Páginas vistas en total

lunes, 22 de agosto de 2011

Un tirano menos en el mundo

Muamar el Gadafi, con uniforme militar, en su primera visita a Italia, antigua metrópoli, en 2009.- GETTY

REPORTAJE: Ola de cambio en el mundo islámico - El autócrata más antiguo de África

Gadafi, el tirano más cínico

El líder libio ha unido excentricidad y pragmatismo durante sus 40 años en el poder pasando de financiar al terrorismo a reconciliarse con Occidente

ENRIC GONZÁLEZ 22/02/2011

Calificar a Muamar el Gadafi de dictador excéntrico sería empequeñecer al personaje. Primero, porque no solo cumple hasta el último precepto del manual del buen tirano (41 años en el poder, conversión de Libia en una finca familiar, pretensiones dinásticas, culto a la personalidad, represión minuciosa de la disidencia), sino que aporta un toque exquisitamente cínico al oficio: acusa a los libios de todos los males del país, ya que, dice, en 1977 él les entregó el poder absoluto a través de la jamahiriya, un sistema político de su invención traducible como república de las masas; si las cosas no funcionan, es culpa de ellos.

Era un simple capitán de 27 años cuando alcanzó el poder con un golpe

Segundo, porque Gadafi es más que excéntrico. Hace cosas como viajar con su famosa falange de amazonas supuestamente vírgenes y con sus camellos, o lucir un vestuario singularmente exclusivo, pero además carece de límites cuando intenta expresar un punto de vista o desea permitirse un capricho: es capaz de irrumpir en una reunión de la Liga Árabe y ponerse a orinar en la sala, o de comparecer en un acto oficial maquillado como una Barbie y con zapatos de tacón.

Hablar de un "dictador excéntrico", aunque fuera en términos superlativos, seguiría empequeñeciendo al personaje. Gadafi es también un dirigente astuto y pragmático, que supo abandonar a tiempo el papel de azote de Occidente y máximo financiador del terrorismo mundial para convertirse en un estadista elogiado en Washington y las capitales europeas. Un diplomático francés le definió como "un kamikaze que jamás pierde el control". Un diplomático estadounidense le definió como "inteligente y reflexivo, bajo una apariencia estúpida".

A los hombres suele conocérseles por su infancia y su juventud. Muamar el Gadafi nació el 7 de junio de 1942 en un campamento beduino cercano al puerto libio de Sirte. Entonces, el país se llamaba aún Noráfrica Italiana. La guerra, cuyo fin supuso la caída del imperio de Mussolini, dejó tras sí un territorio desértico y arruinado, plagado de minas, del que nadie quería hacerse responsable. Se decidió entregárselo a un rey, Idris, más o menos complaciente con las potencias vencedoras. El niño Gadafi fue un beduino despreciado por sus compañeros de clase. El joven Gadafi, militar de academia, absorbió el sentimiento que más unía a la sociedad libia, un anticolonialismo furioso, y tomó como ídolos al Che Guevara y al presidente egipcio Gamal Abdel Nasser.

El 1 de septiembre de 1969, cuando participó en el golpe de Estado contra la monarquía, Gadafi no era nadie en la jerarquía militar: un simple capitán del Cuerpo de Señales, sin armas a su disposición. Pero era alguien entre sus compañeros, unos cuantos oficiales que nombraron presidente a un tipo carismático de solo 27 años.

En Libia acababan de descubrirse gigantescas reservas de un petróleo de excelente calidad, lo cual permitió a Gadafi establecer un régimen basado en los servicios sociales gratuitos (el nivel educativo y la esperanza de vida son hoy de los más altos en África), en el código moral islámico y en el nacionalismo panarabista. Imitando a Mao, otro de sus modelos, publicó entre 1972 y 1975 los tres tomos del Libro Verde, en el que expuso los principios teóricos de la jamahiriya, un sistema asambleario que definía como "democracia perfecta". Tan perfecta, según Gadafi, que el presidente y jefe supremo de las Fuerzas Armadas no requería un rango superior al de coronel, dado que en una sociedad como la libia, cuyo poder era ejercido directamente por el pueblo, carecían de sentido las jerarquías tradicionales.

Imposible detallar aquí su actividad diplomática. Conviene recordar que intentó fusionar Libia con Egipto, Siria, Túnez y Sudán, que invadió Chad, que respaldó a los tres tiranos más sangrientos del África poscolonial (Bokassa en el Imperio Centroafricano, Idi Amin en Uganda, Mobutu en Zaire), que financió sin discriminaciones ideológicas a cualquier grupo guerrillero o terrorista que le pidiera dinero (solo exigía que el grupo en cuestión se definiera como "anticolonialista" o "antiimperialista"), y que participó en casos de terrorismo de Estado en el extranjero como la destrucción de dos aviones de pasajeros (UTA en 1986, Pan Am en 1988) o de una discoteca en Berlín (1986).

Es posible que su responsabilidad en esas matanzas no fuera tanta como la atribuida y que algo tuvieran que ver los servicios secretos sirios e iraníes. Pero Gadafi prefirió asumirla por completo y pagar el precio del perdón. El que fue gran aliado de Moscú descubrió, tras la caída de la Unión Soviética, que entre el odiado imperialismo estadounidense y el peligroso integrismo islámico debía elegir un mal menor, el que le permitiera mantenerse como "líder fraternal" de la revolución libia.

Había soportado en 1986 un bombardeo ordenado por Ronald Reagan en el que murió su hija adoptiva Ana, de cuatro años. Aun así, eligió la reconciliación. Pagó indemnizaciones, ofreció contratos petrolíferos, renunció a combatir el neocolonialismo, se sumó a la "guerra contra el terrorismo" de George W. Bush y en 2008 acabó siendo invitado por Barack Obama a la cumbre del G-8. Incluso propuso que israelíes y palestinos hicieran la paz compartiendo un país llamado Isratina; cuando vio que no le hacían caso, afirmó que israelíes y palestinos eran "idiotas".

Cuatro décadas de poder absoluto

- 1969. Gadafi y otros oficiales del ala izquierdista del Ejército derrocan al rey Idris I e instauran el Consejo Supremo de la Revolución.

- 1973. Declara la Revolución Cultural para crear una sociedad nueva e instalar comités populares en escuelas, hospitales y en la Administración.

- 1975. Gadafi presenta el Libro verde, que expone su original concepción de un islam politizado, ni laico ni integrista.

- 1977. Proclama la Yamahiriya (República de las masas), que instaura el Congreso General del pueblo y los comités revolucionarios.

- 1981. EE UU derriba dos aviones libios en el golfo de Sirte, reivindicado por Trípoli.

- 1985. Doble atentado terrorista en los aeropuertos de Roma y Viena. Mueren 19 personas. EE UU acusa al Gobierno libio de estar vinculado con los terroristas.

- 1986. Atentado contra una discoteca en Berlín frecuentada por soldados norteamericanos: 3 muertos y 300 heridos. Como represalia, aviones de EE UU bombardean Trípoli y Bengasi, matando a 44 personas, incluida una hija de Gadafi.

- 1988. Atentado contra un avión de Pan Am que estalla sobre Lockerbie (Escocia), matando a 270 personas.

Dos libios son acusados por la justicia británica, pero Gadafi se niega a entregarlos.

- 1992. La ONU impone sanciones económicas y diplomáticas a Libia para que entregue a los sospechosos

del atentado de Lockerbie.

- 1999. Entrega de los acusados del caso Lockerbie.

La ONU suspende las sanciones contra Libia, que restablece las relaciones diplomáticas con Reino Unido.

- 2003. El régimen libio asume su responsabilidad por el atentado y acepta indemnizar a las víctimas. Gadafi renuncia al programa de desarrollo de las armas de destrucción masiva.

- 2006. Se restablecen las relaciones diplomáticas y económicas entre EE UU y Libia, que Washington borra de su lista de Estados terroristas.

- 2008. Visita a Trípoli de Condoleezza Rice, la primera de un secretario de Estado norteamericano en 55 años a Libia. Los dos países firman un acuerdo para indemnizar a las víctimas de ataques en Libia.

- 2009. Reino Unido entrega a Libia a uno de los acusados del atentado de Lockerbie por razones de salud.

- 2010. Acuerdo entre la UE y Libia para frenar la inmigración clandestina.


jueves, 4 de agosto de 2011

Festival de Cine en Locarno

Público del Festival de Locarno convocado en la Piazza Grande de la localidad suiza- FIORENZO MAFFI (REUTERS)

Hollywood vuelve a Locarno

El histórico festival de cine suizo inauguró anoche su 64 edición con 'Super 8', de J. J. Abrams.- Una lluvia de estrellas, entre las que destacan Harrison Ford y Daniel Craig, se espera a orillas del Lago Maggiore hasta el día 13

RODRIGO CARRIZO COUTO - Locarno - 04/08/2011

Una Piazza Grande que vivió bajo la amenaza de tormenta hasta el último minuto dio ayer el disparo de largada del Festival Internacional de Cine de Locarno. Una edición de especial relevancia pues marca de forma definitiva la nueva era iniciada el año pasado bajo la dirección artística del francés Olivier Père.

Para sorpresa del público reunido en la inmensa plaza, con capacidad para 8.000 espectadores sentados, las palabras de bienvenida correspondieron nada menos que a Kirk Douglas, quien saludó a los presentes desde Los Ángeles. El legendario actor americano, casi irreconocible y con serias dificultades para hablar, se sumó así al homenaje especial que Locarno realiza este año al director Vincente Minelli con la proyección de gran parte de su obra, desde Un americano en París o Gigi hasta Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis.

Tras las presentaciones llegó el turno de un blockbuster americano producido por Steven Spielberg. Super 8 fue presentada por Olivier Père como una película que hará soñar a la gente que hoy tiene alrededor de 40 años, en obvia referencia a éxitos de la década de los 70 como E.T. o cintas de aventuras infantiles como Los Goonies.

De hecho, en la película de Abrams un grupo de niños, entre los que destaca de forma especial la talentosa joven Elle Fanning, se enfrentan a un misterio llegado de las estrellas que transformará para siempre la vida de una apacible ciudad americana de provincias cuando un tren militar descarrila y su carga es liberada.

El retorno de Hollywood

Pero el momento más esperado de esta edición del festival suizo será cuando el sábado dos mitos de la cultura popular suban juntos al escenario de la Piazza Grande. Se trata de Indiana Jones y James Bond, también conocidos como Harrison Ford y Daniel Craig. Ambas estrellas presentan en Locarno la película Cowboys & Aliens.

Ambientada en Nuevo México en 1875, la película narra las aventuras de un pueblo del desierto llamado Absolución enfrentado a extraños invasores llegados, una vez más, desde el espacio. Definitivamente, 2011 parece ser el año de los extraterrestres en Locarno.

La presencia de divos de este calibre es analizada por los observadores y especialistas como una señal inequívoca de la reconciliación entre el Festival de Locarno y Hollywood. Una relación difícil y no siempre evidente dada la conocida querencia de los suizos por cinematografías áridas y periféricas.

Pero no solo Ford y Craig se acercarán hasta el Lago Maggiore. En esta ocasión casi sin precedentes, vendrán a Suiza estrellas internacionales del calibre de Gérard Dépardieu, la también francesa Isabelle Huppert, la mítica Leslie Caron, Claudia Cardinale, el realizador Abel Ferrara o el único actor suizo conocido en todo el planeta: Bruno Ganz.

Este significativo cambio estratégico en un festival que parecía alérgico al glamour y el cine popular con tirón comercial se explica por la llegada de Olivier Père, un hombre cuya carrera pasó por dirigir La Quinzaine des Réalisateurs del Festival de Cannes. Una posición privilegiada que le dejó contactos al más alto nivel con la industria del cine internacional. La prensa suiza no duda en definir este renacimiento inesperado como el milagro de Locarno.

Con un presupuesto cercano a los 10 millones de euros, el festival del Cantón Tesino presentará 20 películas en competición internacional. Ninguna película española concursa este año, pero la que sí está representada es América Latina con la coproducción suizo argentina Abrir puertas y ventanas, de Milagros Mumenthaler, o la chilena El año del Tigre de Sebastián Leilo.

Aparte de estas dos obras, destaca la película Vuelo Especial, del realizador suizo español Fernand Melgar. Este hijo de emigrantes andaluces, considerado de forma unánime como uno de los mejores documentalistas de Suiza, logra penetrar con su cámara en un centro de detención para inmigrantes clandestinos destinados a la deportación por avión. El sábado 13 se sabrá quién de estos 20 realizadores se alza con el prestigioso Leopardo de Oro 2011.