Páginas vistas en total

sábado, 28 de enero de 2012

Baile en Viena

La ultraderecha europea baila en Viena el día en que se conmemora el Holocausto

Al polémico acto acudió vestido de gala el líder del partido radical derechista austriaco FPÖ

Entre 3.000 y 6.000 manifestantes salieron a protestar contra esta celebración




Tres jóvenes de ultraderecha llegan al baile celebrado en Viena coincidiendo con la conmemoración del Holocausto. / DIETER NAGL (AFP)

Numerosos líderes ultraderechistas europeos se reunieron el viernes a bailar en uno de los lugares más emblemáticos de Viena, coincidiendo con el Día Internacional en Memoria del Holocausto.
Entre 3.000 y 6.000 manifestantes salieron a protestar contra esta celebración que se realiza en los salones del antiguo palacio imperial, Hofburg, en el centro de la capital austriaca. Con un cerco alrededor de la Plaza de los Héroes, de acceso al lugar del baile, la policía intentó impedir que se produjeran confrontaciones.

Muchos miembros se caracterizan por sus cicatrices en el rostro rajado en la práctica de la esgrima
En un primer balance, la agencia de noticias austriaca APA informó de que 21 personas fueron detenidas, y hubo una media docena de heridos leves entre manifestantes, invitados al baile y agentes de policía.
Marine Le Pen, candidata de Frente Nacional francés, el parlamentario nacionalista sueco Kent Ekerot y el europarlamentario belga Pohilip Claeys, de la formación xenófoba VlaamsBelang, figuraban en la lista de 3.000 invitados de este baile de gala organizado por la asociación WKR que reúne a 21 cofradías ultranacionalistas austriacas.
En estos grupos se asocian universitarios y académicos de ideología de extrema derecha y de vínculos con neonazis. Muchos miembros se caracterizan por sus cicatrices en el rostro rajado en la práctica de la esgrima y por portar antiguos uniformes, con los que se les ha visto esta noche acudir al tradicional baile.
Otros van de esmoquin o frac, y las mujeres de vestido largo, siguiendo la tradición de los elegantes bailes vieneses que varios gremios celebran cada año en suntuosos palacios en vísperas de Carnaval. Esta tradición dominada por el compás del vals figura en el inventario nacional de bienes culturales de Austria. Pero debido a la convocatoria ultraderechista, la semana pasada, la Comisión Austríaca de la UNESCO retiró los bailes vieneses de la lista de patrimonio cultural inmaterial.

La semana pasada, la Comisión Austríaca de la UNESCO retiró los bailes vieneses de la lista de patrimonio cultural inmaterial
Las autoridades austriacas han anunciado que a partir de ahora no se permitirá más que las cofradías ultranacionalistas sigan celebrando su baile en el Palacio Imperial, como vienen haciéndolo desde hace años. Por su parte, Heinz Christian Strache, el sucesor del difunto Jörg Haider como líder del partido radical derechista austriaco FPÖ, declaró que él y sus seguidores seguirán realizando sus bailes en el futuro “ aunque a otros les guste o no”.
Según estudios empíricos, su partido está en crecimiento y podría desbancar a la Socialdemocracia y al conservador Partido Popular que actualmente conforman la coalición gubernamental austriaca.
Entre los manifestantes, el escritor e historiador Doron Rabinovici dijo que “se trata aquí de un encuentro de neonazis camuflado de baile. Los invitados son simpatizantes de los malhechores (del Tercer Reich)”. Angelika Gruber, presidenta de la Asociación de Estudiantes Universitarios de Viena, opinó que no ha sido casual sino un acto de cinismo que los ultraderechistas eligieran como día para su festejo el 27 de enero, fecha de conmemoración de las víctimas del Holocausto.
El grado de tensión se refleja en la disparidad de los datos sobre los participantes de la protesta. Según la policía, el número de manifestantes fue de 2.800, mientras que los organizadores de la manifestación hablan de 6.000 a 8.000 personas.
La manifestación fue convocada por movimientos antifascistas, por el Partido Verde y agrupaciones socialdemócratas, así como por numerosas ONGs y organizaciones católicas, judías y evangélicas. Entre los tradicionales bailes vieneses, organizados por diferentes gremios en suntuosos palacios, el más vistoso es el Baile de la Opera, al que suelen acudir destacados políticos nacionales e internacionales, así como famosos del mundo del espectáculo.
El baile de las cofradías ultranacionalistas se presenta como un espejo que desafía y se burla de esta tradición desde el extremo de la derecha.

martes, 24 de enero de 2012

El fin de la inocencia politica se aprende en Miami

viernes, 20 de enero de 2012

Ante los intentos de Censura de Internet, Resistencia

Anonymous replica al cierre de Megaupload atacando webs del Gobierno

Asalto a la web del Departamento de Justicia de EE UU y de la patronal discográfica, entre otras


Imagen sobre el cierre de Megaupload que se ha difundido en la Red.
Entre las webs que han tenido problemas durante la tarde y noche del jueves (madrugada en España) están las del Departamento de Justicia de Estados Unidos y los dos sitios de las patronales discográfica (RIAA) y cinematográfica (MPAA) de aquel país. Copyright.gov es otra de las webs atacadas, aunque con menos éxito. Los portales han ido reactivándose a medida que avanzaba la noche. Pero no todos. El sitio de internet de la discográfica Universal Music continúa fuera de servicio esta mañana.
"La rápida campaña de Anonymous contra los defensores de los derechos de autor sirvió a la vez como venganza por la pérdida de Megaupload y una demostración de la futilidad de los intentos por controlar el territorio salvaje de internet", señala hoy la revista The Atlantic Wire.
Esta ola de ataques en respuesta al cierre de Megaupload no se ha limitado a Estados Unidos. El sitio francés hadopi.fr, que gestiona la autoridad que actúa contra las descargas en aquel país, también ha caído víctima de un asalto de denegación de servicio (una acumulación simultánea de peticiones a una página que no pueden satisfacer los servidores y se saturan).
Desde su blog, Anonymous ha hecho público un comunicado en el que reivindica la acción que ha hecho caer a varias páginas como respuesta al cierre de Megaupload. En el texto aseguran que han atacado webs como la Federación Belga Antipiratería, las discográficas Universal y Warner e incluso la Casa Blanca.
En una declaración distribuida por una cuenta twitter, el grupo afirma: "Nosotros, Anónimos, lanzamos nuestro ataque más grande hasta ahora contra sitios del gobierno y la industria de la música. ¿El FBI se creyó que no iba a haber consecuencias por lo que han hecho? Deberían haber esperado nuestra respuesta".
La elección de objetivos ya no parece exclusiva de Anonymous. Mensajes en Twitter proponen otras sedes digitales para asaltar en respuesta al cierre del popular servicio de almacenamiento y descarga. Entre las webs atacadas se encuentra Origin, la tienda de descargas de videojuegos de Electronic Arts, que estuvo caída de manera intermitente.
Anonymous ha afirmado que los ataques apuntaron a una decena de sitios. Esta mañana se ha restaurado el servicio en el sitio de la firma de publicación y licencias musicales BMI, pero el de Universal Music seguía bloqueado. En el mensaje también se distribuye información personal sobre el exsenador demócrata de Connecticut Chris Dodd, quien ahora preside la Asociación Cinematográfica de EE UU, uno de los sitios atacados.

miércoles, 4 de enero de 2012

Corrupcion a la suiza

El gobernador del Banco Nacional de Suiza en una pasada rueda de prensa, el 16 de diciembre.- CHRISTIAN HARTMA

El escándalo acosa al gobernador del Banco Nacional de Suiza
Un político filtra que la mujer del ejecutivo sacó beneficio en operaciones donde se sospecha que hubo información privilegiada 
RODRIGO CARRIZO COUTO - Ginebra - 04/01/2012
 
El escándalo acosa a Philipp Hildebrand, el presidente del Banco Nacional de Suiza, una de las instituciones financieras de referencia a escala planetaria después de que el político Christoph Blocher, líder del partido de derecha nacionalista UDC-SVP, revelase documentación confidencial sobre un presunto caso de uso de información privilegiada en beneficio propio por parte de la mujer de Hildebrand.

El líder populista hizo llegar a la presidencia de Suiza documentación bancaria confidencial que probaría que la esposa de Philipp Hildebrand, Kashya, habría realizado compras masivas de dólares aprovechando la inusitada fortaleza del franco suizo semanas antes de su devaluación forzada en septiembre de este año. Los documentos privados de Hildebrand habrían sido entregados a un abogado cercano a Blocher por un empleado del Banco Sarasin, de Basilea, que ha sido despedido.
Siempre según la prensa suiza, las mencionadas operaciones habrían dejado a la pareja beneficios cercanos a los 60.000 euros. La presente situación, que copa todas las portadas de la prensa del país alpino, ha sido calificada como "sin precedentes" e "increíble" por los medios de comunicación locales.

El 15 de agosto, cuando el tipo de cambio entre el franco suizo y el euro rozaba la paridad, Kashya Hildebrand compró 512.000 dólares americanos. Dos semanas más tarde, su marido fijaba un tipo de cambio fijo que "ataba" el franco suizo al euro, provocando una importante subida del tipo de cambio. La posibilidad de que el director del banco nacional haya podido aprovechar su acceso a información privilegiada para beneficiarse personalmente sería "gravísima" y podría llegar a provocar su destitución, según se afirma en los pasillos de Berna.

Después de que Christoph Blocher informase en diciembre a la entonces presidenta de Suiza, Micheline Calmy-Rey, Hildebrand sometió sus cuentas personales a un control exhaustivo de las autoridades federales, quienes no han detectado hasta la fecha motivo de reproche. Pero la tormenta político-mediática desatada está lejos de haber amainado en la tradicionalmente serena Suiza.
Según explica el diario Le Temps, una diferencia mayor entre el Banco Central europeo o la Reserva Federal de los Estados Unidos y el Banco Nacional de Suiza es que mientras europeos y americanos obligan a sus altos directivos a poner sus bienes a disposición de un trust administrado por terceros, esa obligación no existe para los suizos. Lo que implica que no sea imposible que un alto cargo pueda especular con divisas a título privado.

Pero la novedad es que según la influyente revista Weltwoche, la cuenta en el Banco Sarasin estaría a nombre del propio Philipp Hildebrand, y no de su esposa. Entre marzo y octubre de 2011, el presidente de la entidad emisora suiza habría efectuado varias operaciones de compra de dólares y euros a través de la plataforma Forex.

Siempre según la publicación de Zúrich, cercana a las tesis derechistas de Blocher, Hildebrand habría comprado cantidades cercanas al millón de dólares solo en marzo del 2011. A pesar de ello, el Consejo Federal (ejecutivo) afirma mantener su confianza en el banquero número uno de Suiza. Lo mismo hizo saber hoy el BNS, en un escueto comunicado, a pesar de que el mismo informe califica algunas de las operaciones en cuestión de "delicadas". Philipp Hildebrand se explicará ante los medios de comunicación mañana, jueves.

Por su parte, la sofisticada esposa de Hildebrand y antigua ejecutiva de un fondo de alto riesgo ha explicado en la televisión suiza que ella simplemente ha seguido con atención el curso del cambio de divisas y ha "querido aprovechar del bajo precio del dólar".

Kashya Hildebrand, nacida en Paquistán y propietaria de una galería de arte en Zúrich tras una exitosa carrera de operadora en Nueva York, ha declarado estar sorprendida por el repentino interés en sus transacciones bancarias dado que la compra de divisas fue informada al día siguiente a las autoridades del BNS. Una compra que justificó en las necesidades inherentes a su negocio, en el que la mayoría de transacciones del mercado del arte se realizan en la divisa verde.
Mientras tanto, el empleado autor de la filtración en el Banco Sarasin ya ha sido despedido y se ha entregado a la policía. Pero, en todo caso, lo que está claro es que un nuevo escándalo no beneficia en nada ni a la vapuleada Suiza ni a su plaza financiera. Sea cual sea el final de este choque entre primeros espadas de la vida política suiza, lo cierto es que a pesar de los tranquilizadores mensajes emitidos por el BNS y el Gobierno federal, tal como afirma el diario "Le Temps", "quedan muchas zonas en sombra".NN (REUTERS)