. Al año siguiente, asumió el caso como abogado principal. La guerra de expertos y peritos llevó a hacer 106 informes periciales distintos, 58 de ellos financiados por Chevron, y el resto, de la otra parte. "Todos ellos demostraban la presencia de hidrocarburos".

Por entonces, todo este litigio lo estaba pagando un bufete de Filadelfia, Khon&Graf, para quien el caso de Texaco-Chevron era una inversión a riesgo. Es decir, si ganaban se llevaban parte de la indemnización, y si no, no cobraban. Basándose en un controvertido informe pericial, los afectados por el vertido reclamaban una indemnización de 27.300 millones de dólares, en la que estimaban el coste de las reparaciones por las muertes y las enfermedades más la limpieza completa de la zona.

"Hubo testimonios desgarradores. Conozco a gente que ha muerto durante el proceso. Por ejemplo, una mujer que tiene cáncer y su hija también. Todo era gente así, que lo había vivido". La gente contó ante el tribunal cómo sus familiares cayeron a los pozos tóxicos y murieron envenenados. "Una señora se cayó al intentar rescatar a su vaca, tragó petróleo y murió poco después". La incidencia del cáncer en la región es anormalmente elevada, según los denunciantes.

En 2004, ocho días antes de empezar la fase pericial del juicio, William Fajardo Mendoza, hermano de Pablo, fue hallado muerto. Tenía 28 años. Lo torturaron salvajemente antes de asesinarlo. "Yo no puedo afirmar que Chevron esté detrás", ha dicho siempre Pablo Fajardo, y lo mantiene. Por aquel entonces le advirtieron de que también lo buscaban a él. Lo comprobó una noche en que dos hombres armados hicieron guardia en la puerta de su casa, mientras él estaba escondido en la de unos vecinos. Tiene tres hijos, de 14, 7 y 3 años. Toda la familia se desperdigó por otros pueblos por seguridad.

Contaminación masiva de la altura de Chernóbil

Los demandantes que representa Fajardo (ya son un colectivo de 30.000 campesinos e indígenas) presentan el caso de contaminación masiva a la altura del de Chernóbil, el vertido del barco Exxon Valdez en Alaska o el reciente de BP en el Golfo de México. "La diferencia es que aquellos fueron accidentes. Pero en Ecuador, Texaco diseñó el sistema para contaminar. El objetivo era extraer petróleo con la menor inversión posible". Según uno de los peritos, en los 26 años que Chevron operó en Sucumbía se ahorró 8.500 millones de dólares incumpliendo las normas más elementales de seguridad y gestión de desechos.

Por la parte de Chevron, Fajardo ha escuchado en estos años todo tipo de argumentos. Entre otras cosas, dijeron que "el petróleo no contaminaba". También, "que la Amazonia era un terreno petrolero y que ahí no tenía por qué vivir nadie". En otro momento comentaron que "el cáncer se producía por la falta de higiene de los indígenas". También llegaron a decir "que el petróleo es biodegradable y a las pocas semanas no se notan sus efectos".

Lo último fue a partir de 2009. "Vieron que el juicio era una amenaza real". Presentaron 14 demandas distintas por todo Estados Unidos contra la plataforma de afectados y cualquiera que trabaje con ellos para exigir información. Y lo consiguieron. "Tienen todos nuestros correos electrónicos".

El 1 de febrero de 2010, Chevron planteó un caso de tipo RICO (Racketeer Influenced and Corrupt Organizations), la ley federal especial de Estados Unidos para el crimen organizado. La nueva tesis de Chevron es que los demandantes forman parte de una asociación criminal cuyo negocio es extorsionar a la compañía. Mientras, un empleado de Chevron intentó, cuenta Fajardo, sobornar al juez y grabarlo con cámara oculta, para demostrar que es supuestamente corrupto.

El 14 de febrero se emitió la histórica sentencia en el tribunal de Lago Agrio que condenaba a Chevron-Texaco a pagar 8.560 millones de dólares. Pero la empresa no tiene bienes en Ecuador, por lo que hay que embargar en el extranjero. Sin embargo, un juez llamado Lewis Kaplan, del Distrito Sur de Nueva York, decretó que la sentencia era inejecutable en EE UU mientras él no decida de nuevo sobre la competencia de los tribunales. "Este juez no conoce el problema. Ha emitido fallos para mí antijurídicos y con una convicción económica y no jurídica", dice Fajardo. Ambas sentencias, en Lago Agrio y en Nueva York, están recurridas por ambas partes. Un bufete de Washington llamado Patton Boggs se ha hecho cargo del caso por la parte ecuatoriana.

"Chevron ha dicho que no va a pagar. Pero tiene inversiones en 50 países, y la sentencia de Ecuador dice que la indemnización se puede cobrar en cualquier parte, no tiene por qué ser en Estados Unidos. Tendremos que obligarle a pagar", dice Fajardo. Es decir, tendrán que presentar nuevas demandas allí donde Chevron tenga bienes para embargárselos en cumplimiento de la sentencia de Ecuador. El juez Kaplan ha dejado claro que, por ahora, en Estados Unidos no va a ser. "Este juez actúa desde la ignorancia del caso y guiado por las mentiras de Chevron", dice Fajardo.

La historia continúa

La historia no ha terminado. Durante estos años, entre 20 y 30 millones de dólares han sido invertidos en la demanda por parte sobre todo de abogados estadounidenses que se han ido relevando en el caso y de las donaciones de todo el mundo que reciben los demandantes. Fajardo asegura que han podido saber de "fuentes de los accionistas", que Chevron gastó 300 millones de dólares en abogados solo en 2010, y el total en este litigio ya ha superado los 1.000 millones.

El hijo de dos campesinos analfabetos de Ecuador tendrá que volver a sentarse muchas veces con su maletín delante de las decenas de abogados que Chevron quiera poner en el caso. Y seguirá escuchando que el petróleo no contamina, que el problema de los indígenas es que no se lavan, que él preside una organización criminal. Durante 18 años, y los que queden, Chevron ha utilizado todas las estrategias de defensa imaginables. Todas menos una. Nunca ha podido negar que la tierra, el agua y el aire de Sucumbíos están llenos de petróleo. Sigue allí.

Cronología del 'caso Chevron' en Ecuador



1964-1967. La petrolera estadounidense Texaco comenzó a perforar en la provincia de Sucumbíos, al norte de Ecuador, cerca de la frontera con Colombia. En medio de la Amazonia, fueron perforados cientos de pozos, junto a los cuales se construyeron cientos de piscinas de residuos tóxicos al aire libre.

1990. Texaco abandona Ecuador tras caducar la concesión. La empresa Petroecuador se hace cargo de la producción de petróleo en Sucumbíos. Texaco deja el país sin dar una solución a los pozos tóxicos.

1993. Un grupo de habitantes de Sucumbíos, organizados en torno a una misión de religiosos capuchinos de Navarra, presenta la primera demanda contra Texaco en un juzgado de Nueva York. Argumentan que el elevado número de casos de cáncer en la región está provocado por la presencia de los tóxicos. El petróleo no sólo impregna cada rincón de la provincia, sino que los pozos desaguan ilegalmente sobre ríos que son el medio de vida de los indígenas. Según diversos estudios, el vertido es mayor que el del barco Exxon Valdez en Alaska. En su defensa, Texaco argumenta que el caso debe ser juzgado en Ecuador, no en Estados Unidos, porque allí es donde está el daño.

2001. Chevron compra Texaco en una operación de 45.000 millones de dólares y se convierte en la cuarta mayor petrolera del mundo y la tercera mayor compañía
de Estados Unidos.

2002. Chevron-Texaco gana definitivamente el juicio en Nueva York. La demanda no puede continuar en los tribunales de Estados Unidos.

2003. Las comunidades indígenas presentan de nuevo la demanda ante un tribunal local de Lago Agrio, en Sucumbíos.

Ambas partes encargan decenas de informes periciales para medir la toxicidad de las aguas en la provincia y sus efectos sobre la salud. Uno de los informes, a cargo de los demandantes, cifra en más de 27.000 millones de dólares el coste de limpiar completamente la zona e indemnizar a sus habitantes. Los demandantes exigen como mínimo esa cantidad a Chevron-Texaco.

14 de febrero de 2011. Después de casi 18 años de litigio, el juez Nicolás Zambrano, del tribunal local de Lago Agrio, condena a Chevron a pagar una multa de 8.000 millones de dólares al considerar demostrado que los vertidos son los causantes de los daños al ecosistema y a la salud de las personas. La multa será del doble si Chevron no se disculpa con las comunidades indígenas. La sentencia está recurrida ante una instancia superior, pero Chevron afirma que la justicia de Ecuador está corrupta.

Marzo 2011. Chevron logra que un juez de Nueva York declare inejecutable la sentencia con bienes de la compañía en Estados Unidos. Por tanto, los demandantes no podrán cobrar a no ser que consigan embargar bienes de Chevron en otros países donde opera (la compañía no tiene bienes en Ecuador). Los demandantes afirman que el juez Kaplan desconoce por completo la realidad del caso y está manipulado por la petrolera. La decisión está recurrida.

25 mayo de 2011. Varios fondos de inversión piden durante la junta de accionistas de Chevron que la compañía llegue a un acuerdo con las comunidades indígenas y ponga fin al litigio.

jueves, 2 de junio de 2011

La situacion actual en Cuba


La disidencia cubana denuncia las duras penas de prisión contra varios opositores

Los condenados están acusados de lanzar octavillas con consignas como "Abajo la dictadura de los Castro" y "Libertad para los presos políticos"

MAURICIO VICENT - La Habana - 02/06/2011

La reciente condena de seis opositores cubanos a penas de entre dos y cinco años de cárcel por lanzar octavillas con consignas contra el régimen y delitos como "desacato" y "ultraje a los símbolos patrios", ha sido criticada en bloque por los grupos de la disidencia y las organizaciones de derechos humanos.

La oposición considera que las sanciones impuestas por dos tribunales cubanos son "desproporcionadas" y representan una "flagrante contradicción" con el proceso de excarcelaciones de presos políticos que el gobierno de Raúl Castro acaba de realizar con la mediación de la Iglesia Católica, y que ha permitido la liberación de más de un centenar de opositores, entre ellos 52 prisioneros de conciencia del denominado grupo de los 75.

La Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, de Elizardo Sánchez, ha informado que esta semana fueron condenados en La Habana a cinco años de prisión a Luis Enrique Labrador, de 33 años, David Piloto (40) y Walfrido Rodríguez (42), y a tres años de privación de libertad a Yordani Martínez (23).

Según Sánchez, los disidentes militan en el grupo opositor "La fuerza de la verdad" y fueron detenidos el pasado mes de enero después de que lanzaran octavillas con consignas como "Abajo la dictadura de los Castro" y "Libertad para los presos políticos" en la Plaza de la Revolución de La Habana y en una esquina de la barriada de El Cerro. El opositor ha informado de que durante el juicio -celebrado a puerta cerrada- "el énfasis mayor se hizo en el cargo de desacato debido al contenido de las proclamas por considerarse una falta de respeto a máximas autoridades del país".

Las sanciones han sido criticadas de inmediato por la organización de Human Rights Watch, que ha denunciado además que otros dos opositores, los hermanos Marcos Maikel Lima, de 33 años, y Antonio Michel Lima, de 28 años, han sido condenados a tres y dos años de prisión, respectivamente, el pasado 24 de mayo por un tribunal de Holguín, bajo la acusación de "ultraje a los símbolos patrios" y "desorden público". El ex preso político Oscar Espinosa Chepe -uno de los 75 opositores condenado a 20 años de cárcel en la primavera de 2003- ha considerado los castigos "desproporcionados", ya que a lo más debieran suponer "una multa por echar papeles en el piso". "Se trata de un giro preocupante hacia las posiciones intolerantes; lo que se había avanzado con la liberación de los presos se pone en cuestión con estas condenas", ha afirmado.