Páginas vistas en total

lunes, 28 de mayo de 2012

Un joven genio de las Matematicas

Un joven de 16 años resuelve un enigma matemático planteado por Newton hace 350 años

ELMUNDO.es | Madrid
Actualizado lunes 28/05/2012 19:32 horas

Shouryya Ray. | E.M.Shouryya Ray. | E.M.

Un adolescente de 16 años ha logrado resolver un enigma matemático planteado por Isaac Newton hace más de 350 años. Shouryya Ray, el joven prodigio que ha sorprendido a la comunidad científica, es un alumno de origen indio que estudia en una escuela secundaria de Dresden, en Alemania.
Este 'cerebrito' ha logrado resolver dos teorías de dinámicas de partículas que hasta ahora los físicos sólo podían calcular de manera aproximada con potentes ordenadores.
Gracias a sus ecuaciones, ahora se podrá calcular con exactitud la trayectoria de un proyectil afectado por la gravedad y por la resistencia del aire (el problema propuesto por Newton hace más de tres siglos), y también predecir cómo golperará y rebotará en una pared.
Ray emigró a Dresden desde Calcutta hace cuatro años sin hablar ni una palabra de alemán, un idioma que ahora domina. Sus profesores se dieron cuenta en poco tiempo de que poseía una inteligencia extrordinaria, y le permitieron saltarse dos cursos para que se encontrara en el nivel adecuado para sus capacidades.
Su habilidad para las matemáticas también se debe sin duda a que desde que era muy pequeño, su padre, un ingeniero, le desafiaba con problemas aritméticos. De hecho, antes de cumplir 10 años ya era capaz de resolver ecuaciones complejas.
El joven descubrió los problemas planteados por Newton durante una visita escolar a la Universidad de Dresden, en la que los profesores le explicaron que eran enigmas "irresolubles". Ahí le ofrecieron datos experimentales con los que analizar la trayectoria del lanzamiento de una pelota. Los métodos para resolverlo eran aproximaciones y Ray decidió -«por curiosidad e ingenuidad de estudiante», explicó a 'The Sunday Times'- buscar la solución definitiva.
"Me pregunté a mí mismo: ¿por qué no intentarlo?", recuerda el joven. "No me podía creer que no existiera una solución".
Ray afirma que disfruta mucho de la "belleza intrínseca" de las matemáticas, pero asegura con humildad que no es "ningún genio", y confiesa que le gustaría también destacar en otras actividades, además de las matemáticas. "Me encantaría jugar mejor al fútbol", ha reconocido al diario británico 'The Daily Mail'.

jueves, 24 de mayo de 2012

Solar Impulse

El avión Solar Impulse despega desde Suiza rumbo a Marruecos

El avión Solar Impulse aterrizando en Payerne el jueves. | ReutersEl avión Solar Impulse aterrizando en Payerne el jueves. | Reuters

Pedro Cáceres | Madrid
Actualizado jueves 24/05/2012 19:44 horas

El Solar Impulse, el primer avión de la historia capaz de volar durante 24 horas consecutivas alimentado únicametne por la energía del sol, ha despegado a las 07.20 horas del jueves desde Payenne (suroeste de Suiza) con dirección a Madrid, donde hará una escala de varios días antes de llegar a Rabat, su destino final.

Es el primer vuelo de larga duración de este avión futurista, diseñado por el ingeniero y aventurero suizo Bertrand Piccard y en cuyo desarrollo se han invertido más de 70 millones de euros.
El despegue se realizó con unas dos horas de retraso respecto a la hora prevista debido a la intensa neblina, que se disipó con los primeros rayos del sol. El Solar Impulse tiene más de 60 metros de envergadura y un peso de 1.600 kilos. Es un ligero y enorme aeroplano que se mueve por el impulso de cuatro motores alimentados por las 1.200 células fotovoltaicas que monta sobre sus alas.
La intención de Piccard, que ya dio la vuelta al mundo en globo aerostático, es demostrar la eficiencia y capacidad de las energías renovables y hacer ver que no es necesario depender de los combustible fósiles.

Madrid será una escala técnica y tras su aterrizaje, previsto a partir de las 02.00 horas GMT del viernes en el aeropuerto de Barajas, la aeronave permanecerá en tierra para ser sometida a diversas revisiones técnicas, al menos hasta el próximo lunes.
El destino final del avión solar es Marruecos, donde el equipo de Solar Impulse apoyará la inauguración de la puesta en construcción de la planta termosolar más grande del mundo, con una capacidad de 160 megavatios, en la región sureña de Ouarzazate, en las puertas del desierto del Sahara.
El vuelo del Solar Impulse puede seguirse vía streaming en la página web de la organización.

domingo, 20 de mayo de 2012

ETA en Cuba

El secreto de ETA en Cuba

El alto funcionario cubano que tuteló durante 15 años a los activistas etarras en la isla habla por primera vez y revela sus actividades y sus relaciones con el Gobierno de Castro.



Vecinos de La Habana en febrero de 2008. / JAVIER GALEANO (AP)
El alto funcionario del Partido Comunista Cubano (PCC) que durante 15 años tuteló a la colonia etarra instalada en la isla caribeña está sentado a la mesa de un restaurante vasco en Madrid y no tiene intención de regresar a su país, caído en desgracia como está por haber sobrepasado el umbral crítico tolerable para el régimen castrista. Especialista en política y relaciones jurídicas internacionales, Julio Antonio Alfonso Fonseca sabe que si regresa a Cuba le espera la prisión porque así lo ha anunciado el general Jesús Becerra, jefe de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR). “Hace tiempo que llegué a la conclusión de que nuestro sistema político era inviable pero no soy de los que utilizan su disidencia como arma arrojadiza contra Cuba. La salida no está en volver a la situación anterior a la revolución, sino en la socialdemocracia. Se trata de mantener los logros sociales y la igualdad en un régimen de libertad”, aclara Fonseca.

“La CIA filmó a Apala con la guerrilla salvadoreña. Le tuvimos aislado mucho tiempo para evitar que pudiera ser identificado”

Este hombre de ojos claros, mediana edad y aire jovial es el enigmático personaje que en los correos internos de ETA aparece nombrado como El de siempre, Guillermo o El pequeño, para referirse al interlocutor gubernamental de obligada consulta ante cualquier iniciativa, cualquier movimiento. Fonseca es también aquel diplomático cubano que en noviembre de 2000 compareció ante los medios de comunicación en Madrid para exigir a España que garantizase la integridad física de las dos activistas del comando Madrid que, sabiéndose vigiladas por la policía, buscaron refugio en esa legación diplomática, de la que fueron expulsadas.
La suya es la primera voz con conocimiento de causa que rasga la espesa cortina de silencio tejida a lo largo de estas pasadas décadas en torno a la comunidad etarra más hermética y protegida de toda América. “Todo lo relacionado con ETA depende directamente de Fidel. No se hace nada sin su visto bueno”, subraya Fonseca. “Los vascos (ETA) tienen asignado un dispositivo específico de protección y control. Son un secreto de Estado. Aunque están considerados como un movimiento de liberación nacional más, se les vigila casi igual que a la disidencia porque se les considera asunto de seguridad nacional. Hay que tener en cuenta que EEUU ha utilizado la estancia de ETA para incluir a Cuba en la lista de Estados que patrocinan el terrorismo y, de esta manera, justificar su política de embargo. La acogida de etarras se ha vuelto contra nosotros como un bumerán”, explica.

“Fidel es un ególatra. Se apostó como negociador con España. Le dio a ETA trato de movimiento de liberación nacional”

— ¿Cuantos miembros de ETA hay en Cuba?
— De los 22 acogidos, quedarán unos 15. En total, si incluimos a los correos de ETA y demás habrán pasado por la isla una treintena.
— ¿Miguel Ángel Apalategi, Apala, se encuentra allí?
— Llegó en 1990, cuando los sandinistas perdieron el poder de Nicaragua.
— ¿Y por qué el Gobierno de La Habana lo niega sistemáticamente? En la película de Oliver Stone, Fidel Castro afirma que en Cuba solo están los seis activistas procedentes de Panamá que acogieron a petición del Gobierno de Felipe González…
— De Panamá llegaron siete, no seis. Después, vinieron los ocho de Nicaragua comandados por Apala y los cuatro de Cabo Verde, además de Luciano Eizaguirre (recientemente fallecido) que estaba en Togo en una situación delicada. ETA, a través de Batasuna, nos pidió que lo admitiéramos por razones humanitarias. Se encontraba alcoholizado, con serios trastornos psicológicos y su comportamiento les resultaba problemático. Lo de Fidel a Oliver Stone en 2002 fue una mentira y además, un craso error porque los servicios de información españoles ya sabían entonces, por la confidencia de un alto militar sandinista, que Apala había salido de Nicaragua en dirección a Cuba.
— Y a qué responde ese doble juego?

“Al Gobierno cubano le disgustó el asesinato de Miguel Ángel Blanco y así se lo hizo saber a la dirección de ETA”

— Las relaciones entre el colectivo de ETA y las autoridades cubanas sobrepasaron el marco de los acuerdos con España, como lo muestra el mismo hecho de haber aceptado a elementos como Apala, que nos comprometía doblemente. Lo mantuvimos aislado durante mucho tiempo para evitar que pudiera ser identificado y él siempre obedeció las instrucciones gubernamentales porque es disciplinado, el único de ellos que sigue una disciplina militar. Al contrario que otros del colectivo, como Txutxo Abrisketa, José Miguel Arrugaeta o José Ángel Urtiaga que hasta se dejaban fotografiar cada vez que venían miembros del Gobierno vasco o empresarios de Euskadi, él nunca ha aparecido en actos públicos. Abrisketa es inteligente, ejerce cierto liderazgo político y tiene carisma, pero Apala es el más, no sé si respetado o temido del colectivo. Parece no tener miedo a nada y puede resultar amistoso. Se funde bien con el campesino cubano. Es corpulento, algo obeso, y conserva su cabello negro. Hace 10 años, inició una relación sentimental con una cubana mientras trataba de hacer vida campesina cultivando tabaco y criando animales, pero tuvo una hernia lumbar muy aguda que estuvo a punto de dejarle inválido.
— Las autoridades cubanas no podían ignorar que se le acusaba de la desaparición de su compañero Eduardo Moreno Bergareche, Pertur. Este desapareció en 1976 en la población fronteriza de Behobia (Francia) tras haber sido trasladado a ese lugar por Apalategi y Francisco Mújica Garmendia, Pakito, elementos destacados de la denominados comandos bereziak (especiales) que acabarían escindiéndose de ETA político-militar e integrándose en ETA militar.
“Circulaba la versión de que Pertur había sido castigado por traidor, ya que, según ellos, pretendía liquidar la lucha armada y colaboraba con lo que llamaban la txakurrada (policía). Algunos dirigentes del partido sabíamos que la sociedad española no podía entender la existencia de un vínculo entre nuestro Gobierno y un grupo como ETA pero la decisión no estaba en nuestra mano", indica Fonseca.
El de Pertur no es asunto sobre el que Fonseca quiera extenderse, aunque dice que Apala no corre riesgo de ser extraditado a España, ya que no existe convenio bilateral de cooperación en materia penal y civil. “La legislación cubana permite, eso sí, que un juez español pueda interrogarle mediante comisión rogatoria. Sería un gesto positivo en el marco de la nueva realidad del conflicto vasco y de las relaciones bilaterales entre los dos países”, sugiere.

“ETA contactó con el Sinn Fein-IRA en Cuba gracias a que en la isla había una representante de los irlandeses en 1980”

El exdiplomático cubano tampoco prefiere adentrarse en la comprometedora cuestión de las relaciones entre los servicios de inteligencia cubano y las guerrillas latinoamericanas. Dice que el líder cubano, Fidel Castro, aceptó la secreta llegada del grupo de ocho etarras procedentes de Nicaragua y comandados por Apala porque se lo pidieron los sandinistas. “Apalategi fue jefe de los servicios nicaragüenses que adiestraban a los guerrillas latinoamericanas y, de hecho, apareció en una video grabado por agentes de la CIA infiltrados en los grupos salvadoreños. Él mismo se vio en la televisión mientras estaba en Nicaragua. Se sentía a gusto en la tarea de adiestramiento guerrillero, pero cuando los sandinistas fueron desalojados del poder tuvo que huir”, indica.
Apalategi y los otros siete etarras de Nicaragua llegaron a Cuba, presumiblemente, de la mano de su jefe en esas tareas: el general cubano Renán Montero, alto responsable del Ministerio de Interior, que promovió y dirigió los servicios de información y contraespionaje de grupos guerrilleros de varios países, particularmente, en Nicaragua. El nombre de Renán Montero, identificado por los etarras bajo el apodo de Buruzuri (cabello cano), figura en una carta intervenida a Gorka Martínez Bilbao (dirigente de Batasuna, ya fallecido) e incluida en el sumario que el juez Baltasar Garzón abrió contra la dirección de Batasuna por haber colaborado con Xaki, la plataforma de apoyo financiero a ETA. “Haz llegar a nuestro amigo Renán esta breve carta que te envío (…) Hay ciertos detalles que por seguridad no son necesario exponer”, se indicaba en esa carta dirigida a José Ángel Urtiaga, cuya extradición por haber actuado de enlace entre la dirección de ETA y las FARC colombianas ha solicitado inútilmente la Fiscalía española. Todo indica que la muerte de Renán Montero (Andrés Barahona López era su verdadero nombre) en agosto de 2009 dejó a ETA en Cuba sin uno de sus mayores valedores. Tampoco el ascenso de Raúl Castro les ha sido provechoso.
“Lo que le puedo decir es que el general Renán Montero tenía prohibido relacionarse en Cuba con la colonia de ETA. Aunque Fidel sigue mandando, la llegada de Raúl al poder ha ido consolidando, sobre todo en el Ejército, una visión menos favorable a ETA, hasta el punto de que después de Luciano Eizaguirre no se les ha dado ya más refugio y solo se permite salir a los que obtienen documentos oficiales de identidad españoles. En su momento, Fidel vio en ETA a un grupo de gente que luchaba por la autonomía vasca y llevado de su egolatría y lo retorcido de su pensamiento les dio tratamiento de movimiento de liberación nacional apostándose como negociador preponderante en un hipotético arreglo entre ETA y España. Creo que los socialistas alimentaron involuntariamente esa idea al proponerle que acogiera a los expulsados de Panamá, pero el primer militante etarra que llegó a la isla lo hizo gracias a las gestiones de Eva Forest y Alfonso Sastre. Durante las negociaciones de Argel de 1899, pareció que Cuba iba a ser el destino final de todos los huidos y detenidos. Como Francia no tenía entonces la misma cooperación con España, al Gobierno de Felipe González se le ocurrió esta vía para tenerles neutralizados mientras se buscaba una solución. De hecho, un representante del Gobierno de La Habana negoció con Julio Feo, entonces jefe de la Secretaría Técnica de la Presidencia española, mientras Francia preparaba un avión militar para trasladar a Cuba a 122 refugiados vascos que se suponía iban a ser detenidos. La operación fracasó estrepitosamente porque se comprobó que la policía francesa no controlaba en absoluto a la gente de ETA”, indica Fonseca.

“Circulaba la versión de que Pertur fue castigado por traidor, ya que, según ellos, colaboraba con la policía”
Una pregunta es por qué Fidel Castro consintió que algunos etarras abandonaran la isla y se reintegraran en las actividades terroristas, por qué permitió las idas y venidas de prófugos de la justicia española que vulneraban su acuerdo con España y Francia.
La detención en Francia y otros países de etarras procedentes de Cuba y la participación probada de miembros de la organización terrorista vasca en servicios y acciones de los grupos guerrilleros de Nicaragua, El Salvador, Colombia, tutelados por la inteligencia cubana, llevaron en su día al Gobierno de José María Aznar a denunciar que el régimen castrista utilizaba su política de asilo como palanca de presión contra España. Casos como los de Carlos Ibarguren, Nervios, y Ramón Sagarzazu, Txempe, elementos clave del aparato financiero de ETA que huyeron a Cuba y posteriormente fueron detenidos en Francia, —se supone que tras recuperar dinero oculto cuyo paradero solo ellos conocían—, evidencian que, como señala en términos tan precavidos el exdiplomático cubano, La Habana “sobrepasó” el marco de los acuerdos.
“Ibarguren y Sagarzazu fueron autorizados a salir con documentación falsa española y no voy a negar la influencia que en la decisión pudo tener la política de Aznar contra Fidel Castro y sus vínculos con la gente de Miami. Pero lo que Fidel no ha hecho nunca es recibir personalmente a etarras o darles entrenamiento militar”, asegura Fonseca. “En Cuba, molestó mucho que mataran al concejal Miguel Ángel Blanco en 1997. Se convocó a los portavoces José Ángel Urtiaga y a Txutxo Abrisketa para que transmitieran a la dirección de ETA el mensaje de que el Gobierno cubano pensaba que ningún revolucionario puede justificar su lucha partiendo de ese tipo de acciones. Ellos se defendieron diciendo que había que entenderles, que estaban en lucha, pero algunos cambiaron a partir de aquello”.


Miguel Ángel Apalategui, Apala, tras ser excarcelado en Aix-en-Provence en 1977. / UP
— Últimamente ha habido disensiones dentro del colectivo, ¿no es así?
— Un par de ellos han intentado abandonar la isla como fuera y otros se oponen a esas salidas porque no quieren poner en más aprietos al Gobierno que les ha acogido. Ha habido líos, problemas de conducta individuales como consecuencia de amoríos y de las rupturas de pareja. Elena Bárcena se separó de su marido Iñaki Rodríguez y formó pareja con Javier Pérez Lekue. Salieron de la isla pero, por lo visto, La Habana avisó a Madrid y les detuvieron en Venezuela.
— ¿Y qué tipo de vida hacen? ¿A qué se dedican?
— Excepto uno, los demás no son gente de estudiar. Varios han formado allí familia y se han asentado, aunque siempre suspiran por su querido País Vasco. Algunos trabajan en empresas mixtas, otros viven de las remesas familiares. Resultan un arco iris ideológico extraño. Encuentras a liberales, socialdemócratas, conservadores… y raros comunistas. Además de la vivienda, el Instituto Cubano de la Amistad con los Pueblos les dio entre 300 y 400 pesos cubanos para vivir y la autorización de que podían comprar en las tiendas para los técnicos de los países del Este. Cuando llegó el Período Especial, (la crisis económica en Cuba desencadenada por el colapso de la Unión Soviética), dijeron que con ese dinero no podían vivir decentemente, que es lo que les ocurría a la inmensa mayoría de los cubanos, y el Gobierno les autorizó a hacer algún negocio para su autosustento. Cuba no les podía dar divisas.
—¿De ahí nace la creación de empresas de importación-exportación que tanto conflicto han suscitado?
—Abrisketa está muy integrado —se casó con una cubana y tiene una hija—, y enseguida montó UGAO y otras empresas de exportación-importación. Además de alimentos, importan tecnología de calderería que adquieren a la rama francesa de Wackok Wilcox y fabrican calzado. Recibieron ayudas económicas del Gobierno vasco en tiempos del lehendakari José Antonio Ardanza y, sobre todo, de Juan José Ibarretxe, en ocasiones, a través de la SPRI (Agencia de Desarrollo Empresarial). Fabrican también tubos y sanitarios, pero tuvieron sus líos con un socio, un tal Echegoyen. Más tarde, Iñaki Etxarte y su mujer, Amaia Egiguren, montaron Euskalherria que importaba equipos de impresión digitalizados de la marca Riso a través de Panamá. Tuvimos un serio problema porque no se les ocurrió nada mejor que vender esos equipos a la Iglesia católica. Se les echó una gran bronca. Amaia Egiguren volvió a Cuba reinsertada con papeles de la Embajada española pese a que el acuerdo de 1984 decía que si salías de la isla no podías volver. Fue expulsada. Ha habido otros que han negociado con la Embajada española en La Habana. La contrainteligencia cubana siempre ha sospechado que hay un topo en la colonia etarra de la isla.

“Varios han formado allí familia. Algunos trabajan en empresas mixtas, otros viven de las remesas familiares”
—¿Alguna de estas empresas ha servido de tapadera de las finanzas de ETA?
—Gadusmar fue presentada en Cuba por Gorka Martínez Bilbao como una empresa normal más del País Vasco. Puede que Josu Ternera sepa algo de eso. En la isla solo vendieron dos contenedores de bacalao traídos de Noruega por un monto aproximado de 40.000 euros, de los que, por cierto, el Gobierno cubano no tenía conocimiento. Allí trabajaban Carlos Ibarguren y Agustín Azkarate. Hubo una protesta española y se optó por cerrar la empresa. También se clausuró el restaurante Zargarzazu, en que, por cierto, comieron algunos diplomáticos españoles.
—¿Diría que el propósito de mediar entre ETA y el Gobierno de España ha estado presente en la mente de Fidel durante todos estos años?
—Como decía, creo que los socialistas influyeron en eso, pero no fueron los únicos: un miembro de la delegación del PNV que visitó la isla en febrero de 1998, no recuerdo si fue Joseba Egibar, Iñaki Anasagasti o Josu Jon Imaz, le preguntó a Fidel Castro, cuando ya se estaban despidiendo a la puerta del ascensor, si Cuba mediaría en una hipotética negociación. Fidel les respondió que si todas las partes, incluido el Gobierno español, estaban de acuerdo, Cuba no dudaría en colaborar en una negociación.
Julio Alfonso Fonseca habla con el conocimiento que da haber preparado la visita de Arnaldo Otegi a la isla, haber atendido a los responsables de Internacional de Batasuna y de la propia ETA, Gorka Martínez y Jokin Gorostidi y guiado a los enviados de Askapena (dedicada a recabar apoyo internacional para ETA) y Gestoras Proamnistía. También ha asistido en primera fila a la conexión entre ETA y el IRA-Sinn Fein. Dice que ETA conectó con el IRA-Sinn Fein a finales de los 80 en Cuba, gracias a que en la isla había una representante permanente de los irlandeses. “Allí, se vieron con Siobhán O'Hanlon, la superviviente de la emboscada al comando del IRA que los británicos abatieron en Gibraltar en marzo de 1988. “En Cuba se produjo un intercambio muy fluido de planteamientos que ha repercutido notablemente en la salida a la violencia que ha buscado ETA”.
El exdirigente comunista cubano que más conoce a ETA dice que “la izquierda patriótica vasca debe deshacerse de las armas, ahora que está rectificando graves errores históricos” y que él personalmente, Julio Alfonso Fonseca, quiere pedir perdón al pueblo de España por si, cumpliendo con su deber de funcionario del Gobierno de su país, hizo algo que contribuyó a ofender a los españoles, y muy particularmente a las víctimas del terrorismo. “Al final, esta es una historia triste, entre tantas tristes historias de la Revolución cubana, pero por encima de todo”, enfatiza, “están y deben estar los fraternales lazos entre el pueblo cubano y el pueblo español”.

sábado, 19 de mayo de 2012

La estupidez de la burocracia cultural cubana

En la Bienal de La Habana, el castrismo sigue pintando mucho

Las contradicciones de Cuba y de la creación contemporánea colisionan en la gran cita internacional de arte

Unos remos gigantes colocados en el malecón de La Habana como parte de la XI Bienal de Arte de la capital cubana.
Con 30 plantas, el edificio FOCSA es el más alto de La Habana. Su piscina comunitaria fue el escenario elegido por Glenda León (La Habana, 1976) el pasado domingo para mostrar la instalación interactiva Sueño de verano (el horizonte de una ilusión) con la que participa en la XI Bienal que hasta el 11 de junio se celebra en la capital cubana. A cada lado de la piscina, había colocado una ampliación de los mapas de las costas de Miami y de la Habana. Varios nadadores más o menos espontáneos debían desplazarse de un lado a otro de la piscina. Para apreciar la instalación con perspectiva, la artista había invitado a una veintena de periodistas a contemplar su obra desde las terrazas de la planta 11. La cita era a las 11 de la mañana. Pero lo que empezó a esa hora fue un auténtica performance, toda una metáfora de hasta dónde puede llegar el sinsentido burocrático de un régimen agonizante en el que la única ocupación de los funcionarios consiste en vigilar y prohibir.
El intento de acceder a los ascensores desde el vestíbulo central se convirtió casi en una crisis diplomática en la que los numerosos y descoordinados responsables de controlar quién entra y sale del edificio no habían sido informados al detalle. Las amenazas por "violar la seguridad del edificio" a quienes osaban intentar subir al ascensor y sus agrias órdenes de permanecer inmovilizados se mezclaban con quienes intentaban desobedecer y acceder por las escaleras sin éxito. Mientras, los vigilantes del edificio bloqueando con sus cuerpos sudorosos la entrada desconectaban los ascensores, los escasos vecinos del edificio contemplaban mudos y rígidos el espectáculo. Con cuidado de no opinar, solo se preocupaban de que la tarta de mantequilla de colores que portaban (era el día de la madre) no se desmoronara por el sofocante calor.
Coleccionistas de EE UU se saltan el embargo edición tras edición
Al final, la propia Glenda León, quien por supuesto había comunicado previamente la llegada de los intrusos periodistas, pudo renovar los permisos y conseguir que su obra fuera contemplada desde la planta 11. Había pasado casi una hora. Arriba, además de la instalación, lo que se veían era que muchos de los pisos están vacíos. El alto precio de su alquiler, unos 1.400 euros, solo es asumible por arrendatarios extranjeros. "Este tipo de apartamentos", aclaraba discretamente uno de los responsables de seguridad "no es para cubanos. Nosotros no podemos pagar ese dinero". Al menos en la Habana, el común de sus habitantes se hacina en edificios de los que quedan tenues huellas de su pasado esplendoroso, pero cuyo aspecto actual recuerda las fotografías posteriores a los bombardeos de Sarajevo. Para altos funcionarios y algunos artistas, están las preciosas villas de los barrios altos como El vedado o Miramar.
Glenda León, es una de los 180 artistas de 43 países que participan en esta edición de la Bienal de la Habana (Prácticas artísticas e imaginarios sociales), la más abierta a los espacios públicos, aunque sus sedes básicas siguen siendo el Museo Wilfredo Lam, el Gran Teatro de la Habana, el Museo de Bellas Artes, la fortaleza La Cabaña, el Museo del Ron Havana Club (patrocinadores de los creadores más jóvenes) y el Malecón (siete kilómetros de paseo frente al Caribe). León, que asegura que su arte no es político ("Yo me río de la política, lo mío es la interacción", asegura) alterna su vida en la isla con estudios en Madrid, Berlín, Nueva York o París.

'Sin título' pintura del artista cubano Jorge Isidro Sagues. / franklin reyes (AP)


Como otros muchos artistas emergentes cubanos, sus contactos con galerías extranjeras o el disfrute becas de organismos internacionales son su seguro para poder viajar y vivir en condiciones muy diferentes de las de sus compatriotas. La bienal tiene para los artistas cubanos un interés esencial: la presencia garantizada de decenas de coleccionistas estadounidenses que edición tras edición hacen caso omiso al embargo para contactar con ellos.
En la bienal no se vende, pero el negocio está garantizado. Un ejemplo de esta clientela de élite es Ella Fontanals-Cisneros, cuya deslumbrante colección de arte contemporáneo se expone estos días por primera vez en Cuba. Son unas 50 piezas de artistas como Marina Abramovic (la serbia aprovecha el certamen para rodar un nuevo vídeo) o Ai Wei Wei, del que expone una impresionante escultura formada por bicicletas.
Alexis Leyva Kcho (Nueva Gerona, 1970), artista de Marborough, es uno de los más conocidos dentro y fuera de la isla. Sus instalaciones tienen una aparente lectura crítica con el régimen que él niega con vehemencia. En la fortaleza española del XVII La Cabaña, bajo las bóvedas, expone un centenar de cayucos de diferentes tamaños que evocan la escapada de tantos cubanos a las costas de Miami. Para el Gran Teatro ha creado un embarcadero con dos palos que señalan el horizonte. Pero dice que no hay más lectura que la melancolía frente al mar, un estado de ánimo en el pueden vivir los isleños de todo el mundo.
Los artistas jóvenes viven en mejores condiciones que sus compatriotas
Con menos devoción gubernamental se expresa Alexander Arrechea (Trinidad, 1970), exintegrante de Los Carpinteros (autores de una poderosa performance en forma de conga en el paseo Recoletos). Con residencia habitual en Madrid, Arrechea expone varias piezas. Una de ellas en pleno Malecón. Es Nadie escucha (16 pares de pequeñas orejas de acero trepan por un mástil de 6 metros de alto), y con ella el artista cubano llama al entendimiento y al diálogo.
Muchos de los extranjeros proceden de países africanos, Latinoamérica y, alguno, de España. Dos galeristas españoles, Max Estrella y Nogueras Blanchard acompañaron a sus artistas en la Bienal. Alex Nogueras, además de anunciar que abre sede en Madrid manteniendo su espacio en Barcelona, expone a Wilfredo Prieto (La Habana, 1978), quien exhibe El circo triste, la huella de un instante en la vida diaria de este espectáculo. Con residencias temporales en Nueva York, Prieto explica que ha querido capturar el instante en el que la burbuja del show aparece hinchada y congelada.
El arte conceptual predomina entre las obras creadas por los nacidos en torno a los años 70 y entre los que las mujeres van adquiriendo una importante presencia. Pintura, escultura o fotografía se mezclan con materiales en los que, curiosamente, no hay monitores; lógico en un país en el que los ordenadores e internet son un lujo ajeno a la población. Lisandra Isabel García López, con solo 23 años, es una de las más jóvenes participantes.
Hija de artistas, expone una peculiar instalación en la que el dibujo plasmado en el vidrio juega con el derecho a la vida privada. Forma parte de una nueva generación de creadores que están encontrando más facilidades de las que tuvieron generaciones anteriores. Parece que el régimen de Castro es ahora consciente de que son demasiadas las generaciones de artistas perdidas y ahora se les hace la vida un poco menos imposible siempre que las discrepancias no sean frontales. De todas maneras, no dudan en aplastar al que se salga de la raya. El pasado domingo, en pleno Malecón, un espontáneo intentó colar una escultura en la que una peculiar Estatura de la Libertad mandaba saludos a Estados Unidos. Pasaron solo minutos hasta que un funcionario se encargara de pisotear la pieza. "Cumplo órdenes, señora", explicaba indignado y sudando como un pollo. "Aquí se expone lo que está programado".
Quienes pensaban que estaban ante una performance se quedaron perplejos ante la saña con la que actuaba el funcionario. Fue una perplejidad similar a la que experimentaron tres reporteros de medios españoles (EL PAÍS, La Vanguardia y Abc) a quienes el Centro Internacional de Prensa comunicó al llegar a la Habana que, "en aplicación del Tratado de Ginebra", no se les iba a entregar la acreditación de periodistas comprometida con los patrocinadores (Havana Club). El punto del acuerdo que decidieron aplicar los funcionarios es un misterio. No tenían más que explicar. La misma opacidad y misterio que contienen las obras de la Bienal. Pero eso sí, con mucha menos poesía.

sábado, 12 de mayo de 2012

Horst Faas

Horst Faas, un fotógrafo que cambió la forma de mirar las guerras

Ganador de dos Pulitzer, trabajó para la agencia Associated Press durante 12 años en Vietnam


Horst Faas, en una fotografía datada en 1967. / AP
El fotógrafo alemán Horst Faas, ganador de dos premios Pulitzer, mítico reportero en Vietnam para la agencia Associated Press entre 1962 y 1974, ha fallecido a los 79 años dejando como legado no solo un puñado de fotos de una crudeza devastadora; sino también una forma de mirar la guerra que cambió para siempre el fotoperiodismo. Sin el trabajo de Faas como editor de AP, dos de las imágenes más importantes del conflicto, que ayudaron a cambiar la visión que se tenía en EE UU de lo que ocurría en Indochina, seguramente no hubiesen visto la luz: la imagen captada por Eddie Adams en la que un general survietnamita le pegaba un tiro en la sien a un prisionero del Vietcong y la niña de la carretera número uno, corriendo desnuda y abrasada por el Napalm, tomada por Nick Ut. Las dos instantáneas lograron el Pulitzer.
“Vietnam marcó un patrón para el fotoperiodismo que se convirtió en un ejemplo para todas las futuras guerras”, explicaba el propio Faas en Requiem, un libro que editó junto a Tim Page en el que rinde homenaje a todos los fotógrafos muertos en las guerras de Indochina. En su ensayo clásico sobre la historia del periodismo bélico, The First Casuality, Philip Knightley le describe así: “Horst Faas, el fotógrafo de Associated Press para el que la guerra se había convertido en un modo de vida, decía, con su marcado acento alemán: Sí, clarrrro que me gusta el boom boom, clarrrro que sí”. Y su nombre vuelve a aparecer al final del capítulo sobre aquel conflicto, titulado significativamente "La guerra es divertida". “Jack Laurence, de la CBS, regresó con pesadillas. Empezaba a preguntarme si sería capaz de aguantarlo, si no perdería la cabeza. Quizás gente como Horst Faas tiene algún tipo de acero dentro que les blinda, deja fuera el horror y evita que les afecte”.
Sin ese acero interior, seguramente Faas no hubiese sobrevivido emocionalmente a una carrera que le llevó a Argelia, Congo, Bangladesh —sus imágenes de ejecuciones públicas le valieron el Pulitzer— pero sobre todo a Vietnam. “Tenía un talento excepcional detrás de la cámara, pero también para editar el trabajo de otros”, ha escrito sobre él Santiago Lyon, jefe de fotografía de AP, agencia en la que se jubiló en 1976 como editor para Europa. Nacido en Berlín en 1933, creció durante la II Guerra Mundial y logró escapar al Oeste tras el final del conflicto. En 1960 fue fichado por AP y llegó a Vietnam dos años después, el mismo día que otro mito del reporterismo bélico con el que trabajó muchos años: Peter Arnett. Una de sus imágenes más famosas la tomó en Munich en 1972, durante el secuestro del equipo olímpico israelí y mostraba a uno de los terroristas palestinos encapuchados.
“Podíamos mostrar la muerte”, declaró en Perpiñán en 2008 durante una visita a los encuentros fotográficos que tienen lugar en la ciudad francesa. “Son imágenes que ahora mismo no vemos. Este oficio no ha cambiado mucho”, señaló cuando fue preguntado sobre sus imágenes más célebres, que mostraban el combate en primer plano y toda la brutalidad de la guerra, sin filtros, desde soldados torturando prisioneros hasta los civiles muertos. “Iba a ver a los conductores de helicóptero y trataba de convencerles de que me llevasen. Les decía que tenía mi propia comida y mi propio casco y en general funcionaba”.
Perteneció a una generación única de reporteros que crecieron profesionalmente en las selvas de Vietnam, nombres como Larry Burrows, Don McCullin, Philip Jones Griffiths o nuestro Manu Leguineche. “El periodismo convencional no puede servir para cubrir esta guerra de la misma forma que un Ejército convencional no puede ganarla”, escribió Michael Herr en sus Despachos. Su trabajo no pudo frenar el horror, pero al menos lo hizo visible.

sábado, 5 de mayo de 2012

Las huellas del colonialismo en Africa

Namibia, ¿primer genocidio del siglo XX?

Por: | 04 de mayo de 2012
Autora invitada: Aurora Moreno Alcojor (*)

Bundesarchiv_Bild_105-DSWA0095,_Deutsch-Süd-Westafrika,_Kamelreiterpatrouille
Patrulla de soldados alemanes en 1906. Fotografía de Walther Dobbertin, en el Deutsches Bundesarchiv.

Desde 2006, una pequeña calle a las afueras de Múnich, se denomina “Herero Straße, la calle de los Herero”, nombre que probablemente no les diga nada a sus habitantes, ni al resto de sus conciudadanos, y mucho menos a los lectores españoles que lean estas líneas. Pero tal apelativo esconde una triste, violenta y, sobre todo, oculta historia.
Una historia que podría haber salido del armario hace unas semanas, si el Parlamento alemán no hubiera decidido -tras un debate de apenas media hora-, oponerse a reconocer como genocidio la matanza sistemática que practicó contra diversas tribus de la actual Namibia a principios del siglo XX. ¿Genocidio? Sí, probablemente ésa sería la mejor manera de definirlo, tal y como asegura la experta del Museo de Etnología de Colonia, Larissa Förster: “Fue claramente una orden para eliminar a gente perteneciente a un grupo étnico específico y sólo porque formaban parte de este grupo”.

El Ejecutivo, en cambio, negó la mayor y aceptó sólo una vacua “responsabilidad histórica y moral hacia Namibia”. Es más, en 2004, el gobierno alemán desautorizó las palabras de su ministro de Ayuda al Desarrollo, Heidemarie Wiecaorek-Zeul, quien pidió perdón por las masacres y reconoció la acción como genocidio. Es en cierto modo, un caso parecido al de los británicos en Kenia, del que tan sólo ahora han comenzado los documentos a salir a la luz. Y al igual que Londres, Berlín teme que el reconocimiento conlleve una cascada de peticiones de reparación.
¿Pero qué pasó exactamente entre Alemania y Namibia?
La historia comienza, como tantas otras, alrededor de una mesa de negociaciones en Berlín. Era 1884 y las grandes potencias del momento se repartían el mundo. Al II Reich le fueron adjudicados los actuales Togo, Camerún, un área cerca de la actual Ruanda, y Namibia. De los cuatro, éste último era más grande, estaba relativamente libre de las enfermedades tropicales, y aunque sus tierras eran semidesérticas, se ajustaban perfectamente a la crianza del ganado. Así que Alemania vio en esta zona, a la que pronto llamaría German South West África un Eldorado para su expansión colonial y, sobre todo, para buscar ese ‘espacio vital’ del que ya venía hablando el geógrafo Friedrich Ratzel, preocupado porque miles de alemanes tenían que emigrar del país. Qué mejor solución que la de hacerlo a una ‘segunda Alemania’, conviertiendo el Segundo Reich (1871-1919) en ese gran imperio con el que fantaseaba el Káiser Guillermo II. Era un idílico planteamiento que se encontró con un pequeño problema: las mejores tierras ya estaban ocupadas por tribus locales lo que dificultaba que los colonos se establecieran allí provocando que para 1903, tan sólo unos 4.000 colonos se hubieran asentado en el lugar.

Clip_image001
Fuente de la imagen: Gallery Ezakwantu


Ante tal situación, el primer gobernador alemán en la zona intentó conseguir las tierras a través de estratagemas más o menos ilícitas: compra, intercambio por baratijas, acuerdos con los líderes influyentes, intento de enfrentar a los clanes…
Pero pronto comenzaron los abusos contra los diferentes grupos tribales del país, igual que lo hacían tantos otros países europeos en territorios colindantes. Abuso contra las mujeres, robo de tierras y ganados, expulsiones forzadas… Fue esto lo que llevó, el 12 de enero de 1904 a la primera rebelión de los guerreros de la tribu Herero, que acabaron con la vida de unos 200 civiles alemanes en unos pocos días. Era un amago de rebelión que Alemania tenía que atajar con mano firme si quería mantener su presencia en el país y la metrópoli mandó a uno de sus guerreros más feroces a suprimir la resistencia. Se trataba del general Lothar von Trotha. Un hombre al que, en 1933, las autoridades Nazis honrarían con una calle en su honor, una pequeña calle a las afueras de Múnich.
Al mando de Von Trotha y con unos 10.000 hombres de apoyo, Alemania respondía seis meses más tarde, el 11 de agosto de 1904, con una contraofensiva brutal que empujó a los Herero a refugiarse en el desierto. Las órdenes de Von Trotha, que contaban con pleno apoyo de las más altas instancias del Gobierno en Berlín, eran claras: “Todos los herero deben abandonar esta tierra. Si se niegan, les obligaré a hacerlo con las armas. Cualquier herero que se encuentre dentro de la ‘frontera’ alemana, con o sin armas, será disparado. No quiero prisioneros”.
Se estima que unas 15.000 personas murieron de sed y hambre. Muchos otros fallecieron a causa de las balas o los colgamientos en masa y, pese a la orden del general Von Trotha, que no quería prisioneros, miles de ellos fueron a parar a campos de concentración donde acabaron sus vidas debido a la mala alimentación, los trabajos forzados y las enfermedades. Las raciones eran mínimas, los malos tratos eran continuos, no existía ninguna tención médica ni higiénica y la expansión de las enfermedades estaba descontrolada.

Erichsen_Abused_San_or_Nama_child_prisoners_p._52_v2
Imagen extraída de German South West Africa, que incluye numerosa información sobre el tema. Ver también el libro Concentration camps and prisoners-of-war in Namibia, 1904-08.

Pero la peor parte fue quizás que estos primeros campos de concentración se convirtieron en un primigenio ensayo de lo que sucedería más tarde los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Muchas mujeres fueron utilizadas como esclavas sexuales, dando algunas a luz niños de raza mixta sobre los que se llevaron a cabo determinados experimentos con el fin de demostrar que los negros eran inferiores a la raza blanca. Entre las personalidades que visitaron la colonia aquellos años se encontraba el tristemente famoso doctor Eugen Fischer

Erichsen_slave_labour_p._83_v2
Mujeres esclavas en German South West Africa, alrededor de 1904.

Para más inri, durante aquellos años centenares de ojos, cráneos, penes y otras partes del cuerpo fueron arrancadas de los cadáveres, metidas en formol y envidas a Alemania para el estudio y experimentación con ellos. Restos que no fueron devueltos hasta el pasado septiembre (2011) en una ceremonia que terminó en escándalo cuando la representante de la delegación alemana que viajaba con los restos abandonó el acto tras ser abucheada.


Vídeo sobre la devolución de los cráneos (20 segundos, en español).

Un estudio muy profundo y detallado, con abundante documentación recogida a través de periódicos, cartas y fotografías, se puede encontrar en el libro The angel of death has descended violently among them: concentration camps and prisoners-of-war in Namibia, 1904-08, publicado en el año 2005 por el Centro de Estudios Africanos de la Universidad de Leiden (Holanda).
También trata profusamente el tema el libro: Absolute destruction. Military, Culture and the Practices of war in imperial Germany, de la historiadora Isabel V. Hull.
Por suerte, en Alemania existía ya una incipiente sociedad civil que clamó contra el trato que se estaba dando a los rebeldes y en 1907 las órdenes de Von Trotha fueron canceladas y él mismo enviado de vuelta a casa. Pero para entonces ya era demasiado tarde. Se calcula que antes de la rebelión, los hereros eran entre 80.000 o 100.000 personas. Cuatro años después, quedaban unos 15.000. El 85% de un grupo étnico había sido exterminado por los alemanes. Y no sólo fueron ellos. Durante este tiempo, también la tribu de los Nama se sublevó. Y el general respondió de la misma manera: “O se rinden y se van del área alemana, o serán disparados, hasta su exterminación”. Se calcula que la mitad de los 20.000 miembros de los Nana fueron asesinados, mientras que los otros 9.000 fueron enviados a campos de concentración.
Hoy, ni siquiera en Namibia su historia es realmente estudiada. La colonización duró poco tiempo más, pues tras la IGM Alemania perdió todas sus posesiones en África y el país austral fue puesto bajo la administración de la vecina Sudáfrica, que implantó el sistema de discriminación racial del Apartheid. Asique la independencia real no se produjo hasta 1990 y desde entonces, el Gobierno de Namibia ha estado dominado por la tribu de los Ovambo, que ha demostrado muy poco interés en apoyar las demandas de los Herero y ni tan siquiera ha intentado recuperar la memoria de este pueblo. Quizás tenga algo que ver que Namibia sea el país que más dinero en cooperación recibe de Alemania.
Mientras, los pocos descendientes de la tribu Herero malviven como pueden, algunos en la vecina Botswana, y otros en su tierra natal, muchos de ellos encargándose del ganado en las grandes granjas del país. Granjas generalmente dirigidas por los alrededor de 25.000 colonos de origen alemán que se quedaron con las mejores tierras.
Para quien quiera saber más sobre este tema, es muy recomendable este documental de la BBC titulado Genocidio y el II Reich.


(*) Aurora Moreno Alcojor es autora del blog Por fin en África. Otra de sus colaboraciones fue Viaje de vuelta: destino Benín.

miércoles, 2 de mayo de 2012

Continua el circo politico en Miami

El gobernador de Florida aprueba una ley contra Cuba que no puede aplicar

Scott firma entre aplausos la ley. | AfpScott firma entre aplausos la ley. | Afp

Rui Ferreira | Miami
Actualizado martes 01/05/2012 18:51 horas

En un gesto político inédito, el gobernador de Florida, Rick Scott, se mofó abiertamente de la comunidad cubana exiliada, al firmar una ley que limita el comercio del estado con Cuba y Siria, y una hora después envió una carta a Washington diciendo que la ley no se puede aplicar.
Según la ley, a partir del 1 de julio toda empresa que tenga negocios con Cuba y Siria queda imposibilitada de firmar contratos superiores a 1 millón de dólares con los gobiernos locales en Florida, una medida que afecta a una panoplia de sociedades internacionales que van desde constructoras hasta aerolíneas.
El martes, rodeado de la crema y la nata del anticastrismo local y un par de desconocidos opositores sirios, Scott dijo que si bien "quiero más empleos, los principios son importantes" y "esta ley recuerda (a los empresarios) que hay que decidir si se está a favor de una dictadura o de la libertad".
Fue una ceremonia florida, donde Scott abrazó a ex presos cubanos, estrechó las manos de políticos y empresarios, se fotografió con los activistas exiliados, les dijo a todos que pronto "acabará el régimen comunista" y hubo muchos "abajo los Castro".

Imposible puesta en marcha de la ley

Pero lo que Scott no les dijo, ni siquiera lo dio a entender, es que de momento esta ley, celebrada por todo lo alto, no se puede aplicar sin el consentimiento del Congreso federal y el presidente Barack Obama, que los exiliados tanto odian.
Primero, el Congreso debe autorizar expresamente que estados como Florida puedan restringir el comercio con Cuba y Siria, después Obama tiene que firmar esa autorización, porque hay un conflicto entre las leyes federales y la que fue promulgada.
"Precisamente porque puede existir un conflicto como este, no la podemos poner en efecto sin que el Congreso apruebe y el presidente (Barack) Obama firme una ley que autorice a los estados imponer sanciones independientes, como estas contra Siria y Cuba", escribió Scott en una carta, revelada por su oficina una hora después de terminada la ceremonia.
"Por ello, hago un llamado al presidente Obama a que promueva una legislación federal que permita a Florida ir más allá de las regulaciones federales. Los regimenes cubano y sirio no son mejores que Irán o Sudán, y el gobierno federal debe permitir a los gobiernos estatales que impongan las mismas sanciones a este tipo de dictaduras", agregó el gobernador.
Las reacciones no se hicieron esperar. El gobernador "no sintió ni una sola palabra de lo que dijo. Una hora después de mofarse de la comunidad, publicó una carta intentando colocar un freno a la aplicación de la ley, diciendo que hace falta una aprobación federal", dijo Mauricio Claver Carone, director de un blog con sede en Washington, vinculado a los grupo de presión de los exiliados cubanos.
"El hecho es que el congreso ya ha aprobado una serie de sanciones hacia Cuba y Siria, por lo tanto esta ley (estatal) es consistente con la federal”, escribió Claver en una correo electrónico enviado a varios medios.
Durante la ceremonia, la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen refirió enigmáticamente a ELMUNDO.es que "esperemos que el presidente Obama apruebe esto", pero enfatizó que la nueva ley estatal es "perfectamente legal" y "quien no le guste que vaya a los tribunales".
La ley fue promovida hace dos meses en la legislatura estatal por la totalidad de los congresistas y senadores cubanoamericanos de Florida, después que se supo que la constructora brasileña Odebrecht se encuentra trabajando en la remodelación del puerto de Mariel, en la costa norte de Cuba.

Cambio en las reglas de licitación

En Miami se encuentra la sede de Odebrecht USA, la filial de la empresa brasileña, que ha sido responsable por la mayoría de las grandes obras municipales promovidas por el condado Miami-Dade, como son los dos terminales del aeropuerto de la ciudad, dos estadios, un gigantesco centro de artes musicales y un pabellón deportivo, todo valorado en casi 2.000 millones de dólares. Actualmente, la firma brasileña está pujando por otro contrato de 70 millones, para la construcción de un hotel y un centro de convenciones dentro del aeropuerto, que es propiedad municipal.
Pero, como la ley no menciona a ninguna empresa en particular, termina por afectar a todas las que, en un mundo globalizado, tienen presencia tanto en el sur de Florida como en Cuba. Aunque los promotores del proyecto, como el concejal municipal del condado, Odebrecht USA, apuntan que la ley no es retroactiva, su promulgación por Scott puede perjudicar mucho a las empresas extranjeras que se quieran postular a las obras públicas o han hecho ya inversiones a la espera de las licitaciones.
"Vamos a cambiar la reglas de las licitaciones. Probablemente habrá un requisito que será que ninguna empresa que tenga negocios en Cuba pueda trabajar con la ciudad", dijo a ELMUNDO.es el alcalde de la ciudad de Miami, Tomás Regalado. El edil recordó que "no se prohíbe que esas empresas inviertan aquí. Si lo quieren hacer no podemos impedirlo. Pero no harán negocios con nosotros. En eso (Miami) será como un ‘conejillo de indias’".
"Queremos ser los primeros en aplicar esto", enfatizó Regalado durante la ceremonia. Tras hacerse pública la carta de Scott al Congreso federal, no fue posible localizar al alcalde para que comentara.

Empresas españolas afectadas

Además de la firma brasileña, en Florida operan una serie de empresas españolas, canadiense, francesas o mexicanas, ligadas a la construcción, servicios o industriales, que poseen importantes contratos con los sistemas escolares, sea para construir o remodelar escuelas y planteles, prestar servicios como recogida de basura o manutención del servicio eléctrico.
El aeropuerto de Miami, recibe diariamente dos vuelos de Iberia y Air Europa, que tienen contratos con las autoridades locales para usar las instalaciones y ambas aerolíneas también vuelan a Cuba. "Esto son detalles que serán estudiados y definidos por los tribunales", apuntó a ELMUNDO.es, el concejal 'Pepe' Díaz, encargado de la supervisión del aeropuerto y el puerto de Miami y a quien también fue imposible localizar tras conocerse la carta de Scott.
En las últimas semanas, cuando se supo que el Congreso de Florida estaba dando los últimos detalles al proyecto, el embajador de Canadá en Estados Unidos manifestó su preocupación al Departamento de Estado. Un gestión que fue acompañada de otras parecidas por parte de la Cámara de Comercio de Florida y diplomáticos mexicanos.
Este martes, aunque la ceremonia de la firma de la ley, realizada en la histórica Torre de la Libertad donde hace 50 años arribaron los primeros refugiados cubanos, estuvo plagada de sonrisas y abrazos, muchos políticos y empresarios admitieron a ELMUNDO.es que es difícil aplicar una ley que limita las relaciones comerciales con los gobiernos municipales.
Una de la razones, que ahora hasta Scott reconoce, es que entra en un terreno que es coto de caza del Gobierno federal, la política exterior. Aunque el ex representante federal republicano, Lincoln Diaz-Balart, dijo a ELMUNDO.es que esta ley "enfatiza y complementa" el contenido de todos los mecanismos ya existentes del embargo estadounidense a la isla, lo cierto es que hace unos 10 años los concejales del condado Miami-Dade intentaron hacer lo mismo, pero el Tribunal Supremo de Florida anuló la decisión, precisamente con el argumento de que era un asunto de la incumbencia del Gobierno federal.
Nadie ha presentado una queja todavía ni ha acudido a los tribunales, pero Díaz-Balart precisó que una demanda así solo deberá ser introducida si "hay un daño probado". "Esto no es retroactivo. Cuando haya una nueva licitación y esa empresa cree que sufrió un daño al no recibir un contrato, puede ir ante un juez y presentar sus argumentos", dijo el ex congresista federal.
Pero los especialistas en negocios internacionales no lo tiene tan claro. "Esto levanta muchos problemas, como el de la privacidad. A las empresas no les gusta divulgar su portafolio de negocios, no tienen por demás porque hacerlo", comentó a ELMUNDO.es, el abogado Carlos Maria Almeida.
En su opinión, la promulgación de la ley estatal responde más a necesidades políticas en un año electoral. "Tanto demócratas como republicanos están a la caza de todo el voto hispano, esto encaja en eso", dijo. Hasta el diario 'El Nuevo Herald' parece admitir el detalle. Conocido por sus posturas próximas a los exiliados cubanos, en una nota no firmada al noticiar la firma de la ley, el rotativo dijo que "la firma de esta ley por parte de Scott es visto como un gesto de su parte para con los votantes cubanoamericanos mayores, un codiciado grupo electoral".
El rotativa insinúa que el Gobernador Scott hizo un favor político para frenar el impacto negativo que tuvo su veto a otra ley que los exiliados querían impulsar. "A principios de abril, como parte de su veto al presupuesto estatal, el gobernador cortó 500.000 dólares que habían sido destinados para un nuevo museo en honor a la invasión de Bahía de Cochinos". En 1961 exiliados cubanos desembarcaron en la costa sur de Cuba, con el apoyo de la administración de John F. Kennedy.